La Santa Misa no es aburrida
¿Has oído hablar a niños que se
comunican en una lengua que tú
no conoces?
¿Por qué ríen? ¿Qué tiene de
gracioso lo que se cuentan? ¿Por
qué lo que dicen a mí no me
divierte?
Lo que no entendemos no nos dice
nada.
Por eso hay gente que dice: “a mí
la Misa no me dice nada”.
¿Qué es la
Santa Misa?
Es el sacrificio
del Cuerpo y la
Sangre de
Jesucristo.
Jesucristo se ofrece a Dios por
medio del sacerdote.
En la Última
Cena, Jesucristo
dijo: esto es mi
Cuerpo que será
entregado por
vosotros y
convirtió el pan
en su cuerpo.
AL INICIO,
El sacerdote se acerca al altar
y lo besa, como si besara
al mismo Jesucristo.
El sacerdote
hace la señal de
la cruz,
recordando que
la Misa es la
renovación del
sacrificio de la
Cruz.
En el
ACTO
PENITENCIAL,
todos juntos
pedimos perdón
por nuestros
pecados.
En la
LITÚRGIA DE
LA PALABRA,
escuchamos la
Palabra de Dios
con atención para
ponerla en
práctica.
LA LITURGIA
EUCARÍSTICA
es la parte central de la Santa Misa.
En la
PRESENTACIÓN DE
LAS OFRENDAS,
El sacerdote presenta el
pan y el vino.
Nosotros le
ofrecemos
nuestra
vida a Dios.
LA
CONSAGRACIÓN
es el momento
principal de la
Misa. Jesucristo,
por medio del
sacerdote,
convierte el
pan y el vino
en su Cuerpo y
Sangre.
Rezamos juntos el Padrenuestro -la oración
de los hijos de Dios- y el sacerdote da la
COMUNIÓN.
Para comulgar
debemos guardar el
ayuno eucarístico y
tener el alma en
gracia. Si tenemos
conciencia de pecado
grave, nos acercamos
antes a la confesión.
Al terminar la
Santa Misa, el
sacerdote nos
bendice a todos y
nos despide.
Nosotros damos
gracias a Dios.
Los que asisten a la Santa Misa han de ir
por todas partes a enseñar a otros lo que
ellos han aprendido.
El mundo espera a Cristo.
Los cristianos estamos llamados a ser
luz del mundo, sal de la tierra.
Pide a Jesús
que te enseñe a
asistir a la
Santa Misa.
FIN
Descargar

La Santa Misa no es aburrida