Los principios de la Doctrina Social
de la Iglesia y la Pastoral de al Salud
Lic. Miguel Angel González Gámez
Caritas Mexicana
Guadalajara Jal. 22 de septiembre de 2009
¿Qué son los Principios de la DSI?

Son expresión de la verdad íntegra
sobre el hombre conocida a través de
la razón y de la fe, brotan « del
encuentro del mensaje evangélico y
de sus exigencias —comprendidas en el
Mandamiento supremo del amor a Dios y
al prójimo y en la Justicia— con los
problemas que surgen en la vida de
la sociedad ».

Tienen un carácter general y
fundamental, ya que se refieren a la
realidad social en su conjunto: desde
las relaciones interpersonales
caracterizadas por la proximidad y la
inmediatez, hasta aquellas mediadas por la
política, por la economía y por el derecho;
desde las relaciones entre comunidades o
grupos hasta las relaciones entre los
pueblos y las Naciones.

permanencia en el tiempo y
universalidad de significado, la Iglesia
los señala como el primer y fundamental
parámetro de referencia para la
interpretación y la valoración de los
fenómenos sociales, necesario porque de
ellos se pueden deducir los criterios
de discernimiento y de guía para la
acción social, en todos los ámbitos.
Los principios de la doctrina social deben
ser apreciados en su unidad, conexión
y articulación.
 La atención a cada uno de los principios
en su especificidad no debe conducir a su
utilización parcial y errónea
 La misma profundización teórica y
aplicación práctica de uno solo de los
principios sociales, muestran con
claridad su mutua conexión,
reciprocidad y complementariedad

constituyen la primera articulación de
la verdad de la sociedad, que interpela
toda conciencia y la invita a interactuar
libremente con las demás, en plena
corresponsabilidad con todos y respecto
de todos.
 Los principios tienen un significado
profundamente moral porque remiten
a los fundamentos últimos y ordenadores
de la vida social.

¿Qué es la salud?
 Un
proceso armónico de bienestar o
“bien-ser” a nivel físico, emocional,
intelectual, social y espiritual que
capacita al hombre a cumplir la misión
que Dios lo ha destinado, de acuerdo a
la etapa de la vida que se encuentra.
 No solo son aspectos bio-fisicos,
también intelectuales y espirituales
 Dimensión social: familia, calidad de vida,
procesos de trabajo y aspectos sociales.
Algunos datos sobre nuestra
realidad social
En el rubro de la salud, la esperanza de vida al
nacer a nivel nacional, se incrementó de 71.7 a
74.8 años entre 1992 y 2006.
 La mortalidad materna ha disminuido en los
últimos 14 años, pero se está lejos de cumplir con
la Meta del Milenio que se fijó para el 2015 de
22.0 defunciones por cada 100 mil nacimientos, ya
que en 2004 había 62.4, siendo que con la
tecnología disponible actualmente más del 90 por
ciento de estas muertes son prevenibles.
 La falta de información y las dificultades
geográficas impiden, muchas veces, que las
mujeres puedan llegar a las clínicas adecuadas.


La Secretaría de Salud (SSA) señala que
México disponía en 2006 de 1.4 médicos
en contacto con el paciente por cada mil
habitantes. Adicionalmente, la dispersión
geográfica es un factor que dificulta el
acceso a los servicios de salud, pues
mientras en el D.F. la máxima tasa es de
3.1, en Chiapas y en el Estado de México
es de 0.8, siendo que la Organización
Mundial de la Salud (OMS) señala que el
umbral mínimo aceptable es 1.0 médico
por cada mil habitantes.
93.2 por ciento de los partos fueron
atendidos por personal médico en el país
en 2006, hay diferencias importantes por
entidad: en Chiapas y Guerrero sólo 68.0
y 78.4 por ciento de los partos fueron
atendidos por personal médico,
respectivamente.
 Estas dos entidades, junto con Durango,
son las que tienen las tasas de mortalidad
materna más altas del país.




Debido a que la población en pobreza tiene que
dedicar recursos a otras necesidades (salud,
educación, transporte, vestido, etc.), además de la
alimentación, el gasto que pueden hacer para
alimentos es incluso menor al valor de la canasta
mínima alimentaria. Esto muestra la fragilidad de la
situación nutricional de la población en pobreza.
Los niveles de desnutrición siguen siendo muy
elevados para la población indígena.
La realidad nutricional del país muestra también un
fenómeno relativamente nuevo, pero que afecta ya
a la salud pública y que empeorará en los años
siguientes: la obesidad. Esta enfermedad afecta en
general a toda la población y es la responsable de
los altos niveles de diabetes y enfermedades del
corazón que afectan a la población.
Seguridad Social
Los jefes de hogar sin derechohabiencia,
es decir, sin afiliación a una institución
pública para recibir seguridad social,
pasaron de 69.3 por ciento en 1992 a
71.0 por ciento en 2006.
 La situación de derechohabiencia formal
para el 20 por ciento más pobre de la
población es más precaria: el 89.8 por
ciento de los jefes no tenían
derechohabiencia en 2006.

El gobierno ha diseñado un conjunto de
programas sociales para apoyar a la
población que carece de seguridad social:
seguro popular y oportunidades.
 Sin embargo, los servicios que prestan no
cuentan con todos los componentes de
seguridad social


Datos del CONEVAL.

www.coneval.gob.mx
Con la crisis de la influenza se manifestó
que el sistema de salud quedó rebasado.
 El sector salud no tenía los recursos
necesarios para poder identificar cuál era
esa nueva enfermedad.
 En Jalisco, existe una emergencia sanitaria
por el tema del dengue.

Criterios para la
clasificación de Indicadores
Accesibilidad: Hacen referencia a que los establecimientos,
bienes y servicios públicos en materia de salud estén al
alcance de todos.
 Disponibilidad: Incluye aquellos indicadores que brindan
información sobre la infraestructura, bienes y servicios
públicos que actúan como determinantes de la salud.
 Calidad: Se concentran en el estado de los bienes y
servicios de salud desde el punto de vista científico y
médico, como personal capacitado, medicamentos y
condiciones sanitarias adecuadas.
 Aceptabilidad: Se trata exclusivamente de aquellos
indicadores que están relacionados con principios de
acceso a la población situada en condiciones menos
favorables como el habitar en localidades rurales o
marginadas.

Conclusiones



La pobreza y desigualdad sigue siendo la
principal enfermedad de México que impide
el desarrollo sano e integral.
El sistema de salud en México cuenta aun
con grandes carencias y dista mucho de
llegar a la universalidad y donde los mas
pobres son lo mas desprotegidos. Es un
sistema fragmentado que divide fuerzas.
Aparte de las instituciones públicas de salud,
quien atiende a los mas pobres son las
organizaciones de asistencia: Pastoral de la
salud, Caritas y Fundaciones Altruistas.
Algunos datos relevantes sobre
Fray Antonio Alcalde.
Se le atribuye que todos los días rezaba a media voz:
“la salud del pueblo es la suprema ley”, y quien
conoce algo de su obra, sabe que esto no fue una
mera frase demagógica.
 llegado a esta ciudad a los 70 años de edad, para
fundar nuestra Universidad, el Real Hospital de San
Miguel de Belén –hoy Civil–, el primer conjunto de
vivienda popular del continente, el Santuario de la
Virgen de Guadalupe, el Jardín Botánico, escuelas para
niños con casa del maestro, comedores gratuitos para
más de dos mil pobres, la tramitación del Real
Consulado, la introducción de la imprenta, el Beaterio
de Santa Clara, el Sagrario Metropolitano, entre otras
acciones de este hombre que, con un sentido de
empresa social-cristiana, se preocupó y ocupó de la
humanidad doliente.

¿Cuáles son los principios de la DSI?
Dignidad humana
 Bien común
 Destino universal de los bienes
 Subsidiariedad
 Participación
 Solidaridad
 Los valores fundamentales de la vida
social: Libertad,Verdad y Justicia
 La vía de la caridad

Dignidad Humana
La Iglesia ve en el hombre, en cada hombre, la
imagen viva de Dios mismo; imagen que
encuentra, y está llamada a descubrir cada vez
más profundamente.
 A este hombre, que ha recibido de Dios mismo
una incomparable e inalienable dignidad: imagen y
semejanza de Dios, además con su encarnación
Cristo al asumir la carne humana nos llama a
unirnos y reproducir la imagen divina.
 Toda la doctrina social se desarrolla, en efecto, a
partir del principio que afirma la inviolable
dignidad de la persona humana.

Algunos elementos
Mujeres y hombres tienen la misma
dignidad.
 El ser humano es capaz de conocerse a si
mismo y comunicarse con los demás. Así
mismo es capaz de conocer, con sus
limitaciones, y comunicarse con su
Creador.
 Es un ser único e irrepetible
 Es un ser libre
 Es un ser social

Derechos Humanos



Entre evangelización y promoción humana hay vínculos muy
estrechos de orden antropológico, teológico y evangélico; por ello,
la Iglesia se ocupa de los derechos humanos como parte de su
misión. Cf. Pablo VI, Exhortación apostólica Evangelii nuntiandi, No.
31.
Los derechos humanos se fundan en la naturaleza misma del ser
humano y en su dignidad inalienable de persona creada por Dios.
Cf. Benedicto XVI, Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz 2007,
No. 13.
Asumir el horizonte ético trazado por la Declaración Universal de
los Derechos Humanos propiciará, en medio de las situaciones
adversas y contradictorias que vive nuestra patria, el encuentro y el
diálogo, la reconciliación y una verdadera paz, pues tenemos que
reconocer, más allá de nuestras diferencias, de nuestros conflictos y
de la violencia que nos rodea, que «no vivimos en un mundo irracional
o sin sentido (...), hay una lógica moral que ilumina la existencia humana
y hace posible el diálogo entre los hombres y los pueblos.»
Mensaje: El Anhelo de la Paz la Vida Digna y los Derechos Humanos en México. CEPS 2008
Preguntas para reflexión.
¿Qué nuevas actitudes necesitamos para
ser promotores de la dignidad humana en
nuestros trabajos pastorales?
 ¿Qué acciones necesitamos para que la
salud sea un derecho humano real en
nuestra sociedad?

Bien Común
Se entiende como el conjunto de
condiciones de la vida social que hacen
posible a las asociaciones y a cada uno de
sus miembros el logro más pleno y más
fácil de la propia perfección.
 Surge de la dignidad e igualdad de todos
lo seres humanos.
 No es una suma de bienes particulares.
 Implica la sociabilidad.




Esta estrechamente ligado a los derechos
humanos.
El trabajo por el bien común compete a
TODOS los miembros de la sociedad:
ninguno está exento de colaborar, según las
propias capacidades, en su consecución y
desarrollo.
Por lo tanto todos tienen también derecho a
gozar de las condiciones de vida social que
resultan de la búsqueda del bien común.
La responsabilidad de edificar el bien común
compete, además de las personas
particulares, también al Estado, porque el
bien común es la razón de ser de la
autoridad política: cuya finalidad es hacer
accesibles a las personas los bienes
necesarios —materiales, culturales, morales,
espirituales— para gozar de una vida
auténticamente humana.
 El bien común de la sociedad no es un fin
autárquico (por si solo); tiene valor sólo en
relación al logro de los fines últimos de la
persona y al bien común de toda la
creación.

¿Cómo puede la pastoral de la salud
aportar para generar las condiciones
necesarias para el desarrollo de los
hombres y mujeres de México?
 ¿Qué nuevas actitudes necesitan los
agentes de la pastoral de la salud para
trabajar por el bien común?

Destino Universal de los Bienes
Dios ha destinado la tierra y cuanto ella contiene
para uso de todos los hombres y pueblos. En
consecuencia, los bienes creados deben llegar a
todos en forma equitativa bajo la égida de la
justicia y con la compañía de la caridad.
 Este principio se basa en el hecho que el origen
primigenio de todo lo que es un bien es el acto
mismo de Dios que ha creado al mundo y al
hombre, y que ha dado a éste la tierra para que la
domine con su trabajo y goce de sus frutos.
 El principio del destino universal de los bienes de
la tierra está en la base del derecho universal al
uso de los bienes.

El principio del destino universal de los
bienes invita a cultivar una visión de la
economía inspirada en valores morales
que permitan tener siempre presente el
origen y la finalidad de tales bienes, para
así realizar un mundo justo y solidario.
 El destino universal de los bienes
comporta un esfuerzo común dirigido a
obtener para cada persona y para todos
los pueblos las condiciones necesarias de
un desarrollo integral, de manera que
todos puedan contribuir a la promoción
de un mundo más humano.

Todo mundo tiene derecho a la propiedad privada, no como
fin sino como medio para buscar su perfección.
 La propiedad privada tiene una función social: en el sentido
de que no le aprovechen a él solamente, sino también a los
demás. También implica que no se dañe a los demás.
 El principio del destino universal de los bienes exige que se
vele con particular solicitud por los pobres, y en cualquier
caso, por las personas cuyas condiciones de vida les
impiden un crecimiento adecuado. A este propósito se
debe reafirmar, con toda su fuerza, la opción preferencial
por los pobres: Esta es una opción o una forma
especial de primacía en el ejercicio de la caridad
cristiana. Se refiere a la vida de cada cristiano, en cuanto
imitador de la vida de Cristo, pero se aplica igualmente a
nuestras responsabilidades sociales y, consiguientemente, a
nuestro modo de vivir y a las decisiones que se deben tomar
coherentemente sobre la propiedad y el uso de los bienes.

¿Cómo la pastoral de la salud colabora
para que llegue la salud a todos de
manera equitativa?
 ¿Cómo la pastoral de la salud hace la
opción preferencial por los pobres?

Subsidiariedad



Como no se puede quitar a los individuos y darlo a la
comunidad lo que ellos pueden realizar con su propio
esfuerzo e industria, así tampoco es justo, constituyendo
un grave perjuicio y perturbación del recto orden, quitar a
las comunidades menores e inferiores lo que ellas pueden
hacer y proporcionar y dárselo a una sociedad mayor y
más elevada, ya que toda acción de la sociedad, por su
propia fuerza y naturaleza, debe prestar ayuda a los
miembros del cuerpo social, pero no destruirlos y
absorberlos.
Conforme a este principio, todas las sociedades de orden
superior deben ponerse en una actitud de ayuda («
subsidium ») —por tanto de apoyo, promoción,
desarrollo— respecto a las menores.
en sentido positivo, como ayuda económica, institucional,
legislativa, ofrecida a las entidades sociales más pequeñas.
Corresponde una serie de implicaciones en
negativo, que imponen al Estado abstenerse de
cuanto restringiría, de hecho, el espacio vital de
las células menores y esenciales de la sociedad. Su
iniciativa, libertad y responsabilidad, no deben ser
suplantadas.
 El principio de subsidiaridad protege a las
personas de los abusos de las instancias sociales
superiores e insta a estas últimas a ayudar a los
particulares y a los cuerpos intermedios a
desarrollar sus tareas. Este principio se impone
porque toda persona, familia y cuerpo intermedio
tiene algo de original que ofrecer a la comunidad.
 Con el principio de subsidiaridad contrastan
las formas de centralización, de
burocratización, de asistencialismo, de
presencia injustificada y excesiva del Estado y del
aparato público.


A la actuación del principio de subsidiaridad corresponden:
 el respeto y la promoción efectiva del primado de la persona y
de la familia;
 la valoración de las asociaciones y de las organizaciones
intermedias, en sus opciones fundamentales y en todas
aquellas que no pueden ser delegadas o asumidas por otros;
 el impulso ofrecido a la iniciativa privada, a fin que cada
organismo social permanezca, con las propias peculiaridades, al
servicio del bien común;
 la articulación pluralista de la sociedad y la representación de
sus fuerzas vitales;
 la salvaguardia de los derechos de los hombres y de las
minorías; la descentralización burocrática y administrativa;
 el equilibrio entre la esfera pública y privada, con el
consecuente reconocimiento de la función social del sector
privado;
 una adecuada responsabilización del ciudadano para « ser
parte » activa de la realidad política y social del país.
¿Cómo sería una actitud subsidiaria en la
Pastoral de la salud?
 ¿Qué se requiere para evitar la
centralización, burocratismo y el
asistencialismo en el área de la salud?

Participación
Consecuencia de la subsidiariedad.
Se expresa, esencialmente, en una serie de
actividades mediante las cuales el ciudadano,
como individuo o asociado a otros,
directamente o por medio de los propios
representantes, contribuye a la vida cultural,
económica, política y social de la comunidad
civil a la que pertenece.
 Es una obligación
 No se puede delimitar en ningún aspecto de
la vida social.




Es uno de los pilares de todos los
ordenamientos democráticos, además de una
de las mejores garantías de permanencia de
la democracia; toda democracia debe ser
participativa
La superación de los obstáculos culturales,
jurídicos y sociales que con frecuencia se
interponen, como verdaderas barreras, a la
participación solidaria de los ciudadanos en
los destinos de la propia comunidad,
requiere una obra informativa y educativa.
¿Cómo la pastoral de la salud puede
participar en la vida, política, económica,
social y cultural?
 ¿Qué le toca a la pastoral de la salud para
la consolidación del sistema democrático?

Solidaridad
La solidaridad confiere particular relieve a la intrínseca
sociabilidad de la persona humana, a la igualdad de
todos en dignidad y derechos, al camino común de los
hombres y de los pueblos hacia una unidad cada vez
más convencida.
 Existe un fenómeno de interdependencia por el
desarrollo de las comunicaciones, pero al mismo tiempo
surgen grandes desigualdades entre los pueblos.
 Debe estar acompañado por un crecimiento en el plano
ético- social igualmente intenso, para así evitar las
nefastas consecuencias de una situación de injusticia de
dimensiones planetarias

Principio social: las estructuras de pecado
que dominan las relaciones entre las
personas y los pueblos, deben ser
superadas y transformadas en estructuras
de solidaridad, mediante la creación o la
oportuna modificación de leyes, reglas de
mercado, ordenamientos.
 Virtud moral: es la determinación firme y
perseverante de empeñarse por el bien
común; es decir, por el bien de todos y
cada uno, para que todos seamos
verdaderamente responsables de todos. se
coloca en la dimensión de la justicia

El término « solidaridad », ampliamente empleado
por el Magisterio, expresa en síntesis la
exigencia de reconocer en el conjunto de los
vínculos que unen a los hombres y a los
grupos sociales entre sí, el espacio ofrecido a la
libertad humana para ocuparse del crecimiento
común, compartido por todos.
 Que cultiven aún más la conciencia de la deuda que
tienen con la sociedad en la cual están insertos.
 Jesús de Nazaret hace resplandecer ante los ojos de
todos los hombres el nexo entre solidaridad y
caridad, iluminando todo su significado: « A la luz de
la fe, la solidaridad tiende a superarse a sí misma, al
revestirse de las dimensiones específicamente
cristianas de gratuidad total, perdón y reconciliación.

¿Cuáles son las nuevas actitudes solidarias
que debe fomentar la pastoral de la salud?
 ¿Qué se requiere para eliminar esos
abismos que existen entre los seres
humanos?

Los valores fundamentales de la vida
social.
La relación entre principios y valores es
indudablemente de reciprocidad, en cuanto que
los valores sociales expresan el aprecio que se
debe atribuir a aquellos determinados
aspectos del bien moral que los principios se
proponen conseguir, ofreciéndose como puntos
de referencia para la estructuración oportuna y
la conducción ordenada de la vida social.
 Todos los valores sociales son inherentes a la
dignidad de la persona humana, cuyo auténtico
desarrollo favorecen; son esencialmente: la verdad,
la libertad, la justicia, el amor.

La verdad.
Vivir en la verdad tiene un importante significado
en las relaciones sociales: la convivencia de los
seres humanos dentro de una comunidad, en
efecto, es ordenada, fecunda y conforme a su
dignidad de personas, cuando se funda en la
verdad.
 Nuestro tiempo requiere una intensa actividad
educativa y un compromiso correspondiente por
parte de todos, para que la búsqueda de la verdad,
que no se puede reducir al conjunto de opiniones
o a alguna de ellas, sea promovida en todos los
ámbitos y prevalezca por encima de cualquier
intento de relativizar sus exigencias o de
ofenderla.

La libertad




La libertad es, en el hombre, signo eminente de la imagen divina
La libertad existe verdaderamente sólo cuando los lazos
recíprocos, regulados por la verdad y la justicia, unen a las
personas.
El valor de la libertad, como expresión de la singularidad de
cada persona humana, es respetado cuando a cada miembro de
la sociedad le es permitido realizar su propia vocación personal;
es decir, puede buscar la verdad y profesar las propias ideas
religiosas, culturales y políticas; expresar sus propias
opiniones; decidir su propio estado de vida y, dentro de lo
posible, el propio trabajo; asumir iniciativas de carácter
económico, social y político.
Rechazar lo que moralmente negativo.
La Justicia
Desde el punto de vista subjetivo, la justicia se
traduce en la actitud determinada por la voluntad
de reconocer al otro como persona, mientras que
desde el punto de vista objetivo, constituye el
criterio determinante de la moralidad en el
ámbito intersubjetivo y social.
 La justicia social es una exigencia vinculada con la
cuestión social, que hoy se manifiesta con una
dimensión mundial; concierne a los aspectos
sociales, políticos y económicos y, sobre todo, a la
dimensión estructural de los problemas y las
soluciones correspondientes.

La justicia resulta particularmente
importante en el contexto actual, en el
que el valor de la persona, de su dignidad
y de sus derechos, a pesar de las
proclamaciones de propósitos, está
seriamente amenazado por la difundida
tendencia a recurrir exclusivamente a los
criterios de la utilidad y del tener.
 Junto al valor de la justicia, la doctrina
social coloca el de la solidaridad, en
cuanto vía privilegiada de la paz.

La Vía de la Caridad
Debe ser reconsiderada en su auténtico valor de
criterio supremo y universal de toda la ética social.
 Los valores de la verdad, de la justicia y de la
libertad, nacen y se desarrollan de la fuente
interior de la caridad.
 La caridad presupone y trasciende la justicia: esta
última ha de complementarse con la caridad: No
se pueden regular las relaciones humanas
únicamente con la medida de la justicia.
 Sólo la caridad, en su calidad de “forma virtutum”
puede animar y plasmar la actuación social para
edificar la paz, en el contexto de un mundo cada
vez más complejo


La caridad social y política no se agota en las
relaciones entre las personas, sino que se despliega
en la red en la que estas relaciones se insertan, que
es precisamente la comunidad social y política, e
interviene sobre ésta, procurando el bien posible
para la comunidad en su conjunto. En muchos aspectos,
el prójimo que tenemos que amar se presenta « en sociedad
», de modo que amarlo realmente, socorrer su necesidad o
su indigencia, puede significar algo distinto del bien que se le
puede desear en el plano puramente individual: amarlo en el
plano social significa, según las situaciones, servirse de las
mediaciones sociales para mejorar su vida, o bien eliminar
los factores sociales que causan su indigencia. La obra de
misericordia con la que se responde aquí y ahora a una
necesidad real y urgente del prójimo es, indudablemente, un
acto de caridad; pero es un acto de caridad igualmente
indispensable el esfuerzo dirigido a organizar y
estructurar la sociedad de modo que el prójimo no
tenga que padecer la miseria, sobre todo cuando ésta se
convierte en la situación en que se debaten un inmenso
número de personas y hasta de pueblos enteros, situación
que asume, hoy, las proporciones de una verdadera y propia
cuestión social mundial.
Descargar

Los principios de la Doctrina Social de la Iglesia y la