Educar un hijo adolescente
independiente y autónomo
CAM SALVADOR M. LIMA T/V
T.S. Xochitl Galindo Amaral.
En el desarrollo natural de la vida, todos
pasamos de la dependencia pasiva de
cuando somos bebés y niños hasta la
independencia activa de la fase adulta.
• Por eso es tarea de los padres propiciar y
ayudar al joven
en su desarrollo
personal,
prepararlos
para
que
progresivamente se valgan más por sí
mismos y aprendan cada día más a
pensar, sentir, valorar y actuar por cuenta
propia y dirigir sus destinos.
• Para educar a los hijos adolescentes para
que sean independientes y autónomos, los
padres
deberían
proporcionarles
asistencia, oportunidades, experiencias,
valores, ejemplos y modelos que les
posibiliten trazar un plan de vida.
Un plan de vida abarca
decisiones en diversas
facetas de la vida:
•
•
•
•
•
personales
familiar,
social,
Vocacional
y laboral.
• No debe obligar o decidir
•
•
en nombre del hijo
adolescente.
No tenemos que decirles
qué decisión tomar, sino
preparar y formar a los
hijos a pensar, juzgar y
actuar por sí mismos.
Animándoles para que
escojan, asuman posturas
y den los pasos
responsables en sus
vidas.
Habilidades para la vida independiente
se clasifican en seis áreas:
• La preparación de la comida
• La administración del dinero
• La realización de tareas
•
•
•
hogareñas
El cuidado personal (por ej.,
higiene, atención médica)
La planificación del tiempo
libre y las actividades
recreativas
La movilización (el
transporte).
• Lamentablemente, a muchos adolescentes y
•
•
adultos jóvenes les resulta difícil adquirir éstas
habilidades.
Algunas de estas dificultades derivan de
factores ambientales, como un estilo de crianza
sobreprotector.
Los jóvenes con DI pueden adquirir las
habilidades necesarias y encaminarse con éxito
hacia una vida independiente.
• Un estudio de investigación importante, el
National Transition Longitudinal Study-I
(Wagner y col., 1991), investigó a 8.000
alumnos que recibían educación
especializada de séptimo grado en
adelante, a medida que avanzaban a los
grados superiores, analizando su
compromiso con el trabajo o la escuela,
la vida fuera de la casa de sus padres
y las actividades sociales.
• Sólo el 27% de los alumnos con
discapacidad de aprendizaje demostró ser
independiente en los tres dominios y sólo
el 50% seguía siendo independiente en
dos de ellos, 3 a 5 años después de haber
dejado la escuela secundaria.
• Cuando los niños tienen pocas oportunidades
para tomar decisiones, pierden la oportunidad
de aprender de sus errores y no pueden
desarrollar la necesaria autodeterminación y la
capacidad de planear y valerse por sí mismos.
• Al igual que sus pares no
discapacitados, la
mayoría de los
adolescentes con DI y
NEE esperan
ansiosamente una vida
más independiente
después de la escuela.
• Obtienen grandes
beneficios de las
oportunidades para
aprender y demostrar
nuevas habilidades y
tomar decisiones en
forma independiente.
Habilidades sociales:
• “Las conductas o destrezas sociales específicas
requeridas para ejecutar competentemente una
tarea de índole interpersonal. Es decir, las
habilidades sociales son un conjunto de
comportamientos interpersonales complejos que
se ponen en juego en la interacción con otras
personas”.
Habilidades adaptativas
conceptuales, prácticas y sociales.
• Desarrollo Humano: Facilitar oportunidades de
desarrollo físico (coordinación óculo-manual,
habilidades de motor fino y grueso), cognitivo
(coordinación de experiencias sensoriales,
representación del mundo a través de la palabra
e imágenes, razonamiento lógico en situaciones
concretas y razonar de forma más real y lógica)
y socio emocional (confianza, autonomía,
iniciativa, control e identidad).
• Enseñanza y educación: Interactuar con
monitores, profesores o compañeros,
participar en el proceso de enseñanza y
decisiones educativas, aprender y usar
estrategias de solución de problemas, etc.
• Vida en el hogar: Usar servicios y aseos,
lavado y cuidado de la ropa, preparar y
comer los alimentos, conservar y limpiar la
casa, vestirse, baño e higiene personal,
aparatos electrodomésticos y participar en
actividades de ocio dentro de la casa.
• Vida en la comunidad: Usar el transporte,
participar en actividades de recreo y ocio
en la comunidad, usar los servicios de la
comunidad, visitar a amigos y familiares...
• Empleo: Acceso a trabajos y tareas,
aprender y utilizar habilidades específicas
del trabajo, interactuar con compañeros de
trabajo...
• Salud y seguridad: Acceso y obtención de
servicios terapéuticos, tomar medicación,
evitar riesgos para la salud y seguridad,
recibir tratamientos en casa, desplazarse
de un sitio a otro...
• Conductual: Aprender habilidad o
conductas específicas, aprender o tomar
decisiones apropiadas, acceso y obtención
de tratamientos de salud mental, acceso y
obtención de tratamientos por abusos de
sustancias...
• Social: Socialización dentro de la familia,
participar en actividades de recreo y ocio,
tomar decisiones sexuales adecuadas,
socialización fuera de la familia...
• Protección y defensa: Defenderse y
defender a otros, manejar el dinero y
economía personal, protegerse de la
explotación, ejercer derechos y deberes
legales...
Los procesos de aprendizaje por los que
habitualmente se adquieren las
habilidades sociales son:
• 1. Enseñanza directa. Las habilidades
sociales se transmiten por medio de
instrucciones, dando la información de lo
que es una conducta adecuada en una
determinada situación.
2. Modelado o aprendizaje por medio
de modelos.
3. Práctica de conducta.
4.Reforzamiento de las conductas
adecuadas y “castigo” o retirada de
atención de las inadecuadas.
5. Retroalimentación de la actuación
6. Moldeamiento o aprendizaje por
aproximaciones sucesivas.
Descargar

Diapositiva 1