Naturaleza.
Finalidad.
Tareas.
Formas.
Mensaje.
CATEQUESIS
OBJETIVO GENERAL
QUE EL CATEQUISTA CONOZCA LOS
DIFERENTES CRITERIOS DE LA FORMACIÓN
CATEQUETICA PARA QUE PUEDA DISCERNIR
CON FE Y EVALUAR CON MADUREZ EL
SERVICIO QUE PRESTA EN SU IGLESIA COMO
CRISTIANO Y COMO EDUCADOR DE LA FE.
OBJETIVOS ESPECIFICOS
que el catequista
descubra y viva su
propia vocación y
misión dentro del
papel que desempeña
en la catequesis para
que se sienta
satisfecho en toda su
dimensión humana y
espiritual.
que el catequista al
reconocer su
compromiso
primordial como
cristiano se preocupe
por preparar los
medios didácticos
para que pueda
responder a su tarea
fundamental de
educador en la fe.
La naturaleza de la catequesis expresada en los
documentos de la iglesia, exigen una catequesis
como proceso o itinerario: “La catequesis es una
forma de la acción eclesial que trata de llevar a
la madurez de fe tanto a las comunidades como
a los individuos”. Para lograr la madurez, es
necesario seguir un itinerario que acompañe las
diferentes etapas de la vida del creyente.
“La catequesis es un proceso dinámico,
gradual y permanente de la educación de la
fe”. La autentica catequesis es siempre una
iniciación ordenada y sistemática a la
revelación que Dios mismo a hecho al
hombre en Jesucristo.
La catequesis es una acción esencialmente eclesial.
El verdadero sujeto de la catequesis es la Iglesia
que, como continuadora de la misión de Jesucristo
Maestro y animada por el Espíritu Santo ha sido
enviada para ser maestra de la fe. Por ello, la
Iglesia, imitando a la madre del Señor, conserva
fielmente el Evangelio en su corazón, lo anuncia,
lo celebra, lo vive y lo transmite en la catequesis a
todos aquellos que han decidido seguir a
Jesucristo.
La iglesia, al transmitir la
fe y la vida nueva actúa
como madre de los
hombres, que engendra a
unos hijos concebidos
por obra del Espíritu
Santo y nacidos de Dios.
Precisamente “porque es
madre, es también la
educadora de la fe” ; es
madre y maestra, al
mismo tiempo.
Por la catequesis alimenta a
sus hijos con su propia fe y
los inserta, como miembros ,
a la familia eclesial. Como
buena madre, les ofrece el
Evangelio en toda su
autenticidad y pureza, que les
ha dado, al mismo tiempo,
como alimento adaptado,
culturalmente enriquecido y
como respuesta a las
aspiraciones más profundas
del corazón humano.
“El fin definitivo de la catequesis es poner a uno
no solo en contacto sino en comunión, en
intimidad con Jesucristo”
Toda la acción evangelizadora busca favorecer la
comunión con Jesucristo. A partir de la conversión
inicial de una persona al Señor, suscitada por el
Espíritu Santo mediante el primer anuncio, la
catequesis se propone fundamentar y hacer madurar
esta primera adhesión. Se trata, entonces, de ayudar al
recién convertido a “conocer mejor a ese Jesús en
cuyas manos se ha puesto: conocer su misterio, el
Reino de Dios que anuncia, las exigencias y promesas
contenidas en su mensaje evangélico, los senderos que
él ha trazado a quien quiera seguirle. El Bautismo,
sacramento por el que nos configuramos con Cristo,
sostiene con su gracia este trabajo de la catequesis.
La peculiaridad de la catequesis, distinta del
anuncio primero del Evangelio que ha suscitado
la conversión, persigue el doble objetivo de
hacer madurar Toda la acción evangelizadora
busca favorecer la comunión con Jesucristo. A
partir de la conversión inicial de una persona al
Señor, suscitada por el Espíritu Santo mediante
el primer anuncio, la catequesis se propone
fundamentar y hacer madurar esta primera
adhesión. Se trata, entonces, de
ayudar al recién convertido a “conocer mejor
a ese Jesús en cuyas manos se ha puesto:
conocer su misterio, el Reino de Dios que
anuncia, las exigencias y promesas contenidas
en su mensaje evangélico, los senderos que él
ha trazado a quien quiera seguirle. El
Bautismo, sacramento por el que nos
configuramos con Cristo, sostiene con su
gracia este trabajo de la catequesis.
LA FE inicial y de educar al verdadero
discípulo por medio de un acontecimiento
más profundo y sistemático de la persona y
del mensaje de Jesucristo.
la finalidad especifica de la catequesis
“consiste en hacer crecer , a nivel de
conocimiento y de vida, el germen de la fe”.
solo se llevará a cabo este crecimiento si va
acompañado por medio de un proceso de
educación.
•
La finalidad de la catequesis se realiza a través
de diversas tareas, mutuamente implicadas. Para
actualizarlas, la catequesis se inspirará ciertamente
en el modo en que Jesucristo forma a sus
discípulos: les daba a conocer las diferentes
dimensiones del Reino de Dios (Mt 13, 11), les
enseña a orar (Lc 11, 2), les inculca las actitudes
evangélicas (Mt 11, 29) y les inicia en la misión
(Lc 10, 1).
Las tareas de la catequesis corresponden a
la educación de las diferentes dimensiones
de la fe, ya que la catequesis es una
formación cristiana integral, “abierta a
todas las esferas de la vida cristiana”. En
virtud de su misma dinámica interna, la fe
pide ser conocida, celebrada, vivida y
hecha oración. La catequesis debe cultivar
cada una de estas dimensiones.
Las tareas de la catequesis.
Las tareas fundamentales de la catequesis
son:

Propiciar el conocimiento de la fe. El que se ha
encontrado con Cristo desea conocerle lo más
posible y conocer el designio del Padre que él
reveló. El amor a una persona lleva a conocerla
cada vez más. La catequesis debe conducir a la
comprensión paulatina de toda la verdad del
designio divino.

La educación litúrgica. La iglesia desea
ardientemente que se lleve a todos los fieles
cristianos a aquella participación plena, consiente y
activa que exige la naturaleza de la liturgia misma y
de la dignidad de su sacerdocio bautismal. Por ello,
la catequesis, además de propiciar el conocimiento
del significado de la liturgia y de los sacramentos,
ha de educar “para la oración, la acción de gracias,
la penitencia, la plegaria confiada, el sentido
comunitario, la captación recta del significado de los
símbolos...” ya que todo ello es necesario para que
exista una verdadera vida litúrgica.
La formación moral. La
conversión a Jesucristo implica
caminar en su seguimiento. La
catequesis debe inculcar en los
discípulos las actitudes propias
del maestro. Cuando Jesús sube
al monte a enseñar las
bienaventuranzas hace
referencia a una formación
moral, tan necesaria para la
vida de la sociedad y el mundo
de hoy.
 Enseñar a orar. La comunión con Jesucristo lleva
a los discípulos a asumir el carácter orante y
contemplativo que tuvo el maestro. Aprender a
orar con Jesús es orar con los mismos sentimientos
con que se dirigía al Padre: adoración, alabanza,
acción de gracias, confianza filial, suplica,
admiración por su gloria. Estos sentimientos
quedan reflejados en la oración del Padre Nuestro,
modelo de toda oración cristiana. La catequesis
debe conducir al catequizando para que llegue a
comprender el dialogo frecuente que debe existir
entre él y su Padre que esta en los cielos.
 Otras tareas relevantes de la catequesis son : la
iniciación y la educación para la vida comunitaria y
para la misión. La catequesis capacita al cristiano
para vivir en comunidad y para participar
activamente en la vida y misión de la iglesia. El
concilio Vaticano II señala a los pastores la
necesidad de “cultivar debidamente el espíritu de
comunidad” y a los catecúmenos la de “aprender a
cooperar eficazmente en la evangelización y
edificación de la iglesia” . La vida cristiana en
comunidad no se improvisa y hay que educarla con
cuidado estimulando a los catequizandos con
actitudes fraternas hacia los miembros de otras
iglesias y comunidades eclesiales.
 La vida cristiana en
comunidad no se
improvisa y hay que
educarla con cuidado
estimulando a los
catequizandos con
actitudes fraternas
hacia los miembros de
otras iglesias y
comunidades eclesiales.
La catequesis esta abierta, igualmente, al
dinamismo misionero. Se trata de capacitar a
los discípulos de Jesucristo para estar
presentes, en cuanto cristianos, en la
sociedad, en la vida profesional, cultural y
social. Se les preparará para cooperar en los
diferentes servicios de la iglesia, según la
vocación de cada uno. Este compromiso brota
de los sacramentos de la iniciación cristiana
y del carácter secular de la vocación.
Las actitudes evangélicas que
Jesús son las que la catequesis
debe adoptar: buscar a la oveja
perdida; anunciar y sanar al
mismo tiempo; presentarse
pobres; saber asumir el
rechazo y la persecución ;
poner la confianza en el Padre
y en el apoyo del Espíritu
Santo ; no esperar otro premio
que la dicha de trabajar por el
Reino.
Todas las tareas son
necesarias para la maduración
de la vida cristiana, por lo que
hay que cultivar todas sus
dimensiones: el conocimiento
de la fe, la vida litúrgica, la
formación moral, la oración.
La pertenencia comunitaria, el
espíritu misionero. Si la
catequesis descuidara alguna
de ellas, la fe cristiana no
alcanzaría
todo
su
crecimiento.
La catequesis adopta necesariamente varias formas
según las circunstancias y las necesidades del caso. En
los países tradicionalmente cristianos la catequesis se
presenta a manera de enseñanza religiosa que se
imparte a los niños y adolescentes en el ámbito escolar
o fuera de él. Hay allí ordinariamente organizaciones
para catequizar a los adultos o catecumenados para los
que se preparan a recibir el bautismo, o para los que aún ya bautizados- carecen de la debida iniciación
cristiana. Lo cierto es que la situación real en que se
encuentra un gran número de fieles, pide alguna forma
de evangelización antes de la catequesis.
• En las Iglesias recién
establecidas se le da especial
importancia a la evangelización
en el sentido estricto, y se
organiza el catecumenado para
los que se inician en la fe y se
preparan para recibir el
bautismo. En pocas palabras, la
labor catequística toma formas y
estructuras muy diversas:
sistemáticas y ocasionales;
organizadas y espontáneas, etc.
Recuerden los pastores el deber que les
incumbe de promover y asegurar la ilustración de
la vida cristiana por la palabra de Dios, de
acuerdo con la edad y las circunstancias”, de tal
manera que todos, así el individuo como la
comunidad, puedan ser promovidos teniendo en
cuenta el estado espiritual en que se encuentran.
“
Recuerden también que la catequesis de
adultos, como dirigida a hombres capaces de una
adhesión plenamente responsable, debe
considerarse como la forma de catequesis
principal a la cual deben encaminarse todas las
otras formas, siempre necesarias. Procuren de
igual manera, atendiendo a las normas del Conc.
Vat. II, "que se restablezca o se adapte mejor la
instrucción de los catecúmenos adultos"
En la actividad pastoral, la catequesis es una forma de
acción eclesial que trata de llevar a la madurez de la fe
tanto a las comunidades como a los individuos.
Para cualquier hombre cuya alma se abra al mensaje
evangélico, la catequesis es el medio más apto para captar
el plan de Dios en su propia vida y descubrir el
significado último de la existencia y de la historia, de
suerte que tanto la vida de los individuos como la de la
sociedad se ilumine con la luz del Reino de Dios, se
adapte a sus exigencias y pueda conocer el misterio de la
Iglesia como la comunidad de los que creen en el
Evangelio. Todos estos aspectos determinan las tareas
específicas de la catequesis.
La catequesis tiene los siguientes objetivos:
ayudar a los hombres a hacer realidad esta
comunión con Dios y proponer el mensaje
cristiano de manera que aparezca como garantía
del valor supremo de la vida humana. Esto supone
que la catequesis tendrá siempre presente las
legítimas aspiraciones del hombre así como el
progreso y la realización de los valores que ellas
involucran.
CRISTO.
La Palabra de Dios encarnada en Jesús de
Nazaret, Hijo de María Virgen, es la Palabra del
Padre, que habla al mundo por medio de su Espíritu.
Jesús anuncia y revela que Dios no es un ser
distante e indiferente, sino que es el Padre que esta
en medio de sus criaturas, actuando con su amor y
poder. Este mensaje que nos trae Jesús acerca de su
Padre es un aspecto fundamental en la catequesis,
ya que es uno de los pilares de nuestra fe. El
cristocentrismo de la catequesis, conduce a la
confesión de la fe en Dios, por eso toda la
catequesis esta referida a Él.
Por lo que significa que:
•En el centro de la catequesis encontramos
esencialmente una persona: La de Jesús de Nazaret ,
unigénito del Padre. En realidad la tarea fundamental
de la catequesis es mostrar a Cristo. Todo lo demás
gira alrededor de Él. Él es el primogénito de toda
criatura y por lo que todo fue hecho.
•Cristo esta en el centro de la historia de la salvación;
a Él converge toda la historia salvífica. Es la clave, el
centro y el fin de toda la historia humana. Cristo es el
sentido último de la historia, el alfa y el omega.
•El mensaje evangélico no proviene del hombre sino
de la Palabra de Dios. Por eso lo que transmite la
catequesis, es la enseñanza de Jesucristo: sus dichos y
hechos que vino a manifestar a la humanidad entera.
•La invitación del mensaje de Cristo, es una invitación a la
conversión y a la aceptación de la llegada del Reino de Dios
al mundo, por lo que la doctrina de Jesús no es una enseñanza
vacía sino expresión viva que te llena de esperanza por estar
reinando ya con Dios en el cielo.
•La doctrina de Jesús no es para aprenderla de memoria , sino
que es para iluminar la vida. Jesús entra en la historia para
transformarla, “es la luz que resplandece en la oscuridad e
ilumina a todo hombre
Iglesia.
por designio divino, Jesucristo instituyó la
iglesia sobre el fundamento de los apóstoles a
quienes se les fue manifestado su plan: “como el
padre me envía, a sí yo los envió a ustedes”. los
apóstoles fueron llamados a caminar con él:
“maestro, ¿dónde vives? vengan y lo verán. se
fueron con él , vieron donde vivía y pasaron aquel
día con él” escucharon sus enseñanzas, vieron su
actitud para con los demás, fueron testigos de su
obra: “no he venido a ser servido, sino ha servir “,
de su entrega total en su muerte y de su triunfo en
la resurrección.
así los apóstoles fueron educados
progresivamente. después de la resurrección,
les abrió la inteligencia para que
comprendieran las escrituras (lc 24, 25) antes
de subir al cielo, les da la misión de ir por
todo el mundo para que hagan a todos los
hombres discípulos suyos, bautizándolos en
nombre de la trinidad y enseñándoles a poner
por obra todo lo que les ha mandado.
dejándoles el consuelo de su estar con ellos
todos los días hasta el final de los tiempos(mt
28, 19-20)
Un pequeño grupo , como el grano de mostaza, que
poco a poco fue germinando, y fue cultivado para su
crecimiento llegando ha ser un gran árbol que acoge a
toda clase de pájaros. Así el pequeño grupo de los
discípulos de Jesús fue creciendo y “ cada día el Señor
agregaba al grupo de los creyentes aquellos que
aceptaban la salvación.
La naturaleza eclesial de la catequesis confiere
un mensaje evangélico que transmite un
intrínseco carácter eclesial. La catequesis ha de
educar en la dimensión comunitaria de los
creyentes tomando en cuenta la oración de Jesús:
“Te pido que todos sean uno, lo mismo que lo
somos Tú y Yo Padre. Para que el mundo crea
que Tú me has enviado”. La naturaleza de la
Iglesia es ser signo creíble de que la salvación
nos ha llegado por Jesús. Solo responderá a ello
si esta unida en el amor.
“La catequesis no es otra cosa que el proceso de
transmisión del Evangelio tal como la comunidad
cristiana lo ha recibido, lo comprende, lo celebra, lo
vive y lo comunica”[ La Buena Nueva del Reino de
Dios, incluye un mensaje de liberación.
La comunidad de los discípulos de Jesús, la
iglesia, participa de la sensibilidad que Jesús
tuvo. Con profundo dolor se fija en esos
pueblos empeñados con el esfuerzo y en la
lucha por superar todo aquello que les
condena a quedar al margen de la vida:
hambres, enfermedades, analfabetismo,
injusticias. Todas las formas de pobreza, no
solo económica sino cultural y religiosa que
preocupan a la iglesia.
Dios nos ofrece el don de la salvación
integral. solo tenemos que saber adoptar el
modelo de vida que su Hijo jesús nos vino a
invitar a tomar. esta salvación integral inicia
en esta vida, pero tiene su cabal cumplimiento
en la plenitud del reino. es por lo que la
catequesis se debe de esforzar en enseñar el
camino a todos los fieles.
Descargar

Diapositiva 1