¿Has oído hablar a niños que
se comunican en una lengua
que tú no conoces?
¿Por qué ríen? ¿Qué tiene de
gracioso lo que se cuentan?
¿Por qué lo que dicen a mí no
me divierte?
Lo que no entendemos no nos
dice nada.
Por eso hay gente que dice: “a mí
la Misa no me dice nada”.
¿Qué es la Santa Misa?
La celebración más importante de los cristianos donde damos
gracias a Dios, aprendemos de Él a través de su Palabra y recibimos
su cuerpo para tener su fortaleza.
CANTO DE ENTRADA
La música y el canto son esenciales en toda fiesta humana, y también en
nuestras celebraciones litúrgicas. No son un mero adorno, “para que la
celebración salga bonita”, sino que son oración hecha música. Como decía
un gran santo “Cantar es orar dos veces”.
PROCESIÓN HACIA EL ALTAR
Esta procesión simboliza el camino que recorremos nosotros (la Iglesia)
hasta el Reino de Dios y los creyentes.
Una persona puede llevar la Cruz y otro los Evangelios, que simbolizan a
Jesús nuestro salvador y maestro, que nos acompaña en nuestro camino.
BESO EN EL
ALTAR:
Cuando el sacerdote se acerca
al altar lo besa porque es el
lugar donde Jesús se hará
presente en unos minutos.
EL SEÑOR ESTÉ
CON VOSOTROS
Así saluda el sacerdote, al inicio de
la misa indicando que Jesús está
con nosotros y nos acompaña en la
eucaristía..
GOLPES DE
PECHO:
"Yo confieso... por mi
culpa, por mi culpa, por
mi gran culpa". ¿Sabes
por qué se golpea el pecho
en el lado izquierdo?
Porque ahí está el
corazón. Y así como para
entrar a un lugar antes
llamas a la puerta de la
misma manera animas a
tu corazón diciéndole:
¡despierta, cambia de
vida, busca amor a Dios,
reacciona, conviértete!
SEÑOR, TEN PIEDAD:
Aclamamos así al Señor.
En la eucaristía empleamos las
palabras del ciego Bartimeo para
pedirle ayuda a Jesús.
Gritaba el ciego Bartimeo: ¡Jesús,
Hijo de David, ten piedad de mí! (Mc
10,47); y le curó…
“OREMOS”
El sacerdote deja aquí un
breve espacio de tiempo de
silencio para pedir por
algo o alguien. Tú
también puedes hacerlo.
¿Qué significa ofrecer la
Misa
por
algo?
Asómbrate: significa que
ofreces a Dios tu
participación
en
la
eucaristía junto con Jesús
para alcanzar una gracia
y hacer el bien.
En la
LITÚRGIA DE
LA PALABRA,
escuchamos la
Palabra de Dios
con atención
para ponerla en
práctica.
LITURGIA DE LA PALABRA: LA
ESCUCHA DE LA PALABRA DE DIOS
• La fe viene por la escucha, (Rom
10 ,17) No dice la fe viene por la
lectura, así que hay que
escuchar…
• A través de la escucha conocemos y
amamos a Jesús.
• Quien va a misa los domingos
durante tres años ha escuchado
casi todo el evangelio.
PRIMERA LECTURA
• DIOS HABLA A SU PUEBLO.
• SUELE SER UNA LECTURA DEL
ANTIGUO TESTAMENTO
• SE ESCUCHA SENTADOS
• PUEDE SER LEIDA POR
CUALQUIER FIEL
• Al finalizar la lectura se dice:
PALABRA DE DIOS
Y todos respondemos:
TE ALABAMOS SEÑOR
SALMO RESPONSORIAL
• TRAS LA PRIMERA LECTURA
RESPONDE MOS A DIOS CON
SUS PROPIAS PALABRAS
• LOS SALMOS EXPRESAN LOS
SENTIMIENTOS DE DIOS
HECHO HOMBRE
• DESDE QUE JESÚS EMPLEÓ
LOS SALMOS PARA ORAR
NOSOTROS LOS UTILIZAMOS
PARA HABLAR CON DIOS
SEGUNDA LECTURA
• PROPIO DE LOS DOMINGOS Y DIAS DE
FIESTA
• SON LECTURAS DEL NUEVO TESTAMENTO
ALELUYA
• CANTAMOS EL
ALELUYA PARA
EXPRESAR NUESTRA
ALEGRÍA AL RECIBIR
A JESÚS EN EL
EVANGELIO.
• ALELUYA CANTARÁ
QUIEN PERDIO LA
ESPERANZA
Y LA TIERRA
SONREIRÁ,
ALELUYA.
EL EVANGELIO
Es el mismo Jesucristo
quien nos habla en la
Escritura. Por eso lo
escuchamos de pie y el
sacerdote lo besa cuando
termina de leérnoslo.
Al terminar el sacerdote
dice :
PALABRA DEL
SEÑOR
y nosotros respondemos:
GLORIA A TI SEÑOR
JESÚS
5. Oración de los fieles
Consta de una introducción y
de unas peticiones de carácter
universal, y también local:
por las necesidades de la
Iglesia Universal.
por las necesidades de la
sociedad, por los gobernantes de
las naciones, de las personas, por
la salvación del mundo.
por los que sufren cualquier
necesidad.
por la comunidad local
Las peticiones pueden ser leídas
por una o varias personas y han
de estar preparadas y escritas.
LA LITURGIA
EUCARÍSTICA
es la parte central de la Santa Misa.
OFERTORIO PAN
Y VINO:
Nos sentamos.
El sacerdote ofrece los
dones para la celebración de
la eucaristía. ¿Qué es lo que
ofrece a Dios junto al pan?
La suma de todas las
pequeñas cosas como son:
horas de estudio, alegrías,
dolores, deporte, diversiones
del día, esfuerzos por
conseguir propósitos...
Puedes decir: Señor mío y
Dios mío, te ofrezco todo lo
que tengo; mis planes y
proyectos, mis sacrificios y
alegrías.
LAVATORIO DE
MANOS
El sacerdote ya tiene las manos
limpias. ¿Por qué se lava las
manos otra vez? Para decir, con
un gesto externo, que igual que el
agua va a quitar de sus manos las
pequeñas suciedades, del mismo
modo pide a Dios que su gracia y
misericordia limpie su alma de sus
suciedades (pecados, amor propio,
faltas de amor, etc).
El sacerdote dice en voz baja las
siguientes palabras:
¡Señor, lávame totalmente de mi
culpa y purifícame de mi pecado!
PREFACIO
EL SEÑOR ESTÉ CON VOSOTROS: ese "vosotros"
hace referencia a todos los hombres del mundo, no sólo
a los presentes.
LEVANTEMOS EL CORAZÓN: levantarlo hasta
el cielo, para unirnos a todos los que están allí.
DEMOS GRACIAS A DIOS: y a continuación se
dan argumentos, motivos, por los que damos gracias
(primero por darnos a Jesucristo, y luego se dan otros
motivos distintos según los días: estáte atento para
descubrirlos).
POR ESO CON LOS ÁNGELES...: pedimos
también a los ángeles que adoren a Dios con nosotros.
Ya ves. ¡Está toda la creación en la Misa, aunque la
Iglesia esté vacía! Todos los hombres, todos los que
están en el Cielo, y todos los ángeles.
SANTO, SANTO,
SANTO
Este es el canto más
importante de la
celebración, donde
todos juntos
reconocemos tres
veces la santidad de
Dios:
• La santidad de
Dios Padre
• La santidad de
Jesús
•La santidad del
Espíritu Santo
CONSAGRACIÓN :
El sacerdote "presta" ahora
su voz y sus manos a
Jesucristo.
Ahora dice: "esto es mi
Cuerpo", y ese trozo de pan se
convierte en su cuerpo.
Mientras el sacerdote levanta
el pan dice las palabras del
apóstol Santo Tomás:
“Señor mío y Dios mío”.
“Este es el Cáliz de mi
Sangre", y el vino se convierte
en su Sangre.
Y repite en voz baja:
“Señor mío y Dios mío”.
Los fieles inclinamos la
cabeza al arrodillarse el
sacerdote después de
presentar el cuerpo y la
sangre de Jesús
PADRENUESTRO
En este momento
rezamos la oración que
Jesús nos enseñó para
que nos dirigiéramos a
nuestro Padre Dios
Rito de la paz
Sigue el Rito de la paz por el
cual los fieles se expresan
mutuamente la caridad. El
sacerdote desea la verdadera
paz a todos, invitándonos a
todos a manifestar nos ese
mismo sentimiento.
Ese gesto puede ser: darse la
mano, un beso o un abrazo. Es
un gesto de comunión.
Debe ser un gesto verdadero.
La paz que se desea es la paz de
Jesús: compendio de todo bien,
fruto del Espíritu Santo quien
lleva a los fieles al amor a Dios
y a los hermanos.
Fracción del pan
El sacerdote toma el pan consagrado, lo parte sobre la
patena y deja caer una parte del mismo en el cáliz,
diciendo en secreto: El Cuerpo y la Sangre de Nuestro
Señor Jesucristo, unidos en este cáliz, sean para
nosotros alimentos de vida eterna.
Comunión
El sacerdote hace una genuflexión ,
toma el pan consagrado y
sosteniéndolo sobre la patena, lo
muestra al pueblo diciendo: Este es
el Cordero de Dios que quita el
pecado del mundo. Dichosos los
invitados a la cena del Señor.
A Jesús se le llama Cordero a
semejanza de los corderos que
se sacrificaban en el Templo,
pero con una gran diferencia:
los corderos del Templo no
quitaban el pecado del
mundo, en cambio el
“Cordero de Dios” quita el
pecado del mundo.
Antes de comulgar decimos el
“Señor no soy digno...”
usando las palabras del
centurión de Cafarnaún
cuando se reconocía indigno
de recibir a Jesús en su casa.
Comunión II
Cuando acudes a tomar la comunión puedes hacerlo de dos maneras:
•Recibiendo el cuerpo de Jesús en la boca
•Recibiendo el cuerpo de Jesús en las manos en forma de cruz situando la mano
izquierda sobre la derecha y llevándotelo a la boca delante del sacerdote.
Al entregarte en cuerpo de Jesús el sacerdote te dirá :
EL CUERPO DE CRISTO
y contestarás en voz alta AMÉN. El Amén significa:
así sea, así creo que es, sé que a quien tiene usted en sus manos es Cristo (aunque a
mis ojos se muestre un simple trozo de pan). El Amén es un gran acto de fe: dilo
fuerte.
Rito de conclusión
Tiene dos partes:
El saludo y la Bendición final:
El sacerdote dice EL SEÑOR ESTÉ CON VOSOTROS y
nosotros contestamos: Y CON TU ESPÍRITU
Para recibir la bendición inclinamos la cabeza y hacemos la
señal de la cruz mientras el sacerdote dice las siguientes
palabras:
LA BENDICIÓN DE DIOS TODOPODEROSO, PADRE,
HIJO Y ESPÍRITU SANTO, DESCIENDA SOBRE
VOSOTROS. Contestamos AMÉN
Este Amén expresa la confianza en la misericordia de
Dios.
La despedida.
Hay dos despedidas:
La despedida de los fieles, con una frase sencilla: PODÉIS
IR EN PAZ y contestamos DEMOS GRACIAS A DIOS
y la despedida del altar, símbolo de Cristo. El celebrante
principal lo venera mediante un beso, como al principio.
Es una expresión de amor y veneración de toda la Iglesia a
Cristo.
La fórmula “Podéis ir en paz” indica que se trata de
una misión.
Descargar

Diapositiva 1