BIBL 1323
Otoño 2012
Daniel E. Lopez
Sesión #5
Epístolas
Generales &
Apocalipsis
CONTRASTE #8: UNA MEJOR CARRERA
EL MODELO REAL
EL PROTOTIPO
La Carrera de los
Antiguos
• Corrieron sin entender
cual era la meta final
• Corrieron en base a una
revelación incompleta
• Corrieron
anonimamente, sin el
apoyo de la gente
• Corrieron sin recibir lo
prometido
• Corrieron exponiendo su
propia vida a sufrimiento
y martirio
ANTIGUO
TESTAMENTO
Nuestra Carrera
• Corremos entendiendo la meta final
• Corremos con Cristo como ejemplo
• Corremos con una revelación completa
• Corremos teniendo una gran nube de
testigos
• Corremos con la certeza de alcanzar
recompensa
• Corremos sin exponer grandemente nuestra
vida
• Corremos expuestos a la disciplina
amorosa del Señor.
NUEVO
TESTAMENTO
Lectura: Hebreos 11
1
EXPOSICION
Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de
lo que no se ve. 2 Porque por ella alcanzaron buen testimonio
los antiguos. 3 Por la fe entendemos haber sido constituido el
universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue
hecho de lo que no se veía. 4 Por la fe Abel ofreció a Dios más
excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de
que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto,
aún habla por ella. 5 Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver
muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que
fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios.
6 Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario
que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es
galardonador de los que le buscan. 7 Por la fe Noé, cuando fue
advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con
temor preparó el arca en que su casa se salvase; y por esa fe
condenó al mundo, y fue hecho heredero de la justicia que
Lectura: Hebreos 11
EXPOSICION
viene por la fe. 8 Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció
para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió
sin saber a dónde iba. 9 Por la fe habitó como extranjero en la
tierra prometida como en tierra ajena, morando en tiendas con
Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa; 10 porque
esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y
constructor es Dios. 11 Por la fe también la misma Sara, siendo
estéril, recibió fuerza para concebir; y dio a luz aun fuera del
tiempo de la edad, porque creyó que era fiel quien lo había
prometido. 12 Por lo cual también, de uno, y ése ya casi muerto,
salieron como las estrellas del cielo en multitud, y como la
arena innumerable que está a la orilla del mar.
13 Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo
prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y
saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos
sobre la tierra.
Lectura: Hebreos 11
14 Porque
EXPOSICION
los que esto dicen, claramente dan a entender que
buscan una patria; 15 pues si hubiesen estado pensando en
aquella de donde salieron, ciertamente tenían tiempo de volver.
16 Pero anhelaban una mejor, esto es, celestial; por lo cual Dios
no se averg:uenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha
preparado una ciudad. 17 Por la fe Abraham, cuando fue
probado, ofreció a Isaac; y el que había recibido las promesas
ofrecía su unigénito, 18 habiéndosele dicho: En Isaac te será
llamada descendencia; 19 pensando que Dios es poderoso para
levantar aun de entre los muertos, de donde, en sentido
figurado, también le volvió a recibir. 20 Por la fe bendijo Isaac a
Jacob y a Esaú respecto a cosas venideras. 21 Por la fe
Jacob, al morir, bendijo a cada uno de los hijos de José, y
adoró apoyado sobre el extremo de su bordón. 22 Por la fe
José, al morir, mencionó la salida de los hijos de Israel, y dio
mandamiento acerca de sus huesos.
Lectura: Hebreos 11
23 Por
EXPOSICION
la fe Moisés, cuando nació, fue escondido por sus padres
por tres meses, porque le vieron niño hermoso, y no temieron el
decreto del rey. 24 Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó
llamarse hijo de la hija de Faraón, 25 escogiendo antes ser
maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites
temporales del pecado, 26 teniendo por mayores riquezas el
vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque
tenía puesta la mirada en el galardón. 27 Por la fe dejó a
Egipto, no temiendo la ira del rey; porque se sostuvo como
viendo al Invisible. 28 Por la fe celebró la pascua y la aspersión
de la sangre, para que el que destruía a los primogénitos no los
tocase a ellos. 29 Por la fe pasaron el Mar Rojo como por tierra
seca; e intentando los egipcios hacer lo mismo, fueron
ahogados. 30 Por la fe cayeron los muros de Jericó después de
rodearlos siete días.
Lectura: Hebreos 11
31 Por
EXPOSICION
la fe Rahab la ramera no pereció juntamente con los
desobedientes, habiendo recibido a los espías en paz. 32 ¿Y
qué más digo? Porque el tiempo me faltaría contando de
Gedeón, de Barac, de Sansón, de Jefté, de David, así como de
Samuel y de los profetas; 33 que por fe conquistaron reinos,
hicieron justicia, alcanzaron promesas, taparon bocas de
leones, 34 apagaron fuegos impetuosos, evitaron filo de espada,
sacaron fuerzas de debilidad, se hicieron fuertes en batallas,
pusieron en fuga ejércitos extranjeros. 35 Las mujeres recibieron
sus muertos mediante resurrección; mas otros fueron
atormentados, no aceptando el rescate, a fin de obtener mejor
resurrección. 36 Otros experimentaron vituperios y azotes, y a
más de esto prisiones y cárceles. 37 Fueron apedreados,
aserrados, puestos a prueba, muertos a filo de espada;
anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y de
cabras, pobres, angustiados, maltratados;
Lectura: Hebreos 11
38 de
EXPOSICION
los cuales el mundo no era digno; errando por los
desiertos, por los montes, por las cuevas y por las cavernas de
la tierra. 39 Y todos éstos, aunque alcanzaron buen testimonio
mediante la fe, no recibieron lo prometido; 40 proveyendo Dios
alguna cosa mejor para nosotros, para que no fuesen ellos
perfeccionados aparte de nosotros.
Lectura: Hebreos 12
EXHORTACION
12 Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro
tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del
pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera
que tenemos por delante, 2 puestos los ojos en Jesús, el autor y
consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él
sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la
diestra del trono de Dios. 3 Considerad a aquel que sufrió tal
contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro
ánimo no se canse hasta desmayar. 4 Porque aún no habéis
resistido hasta la sangre, combatiendo contra el pecado;
5 y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os
dirige, diciendo: Hijo mío, no menosprecies la disciplina del
Señor,Ni desmayes cuando eres reprendido por él; 6 Porque el
Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por
hijo.
La Carrera Cristiana
Hechos 13:24-25
24 Antes de su venida, predicó Juan el bautismo de arrepentimiento a
todo el pueblo de Israel. 25 Mas cuando Juan terminaba su carrera,
dijo: ¿Quién pensáis que soy? No soy yo él; mas he aquí viene tras
mí uno de quien no soy digno de desatar el calzado de los pies.
Hechos 20:22-25
22 Ahora, he aquí, ligado yo en espíritu, voy a Jerusalén, sin saber lo
que allá me ha de acontecer; 23 salvo que el Espíritu Santo por todas
las ciudades me da testimonio, diciendo que me esperan prisiones y
tribulaciones. 24 Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa
mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el
ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del
evangelio de la gracia de Dios. 25 Y ahora, he aquí, yo sé que ninguno
de todos vosotros, entre quienes he pasado predicando el reino de
Dios, verá más mi rostro.
La Carrera Cristiana
Filipenses 3:7-14
7 Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como
pérdida por amor de Cristo. 8 Y ciertamente, aun estimo todas las
cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo
Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por
basura, para ganar a Cristo, 9 y ser hallado en él, no teniendo mi
propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la
justicia que es de Dios por la fe; 10 a fin de conocerle, y el poder de su
resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser
semejante a él en su muerte, 11 si en alguna manera llegase a la
resurrección de entre los muertos. 12 No que lo haya alcanzado ya, ni
que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello
para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. 13 Hermanos, yo mismo
no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando
ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está
delante, 14 prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de
Dios en Cristo Jesús.
La Carrera Cristiana
2 Timoteo 4:6-8
6 Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi
partida está cercano. 7 He peleado la buena batalla, he
acabado la carrera, he guardado la fe. 8 Por lo demás, me está
guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez
justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que
aman su venida.
Como estamos nosotros corriendo la
carrera?
El caso de Derek Redmond
http://youtu.be/kZlXWp6vFdEhttp://youtu.be/kZlXWp6vFdEhttp://youtu.be/kZlXWp6vFdE
Lectura: Hebreos 12
7 Si
EXHORTACION
soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque
¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina? 8 Pero si se
os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes,
entonces sois bastardos, y no hijos. 9 Por otra parte, tuvimos a
nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, y los
venerábamos. ¿Por qué no obedeceremos mucho mejor al
Padre de los espíritus, y viviremos? 10 Y aquéllos, ciertamente
por pocos días nos disciplinaban como a ellos les parecía, pero
éste para lo que nos es provechoso, para que participemos de
su santidad. 11 Es verdad que ninguna disciplina al presente
parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da
fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados.
12 Por lo cual, levantad las manos caídas y las rodillas
paralizadas;13 y haced sendas derechas para vuestros pies,
para que lo cojo no se salga del camino, sino que sea sanado.
Lectura: Hebreos 12
14 Seguid
EXHORTACION
la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá
al Señor. 15 Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la
gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os
estorbe, y por ella muchos sean contaminados; 16 no sea que
haya algún fornicario, o profano, como Esaú, que por una sola
comida vendió su primogenitura. 17 Porque ya sabéis que aun
después, deseando heredar la bendición, fue desechado, y no
hubo oportunidad para el arrepentimiento, aunque la procuró
con lágrimas. 18 Porque no os habéis acercado al monte que se
podía palpar, y que ardía en fuego, a la oscuridad, a las
tinieblas y a la tempestad, 19 al sonido de la trompeta, y a la voz
que hablaba, la cual los que la oyeron rogaron que no se les
hablase más, 20 porque no podían soportar lo que se ordenaba:
Si aun una bestia tocare el monte, será apedreada, o pasada
con dardo; 21 y tan terrible era lo que se veía, que Moisés dijo:
Estoy espantado y temblando;
Lectura: Hebreos 12
22 sino
EXHORTACION
que os habéis acercado al monte de Sion, a la ciudad del Dios
vivo, Jerusalén la celestial, a la compañía de muchos millares de
ángeles, 23 a la congregación de los primogénitos que están inscritos
en los cielos, a Dios el Juez de todos, a los espíritus de los justos
hechos perfectos, 24 a Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la
sangre rociada que habla mejor que la de Abel. 25 Mirad que no
desechéis al que habla. Porque si no escaparon aquellos que
desecharon al que los amonestaba en la tierra, mucho menos
nosotros, si desecháremos al que amonesta desde los cielos. 26 La
voz del cual conmovió entonces la tierra, pero ahora ha prometido,
diciendo: Aún una vez, y conmoveré no solamente la tierra, sino
también el cielo. 27 Y esta frase: Aún una vez, indica la remoción de
las cosas movibles, como cosas hechas, para que queden las
inconmovibles. 28 Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible,
tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con
temor y reverencia; 29 porque nuestro Dios es fuego consumidor.
Lectura: Hebreos 13
1 Permanezca
EXHORTACION
el amor fraternal. 2 No os olvidéis de la hospitalidad, porque por ella algunos, sin saberlo, hospedaron ángeles. 3 Acordaos de los presos, como si estuvierais presos juntamente con ellos; y de los maltratados, como que también vosotros mismos estáis en el cuerpo. 4 Honroso sea en todos el
matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los
adúlteros los juzgará Dios. 5 Sean vuestras costumbres sin
avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No
te desampararé, ni te dejaré; 6 de manera que podemos decir
confiadamente: El Señor es mi ayudador; no temeré lo que me
pueda hacer el hombre. 7 Acordaos de vuestros pastores, que
os hablaron la palabra de Dios; considerad cuál haya sido el
resultado de su conducta, e imitad su fe. 8 Jesucristo es el
mismo ayer, y hoy, y por los siglos. 9 No os dejéis llevar de
doctrinas diversas y extrañas; porque buena cosa es afirmar el
corazón con la gracia, no con viandas, que nunca provecharon
a los que se han ocupado de ellas.
Lectura: Hebreos 13
10 Tenemos
EXHORTACION
un altar, del cual no tienen derecho de comer los
que sirven al tabernáculo. 11 Porque los cuerpos de aquellos
animales cuya sangre a causa del pecado es introducida en el
santuario por el sumo sacerdote, son quemados fuera del
campamento. 12 Por lo cual también Jesús, para santificar al
pueblo mediante su propia sangre, padeció fuera de la puerta.
13 Salgamos, pues, a él, fuera del campamento, llevando su
vituperio; 14 porque no tenemos aquí ciudad permanente, sino
que buscamos la por venir. 15 Así que, ofrezcamos siempre a
Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de
labios que confiesan su nombre. 16 Y de hacer bien y de la
ayuda mutua no os olvidéis; porque de tales sacrificios se
agrada Dios. 17 Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a
ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han
de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose,
porque esto no os es provechoso.
YOM KIPPUR
LEVITICO 16 – EL DIA DE LA EXPIACION
1
Habló Jehová a Moisés después de la muerte de los dos hijos de
Aarón, cuando se acercaron delante de Jehová, y murieron.
2 Y Jehová dijo a Moisés: Di a Aarón tu hermano, que no en todo
tiempo entre en el santuario detrás del velo, delante del propiciatorio
que está sobre el arca, para que no muera; porque yo apareceré en la
nube sobre el propiciatorio. 3 Con esto entrará Aarón en el santuario:
con un becerro para expiación, y un carnero para holocausto.
4 Se vestirá la túnica santa de lino, y sobre su cuerpo tendrá
calzoncillos de lino, y se ceñirá el cinto de lino, y con la mitra de lino se
cubrirá. Son las santas vestiduras; con ellas se ha de vestir después
de lavar su cuerpo con agua. 5 Y de la congregación de los hijos de
Israel tomará dos machos cabríos para expiación, y un carnero
para holocausto. 6 Y hará traer Aarón el becerro de la expiación que
es suyo, y hará la reconciliación por sí y por su casa. 7 Después
tomará los dos machos cabríos y los presentará delante de Jehová, a
la puerta del tabernáculo de reunión. 8 Y echará suertes Aarón sobre
los dos machos cabríos; una suerte por Jehová, y otra suerte por
Azazel.
LEVITICO 16 – EL DIA DE LA EXPIACION
9Y
hará traer Aarón el macho cabrío sobre el cual cayere la suerte por
Jehová, y lo ofrecerá en expiación. 10 Mas el macho cabrío sobre el
cual cayere la suerte por Azazel, lo presentará vivo delante de Jehová
para hacer la reconciliación sobre él, para enviarlo a Azazel al
desierto. 11 Y hará traer Aarón el becerro que era para expiación suya,
y hará la reconciliación por sí y por su casa, y degollará en expiación
el becerro que es suyo. 12 Después tomará un incensario lleno de
brasas de fuego del altar de delante de Jehová, y sus puños llenos del
perfume aromático molido, y lo llevará detrás del velo. 13 Y pondrá el
perfume sobre el fuego delante de Jehová, y la nube del perfume
cubrirá el propiciatorio que está sobre el testimonio, para que no
muera. 14 Tomará luego de la sangre del becerro, y la rociará con su
dedo hacia el propiciatorio al lado oriental; hacia el propiciatorio
esparcirá con su dedo siete veces de aquella sangre. 15 Después
degollará el macho cabrío en expiación por el pecado del pueblo, y
llevará la sangre detrás del velo adentro, y hará de la sangre como
hizo con la sangre del becerro, y la esparcirá sobre el propiciatorio y
delante del propiciatorio.
LEVITICO 16 – EL DIA DE LA EXPIACION
16 Así
purificará el santuario, a causa de las impurezas de los hijos de
Israel, de sus rebeliones y de todos sus pecados; de la misma manera
hará también al tabernáculo de reunión, el cual reside entre ellos en
medio de sus impurezas. 17 Ningún hombre estará en el tabernáculo
de reunión cuando él entre a hacer la expiación en el santuario, hasta
que él salga, y haya hecho la expiación por sí, por su casa y por toda
la congregación de Israel. 18 Y saldrá al altar que está delante de
Jehová, y lo expiará, y tomará de la sangre del becerro y de la sangre
del macho cabrío, y la pondrá sobre los cuernos del altar alrededor. 19
Y esparcirá sobre él de la sangre con su dedo siete veces, y lo
limpiará, y lo santificará de las inmundicias de los hijos de Israel. 20
Cuando hubiere acabado de expiar el santuario y el tabernáculo de
reunión y el altar, hará traer el macho cabrío vivo;
LEVITICO 16 – EL DIA DE LA EXPIACION
21 y
pondrá Aarón sus dos manos sobre la cabeza del macho cabrío
vivo, y confesará sobre él todas las iniquidades de los hijos de Israel,
todas sus rebeliones y todos sus pecados, poniéndolos así sobre la
cabeza del macho cabrío, y lo enviará al desierto por mano de un
hombre destinado para esto. 22 Y aquel macho cabrío llevará sobre sí
todas las iniquidades de ellos a tierra inhabitada; y dejará ir el macho
cabrío por el desierto. 23 Después vendrá Aarón al tabernáculo de
reunión, y se quitará las vestiduras de lino que había vestido para
entrar en el santuario, y las pondrá allí. 24 Lavará luego su cuerpo con
agua en el lugar del santuario, y después de ponerse sus vestidos
saldrá, y hará su holocausto, y el holocausto del pueblo, y hará la
expiación por sí y por el pueblo. 25 Y quemará en el altar la grosura del
sacrificio por el pecado. 26 El que hubiere llevado el macho cabrío a
Azazel, lavará sus vestidos, lavará también con agua su cuerpo, y
después entrará en el campamento. 27 Y sacarán fuera del
campamento el becerro y el macho cabrío inmolados por el pecado,
cuya sangre fue llevada al santuario para hacer la expiación; y
quemarán en el fuego su piel, su carne y su estiércol.
LEVITICO 16 – EL DIA DE LA EXPIACION
28 El
que los quemare lavará sus vestidos, lavará también su cuerpo
con agua, y después podrá entrar en el campamento. 29 Y esto
tendréis por estatuto perpetuo: En el mes séptimo, a los diez días del
mes, afligiréis vuestras almas, y ninguna obra haréis, ni el natural ni el
extranjero que mora entre vosotros. 30 Porque en este día se hará
expiación por vosotros, y seréis limpios de todos vuestros pecados
delante de Jehová. 31 Día de reposo es para vosotros, y afligiréis
vuestras almas; es estatuto perpetuo. 32 Hará la expiación el sacerdote
que fuere ungido y consagrado para ser sacerdote en lugar de su
padre; y se vestirá las vestiduras de lino, las vestiduras sagradas. 33 Y
hará la expiación por el santuario santo, y el tabernáculo de reunión;
también hará expiación por el altar, por los sacerdotes y por todo el
pueblo de la congregación. 34 Y esto tendréis como estatuto perpetuo,
para hacer expiación una vez al año por todos los pecados de Israel. Y
Moisés lo hizo como Jehová le mandó.
Lectura: Hebreos 13
18 Orad
EXHORTACION
por nosotros; pues confiamos en que tenemos buena
conciencia, deseando conducirnos bien en todo. 19 Y más os
ruego que lo hagáis así, para que yo os sea restituido más
pronto. 20 Y el Dios de paz que resucitó de los muertos a
nuestro Señor Jesucristo, el gran pastor de las ovejas, por la
sangre del pacto eterno, 21 os haga aptos en toda obra buena
para que hagáis su voluntad, haciendo él en vosotros lo que es
agradable delante de él por Jesucristo; al cual sea la gloria por
los siglos de los siglos. Amén.
22 Os ruego, hermanos, que soportéis la palabra de
exhortación, pues os he escrito brevemente. 23 Sabed que está
en libertad nuestro hermano Timoteo, con el cual, si viniere
pronto, iré a veros. 24 Saludad a todos vuestros pastores, y a
todos los santos. Los de Italia os saludan. 25 La gracia sea con
todos vosotros. Amén.
LA EPISTOLA DE SANTIAGO
• Fecha: entre el 45 – 48 A.D.
• Antes del 62 A.D. (fecha de su martirio, según Josefo)
• Sin mención al Concilio de Jerusalén (49 A.D.)
• La más antigua de las cartas del Nuevo Testamento
• Destinatarios: “las 12 tribus de la dispersión”
• Mucho simbolismo Hebreo
• Recién incluída en el Canon en el siglo 4to.
• Estilo: exhortativo, no teológico
• 54 imperativos en 108 versículos
• Muchas metáforas, figuras de lenguaje y analogías.
• Muchas referencias a la naturaleza: ondas del mar, vientos,
sol abrasador, agua salada y dulce, lluvia, reptiles, aves, etc.
• Hace referencia a 21 libros del Antiguo Testamento
• Propósito: exhortar a los creyentres a vivir una fe genuina
• Título: “Evidencias de una Espiritualidad Verdadera”
AUTOR DE LA EPISTOLA DE SANTIAGO
Cuatro Santiagos mencionados en el Nuevo Testamento:
• El hijo de Zebedeo, hermano de Juan (Marcos 1:19)
• Sufrió la muerte bajo Herodes Agripa (Hechos 12:2)
• El hijo de Alfeo (Marcos 3:18)
• El padre de Judas, no el Iscariote (Lucas 6:16)
• El medio-hermano de Jesús (Mateo 13:55; Gálatas 1:19; 2:9)
• Pilar de la iglesia, mencionado en Hechos 15: 13-21;
12:17; 21:18
I Corintios 15 - Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que
Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; 4 y que fue sepultado,
y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; 5 y que apareció a Cefas, y
después a los doce. 6 Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de
los cuales muchos viven aún, y otros ya duermen. 7 Después apareció a Jacobo;
después a todos los apóstoles; 8 y al último de todos, como a un abortivo, me
apareció a mí.
BOSQUEJO DEL LIBRO
“Evidencias de una Espiritualidad Verdadera”
• Una actitud correcta ante las pruebas
• La sabiduría verdadera
• Ejerciendo una fe genuina
• Aceptando las diferencias de situación económica en la iglesia
• Venciendo la tentación
• Pronto para oir, tardo para airarse
• Desechando malicia, mansedumbre
• Hacedores de la palabra, no oidores
• Uso de la lengua
• El cuidado de huérfanos y viudas
• La separación del mundo
BOSQUEJO DEL LIBRO
“Evidencias de una Espiritualidad Verdadera”
• No hace acepción entre ricos y pobres en la iglesia
• Se manifiesta en obras
• Ayuda práctica a los necesitados en la iglesia
• El ejemplo de Abraham y el de Rahab
• Se manifiesta en el uso correcto de la lengua
• Se evidencia por el uso de la sabiduría de Dios
• Se manifiesta en la ausencia de conflicto con otros
• Se manifiesta en una vida poderosa de oración
• Se manifiesta en una separación con el mundo
• Se manifiesta en un sometimiento a Dios
• Se manifiesta en una resistencia al Diablo
• Se manifiesta en una falta de presunción en cuanto al futuro
BOSQUEJO DEL LIBRO
“Evidencias de una Espiritualidad Verdadera”
• Una óptica correcta ante las riquezas
• Etica de trabajo, tratamiento de personas debajo de uno.
• Esperando la venida del Señor
• Evitar el uso de juramentos
• Como enfrentar la enfermedad
• Orar e interceder por otros hermanos
Lectura: Santiago 1
1 Santiago, siervo de Dios y del Señor Jesucristo, a las doce
tribus que están en la dispersión: Salud.
2 Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en
diversas pruebas, 3 sabiendo que la prueba de vuestra fe
produce paciencia. 4 Mas tenga la paciencia su obra completa,
para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa
alguna. 5 Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala
a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le
será dada. 6 Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que
duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el
viento y echada de una parte a otra. 7 No piense, pues, quien
tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor. 8 El hombre de
doble ánimo es inconstante en todos sus caminos. 9 El hermano
que es de humilde condición, gloríese en su exaltación; 10 pero
el que es rico, en su humillación; porque él pasará como la flor
de la hierba.
Lectura: Santiago 1
11 Porque
cuando sale el sol con calor abrasador, la hierba se
seca, su flor se cae, y perece su hermosa apariencia; así
también se marchitará el rico en todas sus empresas.
12 Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque
cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que
Dios ha prometido a los que le aman. 13 Cuando alguno es
tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios
no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; 14 sino que
cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es
atraído y seducido. 15 Entonces la concupiscencia, después que
ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo
consumado, da a luz la muerte. 16 Amados hermanos míos, no
erréis. 17 Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de
lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni
sombra de variación. 18 El, de su voluntad, nos hizo nacer por la
palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas.
Lectura: Santiago 1
19 Por
esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír,
tardo para hablar, tardo para airarse; 20 porque la ira del hombre no
obra la justicia de Dios. 21 Por lo cual, desechando toda inmundicia y
abundancia de malicia, recibid con mansedumbre la palabra
implantada, la cual puede salvar vuestras almas. 22 Pero sed
hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a
vosotros mismos. 23 Porque si alguno es oidor de la palabra pero no
hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un
espejo su rostro natural. 24 Porque él se considera a sí mismo, y se
va, y luego olvida cómo era. 25 Mas el que mira atentamente en la
perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor
olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo
que hace. 26 Si alguno se cree religioso entre vosotros, y no refrena
su lengua, sino que engaña su corazón, la religión del tal es vana. 27
La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar
a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin
mancha del mundo.
Descargar

LOS LIBROS DE REYES - Ministerios EN PROFUNDIDAD