Si desea una copia de la presentación en
PowerPoint visite:
www.escuelasabatica2000.org
Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para
servir, y para dar su vida en rescate por muchos.
Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus
discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del
Hombre?
Ellos dijeron: Unos, Juan
el Bautista; otros, Elías; y
otros, Jeremías, o alguno
de los profetas.
El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo
Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.
Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus
discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del
Hombre?
Ellos dijeron: Unos, Juan
el Bautista; otros, Elías; y
otros, Jeremías, o alguno
de los profetas.
Jesús
El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo
Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.
Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus
discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del
Hombre?
Ellos dijeron: Unos, Juan
el Bautista; otros, Elías; y
otros, Jeremías, o alguno
de los profetas.
Jesús
El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo
Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.
Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus
discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del
Hombre?
Ellos dijeron: Unos, Juan
el Bautista; otros, Elías; y
otros, Jeremías, o alguno
de los profetas.
Hijo del Hombre
Jesús
El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo
Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.
Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus
discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del
Hombre?
Ellos dijeron: Unos, Juan
el Bautista; otros, Elías; y
otros, Jeremías, o alguno
de los profetas.
Hijo del Hombre
Jesús
El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo
Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.
Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus
discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del
Hombre?
Ellos dijeron: Unos, Juan
el Bautista; otros, Elías; y
otros, Jeremías, o alguno
de los profetas.
Hijo del Hombre
Jesús
El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo
Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.
Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus
discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del
Hombre?
Ellos dijeron: Unos, Juan
el Bautista; otros, Elías; y
otros, Jeremías, o alguno
de los profetas.
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo
Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.
Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y
el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también
el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo
Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.
Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y
el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también
el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo
Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.
Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y
el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también
el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo
Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.
Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y
el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también
el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo
Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.
Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y
el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también
el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.
Y yo le vi, y he dado
testimonio de que éste es
el Hijo de Dios.
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo
Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.
Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y
el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también
el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.
Y yo le vi, y he dado
testimonio de que éste es
el Hijo de Dios.
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo
Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.
Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y
el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también
el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.
Y yo le vi, y he dado
testimonio de que éste es
el Hijo de Dios.
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo
Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.
Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y
el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también
el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.
Y yo le vi, y he dado
testimonio de que éste es
el Hijo de Dios.
Respondió Natanael y le
dijo: Rabí, tú eres el Hijo
de Dios; tú eres el Rey de
Israel.
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo
Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.
Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y
el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también
el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.
Y yo le vi, y he dado
testimonio de que éste es
el Hijo de Dios.
Respondió Natanael y le
dijo: Rabí, tú eres el Hijo
de Dios; tú eres el Rey de
Israel.
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo
Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.
Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y
el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también
el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.
Y yo le vi, y he dado
testimonio de que éste es
el Hijo de Dios.
Respondió Natanael y le
dijo: Rabí, tú eres el Hijo
de Dios; tú eres el Rey de
Israel.
Entonces los que
estaban en la barca
vinieron y le adoraron,
diciendo:
Verdaderamente eres
Hijo de Dios.
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo
Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.
Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y
el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también
el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.
Y yo le vi, y he dado
testimonio de que éste es
el Hijo de Dios.
Respondió Natanael y le
dijo: Rabí, tú eres el Hijo
de Dios; tú eres el Rey de
Israel.
Entonces los que
estaban en la barca
vinieron y le adoraron,
diciendo:
Verdaderamente eres
Hijo de Dios.
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo
Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.
Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y
el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también
el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.
Y yo le vi, y he dado
testimonio de que éste es
el Hijo de Dios.
Respondió Natanael y le
dijo: Rabí, tú eres el Hijo
de Dios; tú eres el Rey de
Israel.
Entonces los que
estaban en la barca
vinieron y le adoraron,
diciendo:
Verdaderamente eres
Hijo de Dios.
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo
Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.
Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y
el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también
el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.
Y yo le vi, y he dado
testimonio de que éste es
el Hijo de Dios.
Respondió Natanael y le
dijo: Rabí, tú eres el Hijo
de Dios; tú eres el Rey de
Israel.
Entonces los que
estaban en la barca
vinieron y le adoraron,
diciendo:
Verdaderamente eres
Hijo de Dios.
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado,
en quien tengo complacencia.
Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y
el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también
el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.
Y yo le vi, y he dado
testimonio de que éste es
el Hijo de Dios.
Respondió Natanael y le
dijo: Rabí, tú eres el Hijo
de Dios; tú eres el Rey de
Israel.
Entonces los que
estaban en la barca
vinieron y le adoraron,
diciendo:
Verdaderamente eres
Hijo de Dios.
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado,
en quien tengo complacencia.
Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y
el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también
el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.
Y yo le vi, y he dado
testimonio de que éste es
el Hijo de Dios.
Respondió Natanael y le
dijo: Rabí, tú eres el Hijo
de Dios; tú eres el Rey de
Israel.
Entonces los que
estaban en la barca
vinieron y le adoraron,
diciendo:
Verdaderamente eres
Hijo de Dios.
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado,
en quien tengo complacencia.
Yo y el Padre uno somos. Entonces los judíos volvieron a tomar
piedras para apedrearle.
Entonces los que
estaban en la barca
vinieron y le adoraron,
diciendo:
Verdaderamente eres
Hijo de Dios.
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado,
en quien tengo complacencia.
Yo y el Padre uno somos. Entonces los judíos volvieron a tomar
piedras para apedrearle.
Entonces los que
estaban en la barca
vinieron y le adoraron,
diciendo:
Verdaderamente eres
Hijo de Dios.
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado,
en quien tengo complacencia.
Yo y el Padre uno somos. Entonces los judíos volvieron a tomar
piedras para apedrearle.
Entonces los que
estaban en la barca
vinieron y le adoraron,
diciendo:
Verdaderamente eres
Hijo de Dios.
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado,
en quien tengo complacencia.
Yo y el Padre uno somos. Entonces los judíos volvieron a tomar
piedras para apedrearle.
Jesús les respondió:
Muchas buenas obras os he
mostrado de mi Padre; ¿por
cuál de ellas me
apedreáis? Le respondieron
los judíos, diciendo: Por
buena obra no te
apedreamos, sino por la
blasfemia; porque tú, siendo
hombre, te haces Dios.
Entonces los que
estaban en la barca
vinieron y le adoraron,
diciendo:
Verdaderamente eres
Hijo de Dios.
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado,
en quien tengo complacencia.
Yo y el Padre uno somos. Entonces los judíos volvieron a tomar
piedras para apedrearle.
Jesús les respondió:
Muchas buenas obras os he
mostrado de mi Padre; ¿por
cuál de ellas me
apedreáis? Le respondieron
los judíos, diciendo: Por
buena obra no te
apedreamos, sino por la
blasfemia; porque tú, siendo
hombre, te haces Dios.
Entonces los que
estaban en la barca
vinieron y le adoraron,
diciendo:
Verdaderamente eres
Hijo de Dios.
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado,
en quien tengo complacencia.
Yo y el Padre uno somos. Entonces los judíos volvieron a tomar
piedras para apedrearle.
Jesús les respondió:
Muchas buenas obras os he
mostrado de mi Padre; ¿por
cuál de ellas me
apedreáis? Le respondieron
los judíos, diciendo: Por
buena obra no te
apedreamos, sino por la
blasfemia; porque tú, siendo
hombre, te haces Dios.
Entonces los que
estaban en la barca
vinieron y le adoraron,
diciendo:
Verdaderamente eres
Hijo de Dios.
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado,
en quien tengo complacencia.
Yo y el Padre uno somos. Entonces los judíos volvieron a tomar
piedras para apedrearle.
Jesús les respondió:
Muchas buenas obras os he
mostrado de mi Padre; ¿por
cuál de ellas me
apedreáis? Le respondieron
los judíos, diciendo: Por
buena obra no te
apedreamos, sino por la
blasfemia; porque tú, siendo
hombre, te haces Dios.
Entonces los que
estaban en la barca
vinieron y le adoraron,
diciendo:
Verdaderamente eres
Hijo de Dios.
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado,
en quien tengo complacencia.
Yo y el Padre uno somos. Entonces los judíos volvieron a tomar
piedras para apedrearle.
Jesús les respondió:
Muchas buenas obras os he
mostrado de mi Padre; ¿por
cuál de ellas me
apedreáis? Le respondieron
los judíos, diciendo: Por
buena obra no te
apedreamos, sino por la
blasfemia; porque tú, siendo
hombre, te haces Dios.
Entonces los que
estaban en la barca
vinieron y le adoraron,
diciendo:
Verdaderamente eres
Hijo de Dios.
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham
fuese, yo soy.
Yo y el Padre uno somos. Entonces los judíos volvieron a tomar
piedras para apedrearle.
Jesús les respondió:
Muchas buenas obras os he
mostrado de mi Padre; ¿por
cuál de ellas me
apedreáis? Le respondieron
los judíos, diciendo: Por
buena obra no te
apedreamos, sino por la
blasfemia; porque tú, siendo
hombre, te haces Dios.
Entonces los que
estaban en la barca
vinieron y le adoraron,
diciendo:
Verdaderamente eres
Hijo de Dios.
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham
fuese, yo soy.
Yo y el Padre uno somos. Entonces los judíos volvieron a tomar
piedras para apedrearle.
Jesús les respondió:
Muchas buenas obras os he
mostrado de mi Padre; ¿por
cuál de ellas me
apedreáis? Le respondieron
los judíos, diciendo: Por
buena obra no te
apedreamos, sino por la
blasfemia; porque tú, siendo
hombre, te haces Dios.
Entonces los que
estaban en la barca
vinieron y le adoraron,
diciendo:
Verdaderamente eres
Hijo de Dios.
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham
fuese, yo soy.
Yo y el Padre uno somos. Entonces los judíos volvieron a tomar
piedras para apedrearle.
Dijo Moisés a Dios: He aquí
que llego yo a los hijos de
Israel, y les digo: El Dios de
vuestros padres me ha
enviado a vosotros. Si ellos
me preguntaren: ¿Cuál es
su nombre?, ¿qué les
responderé? Y respondió
Dios a Moisés: YO SOY EL
QUE SOY. Y dijo: Así dirás
a los hijos de Israel: YO
SOY me envió a vosotros.
Entonces los que
estaban en la barca
vinieron y le adoraron,
diciendo:
Verdaderamente eres
Hijo de Dios.
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham
fuese, yo soy.
Yo y el Padre uno somos. Entonces los judíos volvieron a tomar
piedras para apedrearle.
Dijo Moisés a Dios: He aquí
que llego yo a los hijos de
Israel, y les digo: El Dios de
vuestros padres me ha
enviado a vosotros. Si ellos
me preguntaren: ¿Cuál es
su nombre?, ¿qué les
responderé? Y respondió
Dios a Moisés: YO SOY EL
QUE SOY. Y dijo: Así dirás
a los hijos de Israel: YO
SOY me envió a vosotros.
Entonces los que
estaban en la barca
vinieron y le adoraron,
diciendo:
Verdaderamente eres
Hijo de Dios.
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham
fuese, yo soy.
Yo y el Padre uno somos. Entonces los judíos volvieron a tomar
piedras para apedrearle.
Dijo Moisés a Dios: He aquí
que llego yo a los hijos de
Israel, y les digo: El Dios de
vuestros padres me ha
enviado a vosotros. Si ellos
me preguntaren: ¿Cuál es
su nombre?, ¿qué les
responderé? Y respondió
Dios a Moisés: YO SOY EL
QUE SOY. Y dijo: Así dirás
a los hijos de Israel: YO
SOY me envió a vosotros.
Entonces los que
estaban en la barca
vinieron y le adoraron,
diciendo:
Verdaderamente eres
Hijo de Dios.
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham
fuese, yo soy.
Yo y el Padre uno somos. Entonces los judíos volvieron a tomar
piedras para apedrearle.
Dijo Moisés a Dios: He aquí
que llego yo a los hijos de
Israel, y les digo: El Dios de
vuestros padres me ha
enviado a vosotros. Si ellos
me preguntaren: ¿Cuál es
su nombre?, ¿qué les
responderé? Y respondió
Dios a Moisés: YO SOY EL
QUE SOY. Y dijo: Así dirás
a los hijos de Israel: YO
SOY me envió a vosotros.
Entonces los que
estaban en la barca
vinieron y le adoraron,
diciendo:
Verdaderamente eres
Hijo de Dios.
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham
fuese, yo soy.
Yo y el Padre uno somos. Entonces los judíos volvieron a tomar
piedras para apedrearle.
Yo Juan soy el que oyó y vio
estas cosas. Y después que
las hube oído y visto, me
postré para adorar a los
pies del ángel que me
mostraba estas cosas. Pero
él me dijo: Mira, no lo
hagas; porque yo soy
consiervo tuyo, de tus
hermanos los profetas, y de
los que guardan las
palabras de este libro.
Adora a Dios.
Entonces los que
estaban en la barca
vinieron y le adoraron,
diciendo:
Verdaderamente eres
Hijo de Dios.
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham
fuese, yo soy.
Yo y el Padre uno somos. Entonces los judíos volvieron a tomar
piedras para apedrearle.
Yo Juan soy el que oyó y vio
estas cosas. Y después que
las hube oído y visto, me
postré para adorar a los
pies del ángel que me
mostraba estas cosas. Pero
él me dijo: Mira, no lo
hagas; porque yo soy
consiervo tuyo, de tus
hermanos los profetas, y de
los que guardan las
palabras de este libro.
Adora a Dios.
Entonces los que
estaban en la barca
vinieron y le adoraron,
diciendo:
Verdaderamente eres
Hijo de Dios.
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham
fuese, yo soy.
Yo y el Padre uno somos. Entonces los judíos volvieron a tomar
piedras para apedrearle.
Yo Juan soy el que oyó y vio
estas cosas. Y después que
las hube oído y visto, me
postré para adorar a los
pies del ángel que me
mostraba estas cosas. Pero
él me dijo: Mira, no lo
hagas; porque yo soy
consiervo tuyo, de tus
hermanos los profetas, y de
los que guardan las
palabras de este libro.
Adora a Dios.
Entonces los que
estaban en la barca
vinieron y le adoraron,
diciendo:
Verdaderamente eres
Hijo de Dios.
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham
fuese, yo soy.
Yo y el Padre uno somos. Entonces los judíos volvieron a tomar
piedras para apedrearle.
Yo Juan soy el que oyó y vio
estas cosas. Y después que
las hube oído y visto, me
postré para adorar a los
pies del ángel que me
mostraba estas cosas. Pero
él me dijo: Mira, no lo
hagas; porque yo soy
consiervo tuyo, de tus
hermanos los profetas, y de
los que guardan las
palabras de este libro.
Adora a Dios.
Entonces los que
estaban en la barca
vinieron y le adoraron,
diciendo:
Verdaderamente eres
Hijo de Dios.
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham
fuese, yo soy.
Yo y el Padre uno somos. Entonces los judíos volvieron a tomar
piedras para apedrearle.
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus
discípulos, las cuales no están escritas en este libro. Pero éstas
se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de
Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre.
Yo y el Padre uno somos. Entonces los judíos volvieron a tomar
piedras para apedrearle.
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus
discípulos, las cuales no están escritas en este libro. Pero éstas
se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de
Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre.
Yo y el Padre uno somos. Entonces los judíos volvieron a tomar
piedras para apedrearle.
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus
discípulos, las cuales no están escritas en este libro. Pero éstas
se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de
Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre.
Yo y el Padre uno somos. Entonces los judíos volvieron a tomar
piedras para apedrearle.
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus
discípulos, las cuales no están escritas en este libro. Pero éstas
se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de
Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre.
Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera! Y el
que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el
rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir.
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus
discípulos, las cuales no están escritas en este libro. Pero éstas
se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de
Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre.
Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera! Y el
que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el
rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir.
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus
discípulos, las cuales no están escritas en este libro. Pero éstas
se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de
Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre.
Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera! Y el
que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el
rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir.
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus
discípulos, las cuales no están escritas en este libro. Pero éstas
se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de
Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre.
Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera! Y el
que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el
rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir.
Porque como el Padre
levanta a los muertos, y
les da vida, así también el
Hijo a los que quiere da
vida.
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus
discípulos, las cuales no están escritas en este libro. Pero éstas
se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de
Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre.
Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera! Y el
que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el
rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir.
Porque como el Padre
levanta a los muertos, y
les da vida, así también el
Hijo a los que quiere da
vida.
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus
discípulos, las cuales no están escritas en este libro. Pero éstas
se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de
Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre.
Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera! Y el
que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el
rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir.
Porque como el Padre
levanta a los muertos, y
les da vida, así también el
Hijo a los que quiere da
vida.
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus
discípulos, las cuales no están escritas en este libro. Pero éstas
se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de
Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre.
Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera! Y el
que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el
rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir.
Porque como el Padre
levanta a los muertos, y
les da vida, así también el
Hijo a los que quiere da
vida.
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Pero Tomás, uno de los doce, llamado Dídimo, no estaba con
ellos cuando Jesús vino. Le dijeron, pues, los otros discípulos: Al
Señor hemos visto. El les dijo: Si no viere en sus manos la señal
de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y
metiere mi mano en su costado, no creeré.
Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera! Y el
que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el
rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir.
Porque como el Padre
levanta a los muertos, y
les da vida, así también el
Hijo a los que quiere da
vida.
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Pero Tomás, uno de los doce, llamado Dídimo, no estaba con
ellos cuando Jesús vino. Le dijeron, pues, los otros discípulos: Al
Señor hemos visto. El les dijo: Si no viere en sus manos la señal
de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y
metiere mi mano en su costado, no creeré.
Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera! Y el
que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el
rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir.
Porque como el Padre
levanta a los muertos, y
les da vida, así también el
Hijo a los que quiere da
vida.
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Pero Tomás, uno de los doce, llamado Dídimo, no estaba con
ellos cuando Jesús vino. Le dijeron, pues, los otros discípulos: Al
Señor hemos visto. El les dijo: Si no viere en sus manos la señal
de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y
metiere mi mano en su costado, no creeré.
Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera! Y el
que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el
rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir.
Porque como el Padre
levanta a los muertos, y
les da vida, así también el
Hijo a los que quiere da
vida.
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Pero Tomás, uno de los doce, llamado Dídimo, no estaba con
ellos cuando Jesús vino. Le dijeron, pues, los otros discípulos: Al
Señor hemos visto. El les dijo: Si no viere en sus manos la señal
de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y
metiere mi mano en su costado, no creeré.
Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro, y con
ellos Tomás. Llegó Jesús, estando las puertas cerradas, y se
puso en medio y les dijo: Paz a vosotros.
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Pero Tomás, uno de los doce, llamado Dídimo, no estaba con
ellos cuando Jesús vino. Le dijeron, pues, los otros discípulos: Al
Señor hemos visto. El les dijo: Si no viere en sus manos la señal
de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y
metiere mi mano en su costado, no creeré.
Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro, y con
ellos Tomás. Llegó Jesús, estando las puertas cerradas, y se
puso en medio y les dijo: Paz a vosotros.
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Pero Tomás, uno de los doce, llamado Dídimo, no estaba con
ellos cuando Jesús vino. Le dijeron, pues, los otros discípulos: Al
Señor hemos visto. El les dijo: Si no viere en sus manos la señal
de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y
metiere mi mano en su costado, no creeré.
Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro, y con
ellos Tomás. Llegó Jesús, estando las puertas cerradas, y se
puso en medio y les dijo: Paz a vosotros.
Luego dijo a Tomás: Pon
aquí tu dedo, y mira mis
manos; y acerca tu mano,
y métela en mi costado; y
no seas incrédulo, sino
creyente.
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Pero Tomás, uno de los doce, llamado Dídimo, no estaba con
ellos cuando Jesús vino. Le dijeron, pues, los otros discípulos: Al
Señor hemos visto. El les dijo: Si no viere en sus manos la señal
de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y
metiere mi mano en su costado, no creeré.
Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro, y con
ellos Tomás. Llegó Jesús, estando las puertas cerradas, y se
puso en medio y les dijo: Paz a vosotros.
Luego dijo a Tomás: Pon
aquí tu dedo, y mira mis
manos; y acerca tu mano,
y métela en mi costado; y
no seas incrédulo, sino
creyente.
Entonces Tomás
respondió y le dijo:
¡Señor mío, y Dios mío!
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Pero Tomás, uno de los doce, llamado Dídimo, no estaba con
ellos cuando Jesús vino. Le dijeron, pues, los otros discípulos: Al
Señor hemos visto. El les dijo: Si no viere en sus manos la señal
de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y
metiere mi mano en su costado, no creeré.
Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro, y con
ellos Tomás. Llegó Jesús, estando las puertas cerradas, y se
puso en medio y les dijo: Paz a vosotros.
Luego dijo a Tomás: Pon
aquí tu dedo, y mira mis
manos; y acerca tu mano,
y métela en mi costado; y
no seas incrédulo, sino
creyente.
Entonces Tomás
respondió y le dijo:
¡Señor mío, y Dios mío!
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Pero Tomás, uno de los doce, llamado Dídimo, no estaba con
ellos cuando Jesús vino. Le dijeron, pues, los otros discípulos: Al
Señor hemos visto. El les dijo: Si no viere en sus manos la señal
de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y
metiere mi mano en su costado, no creeré.
Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro, y con
ellos Tomás. Llegó Jesús, estando las puertas cerradas, y se
puso en medio y les dijo: Paz a vosotros.
Luego dijo a Tomás: Pon
aquí tu dedo, y mira mis
manos; y acerca tu mano,
y métela en mi costado; y
no seas incrédulo, sino
creyente.
Entonces Tomás
respondió y le dijo:
¡Señor mío, y Dios mío!
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Pero Tomás, uno de los doce, llamado Dídimo, no estaba con
ellos cuando Jesús vino. Le dijeron, pues, los otros discípulos: Al
Señor hemos visto. El les dijo: Si no viere en sus manos la señal
de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y
metiere mi mano en su costado, no creeré.
Al ver él la fe de ellos, le
dijo: Hombre, tus pecados
te son perdonados.
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Al ver él la fe de ellos, le
dijo: Hombre, tus pecados
te son perdonados.
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Entonces los escribas y los fariseos comenzaron a cavilar,
diciendo: ¿Quién es éste que habla blasfemias? ¿Quién puede
perdonar pecados sino sólo Dios?
Al ver él la fe de ellos, le
dijo: Hombre, tus pecados
te son perdonados.
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Entonces los escribas y los fariseos comenzaron a cavilar,
diciendo: ¿Quién es éste que habla blasfemias? ¿Quién puede
perdonar pecados sino sólo Dios?
Al ver él la fe de ellos, le
dijo: Hombre, tus pecados
te son perdonados.
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Entonces los escribas y los fariseos comenzaron a cavilar,
diciendo: ¿Quién es éste que habla blasfemias? ¿Quién puede
perdonar pecados sino sólo Dios?
Jesús entonces, conociendo
los pensamientos de ellos,
respondiendo les dijo: ¿Qué
caviláis en vuestros
corazones? ¿Qué es más
fácil, decir: Tus pecados te
son perdonados, o decir:
Levántate y anda?
Al ver él la fe de ellos, le
dijo: Hombre, tus pecados
te son perdonados.
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Entonces los escribas y los fariseos comenzaron a cavilar,
diciendo: ¿Quién es éste que habla blasfemias? ¿Quién puede
perdonar pecados sino sólo Dios?
Jesús entonces, conociendo
los pensamientos de ellos,
respondiendo les dijo: ¿Qué
caviláis en vuestros
corazones? ¿Qué es más
fácil, decir: Tus pecados te
son perdonados, o decir:
Levántate y anda?
Al ver él la fe de ellos, le
dijo: Hombre, tus pecados
te son perdonados.
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Entonces los escribas y los fariseos comenzaron a cavilar,
diciendo: ¿Quién es éste que habla blasfemias? ¿Quién puede
perdonar pecados sino sólo Dios?
Jesús entonces, conociendo
los pensamientos de ellos,
respondiendo les dijo: ¿Qué
caviláis en vuestros
corazones? ¿Qué es más
fácil, decir: Tus pecados te
son perdonados, o decir:
Levántate y anda?
Al ver él la fe de ellos, le
dijo: Hombre, tus pecados
te son perdonados.
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la
tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo:
Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. Al instante,
levantándose en presencia de ellos, y tomando el lecho en que
estaba acostado, se fue a su casa, glorificando a Dios.
Entonces los escribas y los fariseos comenzaron a cavilar,
diciendo: ¿Quién es éste que habla blasfemias? ¿Quién puede
perdonar pecados sino sólo Dios?
Jesús entonces, conociendo
los pensamientos de ellos,
respondiendo les dijo: ¿Qué
caviláis en vuestros
corazones? ¿Qué es más
fácil, decir: Tus pecados te
son perdonados, o decir:
Levántate y anda?
Al ver él la fe de ellos, le
dijo: Hombre, tus pecados
te son perdonados.
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la
tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo:
Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. Al instante,
levantándose en presencia de ellos, y tomando el lecho en que
estaba acostado, se fue a su casa, glorificando a Dios.
Entonces los escribas y los fariseos comenzaron a cavilar,
diciendo: ¿Quién es éste que habla blasfemias? ¿Quién puede
perdonar pecados sino sólo Dios?
Jesús entonces, conociendo
los pensamientos de ellos,
respondiendo les dijo: ¿Qué
caviláis en vuestros
corazones? ¿Qué es más
fácil, decir: Tus pecados te
son perdonados, o decir:
Levántate y anda?
Al ver él la fe de ellos, le
dijo: Hombre, tus pecados
te son perdonados.
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la
tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo:
Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. Al instante,
levantándose en presencia de ellos, y tomando el lecho en que
estaba acostado, se fue a su casa, glorificando a Dios.
Entonces los escribas y los fariseos comenzaron a cavilar,
diciendo: ¿Quién es éste que habla blasfemias? ¿Quién puede
perdonar pecados sino sólo Dios?
Jesús entonces, conociendo
los pensamientos de ellos,
respondiendo les dijo: ¿Qué
caviláis en vuestros
corazones? ¿Qué es más
fácil, decir: Tus pecados te
son perdonados, o decir:
Levántate y anda?
Al ver él la fe de ellos, le
dijo: Hombre, tus pecados
te son perdonados.
Demostró que
era Dios
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la
tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo:
Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. Al instante,
levantándose en presencia de ellos, y tomando el lecho en que
estaba acostado, se fue a su casa, glorificando a Dios.
Entonces los escribas y los fariseos comenzaron a cavilar,
diciendo: ¿Quién es éste que habla blasfemias? ¿Quién puede
perdonar pecados sino sólo Dios?
Jesús entonces, conociendo
los pensamientos de ellos,
respondiendo les dijo: ¿Qué
caviláis en vuestros
corazones? ¿Qué es más
fácil, decir: Tus pecados te
son perdonados, o decir:
Levántate y anda?
Al ver él la fe de ellos, le
dijo: Hombre, tus pecados
te son perdonados.
Demostró que
era Dios
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la
tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo:
Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. Al instante,
levantándose en presencia de ellos, y tomando el lecho en que
estaba acostado, se fue a su casa, glorificando a Dios.
Bienaventurado el hombre que hace esto, y el hijo de hombre que
lo abraza; que guarda el día de reposo para no profanarlo, y que
guarda su mano de hacer todo mal.
Demostró que
era Dios
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la
tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo:
Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. Al instante,
levantándose en presencia de ellos, y tomando el lecho en que
estaba acostado, se fue a su casa, glorificando a Dios.
Bienaventurado el hombre que hace esto, y el hijo de hombre que
lo abraza; que guarda el día de reposo para no profanarlo, y que
guarda su mano de hacer todo mal.
Demostró que
era Dios
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la
tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo:
Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. Al instante,
levantándose en presencia de ellos, y tomando el lecho en que
estaba acostado, se fue a su casa, glorificando a Dios.
Bienaventurado el hombre que hace esto, y el hijo de hombre que
lo abraza; que guarda el día de reposo para no profanarlo, y que
guarda su mano de hacer todo mal.
Demostró que
era Dios
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la
tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo:
Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. Al instante,
levantándose en presencia de ellos, y tomando el lecho en que
estaba acostado, se fue a su casa, glorificando a Dios.
Bienaventurado el hombre que hace esto, y el hijo de hombre que
lo abraza; que guarda el día de reposo para no profanarlo, y que
guarda su mano de hacer todo mal.
Vino a mí palabra de
Jehová, diciendo: Hijo de
hombre, tú habitas en
medio de casa rebelde, los
cuales tienen ojos para ver
y no ven, tienen oídos para
oír y no oyen, porque son
casa rebelde.
Demostró que
era Dios
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la
tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo:
Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. Al instante,
levantándose en presencia de ellos, y tomando el lecho en que
estaba acostado, se fue a su casa, glorificando a Dios.
Bienaventurado el hombre que hace esto, y el hijo de hombre que
lo abraza; que guarda el día de reposo para no profanarlo, y que
guarda su mano de hacer todo mal.
Vino a mí palabra de
Jehová, diciendo: Hijo de
hombre, tú habitas en
medio de casa rebelde, los
cuales tienen ojos para ver
y no ven, tienen oídos para
oír y no oyen, porque son
casa rebelde.
Demostró que
era Dios
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la
tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo:
Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. Al instante,
levantándose en presencia de ellos, y tomando el lecho en que
estaba acostado, se fue a su casa, glorificando a Dios.
Bienaventurado el hombre que hace esto, y el hijo de hombre que
lo abraza; que guarda el día de reposo para no profanarlo, y que
guarda su mano de hacer todo mal.
Vino a mí palabra de
Jehová, diciendo: Hijo de
hombre, tú habitas en
medio de casa rebelde, los
cuales tienen ojos para ver
y no ven, tienen oídos para
oír y no oyen, porque son
casa rebelde.
Demostró que
era Dios
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la
tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo:
Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. Al instante,
levantándose en presencia de ellos, y tomando el lecho en que
estaba acostado, se fue a su casa, glorificando a Dios.
Bienaventurado el hombre que hace esto, y el hijo de hombre que
lo abraza; que guarda el día de reposo para no profanarlo, y que
guarda su mano de hacer todo mal.
Vino a mí palabra de
Jehová, diciendo: Hijo de
hombre, tú habitas en
medio de casa rebelde, los
cuales tienen ojos para ver
y no ven, tienen oídos para
oír y no oyen, porque son
casa rebelde.
Demostró que
era Dios
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Desde los cielos miró Jehová; Vio a todos los hijos de los
hombres; Desde el lugar de su morada miró Sobre todos los
moradores de la tierra. El formó el corazón de todos ellos; Atento
está a todas sus obras.
Bienaventurado el hombre que hace esto, y el hijo de hombre que
lo abraza; que guarda el día de reposo para no profanarlo, y que
guarda su mano de hacer todo mal.
Vino a mí palabra de
Jehová, diciendo: Hijo de
hombre, tú habitas en
medio de casa rebelde, los
cuales tienen ojos para ver
y no ven, tienen oídos para
oír y no oyen, porque son
casa rebelde.
Demostró que
era Dios
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Desde los cielos miró Jehová; Vio a todos los hijos de los
hombres; Desde el lugar de su morada miró Sobre todos los
moradores de la tierra. El formó el corazón de todos ellos; Atento
está a todas sus obras.
Bienaventurado el hombre que hace esto, y el hijo de hombre que
lo abraza; que guarda el día de reposo para no profanarlo, y que
guarda su mano de hacer todo mal.
Vino a mí palabra de
Jehová, diciendo: Hijo de
hombre, tú habitas en
medio de casa rebelde, los
cuales tienen ojos para ver
y no ven, tienen oídos para
oír y no oyen, porque son
casa rebelde.
Demostró que
era Dios
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Desde los cielos miró Jehová; Vio a todos los hijos de los
hombres; Desde el lugar de su morada miró Sobre todos los
moradores de la tierra. El formó el corazón de todos ellos; Atento
está a todas sus obras.
Bienaventurado el hombre que hace esto, y el hijo de hombre que
lo abraza; que guarda el día de reposo para no profanarlo, y que
guarda su mano de hacer todo mal.
Vino a mí palabra de
Jehová, diciendo: Hijo de
hombre, tú habitas en
medio de casa rebelde, los
cuales tienen ojos para ver
y no ven, tienen oídos para
oír y no oyen, porque son
casa rebelde.
Demostró que
era Dios
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Desde los cielos miró Jehová; Vio a todos los hijos de los
hombres; Desde el lugar de su morada miró Sobre todos los
moradores de la tierra. El formó el corazón de todos ellos; Atento
está a todas sus obras.
Y Jacob engendró a José, marido de María, de la cual nació
Jesús, llamado el Cristo.
Vino a mí palabra de
Jehová, diciendo: Hijo de
hombre, tú habitas en
medio de casa rebelde, los
cuales tienen ojos para ver
y no ven, tienen oídos para
oír y no oyen, porque son
casa rebelde.
Demostró que
era Dios
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Desde los cielos miró Jehová; Vio a todos los hijos de los
hombres; Desde el lugar de su morada miró Sobre todos los
moradores de la tierra. El formó el corazón de todos ellos; Atento
está a todas sus obras.
Y Jacob engendró a José, marido de María, de la cual nació
Jesús, llamado el Cristo.
Vino a mí palabra de
Jehová, diciendo: Hijo de
hombre, tú habitas en
medio de casa rebelde, los
cuales tienen ojos para ver
y no ven, tienen oídos para
oír y no oyen, porque son
casa rebelde.
Demostró que
era Dios
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Desde los cielos miró Jehová; Vio a todos los hijos de los
hombres; Desde el lugar de su morada miró Sobre todos los
moradores de la tierra. El formó el corazón de todos ellos; Atento
está a todas sus obras.
Y Jacob engendró a José, marido de María, de la cual nació
Jesús, llamado el Cristo.
Vino a mí palabra de
Jehová, diciendo: Hijo de
hombre, tú habitas en
medio de casa rebelde, los
cuales tienen ojos para ver
y no ven, tienen oídos para
oír y no oyen, porque son
casa rebelde.
Demostró que
era Dios
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Desde los cielos miró Jehová; Vio a todos los hijos de los
hombres; Desde el lugar de su morada miró Sobre todos los
moradores de la tierra. El formó el corazón de todos ellos; Atento
está a todas sus obras.
Y Jacob engendró a José, marido de María, de la cual nació
Jesús, llamado el Cristo.
Y Jesús crecía en
sabiduría y en estatura, y
en gracia para con Dios y
los hombres.
Demostró que
era Dios
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Desde los cielos miró Jehová; Vio a todos los hijos de los
hombres; Desde el lugar de su morada miró Sobre todos los
moradores de la tierra. El formó el corazón de todos ellos; Atento
está a todas sus obras.
Y Jacob engendró a José, marido de María, de la cual nació
Jesús, llamado el Cristo.
Y Jesús crecía en
sabiduría y en estatura, y
en gracia para con Dios y
los hombres.
Demostró que
era Dios
Completamente
Dios
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Desde los cielos miró Jehová; Vio a todos los hijos de los
hombres; Desde el lugar de su morada miró Sobre todos los
moradores de la tierra. El formó el corazón de todos ellos; Atento
está a todas sus obras.
Y Jacob engendró a José, marido de María, de la cual nació
Jesús, llamado el Cristo.
Y Jesús crecía en
sabiduría y en estatura, y
en gracia para con Dios y
los hombres.
Demostró que
era Dios
Completamente Completamente
Dios
Hombre
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Desde los cielos miró Jehová; Vio a todos los hijos de los
hombres; Desde el lugar de su morada miró Sobre todos los
moradores de la tierra. El formó el corazón de todos ellos; Atento
está a todas sus obras.
Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del
cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el
Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él.
Demostró que
era Dios
Completamente Completamente
Dios
Hombre
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la
tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo:
Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. Al instante,
levantándose en presencia de ellos, y tomando el lecho en que
estaba acostado, se fue a su casa, glorificando a Dios.
Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del
cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el
Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él.
Demostró que
era Dios
Completamente Completamente
Dios
Hombre
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la
tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo:
Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. Al instante,
levantándose en presencia de ellos, y tomando el lecho en que
estaba acostado, se fue a su casa, glorificando a Dios.
Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del
cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el
Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él.
Y le fue dado dominio,
gloria y reino, para que
todos los pueblos,
naciones y lenguas le
sirvieran; su dominio es
dominio eterno, que nunca
pasará, y su reino uno que
no será destruido.
Demostró que
era Dios
Completamente Completamente
Dios
Hombre
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la
tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo:
Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. Al instante,
levantándose en presencia de ellos, y tomando el lecho en que
estaba acostado, se fue a su casa, glorificando a Dios.
Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del
cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el
Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él.
Y le fue dado dominio,
gloria y reino, para que
todos los pueblos,
naciones y lenguas le
sirvieran; su dominio es
dominio eterno, que nunca
pasará, y su reino uno que
no será destruido.
Demostró que
era Dios
Completamente Completamente
Dios
Hombre
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la
tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo:
Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. Al instante,
levantándose en presencia de ellos, y tomando el lecho en que
estaba acostado, se fue a su casa, glorificando a Dios.
Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del
cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el
Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él.
Y le fue dado dominio,
gloria y reino, para que
todos los pueblos,
naciones y lenguas le
sirvieran; su dominio es
dominio eterno, que nunca
pasará, y su reino uno que
no será destruido.
Demostró que Revelo que era
era Dios
el Mesías
Completamente Completamente
Dios
Hombre
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la
tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo:
Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. Al instante,
levantándose en presencia de ellos, y tomando el lecho en que
estaba acostado, se fue a su casa, glorificando a Dios.
Demostró que Revelo que era
era Dios
el Mesías
Completamente Completamente
Dios
Hombre
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo
Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a
Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo,
tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y
estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo,
haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.
Demostró que Revelo que era
era Dios
el Mesías
Completamente Completamente
Dios
Hombre
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo
Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a
Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo,
tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y
estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo,
haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.
Demostró que Revelo que era
era Dios
el Mesías
Completamente Completamente
Dios
Hombre
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo
Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a
Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo,
tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y
estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo,
haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.
Demostró que Revelo que era
era Dios
el Mesías
Completamente Completamente
Dios
Hombre
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo
Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a
Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo,
tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y
estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo,
haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.
Demostró que Revelo que era
era Dios
el Mesías
Completamente Completamente
Dios
Hombre
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo
Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a
Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo,
tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y
estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo,
haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.
No puedo yo hacer nada
por mí mismo; según oigo,
así juzgo; y mi juicio es
justo, porque no busco mi
voluntad, sino la voluntad
del que me envió, la del
Padre.
Cristo se subordino
Voluntariamente al Padre
Demostró que Revelo que era
era Dios
el Mesías
Completamente Completamente
Dios
Hombre
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo
Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a
Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo,
tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y
estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo,
haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.
Habéis oído que yo os he dicho: Voy, y vengo a vosotros. Si me
amarais, os habríais regocijado, porque he dicho que voy al
Padre; porque el Padre mayor es que yo.
No puedo yo hacer nada
por mí mismo; según oigo,
así juzgo; y mi juicio es
justo, porque no busco mi
voluntad, sino la voluntad
del que me envió, la del
Padre.
Cristo se subordino
Voluntariamente al Padre
Demostró que Revelo que era
era Dios
el Mesías
Completamente Completamente
Dios
Hombre
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo
Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a
Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo,
tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y
estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo,
haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.
Habéis oído que yo os he dicho: Voy, y vengo a vosotros. Si me
amarais, os habríais regocijado, porque he dicho que voy al
Padre; porque el Padre mayor es que yo.
No puedo yo hacer nada
por mí mismo; según oigo,
así juzgo; y mi juicio es
justo, porque no busco mi
voluntad, sino la voluntad
del que me envió, la del
Padre.
Cristo se subordino
Voluntariamente al Padre
Demostró que Revelo que era
era Dios
el Mesías
Completamente Completamente
Dios
Hombre
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo
Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a
Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo,
tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y
estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo,
haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.
Habéis oído que yo os he dicho: Voy, y vengo a vosotros. Si me
amarais, os habríais regocijado, porque he dicho que voy al
Padre; porque el Padre mayor es que yo.
No puedo yo hacer nada
por mí mismo; según oigo,
así juzgo; y mi juicio es
justo, porque no busco mi
voluntad, sino la voluntad
del que me envió, la del
Padre.
Cristo se subordino
Voluntariamente al Padre
Demostró que Revelo que era
era Dios
el Mesías
Completamente Completamente
Dios
Hombre
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo
Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a
Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo,
tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y
estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo,
haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.
Habéis oído que yo os he dicho: Voy, y vengo a vosotros. Si me
amarais, os habríais regocijado, porque he dicho que voy al
Padre; porque el Padre mayor es que yo.
No puedo yo hacer nada
por mí mismo; según oigo,
así juzgo; y mi juicio es
justo, porque no busco mi
voluntad, sino la voluntad
del que me envió, la del
Padre.
Cristo se subordino
Voluntariamente al Padre
Demostró que Revelo que era
era Dios
el Mesías
Completamente Completamente
Dios
Hombre
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo
Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a
Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo,
tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y
estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo,
haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.
Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se
había perdido.
Cristo se subordino
Voluntariamente al Padre
Demostró que Revelo que era
era Dios
el Mesías
Completamente Completamente
Dios
Hombre
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo
Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a
Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo,
tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y
estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo,
haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.
Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se
había perdido.
Cristo se subordino
Voluntariamente al Padre
Demostró que Revelo que era
era Dios
el Mesías
Completamente Completamente
Dios
Hombre
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo
Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a
Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo,
tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y
estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo,
haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.
Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se
había perdido.
Cristo se subordino
Voluntariamente al Padre
Demostró que Revelo que era
era Dios
el Mesías
Completamente Completamente
Dios
Hombre
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo
Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a
Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo,
tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y
estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo,
haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.
Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se
había perdido.
Como el Hijo del
Hombre no vino
para ser servido,
sino para servir, y
para dar su vida en
rescate por
muchos.
Misión = Salvar lo que se perdió
Cristo se subordino
Voluntariamente al Padre
Demostró que Revelo que era
era Dios
el Mesías
Completamente Completamente
Dios
Hombre
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo
Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a
Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo,
tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y
estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo,
haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.
Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se
había perdido.
Como el Hijo del
Hombre no vino
para ser servido,
sino para servir, y
para dar su vida en
rescate por
muchos.
Misión = Salvar lo que se perdió
Cristo se subordino
Voluntariamente al Padre
Demostró que Revelo que era
era Dios
el Mesías
Completamente Completamente
Dios
Hombre
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo
Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a
Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo,
tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y
estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo,
haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.
Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se
había perdido.
Como el Hijo del
Hombre no vino
para ser servido,
sino para servir, y
para dar su vida en
rescate por
muchos.
Misión = Salvar lo que se perdió
Cristo se subordino
Voluntariamente al Padre
Demostró que Revelo que era
era Dios
el Mesías
Completamente Completamente
Dios
Hombre
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo
Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a
Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo,
tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y
estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo,
haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.
Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se
había perdido.
Como el Hijo del
Hombre no vino
para ser servido,
sino para servir, y
para dar su vida en
rescate por
muchos.
¿Cómo? Dando su vida
Misión = Salvar lo que se perdió
Cristo se subordino
Voluntariamente al Padre
Demostró que Revelo que era
era Dios
el Mesías
Completamente Completamente
Dios
Hombre
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo
Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a
Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo,
tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y
estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo,
haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.
Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se
había perdido.
Como el Hijo del
Hombre no vino
para ser servido,
sino para servir, y
para dar su vida en
rescate por
muchos.
¿Cómo? Dando su vida
Misión = Salvar lo que se perdió
Cristo se subordino
Voluntariamente al Padre
Demostró que Revelo que era
era Dios
el Mesías
Completamente Completamente
Dios
Hombre
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he
venido para que tengan vida, y para que la tengan en
abundancia. Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por
las ovejas.
Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se
había perdido.
Como el Hijo del
Hombre no vino
para ser servido,
sino para servir, y
para dar su vida en
rescate por
muchos.
¿Cómo? Dando su vida
Misión = Salvar lo que se perdió
Cristo se subordino
Voluntariamente al Padre
Demostró que Revelo que era
era Dios
el Mesías
Completamente Completamente
Dios
Hombre
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he
venido para que tengan vida, y para que la tengan en
abundancia. Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por
las ovejas.
Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se
había perdido.
Como el Hijo del
Hombre no vino
para ser servido,
sino para servir, y
para dar su vida en
rescate por
muchos.
Resultado = Vida en abundancia
¿Cómo? Dando su vida
Misión = Salvar lo que se perdió
Cristo se subordino
Voluntariamente al Padre
Demostró que Revelo que era
era Dios
el Mesías
Completamente Completamente
Dios
Hombre
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he
venido para que tengan vida, y para que la tengan en
abundancia. Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por
las ovejas.
Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se
había perdido.
Resultado = Vida en abundancia
¿Cómo? Dando su vida
Misión = Salvar lo que se perdió
Cristo se subordino
Voluntariamente al Padre
Demostró que Revelo que era
era Dios
el Mesías
Completamente Completamente
Dios
Hombre
Hijo de Dios
Hijo del Hombre
Jesús
He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno
oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré
con él, y él conmigo.