Sin milagros, con discreción y simplicidad, Juan
XXIII dedicó su vida a traer la paz entre los
pueblos a pesar de las diferencias.
Angelo Giuseppe
Roncalli (Sotto il Monte,
Bérgamo, Lombardía,
Italia, 25 de noviembre
de 1881 - Ciudad del
Vaticano, 3 de junio de
1963), fue el papa
número 261 de la
Iglesia católica entre
1958 y 1963.
Durante la Primera
Guerra Mundial, ejerció
primero como sargento
médico y más tarde
como capellán militar.
En diciembre de 1920,
fue llamado desde
Roma por el papa
Benedicto XV para
ocupar el cargo de
presidente para Italia
del Consejo Central de
la Obra Pontificia de la
Propagación de la Fe.
Ocupó varios cargos de
relevancia en la Iglesia:
* Visitador apostólico en
Bulgaria desde 1925.
*Delegado apostólico en
Turquía y Grecia desde 1935.
*Nuncio apostólico en Francia,
donde permaneció hasta 1953.
*Cardenal presbítero de S.
Prisca en el consistorio de ese
año.
*Patriarca de Venecia hasta su
elección como
*sumo pontífice en el cónclave
de octubre de 1958.
Nikita Kruschev, primer
ministro de la Unión
Soviética, declaró en una
entrevista: No podemos
menos que tener muy en
cuenta la postura del Papa
Juan XXIII, posición realista
sobre una serie de cuestiones
entre las más acuciantes de
nuestra época, y, en primer
lugar, sobre el problema de
la paz y del desarme.
Delegado apostólico en Bulgaria
Delegado apostólico en Estambul
En Grecia
Nuncio en
Francia
Patriarca de
Venecia
28 octubre 1958,
TOMA
POSESIÓN EL
NUEVO PAPA
Juan XXIII
DÍA DE SU
CORONACION
DISCURSO INAUGURAL DEL
CONCILIO VATICANO II
AULA CONCILIAR EN
LA BASÍLICA DE SAN
PEDRO
VIAJA AL SANTUARIO
DE LORETO
VISITA LA CARCEL
DE REGINA COELI
VISITA EL HOSPITAL
DEL NIÑO JESÚS EN
ROMA
Muere 3 de
junio de 1963
ENTIERRO EN EL VATICANO
PROCLAMADO “BEATO” en el
2000
Canonizado
el 27 de abril
de 2014
“Dios Padre amado, que nos
diste como Santo Padre a San
Juan XXIII, llamado por todos el
Papa de la paz y el Papa
bueno.
Te pedimos padre por su
intercesión ser portadores en
esta tierra del don maravilloso
de tu paz y ser por tanto
hombres y mujeres de diálogo,
comprensión y tolerancia.
Ayúdanos Señor a ver a todos
los que nos rodean como
hermanos e hijos de un mismo
Dios y abuscar en todo
momento el entendimiento sin
desvirtuar tu luz y tu verdad.
Queremos, como San
Juan XXIII, que nos
reconozca el mundo
entero porque, como
discípulos tuyos, nos
amamos unos a los otros.
Gracias por este ejemplo de
virtudes. Y unidos a todos los
santos del cielo y en especial
a este Papa bueno te suplico
Padre Santo esta gracia
particular que necesito.
Gracias te doy de antemano,
Señor, porque al ruego de
tan grande intercesor estoy
seguro de que me será
concedida. Amén”.
CURIOSIDADES
DE LA
CEREMONIA
Descargar

Diapositiva 1