29/VI/2008 – 29/VI/2009
TEXTO: Antonio Rodríguez Carmona
MONTAJE: Antonio García Polo
MÚSICA: J. S. Bach
* Recordando la primera y segunda parte de esta presentación:
1. Introducción: saludo (1,1-3)
y acción de gracias por los dones (1,4-9)
2. Cuerpo.
I Parte: represión por los abusos (1,1O-6,20)
(1) Divisiones (1,10-4,21)
(2) Incesto (5,1-13)
(3) Juicios ante tribunales paganos (6,1-11)
(4) Criterios para la libertad (6,12-20)
II Parte: respuesta a consultas (7,1-15,18)
(1) Virginidad (7)
(2) Idolotitos (8,1-11,1)
* Continuación del resto de la carta
(3) Abusos en reuniones litúrgicas (11,2-34)
y dos cuestiones consultadas
(4) Los carismas (12,1-14,40)
(5) La resurrección (15)
3. Conclusión (16)
3. Abusos en las reuniones litúrgicas (11,2-34)
Dos problemas que se plantean
a
propósito
de
las
celebraciones
de
la
comunidad: mujeres que
asisten a las reuniones
comunitarias y oran en
ellas sin velo y escenas
humillantes para los pobres
en los ágapes o comidas de
fraternidad celebrados en
el
contexto
de
la
Eucaristía.
1) Velo de las mujeres (11,2-16).
Caso práctico en que Pablo prohíbe que la mujer ore sin velo,
contra la praxis judía y griega. No se trata de una práctica
contraria a la fe, sino a las “buenas costumbres” de la
época, que condenaban a la mujer que se presentaba en
público sin velo (problema semejante al de las musulmanas
actuales…).
Quiere que la comunidad cristiana se distinga por la nueva vida
en Cristo y no por llamar la atención rompiendo costumbres
“decentes”, hecho que crea problemas a la misión, pues
produce la impresión de que la comunidad está compuesta
de mujeres de malas costumbres... Pablo, como buen rabino,
expone su pensamiento a base de una argumentación
bíblica, cuya debilidad él mismo siente cf 11,16.
* Después de una breve alabanza porque suelen retener las
tradiciones dadas por él, comienza aludiendo al orden creado por
Dios y que se debe mantener: Dios, Cristo, varón, mujer (11,1-3)
Os alabo porque en todas
las cosas os acordáis de mí
y
conserváis
las
tradiciones tal como os
las he transmitido. Sin
embargo,
quiero
que
sepáis que la cabeza de
todo hombre es Cristo; y
la cabeza de la mujer es el
hombre; y la cabeza de
Cristo es Dios. (11,2-3)
* Consecuencia: hay que guardar este orden al profetizar: el
hombre no se cubre porque no está sujeto a criatura alguna, la
mujer sí, porque está sujeta al varón; si lo hace sin velo, le está
negando al varón la gloria que Dios le ha concedido y le pertenece y
se deshonra a sí misma, como una prostituta que se corta o rapa el
pelo (11,4-6).
Todo hombre que ora o
profetiza con la cabeza
cubierta, afrenta a su
cabeza. Y toda mujer
que ora o profetiza con
la cabeza descubierta,
afrenta a su cabeza; es
como
si
estuviera
rapada…
(4-5).
* El varón es gloria de Dios y la mujer gloria del varón, pues fue
creada para él; el velo significa esta señal de dependencia, según el
orden creado por Dios y vigilado por los ángeles (11,7-10).
El hombre no debe cubrirse la cabeza, pues es imagen y reflejo de
Dios; pero la mujer es reflejo del hombre. En efecto, no procede el
hombre de la mujer, sino la mujer del hombre... (7-8)
* Pablo matiza: pero esta dependencia hay que vivirla "en el Señor",
es decir, en el contexto de una igualdad radical de todos en Cristo,
pues ambos se necesitan, ambos proceden el uno del otro y ambos son
criaturas de Dios (11,11-12)
Por lo demás, ni la mujer sin el hombre, ni el hombre sin la
mujer, en el Señor.
Porque si la mujer procede del hombre, el hombre, a su vez,
nace mediante la mujer. Y todo proviene de Dios (11-12).
* La misma naturaleza, que da a la mujer larga cabellera, enseña
que debe llevar velo (11,13-15)
¿No os enseña la
misma naturaleza que
es una afrenta para el
hombre la cabellera,
mientras
es una
gloria para la mujer la
cabellera? En efecto,
la cabellera le ha sido
dada a modo de velo
(14-15).
* No quiere discusiones (11,16)
De todos modos, si alguien quiere discutir, no es ésa nuestra
costumbre ni la de las Iglesias de Dios.
2) Agapes y Eucaristía (11,12-34).
Abuso no consultado, sino "oído" por Pablo cf 11,18.
* Introducción. A propósito de reuniones litúrgicas: no puede
alabar que sus reuniones sean para daño (11,17). Y al dar estas
disposiciones, no os alabo, porque vuestras reuniones son más para
mal que para bien.
* En la comida
fraternal que
precede y
prepara para la
Eucaristía, hay
divisiones y
humillaciones a
los pobres
(11,18-22):
Pues, ante todo, oigo que, al reuniros en la asamblea, hay entre
vosotros divisiones... Cuando os reunís, pues, en común, eso ya no
es comer la Cena del Señor; porque cada uno come primero su
propia cena, y mientras uno pasa hambre, otro se embriaga. ¿No
tenéis casas para comer y beber?... (18.20-22)
* Esto es
contrario a lo
que instituyó
Jesús. Pablo
recuerda una
tradición que se
remonta al
Señor (11,2326)
Porque yo RECIBI del Señor lo que os he TRANSMITIDO que el Señor Jesús,
la noche en que fue entregado, tomó pan, y después de dar gracias, lo partió y
dijo: « Este es mi cuerpo que se da por vosotros; haced esto en recuerdo
mío.» Asimismo también la copa después de cenar diciendo: «Esta copa es la
Nueva Alianza en mi sangre. Cuantas veces la bebiéreis, hacedlo en recuerdo
mío.» Pues cada vez que coméis este pan y bebéis esta copa, anunciáis la
muerte del Señor, hasta que venga (23-26).
* Conclusiones: no
ser reo del Cuerpo y
la Sangre del Señor.
Esperarse unos a
otros (11,27-34)
Por tanto, quien coma el pan o beba la copa del Señor indignamente, será
reo del Cuerpo y de la Sangre del Señor. Examínese, pues, cada cual, y
coma así el pan y beba de la copa. Pues quien come y bebe sin discernir
el Cuerpo, come y bebe su propio castigo... Así pues, hermanos míos,
cuando os reunáis para la Cena, esperaos los unos a los otros. Si alguno
tiene hambre, que coma en su casa, a fin de que no os reunáis para
castigo vuestro. Lo demás lo dispondré cuando vaya (27-29.33-34).
4. Los carismas (capítulos 12-14)
* Carisma
es una gracia recibida para servir a la comunidad.
Dios la ofrece a todo miembro de la misma.
* En Corinto tienen una visión falsa
de lo carismático, confundiéndolo
con
fenómenos
extáticos
naturales, como se daban en los
cultos báquicos y dionisíacos. Hay
sectores en que se autoexcitan
con medios naturales, dando
gritos, cantando, bebiendo vino... Y
se llega incluso a blasfemar... ¡y se
atribuye todo al Espíritu!...
Por otra parte, los cristianos manifiestan una preferencia por los
carismas llamativos, como el hablar en lenguas (glosolalía) o el poder de
hacer milagros. Están además divididos, porque ven los carismas en
función del propio orgullo y vanidad, deseando poseer los más llamativos
para poder presumir en la comunidad...
* Pablo aclara estas ideas, enseñando que el Espíritu obra en la
comunidad realidades espirituales, pero éstas no se limitan a gracias
externas y llamativas, pues también proceden del Espíritu las gracias
básicas de la fe, esperanza y amor, y además, entre los carismas hay
unos ordinarios, como enseñar la fe, cuidar enfermos... y otros
extraordinarios.
Todos ellos
provienen del
mismo Espíritu y
se dan para la
edificación de la
comunidad y, por
ello, no deben ser
motivo de
división... Expone
su pensamiento
en tres pasos:
1) Origen y finalidad de los carismas (12,1-31a)
*
Introducción:
todo
viene del Espíritu, que
nunca induce a maldecir
a Jesús (12,1-3)
En cuanto a los dones
espirituales, no quiero,
hermanos, que estéis en
la ignorancia. Os hago
saber
que
nadie,
hablando con el Espíritu
de Dios, puede decir:
¡ Anatema es Jesús! y
nadie puede decir:
¡Jesús es Señor! sino
con el Espíritu Santo
(12,1.3).
*
Único
origen
trinitario.
Dentro de la diversidad de
carismas, todos provienen de
Dios uno y trino, y por eso en
cuanto que provienen del Padre
son capacidad de actuar, en
cuanto que provienen del Hijo
son capacidad para servir y en
cuanto vienen del Espíritu son
capacidad de gratuidad y amor:
(12,4-6). Por ello no deben ser
motivo de divisiones sino
expresión de servicio y de
amor.
Hay diversidad de carismas, pero el Espíritu es el mismo;
diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo; diversidad
de operaciones, pero es el mismo Dios que obra en todos (4-6).
* Diversidad de carismas, que da el Espíritu gratuita y libremente, a
cada uno el suyo, pero para el mismo fin: edificar; por ello no deben ser
motivo de divisiones (12,7-11)
+ Diversidad: A cada cual se le otorga la manifestación del Espíritu para
provecho común, (7)
+ Primera lista de carismas: nueve (8-10): palabra de sabiduría...
palabra de ciencia... fe... carismas de curaciones... poder de milagros...
profecía... discernimiento de espíritus... diversidad de lenguas... don de
interpretarlas.
+ Repite lo dicho:
Pero todas estas
cosas las obra un
mismo
y
único
Espíritu, distribuyéndolas a cada uno
en particular según
su voluntad. (12,11).
* Εl cuerpo humano es uno y tiene muchos miembros, todos necesarios
para el cuerpo, igualmente sucede con Cristo (12,12-21): Pues del
mismo modo que el cuerpo es uno, aunque tiene muchos miembros, y
todos los miembros del cuerpo, no obstante su pluralidad, no forman
más que un solo cuerpo, así también Cristo (12).
+ Estamos unidos a Cristo y formamos un cuerpo con él gracias al
bautismo (12,13). Porque en un solo Espíritu hemos sido todos
bautizados, para no formar más que un cuerpo, judíos y griegos,
esclavos y libres. Y todos hemos bebido de un solo Espíritu.
+ En este cuerpo hay que actuar solidariamente como en el cuerpo
humano (12,14-20). Así también el cuerpo no se compone de un solo
miembro, sino de muchos... Si dijera el pie: Puesto que no soy mano,
yo no soy del cuerpo
dejaría de ser parte del cuerpo por eso?...
Ahora bien, muchos son los miembros, mas uno el cuerpo (14-15.20)
+ Necesaria solidaridad entre todos los miembros (21-26)
Y no puede el ojo decir a la mano:
No te necesito! Ni la cabeza
a los pies:
No os necesito!
Más bien los miembros del cuerpo
que tenemos por más débiles, son indispensables... Si sufre un
miembro, todos los demás sufren con él. Si un miembro es honrado,
todos los demás toman parte en su gozo (21-22.26).
+ Somos el cuerpo de Cristo:
Ahora bien, vosotros sois el
cuerpo de Cristo, y sus miembros
cada uno por su parte (27).
* Otros carismas (segunda lista: 12,28-30):
+ Terna principal: Primero apóstoles, segundo profetas,
tercero doctores (28a)
+ Siguen otros: milagros... don de las curaciones, de
asistencia, de gobierno, diversidad de lenguas (28b).
* Aspirad a los mejores carismas (12,31a)
2) Εl amor, alma de todos los dones (12,31b-13,13)
El carisma es un servicio a los demás, pero si se realiza sin amor no
sirve al que lo pone por obra. Este himno al amor se desarrolla en
tres estrofas:
* Introducción: Os voy a mostrar un camino más excelente (12,31b).
* 1ª estrofa: los
carismas de lenguas,
profecía, sabiduría,
ciencia, fe, asistencia,
sin amor no
aprovechan (13,1-3)
Aunque hablara las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo
caridad, soy como bronce que suena o címbalo que retiñe.
Aunque tuviera el don de profecía, y conociera todos los misterios y toda
la ciencia; aunque tuviera plenitud de fe como para trasladar montañas,
si no tengo caridad, nada soy.
Aunque repartiera todos mis bienes, y entregara mi cuerpo a las llamas,
si no tengo caridad, nada me aprovecha.
* 2ª estrofa.
Cualidades del amor
(13,4-7),
La caridad es paciente, es
servicial; la caridad no es
envidiosa, no es jactanciosa,
no se engríe; es decorosa;
no busca su interés; no se
irrita; no toma en cuenta el
mal; no se alegra de la
injusticia; se alegra con la
verdad.
Todo lo excusa.
Todo lo cree. Todo lo
espera. Todo lo soporta.
* estrofa. Los carismas de conocimiento ( ¡tan apreciados por los
griegos!) pasarán, incluso la fe y la esperanza, pero el amor no
acabará nunca (13,8-13)
La caridad no acaba nunca. Desaparecerán las profecías. Cesarán
las lenguas. Desaparecerá la ciencia... Ahora subsisten la fe, la
esperanza y la caridad, estas tres. Pero la mayor de todas ellas es
la caridad. (8.13)
3) Conclusiones prácticas (14,1-39)
* Elegir lo mejor para la comunidad. Por eso la profecía es mejor
que las lenguas porque edifica a los demás, mientras que las
lenguas son señales para los no creyentes (14,1-25)
La glosolalía o Carisma de lenguas
• Solemos usar dos tipos de lenguaje:
+ articulado: estoy contento.
+ inarticulado: un grito de alegría
desbordante.
• La glosolalía es un lenguaje inarticulado
con el que manifestamos en la oración
sentimientos para los que no tenemos
palabras.
+ La profecía es el carisma
preferible, porque edifica la
comunidad, cosa que de por sí
no hace el carisma de lenguas.
Ejemplos (1-12)
Buscad la caridad; pero
aspirad también a los dones
espirituales, especialmente a
la profecía, pues el que habla
en lengua no habla a los
hombres sino a Dios. En
efecto, nadie le entiende:
habla en espíritu
cosas
misteriosas. Por el contrario,
el que profetiza, habla a los
hombres para su edificación,
exhortación y consolación...
(14,1-3)
+ El que hable en lenguas, dé también la interpretación para
que aproveche a todos (13-19):
Por tanto, el que
habla en lengua, pida
el don de interpretar... Cierto!, tu
acción de gracias es
excelente; pero el
otro no se edifica
(14,12.17).
+ Sed juiciosos. Las lenguas
son signo para los no
creyentes, mientras que la
profecía es para los
creyentes (20-25)
Hermanos, no seáis niños en juicio... Así pues, las lenguas sirven de
señal no para los creyentes, sino para los infieles; en cambio la
profecía, no para los infieles, sino para los creyentes. Si, pues, se
reúne toda la asamblea y todos hablan en lenguas y entran en ella
personas no iniciadas o infieles, ¿no dirán que estáis locos? Por el
contrario, si todos profetizan y entra un infiel o un no iniciado, será
convencido por todos, juzgado por todos. (20.22-24)
* Todo con orden
y para edificar
(14,26-33a):
¿Qué concluir, hermanos?
Cuando os reunís, cada
cual puede tener un salmo,
una
instrucción,
una
revelación, un discurso en
lengua, una interpretación;
pero que todo sea para
edificación... pues Dios no
es un Dios de confusión,
sino de paz (26.33a).
* Las mujeres callen. Pablo aplica la norma de la sinagoga que
prohíbe hablar durante el culto a las mujeres. Se trata de
atenerse a las “buenas costumbres”, a lo “decoroso”, como en el
caso del velo (14,33b-36)
Como en todas la
Iglesias de los santos,
las mujeres cállense en
las asambleas; que no
les
está
permitido
tomar la palabra, antes
bien, estén sumisas
como también la Ley lo
dice...
pues
es
indecoroso que la mujer
hable en la asamblea
(33b.34.35b).
* Conclusión: Pablo también tiene Espíritu. Todo con decoro y
orden (14,37-39)
Si alguien se cree profeta o
inspirado por el Espíritu,
reconozca en lo que os
escribo un mandato del
Señor... Por tanto, hermanos,
aspirad al don de la profecía,
y no estorbéis que se hable en
lenguas. Pero hágase todo
con decoro y orden (37.3940).
5. Resurrección de los muertos (15)
* Los cristianos de Corinto tenían problemas con la
doctrina de la resurrección. Realmente se trata de un
concepto de origen judío que se malentendía desde la
cultura griega. Ésta era dicotómica, es decir, afirmaba
que el hombre es la suma de alma más cuerpo y que el
cuerpo es cárcel del alma. Por ello la muerte la veían
como liberación de la cárcel. .
Con esta forma de pensar, cuando oyen hablar de
resurrección, les suena a “volver a la cárcel” y no la
ven como buena noticia. Admiten la resurrección de
Jesús, pero algunos niegan la de los hombres o dicen
que ya se da en esta vida, pues consiste en la
resurrección espiritual, viviendo como cristianos
* Pablo afirma tajantemente la resurrección de los cristianos y
ofrece pistas para entender su verdadero sentido, especialmente
sobre el modo y su razón.
* Introducción: recuerda lo
que el recibió y
transmitió,
como doctrina básica cristiana
(1-3a): Os recuerdo, hermanos,
el Evangelio que os prediqué, que
habéis recibido y en el cual
permanecéis firmes, por el cual
también sois salvados, si lo
guardáis tal como os lo
prediqué... Si no, ¡Habríais
creído en vano! Porque os
transmití, en primer lugar, lo que
a mi vez recibí: (1-3a)
*
Credo
(3b-7).
Cita
a
continuación
este
credo,
acuñado por los cristianos en los
primeros años del cristianismo
(se considera el documento
cristiano más antiguo):
Que Cristo murió por nuestros
pecados, según las Escrituras;
que fue sepultado y que
resucitó al tercer día, según las
Escrituras; que se apareció a
Cefas y luego a los Doce;
después se apareció a más de
quinientos hermanos a la vez, de
los cuales todavía la mayor
parte viven y otros murieron ...
(3b-6).
* Pablo también es testigo
(8-11):
Y en último término se me
apareció también a mí, como a un
abortivo. Pues yo soy el último
de los apóstoles: indigno del
nombre de apóstol, por haber
perseguido a la Iglesia de Dios.
Mas, por la gracia de Dios, soy lo
que soy; y la gracia de Dios no ha
sido estéril en mí. Antes bien, he
trabajado más que todos ellos.
Pero no yo, sino la gracia de Dios
que está conmigo. Pues bien,
tanto ellos como yo esto es lo
que predicamos; esto es lo que
habéis creído (8-11).
* Si Cristo resucitó, nosotros también. Hay una conexión entre una y
otra. Negar nuestra resurrección es negar la de Cristo y esto es
hacer de los apóstoles falsos testigos, negar el perdón de los
pecados, la vida en el más allá y el sentido de la vida cristiana (12-19):
Ahora bien, si se predica
que Cristo ha resucitado
de entre los muertos
¿ cómo andan diciendo
algunos entre vosotros que
no hay resurrección de los
muertos?
Si no hay
resurrección
de
los
muertos, tampoco Cristo
resucitó. Y si no resucitó
Cristo, vacía es nuestra
predicación, vacía también
vuestra fe... (12-14).
* Cristo resucitó como primicia, nuevo Adán, cuya vida se
manifiesta plenamente primero en él y después en nosotros; su
tarea es un "someterlo todo" que culminará con la destrucción
de la muerte y el sometimiento de todo al Padre (20-28)
¡Pero no! Cristo resucitó de
entre los muertos como
primicias
de
los
que
durmieron.
Porque, habiendo venido
por un hombre la muerte,
también por un hombre
viene la resurrección de los
muertos. Pues del mismo
modo que en Adán mueren
todos, así también todos
revivirán en Cristo... (2022).
*
Absurdos
de
negar
la
resurrección: bautismo por los
muertos,
las
persecuciones,
dificultades de la vida cristiana
(29-34):
De no ser así ... ¿por qué
nos ponemos en peligro a
todas horas? ... Si los
muertos
no
resucitan,
comamos y bebamos, que
mañana
moriremos
...
(29.30.32)
* ¿Cómo resucitan los
muertos? Pablo afirma que
hay continuidad entre el
cuerpo débil actual y el
cuerpo glorioso, que estará
animado por el Espíritu.
Para entenderlo explica que hay diversos tipos de “cuerpo”.
Entiende por “cuerpo” la persona en cuanto que tiene capacidad
de relacionarse con los demás. El hombre actual, débil, realiza
esta relación por medio de la materia, pero en el mundo de Dios
su cuerpo material se transformará en un cuerpo “espiritual”,
apropiado al nuevo mundo. Hay dos tipos de hombre, el terreno y
el celestial; ahora llevamos la imagen del terreno, después
llevaremos la del celestial (35-49):
Pero dirá alguno: ¿cómo resucitan los muertos? ¿con qué cuerpo vuelven a
la vida? ¡Necio! Lo que tú siembras no revive si no muere. Y lo que tú
siembras no es el cuerpo que va a brotar, sino un simple grano, de trigo
por ejemplo o de alguna otra planta. Y Dios le da un cuerpo a su voluntad: a
cada semilla un cuerpo peculiar. No toda carne es igual, sino que una es la
carne de los hombres, otra la de los animales, otra la de las aves...
Así también en la resurrección de
los
muertos:
se
siembra
corrupción, resucita incorrupción;
se siembra vileza, resucita gloria;
se siembra debilidad, resucita
fortaleza; se siembra un cuerpo
natural, resucita un cuerpo
espiritual. Pues si hay un cuerpo
natural, hay también un cuerpo
espiritual.
En efecto, así es como dice la
Escritura: Fue hecho el
primer hombre, Adán, alma
viviente; el último Adán,
espíritu que da vida. Mas no
es lo espiritual lo que primero
aparece, sino lo natural; luego,
lo espiritual. El primer
hombre, salido de la tierra, es
terreno; el segundo, viene del
cielo.
Como
el
hombre
terreno, así son los hombres
terrenos; como el celeste, así
serán los celestes. Y del
mismo modo que hemos
llevado la imagen del hombre
terreno, llevaremos también
la imagen del celeste (3539.42).
* Razón de la resurrección-transformación: la debilidad no puede
heredar el Reino de Dios, que es fortaleza e inmortalidad. Un
misterio: en el momento de la parusía, unos estarán muertos y otros
vivos; aquéllos serán resucitados, éstos transformados (50-53):
Os digo esto, hermanos: La carne y la
sangre no pueden heredar el Reino de los
cielos: ni la corrupción hereda
la
incorrupción. ¡Mirad! Os revelo un
misterio: No moriremos todos, mas todos
seremos transformados. En un instante,
en un pestañear de ojos, al toque de la
trompeta final, pues sonará la trompeta,
los muertos resucitarán incorruptibles y
nosotros seremos transformados. En
efecto, es necesario que este ser
corruptible se revista de incorruptibilidad; y que este ser mortal se revista
de inmortalidad (15,50-53).
* Entonces se cumplirá la promesa de triunfo sobre la muerte por
Jesucristo, a pesar del pecado y la ley (54-57):
Y cuando este ser corruptible se
revista de incorruptibilidad y este
ser
mortal
se
revista
de
inmortalidad, entonces se cumplirá
la palabra que está escrita: La
muerte ha sido devorada en la
victoria. ¿Dónde está, oh muerte,
tu victoria? ¿Dónde está, oh
muerte, tu aguijón? El aguijón de la
muerte es el pecado; y la fuerza
del pecado, la Ley. Pero gracias
sean dadas a Dios, que nos da la
victoria
por
nuestro
Señor
Jesucristo! (54-57).
* Conclusión:
Así pues, hermanos míos amados, manteneos firmes, inconmovibles,
progresando siempre en la obra del Señor, conscientes de que vuestro
trabajo no es vano en el Señor (58).
3. Conclusión (16). La conclusión de la carta es variada: recuerda
cuestiones pendientes y da saludos.
* La colecta en favor de los pobres de Jerusalén (1-4);
En cuanto a la colecta en favor de los santos, haced también
vosotros tal como mandé a las Iglesias de Galacia. Cada primer
día de la semana, cada uno de vosotros reserve en su casa lo
que haya podido ahorrar, de modo que no se hagan las colectas
cuando llegue yo... Cuando me halle ahí, enviaré a los que hayáis
considerado dignos, acompañados de cartas, para que lleven a
Jerusalén vuestra liberalidad. Y si vale la pena de que vaya
también yo, irán conmigo... (1-4)
* Planes de viaje: irá a Macedonia, a Corinto y allí pasará el
invierno. Se quedará en Éfeso hasta Pentecostés (5-9).
* Acoged a Timoteo; Apolo
no quiso ir (10-12);
* Acoged a Estéfana (15-18)
* Fe y caridad (13-14):
Velad, manteneos firmes en
la fe, sed hombres, sed
fuertes. Haced todo con
amor.
Os hago una recomendación,
hermanos. Sabéis que la
familia de Estéfanas son las
primicias de Acaya y se han
puesto al servicio de los
santos...Estoy lleno de alegría
por la visita de Estéfanas, de
Fortunato y de Acaico, que
han suplido vuestra ausencia...
(15.17).
* Saludos de las iglesias de Asia, Aquila y
Priscila, los hermanos:
Las Iglesias de Asia os saludan. Os envían
muchos saludos Aquila y Prisca en el
Señor, junto con la Iglesia que se reúne en
su casa. Os saludan todos los hermanos.
Saludaos los unos a los otros con el beso
santo (19-20).
* Saludo final y bendición:
El saludo va de mi mano, Pablo. El que no
quiera al Señor, sea anatema! Maran
atha.
Que la gracia del Señor Jesús
sea con vosotros! Os amo a todos en
Cristo Jesús (21-24).
Descargar

CARTAS DE PABLO