Marte
Velázquez; siglos XVI – XVII. Museo
del Prado (Madrid)
Al dios de la guerra se le suele
representar como un joven o un
hombre de aspecto viril. Sus atributos
son el yelmo y el escudo, a veces la
coraza. En la iconografía tradicional,
una lanza, una espada o una alabarda.
Marte es una de las doce
divinidades del Olimpo, hijo de
Júpiter y de Juno. El carácter
agresivo y violento de Marte, dios
de la guerra, lo convierte en
motivo de envidia de todos los
dioses, incluso de sus padres.
La mayor parte de los mitos en
que aparece el dios se relacionan
con combates. Sin embargo,
Marte no vence siempre y
frecuentemente se le contrapone
la proverbial sabiduría de
Minerva.
En el Renacimiento, la
imagen de las dos
divinidades, representadas
juntas, se convirtió en
alegoría de la sabiduría.
Marte es también, según el
mito, el padre de Rómulo y
Remo, junto con la vestal
Rea Silvia
Marte no tiene una tipología
iconográfica constante:
puede ser representado
con aspecto juvenil o como
un hombre maduro de
aspecto viril. Suele cubrirse
la cabeza con un yelmo y
lleva un escudo y una lanza
o una espada.
Junto a Marte a veces, se
puede ver un lobo, animal
que le ha sido consagrado.
Descargar

Diapositiva 1