Visita: www.RenuevoDePlenitud.com
♫ Enciende los parlantes
HAZ CLIC PARA AVANZAR
Copyright © 2007 Tommy's Window. All Rights Reserved
Hace poco se emitió en Estados Unidos un concurso televisivo en el
que los participantes competían en una serie de pruebas de valor; o,
más exactamente, en pruebas para superar el miedo. Para pasar a la
fase siguiente del proceso de eliminación había que realizar ciertas
hazañas en condiciones aterradoras, extrañas o repulsivas.
Por el premio que se
entrega al último que
queda, el algo más.
En ese caso, eran
cincuenta mil dólares.
Los alpinistas se juegan la vida y la
integridad física en condiciones penosas
como exposición a los elementos, hambre
y agotamiento, todo por la emoción de
alcanzar una cumbre y ver el mundo desde
una perspectiva que pocas personas han
visto o que verán alguna vez.
Los deportistas hacen gala de
increíble disciplina y se esfuerzan
hasta el límite porque centran la
atención en un trofeo, una medalla
de oro o un premio en metálico.
En el capítulo 11 de la
segunda epístola a los
Corintios, el apóstol Pablo
recuerda que se esforzó y
trabajó arduamente perdiendo
sueño, sufrió hambre, sed y
desnudez; lo azotaron,
golpearon y apedrearon
dándolo por muerto, naufragó,
fue encarcelado, estuvo en
peligro constante y en muchos
casos no tenía residencia fija.
El mundo abunda en problemas, tristeza y dolor; y tanto
los titulares de las noticias actuales como numerosas
profecías de la Biblia nos dicen que la situación
empeorará antes de mejorar.
A la mayoría de la gente el Cielo se le hace muy lejano.
Es difícil verlo como lo describe la Biblia, como un mundo
mucho más real e infinitamente más duradero que el
entorno material en el que vivimos.
Pero esa visión celestial es el núcleo de la fe.
En ella el creyente encuentra valor.
Visita: www.RenuevoDePlenitud.com
Para más presentaciones, visita: www.tommyswindow.com
Descargar

La vision Celestial