“La Vida Fraterna en Comunidad”
Pilar fundamental en el camino del
seguimiento a Jesús camino del
calvario.
La caridad en fraternidad
determina toda la vida de
Madre Mercedes.
La caridad en fraternidad es don y tarea:
don que nace en la experiencia de
Dios, se vive en la comunidad como
tarea y se ofrece como regalo en el
apostolado.
Vivir la fraternidad
implica tener las mismas
actitudes de Cristo que
entregó su amor a todos
sin distinción.
La caridad fraterna es el distintivo
especial de nuestra vida Marianita, que
se concreta en el principio básico de
“preferir el bien de su hermana al suyo
propio” (A1, 131)
La fraternidad es gracia y tarea, medio de
crecimiento y de encuentro con Cristo y los
hermanos.
Cuando una comunidad ora, es
fraterna, se compromete con su
entorno, se plenifica en el amor
y es capaz de disfrutar en el
amor y es capaz de disfrutar
las pequeñas cosas que le da el
Señor.
La experiencia y la práctica de la
vida comunitaria en fraternidad es
nuestra forma más eficaz de
testimoniar y acreditar el seguimiento
a Jesús y el anuncio de su Palabra.
La vida fraterna alcanza toda
su autenticidad cuando
actuamos con entrañas de
misericordia.
Las relaciones que sustentan nuestra
fraternidad son de vital importancia
para que desarrollemos una genuina
corresponsabilidad en la misión.
La persona de Jesús, su vida,
su mensaje, la vida de Madre
Mercedes y la primera
comunidad Marianita, son la
fuente que inspiran la
vivencia de nuestra
fraternidad.
Descargar

Vida Fraterna en Comunidad. Por Diomedy Acosta