LOS OBJETIVOS DE LA
ASAMBLEA ECLESIAL
DIOCESANA (AED)
Mons. Miguel Neftalí
4 de diciembre de 2006
PRIMER OBJETIVO:
Presentar una evaluación del
proceso de estudio y asimilación
del Plan que se dio en el segundo
semestre de este año, y la
programación que se derivó de él
En el Decreto de nuestro Plan de
Pastoral (#XII), el Sr. Arzobispo nos
indicó que, a partir del 3 de mayo
hasta el día de hoy, la comunidad
diocesana realizaría un intenso
proceso de estudio y asimilación
del Plan…
… y los responsables de las
diferentes estructuras pastorales
realizarían la programación
pastoral necesaria para este
próximo año
Como lo veremos más adelante, la
comunidad diocesana respondió
en forma por demás positiva
-aunque existen todavía algunas
actitudes que debemos mejorar-, y
presentaremos a la (AED) los
resultados de esa evaluación
También, en dos paneles, los
directores de secretariados,
departamentos y comisiones
pastorales presentarán algunos de
sus programas pastorales para el
año próximo
Además, en pequeñas
exposiciones -“stands”-, se
ofrecerá información sobre las
actividades y programas
pastorales de los secretariados,
departamentos y comisiones
pastorales
De esta manera, confiamos en
cumplir con el primer objetivo de
nuestra AED
SEGUNDO OBJETIVO:
Resaltar los hilos conductores que
existen entre la AED del año
pasado y la próxima, mediante un
análisis de los cambios que ha
sufrido el marco de la realidad en
el último año, tanto social como
eclesial
Nuestra realidad, tanto social
como eclesial es, por una parte, la
misma que el año pasado.
Servimos a la misma iglesia local,
quizá tengamos los mismos
ministerios del año pasado…
… pero, por otra parte, nuestra
realidad también es dinámica y,
por lo mismo, cambiante. Nuestra
sociedad y nuestra misma iglesia
local han tenido cambios
significativos en este último año, y
es preciso conocerlos
Para cumplir este segundo
objetivo tendremos dos
conferencias, una sobre la realidad
social y otra sobre la realidad
eclesial
Ambas conferencias nos
presentarán los elementos que
permanecen de esas realidades,
pero también los que han
cambiado
Esta realidad, social y eclesial, nos
sigue interpelando para iluminarla
desde nuestra fe, para responder a
ella con nuestro trabajo
evangelizador
Con estas dos conferencias
confiamos en cumplir con el
segundo objetivo de nuestra AED
TERCER OBJETIVO:
Profundizar en los elementos
Doctrinales fundamentales del
Plan: Objetivo General, Misión,
Visión, las cuatro líneas de acción.
Nuestra AED también nos servirá
para comprender mejor los
contenidos doctrinales más
importantes de nuestro Plan, y lo
lograremos con cinco
conferencias
Una sobre el Objetivo General, que
es la guía que ha de dar
direccionalidad a nuestro
quehacer pastoral
En la misma conferencia,
estudiaremos la Misión de nuestra
Arquidiócesis, es decir, la razón de
ser de nuestra iglesia local,
nuestra definición en el momento
presente y la explicación de
nuestras competencias actuales
De la misma manera, en esa
conferencia proyectaremos los
rasgos más relevantes de la Visión
de nuestra Arquidiócesis, es decir,
la ubicación de nuestra iglesia
local en los escenarios del futuro
En otras cuatro conferencias
analizaremos las cuatro líneas de
acción de nuestro Plan: formación,
espiritualidad de comunión,
transformación y programación
Con estas cinco conferencias
confiamos en cumplir con el tercer
objetivo de nuestra AED
CUARTO OBJETIVO:
Encontrar, a través del trabajo de
grupos, herramientas pastorales
que nos permitan ejecutar las
cuatro líneas de acción.
Pero es preciso que aterricemos,
con propuestas muy concretas, los
contenidos doctrinales que vamos
a profundizar
Para ello, trabajaremos en mesas
de diálogo, con una nueva
metodología orientada por
facilitadores del ITESM
En ellas responderemos, con
absoluta libertad, a cinco
preguntas sobre cada una de las
cinco conferencias que veíamos
en el tercer objetivo
La metodología nos ayudará para
compartir, en cinco núcleos
diferentes -rosa, azul, verde,
amarillo y café-, con otros 100
asambleístas nuestras propias
propuestas
De esta manera confiamos en
cumplir con el cuarto objetivo de
nuestra AED
Pero, para cumplir con estos
cuatro objetivos, necesitamos
también cuatro actitudes
Una primera actitud de fe, que nos
permita valorar nuestra AED no
como una simple organización del
trabajo pastoral, sino como una
forma de hacer más eficaz la
evangelización
Una segunda actitud de
permanente oración al Espíritu
Santo, pues por más metodologías
especializadas que utilicemos, es
su luz la que nos ayudará a ofrecer
los mejores aportes para la
realización de nuestro trabajo
pastoral
Una tercera actitud de activa y
dinámica participación, pues
representamos a otros muchos
agentes de pastoral que nos
consideran su voz
Una cuarta y última actitud de
capacidad de cambio se
desprende del #302 de nuestro
Plan: “Con esta programación se
quiere incidir en la conciencia
personal para el desarrollo de
actitudes…
… y en la conciencia eclesial para
el desarrollo de programas de
acción en los diferentes niveles de
la operatividad diocesana, y así
dinamizar la realidad pastoral”