Pureza y
Relaciones
Sexuales en el
Matrimonio
Una perspectiva bíblica del
sexo
• Instituido por Dios antes del
pecado (Gen. 1:28) y por tanto es
santo (Heb. 13:4)
– No es vergonzoso sino puro y bueno
– Debemos practicar nuestra vida
sexual de una manera que agrada a
Dios
• Diseñado por Dios para ser una
fuente de placer (Prov. 5:15-19;
Cantar de Cantares)
• Un mandato de Dios (1 Cor. 7:3-5)
• Diseñado por Dios para satisfacer
primero las necesidades de mi
cónyuge (1 Cor. 7:4-5)
• Diseñado para la reproducción
Perspectivas erróneas
• Es lo más importante del
matrimonio
• Es algo desagradable
• Es una herramienta para la
manipulación de mi pareja
• Cualquier acto sexual es lícito
dentro del matrimonio
Impedimentos a una vida
sexual satisfactoria
• Ignorancia
– Las temporadas de la vida
– Las necesidades particulares
– “El Placer Sexual Ordenado por Dios” Ed y
Gaye Wheat (Caribe)
• Falta de unidad
• Culpabilidad
– Actividad sexual pre- o extramatrimonial
– Abuso sexual
– Problemas en el trato de su conyuge
• Problemas en otras áreas (trabajo,
enfermedad, etc)
Conclusión:
• La relación sexual es uno de los grandes dones
que Dios ha dado al hombre. Es algo que puede
ser fuente de gran gozo y satisfacción. Pero la
única manera en que el hombre puede conocer
el gozo que viene de esa relación es a través de
una relación matrimonial que se está
desarrollando en todas sus facetas: espiritual,
emocional y física. Si el acto físico se lleva a
cabo fuera de los límites del matrimonio, no
traerá satisfacción duradera y además será un
impedimento a su relación sexual matrimonial.
Aún dentro del matrimonio, la relación sexual no
ofrecerá una satisfacción completa sin una
relación de intimidad y unidad en todas las
áreas. Recuerda: Dios te dio tu sexualidad para
que la disfrutes plenamente. Pero cuida que tu
sexualidad no sea un dios para ti, llevándote a
pecar y así perder la bendición de una vida
sexual plenamente satisfactoria.
Descargar

Pureza y Relaciones Sexuales en el Matrimonio