La tremenda expansión de las corporaciones transnacionales, su concentración
económica en pocas manos (sobre todo, los monopolios financieros) y la falta de
controles eficaces sobre su accionar.
La existencia de redes globales de comunicación e información, cuyos principales
exponente son la TV por cable o satélite e Internet y el uso muy expandido de telefonía
celular.
La “occidentalización” del mundo, a partir de la difusión de estilos de vida, pautas y
criterios de valoración y estigmatización social de “lo otro” (por ejemplo, la invisibilidaddevaluación o “exotización” de las identidades étnicas y de culturas originarias).
La difusión mundial de los saberes expertos -sobre todo, los desarrollos de la ciencia y
la tecnología- y su validación como referentes en la organización de la vida cotidiana y
en la administración del mundo público.
La creciente relevancia de los conflictos étnicos y raciales a nivel global, así como las
luchas por la construcción de la identidad desde múltiples posiciones individuales y
colectivas. Desde los reclamos por el reconocimiento de las identidades gay, lesbiana y
transexual, y los grupos ecologistas, hasta la refundación de movimientos neo-nazis.
La aceleración y ampliación de los flujos migratorios a nivel mundial (refugiados,
exiliados, trabajadores temporarios, turistas, fuga de cerebros e inmigrantes).
La emergencia de actores sociales e institucionales cuyo poder decisorio confronta la
autoridad de los Estados-Nación: organismos multilaterales de crédito y mediación;
corporaciones; bloques regionales; redes globales de reivindicaciones sectoriales, etc.
La trasnacionalización del consumo de bienes culturales hegemónicos. Ejemplos
elocuentes de este fenómeno es la traspolación del modelo “Disney World” a todos los
rincones del planeta y la multiplicación de los parques temáticos y del modelo sit-com
en la televisión.
También, la globalización del merchandising de ciertos íconos estéticos y culturales (la
muñeca Barbie, los cantantes pop Madonna, Barney, Power Rangers, algunos
videojuegos y personajes contestarios como el Che Guevara y el Sub-comandante
Marcos, etc.).
Descargar

Diapositiva 1