PALABRAS
de
VIDA
El sentido, la esperanza, la vida entera de la persona creyente,
se fundamenta y sostiene en la seguridad inquebrantable
de saberse amada.
Bautismo de Jesús. Mateo 3, 13-17
M. Asun Guitiérrez
13Entonces
llegó Jesús desde Galilea al Jordán y se dirigió a Juan para
que lo bautizara. 14Pero Juan trataba de impedírselo diciendo: -Soy yo el
que necesito que tú me bautices, y ¿eres tú el que vienes a mí?
Jordán
Para su Bautismo Jesús se pone en la fila de los pecadores que acuden a
Juan, como muestra de la solidaridad y cercanía que durante toda su vida
iba a mostrar con las personas más débiles y más necesitadas.
15Jesús
le respondió:-Deja eso ahora; pues conviene
que cumplamos lo que Dios ha dispuesto.
Entonces Juan accedió
Jord
án
Es la primera frase de Jesús en el Evangelio de Mateo.
Jesús habla en plural, asocia a Juan, y a [email protected] [email protected], en su tarea.
[email protected] recibimos la misma misión de cumplir: poner en práctica, lo que
Dios quiere.
El Bautismo es el sacramento del compromiso responsable
y la conversión personal a la fe y al Evangelio.
Revivamos hoy nuestro bautismo: como vocación, como decisión,
como elección, como compromiso, como don.
16Nada
más ser
bautizado,
Jesús salió del
agua y, mientras
salía, se
abrieron los
cielos y vio al
Espíritu de Dios
que bajaba
como una
paloma y
descendía sobre
él. 17Y una voz
que procedía del
cielo decía:
-Éste es mi Hijo
amado, en
quien me
complazco.
El cielo está siempre
abierto, en Jesús ha
desaparecido todo lo que
impedía la comunicación
con Dios.
¿Me siento, como Jesús,
amad@ incondicionalmente
por Dios, siempre y en
todas las circunstancias?.
Esa experiencia da
sentido a todo: Soy
amad@, no porque sea
buen@ ni perfect@,
sino porque soy hij@ de un
Padre que es amor
incondicional y gratuito.
El sentirse amado por el
Padre, y lleno del Espíritu,
llevó a Jesús a ponerse en
sus manos y hacer en todo
momento su voluntad.
El amor es lo que más
libera y lo que más
compromete.
Mi voz poderosa está
en el agua,mi voz
penetra en el alma
como un rayo,
mi voz ahuyenta las
sombras y los
miedos,mi voz hace
florecer los desiertos.
Yo bendigo a [email protected]
con la paz; mis
tormentas y diluvios
son de gracia.
He aquí a mi Hijo predilecto, y en él a ti también te quiero,
en él os quiero a [email protected], [email protected] mí@s muy amad@ s, iconos
verdaderos de mi Hijo. En el agua os veo [email protected], os veo en mi
Hijo [email protected] en aguas de amor, no son aguas de pecado y
penitencia, porque mi amor lo llena todo.
Son aguas de misericordia, no de castigo, porque mi corazón supera
todo. Tú eres mi hij@, eres para mí muy querid@,
aunque seas pequeñ@ te pareces a mi Hijo. Eres incondicionalmente
amad@, ¡Ámate!
Descargar

23 Tiempo Ordinario -C-