BEATUS ILLE
Dichoso aquel que alejado de negocios,
Como en pasados tiempos los mortales,
Con sus bueyes los campos heredados
Ara y cultiva,
Libre de la usura,
Ni lo despierta la cruel trompeta
Ni teme al mar airado
Y el foro evita y las soberbias casas
De los mas potentados ciudadanos.
Ya entrelaza en estrecho maridaje
Los altos álamos
Con crecidos mugrones de la vid,
Y podando con hoz ramas inútiles
Injerta otras mucho mas feraces;
A lo lejos divisa
En el angosto valle
El rebaño esparcido de sus vacas;
O en ánforas encierra ya las mieles
Que exprimió y sacó de sus panales;
O trasquila las tímidas ovejas.
O si el otoño sobre el campo alza
Su frente orlada
De sazonadas frutas,
¡cómo se goza
Cogiendo ya la pera que ha injertado
Y las uvas que en su olor compiten
Con la brillante púrpura!
FRAY LUIS DE LEÓN
•
•
•
•
Fray Luis de León fue un poeta, humanista y religioso agustino español de la
Escuela salmantina uno de los escritores más importantes de la segunda fase
del Renacimiento español y forma parte de la literatura ascética de la segunda
mitad del siglo XVI.
Su poesía está inspirada por el deseo del alma de alejarse de todo lo terrenal
para poder alcanzar a Dios, identificado con la paz y el conocimiento. Los
temas morales y ascéticos dominan toda su obra. Sus temas preferidos y
personales, si dejamos a un lado los morales y patrióticos que también cultivó
ocasionalmente, son, en el largo número de odas que llegó a escribir, el deseo
de la soledad y del retiro en la naturaleza (tópico del Beatus Ille), y la
búsqueda de paz espiritual y de conocimiento (lo que él llamó la verdad pura
sin velo), pues era hombre inquieto, apasionado y vehemente, aquejado por
todo tipo de pasiones, y deseaba la soledad, la tranquilidad, la paz y el sosiego
antes que toda cosa.
Su estilo es aparentemente sencillo y austero; no abundan las imágenes ni los
adornos.
Recurre frecuentemente al encabalgamiento abrupto, expresando con ello su
carácter atormentado.
En esta imagen se puede apreciar la tranquilidad que el
autor encontraba en el campo para escribir la mayoría de
sus odas. Esta era su fuente de inspiración, no como la
ciudad, ya que en esta oda por ejemplo el autor critica a
todos aquellos que dejan el campo y se van a la ciudad.
FIN
María Huguet Elcarte
Descargar

BEATUS ILLE