Miguel-A.
181 seg. (Billos Caracas Boys)
“¡Cásate, y verás!”
En realidad no sé quién, o qué, soy.
Una enfermedad degenerativa,
desde la adolescencia, me hace ir a
mil por la vida, evitando pensar para
no caer en depresiones. Así,
cualquier pregunta existencial, ¡ni
tocarla!. No obstante, en relación a
este tema, me definiría como
“romántico empedernido”. Sin
embargo, así es el mundo del
humor... mi máscara... como las
noticias: lo noticiable es el hombre
que muerde al perro, no el perro que
muerde al hombre. En
consecuencia, aunque esté muy
alejado de mis ideas, concluyo con
un famoso chascarrillo: “¿Qué
tendrá el matrimonio para que todos
tengan tanta prisa por entrar, y
tantas ganas de salir?”.
Antes del matrimonio.
Él: ¡Sí! ¡Por fin! ¡Qué duro ha sido esperar!.
Ella: ¿Quieres dejarme?.
Él: ¡No! ¡Ni siquiera lo pienses!.
Ella: ¿Tú me amas?.
Él: Por supuesto, una y otra vez.
Ella: ¿Alguna vez me has sido infiel?.
Él: ¡Noo! ¿Cómo te atreves a preguntar eso?.
Ella: ¿Me besarías?.
Él: En cada oportunidad que tenga.
Ella: ¿Te atreverías a golpearme?.
Él: ¿Estás loca? No soy ese tipo de persona.
Ella: ¿Puedo confiar en ti?.
Él: Sí.
Ella: ¡Mi amor!.
-------------------------------------------
Después del matrimonio.
Leer lo mismo, pero desde abajo hacia arriba.
Descargar

Ah les blondes