1. Queremos
casarnos
2. por la iglesia,
3. y necesitamos…
4. La celebración
DECÁLOGO
DEL BUEN
MATRIMONIO
1. QUEREMOS
CASARNOS...
No es lo mismo ser
novios que ser esposos.
En la convivencia surgen
los problemas, y es
cuando los compromisos
son mayores.
La vida de pareja plantea cuestiones que no
habíais imaginado.
Lo “bonito” puede resultar muy duro. Por eso
hay que prepararse.
Los hijos son la mayor
responsabilidad. Por eso
la pareja debe plantearse
cuándo, cuántos y cómo
tener los hijos.
Depende siempre del tiempo,
lugar, dinero, humor y
capacidad que ambos tengan.
2. POR LA IGLESIA...
No es lo mismo
* vivir como pareja de hecho,
* casarse por lo civil,
* casarse por la Iglesia.
En cada caso hay unos deberes y
compromisos.
SE CASA POR LA IGLESIA:
*el
que es consecuente con su bautismo, quiere que
Jesús bendiga su matrimonio y que sea testigo su
comunidad cristiana.
*el que se siente iglesia
junto a su comunidad
cristiana.
Tiene en cuenta las
orientaciones de la
Iglesia y de su
Parroquia.
*el que participa en la vida de
su comunidad y de la Iglesia.
3. Y NECESITAMOS...
+ Comunicarlo con tiempo al Párroco, (unos tres meses antes) para:
- señalar día y hora
- realizar el cursillo prematrimonial
- celebrar la toma de dichos (rellenar el expediente matrimonial).
Para el expediente matrimonial los novios necesitan:
1. Documento nacional de identidad o pasaporte. Presentarán el documento original y
la copia, la cual tras su cotejo o comprobación, se incorporará al expediente
matrimonial.
2. Certificado literal de nacimiento (no en extracto), expedida por el Registro Civil
correspondiente al lugar de nacimiento. En el momento de su presentación –al
iniciarse el expediente– debe tener una antigüedad inferior a tres meses. No es
suficiente la mera presentación del Libro de Familia.
3. Partida de bautismo, emitida no más de tres meses antes a la fecha de inicio del
expediente matrimonial (legalizada por la Curia Diocesana respectiva, en caso de
provenir de una parroquia no perteneciente a la Archidiócesis de Sevilla, n. 48
DPS). En el caso de que el expediente se instruya en la parroquia de bautismo basta
reseñar en el impreso la referencia al libro, folio y número de la inscripción.
4. Fe de soltería expedida por el párroco de la parroquia donde el contrayente tenga su
domicilio. Subsidiariamente, en el caso de que el párroco no conozca
personalmente al contrayente, la «fe de soltería» podrá ser sustituida por una
declaración jurada y escrita del contrayente sobre su estado de vida.
5. Certificado del resultado de las amonestaciones, en el caso de haberse realizado en
una parroquia distinta a aquella en la que se tramita el expediente (en el supuesto
de que deban realizarse en la misma parroquia, bastará recoger el resultado en el
propio impreso).
6. Certificación del cursillo prematrimonial.
4. SABEMOS QUE LA CELEBRACION
TIENE DOS PARTES:
–la Palabra de Dios
–el consentimiento de los novios.
Cada pareja puede preparar, si lo
desea, la celebración para que resulte
más participativa y vivida.
Puede elegir la música, los textos de la
Biblia, la fórmula de consentimiento y las
personas que deben participar.
SE PREOCUPARÁN DE QUE EL
TEMPLO QUEDE ARREGLADO
PORQUE ASÍ OS LO DEJÓ LA
COMUNIDAD PARROQUIAL
DECÁLOGO DEL BUEN MATRIMONIO
1.Nunca se irriten los dos al mismo tiempo.
Implica mucha sabiduría y prudencia,
fortaleza y dominio para controlar la ira que
sentimos cuando estamos discutiendo.
2. Nunca se griten.
Moderación, educación y respeto ante todo,
el grito es en sí mismo una agresión,
independiente de lo que se diga.
3. Si alguien tiene que vencer en una discusión, deja que sea el otro.
La aparente derrota es, en realidad, una gran victoria sobre nosotros
mismos.
El problema con una discusión es que muchas veces se busca más ganarle
a la pareja, que encontrar caminos y soluciones a los problemas.
4. Si hay que criticar algún defecto o actitud, hazlo con amor.
Si por sí mismo resulta doloroso aceptar los propios defectos, más costoso
es que nos los tengan que decir.
Por eso debemos ser sumamente finos, delicados y compresivos para
criticar o decir algo negativo al otro.
5. Jamás le eches en cara los errores del pasado.
Comprensión y amor con las debilidades del otro, igual como queremos que
sean con nosotros, es la consigna.
Víctor Hugo señala en su obra Los Miserables que ser misericordioso es saber
dónde están las heridas del otro y no tocarlas.
6. No admitas la negligencia (descuido, apatía).
En el amor debe existir una sana exigencia.
Siempre tenemos que buscar lo mejor para la persona que amamos, aunque a
veces sea necesario exigirle.
Cuando no amamos nos da igual si la persona se supera o no, pero con la
persona amada esto jamás puede llegar a suceder.
7. Nunca te acuestes con algún problema sin resolver.
Humildad para hablar, para aceptar lo que de culpa nos corresponde en
cada desacuerdo.
Olvidar los resentimientos y rencores, confiar en la pareja y prepararse para
el perdón.
8. Recuerda decirle, por lo menos una vez en el día, algo cariñoso a tu
cónyuge.
Cuidar los detalles, los mismos que a veces se pierden con los años.
Si ellos faltan, el matrimonio comienza a vivir según las circunstancias y no
por el amor.
9. Cuando te equivoques, admítelo y pide disculpas.
Para muchos el pedir disculpas equivale a una humillación, pero
NO: Es grande el que reconoce que es un ser humano con
debilidades y defectos y que lucha cada día por superarse.
10. Dos no pelean si uno no quiere y el que está equivocado es
el que más habla o grita.
Por lógica, quién está más calmado ve las cosas con mayor
claridad y podrá ceder con más tranquilidad y paz interior.
Conferencia dictada por el doctor Roberto Opazo.
UN MATRIMONIO AMOROSO
Estad tan cerca como para tocarse, darse fuerza y apoyo,
como para compartir la risa y el amor, y el gozo del
compañerismo
Alabaos en los éxitos personales, animaos, disfrutaos.
Sed honrados con vuestra pareja.
Mientras viváis permaneced siempre juntos.
Buscad el uno la felicidad del otro.
Descargar

ppt matrimonio - Parroquia de San Leandro