iglesia
de
sardis
Apoc.3:1-6.
TIATIRA
PERGMO
ESMIRNA
EFESO
Escribe al ángel de la iglesia en Sardis:
El que tiene los siete espíritus de Dios, y las siete estrellas, dice
esto: Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, y
estás muerto. 2 Sé vigilante, y afirma las otras cosas que están
para morir; porque no he hallado tus obras perfectas delante
de Dios.
3 Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo, y
arrepiéntete. Pues si no velas, vendré sobre ti como ladrón, y
no sabrás a qué hora vendré sobre ti. 4 Pero tienes unas pocas
personas en Sardis que no han manchado sus vestiduras; y
andarán conmigo en vestiduras blancas, porque son dignas.
5
El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no
borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre
delante de mi Padre, y delante de sus ángeles.
6 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.
¿De quién procedían los mensajes para las
siete iglesias?
Juan lo describe como: “Al Hijo del Hombre” (Cap.113). Y
Él mismo se identifica como el que “estuve muerto, pero
ahora vivo por los siglos de los siglos” (verso 18).
Lea Mat. 24:30.
El mismo que se identificó como “Yo SOY el Alfa y la
Omega, el primero y el último”. Le ordena a Juan:
“Escribe en un libro lo que ves, y envíalo a las siete iglesias
que están en Asia: a Éfeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira,
Sardis, Filadelfia y Laodicea”.
Esta figura no es otra que la descripción de Cristo
glorificado.
El que tiene los siete Espíritus de Dios…., dice:
“Conozco Tus obras. A cada una de las siete
iglesias Cristo declara: “Yo conozco tus obras”.
Su amonestación es la de Aquel
que conoce a fondo los
problemas de cada iglesia, y por
ende, la vida de cada uno de sus
miembros, por lo mismo es capaz
no solo de descubrir la
enfermedad sino de indicar una
solución apropiada y eficaz.
Iglesia de Sardis
Del año 1798
al año 1833
35 años
Sardis significa----Lo que queda, o canto de gozo
¿Quiénes constituyeron esta época?
Esta época la constituyó las iglesias reformadas.
El escenario: Sardis se
consideraba inexpugnable.
Se hallaba ubicada en las
altura, en la saliente de una
montaña. La parte más
importante de la ciudad se
hallaba colgada, a unos
trescientos metros sobre el
valle en la cumbre de unos
riscos casi perpendiculares.
Debido a esto, los
cristianos de Sardis en
los días de Juan se
sentían lo
suficientemente
seguros como para irse
a dormir. “Si no estas en
vela(sino despierta) les
dice Jesús-,vendré
como ladrón”.
La historia registra que en la antigüedad
el famoso rey Creso, proverbialmente
rico, eligió a Sardis como su capital, y
llegó a la conclusión de que sus enormes
tesoros se encontraban seguros allí.
Ningún ejercito podía escalar los protectores
precipicios de la ciudad; pero Ciro el grande en el año
547 a.C. tomó Sardis y le quitó sus tesoros a Creso; y
Antíoco el grande volvió a tomar la ciudad en el año
218 a.C. En ambos casos un osado voluntario escaló los
riscos semejantes a muros, y abrió las puertas de la
ciudad por dentro, mientras la población, sintiéndose
segura, dormía profundamente.
ESPLENDOR AYER Y DECADENCIA HOY
“Tienes nombre que vives”. Sardis que era el
ejemplo más típico del contraste melancólico
entre un pasado esplendoroso y un presente
ruinoso. Sardes era la ciudad degradada.
Setecientos años antes de que se le escribiera
esta carta, Sardis había sido una de las mayores
ciudades del mundo. Allí reinaba el rey de Lidia
sobre su imperio con esplendor oriental. Por
aquel entonces Sardis era una ciudad de Oriente,
y era hostil al mundo griego.
La roca sobre la que estaba
construida Sardis era friable (que
se desmenuza fácilmente), más
como un paquete de barro seco
que como una roca. La naturaleza
de la roca hacía que se le formaran
grietas.
Cierto soldado persa llamado Hyeroeades vio a un soldado
de Sardis al que se le había caído el yelmo de las almenas
que bajaba por un sendero del precipicio a buscarlo.
Hyeroeades supuso que habría una griega de la roca por la
que alguien que fuera ágil podría escalar. Aquella misma
noche guió a un pelotón de soldados persas por la grieta de
la roca. Cuando llegaron a las fortificaciones se las
encontraron totalmente indefensas.
Los de Sardes se
consideraban demasiado a
salvo para tener que montar
la guardia; y así fue como
cayó Sardes.
Una ciudad con una historia
así sabía lo que le quería
decir el Cristo Resucitado
cuando dijo: "¡Velad!”
“Tienes nombre que vives.” Es decir: tenían
la “reputación” de que estaban vivos.
¿Entonces cual era el problema?
Esta iglesia se caracterizó por la hipocresía: no
era lo que pretendía ser.
Las iglesias de la Reforma afirmaban que
habían descubierto lo que significaba vivir por
la fe en Jesucristo, pero cayeron finalmente en
un estado que se parecía, en ciertos sentidos,
al de la organización de la cual se habían
apartado, la iglesia Católica Romana.
2 Ti.3:5. Tenían apariencia de piedad, pero
negaban su eficacia.
Su espíritu religioso era semejante al de Caín,
quien aparece de primero presentando su
ofrenda al señor (Gén. 4:3-5), pero fue
rechazado, porque no presento lo que Dios
exigía, un cordero.
Lo que le da valor a la religión de una persona
delante de Dios es (1), la fe en Jesucristo como
el Salvador y (2), la obediencia a su Palabra,
para que la fe tenga “eficacia”.
Su nombre -protestante- implicaba oposición a los
abusos, los errores y el formalismo de la Iglesia
Católica Romana como era:
La exaltación del Papa como el vicario de Cristo en la
tierra.
Adoración de imágenes.
Adulteración de la Ley de Dios.
El cambio del sábado ordenado por Dios como día de
reposo por el domingo día del sol, un día de reposo de
origen pagano.
La doctrina del purgatorio.
Las indulgencias.
La misa, y haber colocado la tradición por encima de las
enseñanzas de la Palabra de Dios, la Biblia.
El nombre Reforma daba a
entender que ninguna de
estas faltas se hallaba dentro
del redil protestante.
Pero he aquí que seguían
observando algunas de estas
enseñanzas falsas,
especialmente la
observancia del domingo, lo
que sucede hasta el día de
hoy.
Ver Patriarcas y
profetas págs. 44-69.
Como prueba de ello puedo decir que,
en la ciudad donde yo vivo hay unas
diez y ocho denominaciones
religiosas, y todas celebran sus cultos
el día domingo a la misma hora que lo
hace la Iglesia Católica.
Muchas personas se retiran de la
iglesia Católica Romana y se bautizan
en alguna de estas iglesias creyendo
que allí encuentran la verdad, corrigen
algunas cosas como adorar imágenes,
emborracharse, el maquillaje, las
mujeres alargan sus vestidos, pero
todos siguen santificando el domingo
lo mismo que lo hacían antes.
Por favor, Lea
San.2:10-12.
SARDIS, ESTABA MUERTA EN VIDA
Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, y estás
muerto.
Este punzante comentario da comienzo a un mensaje que
consiste mayormente de reprensiones. El pecado de la
hipocresía mereció las condenaciones más penetrantes de
Jesús contra los dirigentes religiosos de sus días.
Lease Mat.23:13-33, y note que Jesús encarnado menciona
aquí siete veces la palabra “hipócritas”.
Según el diccionario la “hipocresía”, Se aplica a la persona que
actúa con hipocresía, fingiendo en público tener ciertas ideas
o ciertos sentimientos, pero opinando o sintiendo en realidad
otros distintos o contrarios.
El Cristo glorificado envía ahora a la iglesia
hipócrita de Sardis su más directa reprensión.
En vez estar “viva en Cristo” como lo menciona
(Efe.2:5), como lo pretendía esta iglesia, en
verdad estaba “muerta”, tenían “apariencia de
piedad” (2 Tim. 3:5).
Este mensaje aplicado a Sardis, puede
considerarse como dirigido al período de la iglesia
que existió hacia fines de la época de la Reforma.
De 1517
Martin Lutero
a
1755
Terremoto Lisboa
“Tienes nombre como de quién vive, pero estás
muerto”,
¿Según la Biblia, qué es estar muerto
"Pero la que se entrega a los placeres, viviendo, está
muerta» (1 Timoteo 5:6 ).
El Hijo Pródigo es el que estaba muerto y está vivo otra
vez (Luc. 15:24 ).
Los cristianos de Roma son personas que han pasado
de estar entre los muertos a estar entre los vivos (Rom.
6:13 ).
Pablo dice que sus conversos, en sus días precristianos,
estaban muertos en sus delitos y pecados (Efe. 2:1-5 ).
los cristianos de Sardis se
habían vuelto famosos por su
espiritualidad, pero se habían
dormido en los laureles.
Los evangelistas que los
llevaron a Cristo les habían
predicado excelentes
sermones, pero vivían una
apariencia hipócrita.
Pretendían haber encontrado
la verdad de la gracia de
nuestro Señor Jesucristo.
Pero estás muerto”----Ya que a pesar de
recibir la doctrina de la justicia de parte de
Lutero y otros reformadores continuaron
influenciados por el conformismo del
Catolicismo Romano.
También persistían entre ellos algunas falsas
doctrinas introducidas sutilmente: Por
ejemplo: Seguían guardando el domingo como
día de descanso.
Jesús reprendió de igual manera esta
situación: !”Ay de vosotros, escribas y
fariseos, hipócritas! porque sois
semejantes a sepulcros blanqueados,
que por fuera, a la verdad, se
muestran hermosos, mas por dentro
están llenos de huesos de muertos y
de toda inmundicia.
28
Así también vosotros por
fuera, a la verdad, os mostráis
justos a los hombres, pero por
dentro estáis llenos de hipocresía
e iniquidad” (Mat.23:27,28).
Rom.5:20. “Pero la ley se
introdujo para que el
pecado abundase; mas
cuando el pecado
abundó, sobreabundó la
gracia”.
Pero en Sardis sucedió lo
contrario. Se tomó la
“gracia” como una razón
para seguir pecando.
Los de Sardis invirtieron la Palabra de Dios
diciendo: Donde abunda la gracia—
sobreabundó el pecado (lo cual es un error).
Unas décadas después de la Reforma, las
iglesias reformadas experimentaron un
periodo de violencia y controversia doctrinal,
llegando a un CONFORMISMO en los siglos
XVII y XVIII.
Vendré a ti como ladrón.
Note que mientras se desarrollaba un periodo de
violencia y ellos estaban dedicados al
conformismo y a controversia doctrinal se
comenzaron a ver las señales anunciadas por
Cristo en (Marcos 13: 24,25).
“Empero en aquellos días, después de aquella
aflicción, el sol se obscurecerá, -ocurrió el 19 de
Mayo de 1780 -, y la luna no dará su resplandor, ocurrió el mismo 19 de mayo de 178. Y las
estrellas caerán del cielo, y las virtudes que están
en los cielos serán conmovidas”
Al finalizar el periodo asignado por Dios a esta
iglesia, sucede el tercero de los eventos
mencionados por Jesús en Mar.13:24-25.
1798
1833
1833
Caída de las estrellas el 13 de Noviembre.
Y entonces se mostrará la señal del Hijo del hombre en el cielo; y
entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del
hombre que vendrá sobre las nubes del cielo, con grande poder y gloria
Mat.24:30.
Descargar

Diapositiva 1