¡No comas carne!
El
consumo
de
carne,
embutidos y pescado es un
factor de riesgo para muchas
enfermedades. Quien quiera
vivir
sanamente
debería
renunciar a estos productos.
La carne es desde el punto de
vista de la fisiología dietética
un alimento innecesario. Hoy
en día los expertos ya no
dudan en que la alimentación
vegetariana
ofrece
un
suministro óptimo de las
necesidades alimentarias. Esto
vale para todas las edades.
En algunas enfermedades, como
por ejemplo la tensión alta, reúma,
trastornos del metabolismo, la
forma de vida vegetariana es una
de las medidas terapéuticas más
razonables que existen. Cómo lo
quiere hacer cada uno con el
consumo queda a la elección de
cada cual. Sin embargo, cada uno
debería también conocer las
consecuencias que esto trae
consigo.
La carne ocasiona
diabetes: Un elevado
suministro
de
lipoácidos saturados
puede llevar a una
resistencia
a
la
insulina y favorece la
aparición
de
enfermedades
producidas por el
azúcar
(diabetes
melitus).
Por
lo
general los productos
animales contienen
lipoácidos saturados.
La carne ocasiona obesidad: Los
lipoácidos saturados favorecen la
obesidad. La obesidad es un factor de
riesgo
para
enfermedades
cardiovasculares, infarto de miocardio,
ataques cardíacos, dificultades de riego
sanguíneo, entre otras muchas más.
La carne perjudica a los huesos: Los
productos cárnicos contienen una medida
de mayor cantidad de fósforo que de
calcio. Una elevada proporción de
calcio/fósforo tiene como consecuencia
una mayor eliminación de calcio de los
huesos. Tal como han demostrado algunos
estudios, existe una relación estrecha
entre una elevada absorción de fosfato con
la alimentación y un mayor resgo de
osteoporosis y fracturas óseas.
La carne es un factor de riesgo para el cáncer: El NIH, la mayor
institución mundial para la investigación médica, constató en
2001 un mayor riesgo de cáncer por el consumo de carne roja.
Argentina y Uruguay pertenecen a los mayores consumidores
de carne de vacuno del mundo, y al mismo tiempo se cuentan
también entre los países de mayor cuota de cáncer de pecho y
de intestino. De un estudio de la universidad de Minnesota que
fue publicada en septiembre de 2002, se pone en relieve que el
consumo de carne roja frita fomenta la aparición de cáncer de
páncreas.
La
carne
fomenta
infecciones y dolores:
Los productos animales
contienen
ácido
aráquido, de lo que se
forman
substancias
infecciosas.
Estas
substancias
pueden
conducir a la aparición
de
neurodermitis,
infecciones
del
intestino delgado y
grueso, asma, artritis,
artrosis y reúma.
La carne favorece el infarto cardíaco y la
arteriosclerosis: Un elevado suministro
de hierro, como el que lleva consigo el
consumo de carne roja, es una peligrosa
fuente para los radicales libres que
perjudican
los
vasos
sanguíneos.
Especialmente en los hombres se eleva el
riesgo de infarto cardíaco.
La
carne
fomenta
las
depresiones: La carne tiene un
efecto negativo sobre la psiquis.
En un estudio de 1998 se
demostró una aparición elevada
de miedo y depresiones en los
consumidores de carne, en
comparación
con
los
vegetarianos.
¿Perjudica la carne a la
inteligencia?:
Una
alimentación rica en
proteínas conduce a la
subida de cortisol en el
plasma sanguíneo y en la
saliva. Un aumento
crónico
de
la
concentración de cortisol
perjudica al hipotálamo,
lo que conduce a un
empeoramiento
indudable
de
la
memoria.
Los
consumidores de carne,
según un estudio de la
universidad Loma Linda
de California, tienen
también un riesgo doble
de
enfermedades
demenciales.
¿Por qué, por qué estos actos crueles? ¿Es esto lo que el Espíritu de la
Naturaleza, el Espíritu Creador, os ha enseñado? Sufrimos torturas
indecibles. Vosotros sólo nos atribuís el instinto. Pero el instinto
significa tener capacidad de captar. Nosotros captamos lo que nos
hacéis y quién o qué viene a nosotros.
¡No comas carne!
Porque comer carne
no es necesario para
vivir.
Comer carne es cruel.
Comer carne te
enferma.
Comer carne causa
daños en el medio
ambiente.
Comer carne causa un
sufrimiento global.
Citas de grandes seres acerca de la comida de muertos
Pitágoras
Mientras los hombres sigan masacrando a sus
hermanos los animales, reinará en la tierra la
guerra y el sufrimiento y se matarán unos a
otros, pues aquel que siembra el dolor y la
muerte no podrá cosechar ni la ALEGRÍA, ni la
PAZ, ni el AMOR.
Albert Einstein, físico:
"Nada incrementa tanto la posibilidad de supervivencia sobre la Tierra, como el
paso hasta una alimentación vegetariana".
Thomas Alva Edison, descubridor de la bombilla eléctrica:
"Soy un apasionado vegetariano y abstemio, porque así puedo hacer mejor uso de
mi cerebro".
Leo Tolstoi, escritor:
"Alimentarse de carne es un vestigio del primitivismo más grande.
El paso al vegetarianismo es la primera consecuencia natural de la
ilustración".
Leonardo da Vinci, genio universal:
"El hombre es en verdad el rey de todos los animales, pues sus
crueldades sobrepasan a las de estos. Vivimos de la muerte de otros.
¡Somos tumbas andantes!
Christian Morgenstern, escritor:
"Si el hombre moderno tuviese que matar él mismo a los animales
que le sirven de alimento, aumentaría ilimitadamente el número
de los que comen vegetales".
Bryan Adams, cantante:
"Desde hace doce años soy vegetariano. Y hasta ahora nunca he
estado seriamente enfermo. La alimentación vegetariana
fortalece el sistema inmunológico. Creo que la carne hace
enfermar".
Mahatma Gandhi, premio Nobel:
"Creo que el crecimiento espiritual, llegado a un cierto grado,
exige de nosotros que dejemos de matar a los seres vivos
animales para satisfacer nuestras necesidades físicas".
Volker Elis Pilbrim, escritor:
"La carne que comemos es un cadáver que por lo menos tiene de dos
a cinco días".
Albert Schweitzer, médico, premio Nobel de la paz:
"Mi punto de vista es que todos aquellos que estamos a favor de los
animales, dejemos totalmente el consumo de carne, y también
hablemos en contra de él. De esta manera puede llamarse la
atención sobre el problema que ha sido planteado tan tarde".
Paul McCartney, cantante:
"No se debe comer aquello que tiene un rostro".
Wilhelm Busch, poeta:
"Una verdadera cultura humana existe solamente cuando no sólo
el devorar a seres humanos, sino cuando todo tipo de deleite por
consumir carne es considerado como canibalismo".
Eugenio Roth, escritor:
"El hombre piensa feliz y contento: Yo no soy carnicero
sangriento; pero mientras no considere la carne
despreciable, será de la matanza culpable".
Descargar

Diapositiva 1