Entrenamiento de
Guía Mayor Máster
Estudio de la Naturaleza –
Aplicaciones Espirituales
Estudio de la Naturaleza Aplicaciones Espirituales
 Desarrollo de Nuevas Destrezas
F.
Estudio de la Naturaleza

Aplicaciones Espirituales
Lecciones Espirituales
o Se puede aprender lecciones de diligencia de la
hormiga igual que el valor del trabajo, por no
sólo trabaja fuertemente, sino se prepara para el
invierno durante el verano, aunque no tiene
«capitán, ni gobernador, ni señor». (Proverbios
6:6-8)
o También «los conejos, pueblo nada esforzado, y
ponen su casa en la piedra». (Proverbios 30:26)
o Los gansos canadienses se emparejan por vida.
¡Qué ejemplo para los seres humanos!
La Langosta
La Langosta
o La langosta es llamada un insecto, como la
hormiga y la abeja. Pero, en vez de ser
inofensivo, como la mayoría de los insectos,
hace gran daño.
o La plaga de las langostas era la octava que Dios
mandó a los egipcios porque el faraón no
libraba los israelitas como Dios lo había
mandado. Fue una plaga terrible.
o David dice en el versículo 23 del salmo 109:
«Me voy como la sombra cuando declina;
Soy sacudido como langosta.»
El Burro
El Burro
o En algunos países, como los de la Biblia, es un animal
hermoso, grande y usado para montar.
o Abraham tenía ovejas, ganado, burros y camellos. Job
tenía 500 burros y después de su aflicción tuvo mil.
o En el capítulo 22 de Números, un burro habló a su amo.
«¿No soy yo tu asna? Sobre mí has cabalgado desde que
tú me tienes hasta este día; ¿he acostumbrado hacerlo así
contigo?» ¿No se puede aprender, aun del burro, una
lección en mansedumbre y paciencia?
o El asno salvaje es usualmente mencionado en la Biblia,
como en Salmo 104:11 – «Dan de beber a todas las
bestias del campo; mitigan su sed los asnos monteses».
El Topo
El Topo
o Hay dos lugares donde el topo está mencionado en la
Biblia. Uno es en Levítico, donde es nombrado entre
los animales inmundos que los israelitas estaban
prohibidos a comer. La otra cita es este versículo en el
segundo capítulo de Isaías: «Aquel día arrojará el
hombre a los topos y murciélagos sus ídolos de plata y
sus ídolos de oro, que le hicieron para que adorase».
o El topo vive debajo de la tierra y el murciélago en
cuevas oscuras y lúgubres donde nadie quiere entrar.
Cuando la Biblia dice que los ídolos serán arrojados
«a los topos y murciélagos» quiere decir que serán
arrojados a los lugares oscuros y negligentes.
El Oso
El Oso
o El oso se menciona en el capítulo 17 del segundo libro de
Samuel: «Y añadió Husai: Tú sabes que tu padre y los suyos
son hombres valientes, y que están con amargura de ánimo,
como la osa en el campo cuando le han quitado sus
cachorros»; y también en Oseas 13:8: «Como osa que ha
perdido los hijos los encontraré».
o Salomón dice en un proverbio: «León rugiente y oso
hambriento es el príncipe impío sobre el pueblo pobre».
o Añadió David: «Jehová, que me ha librado de las garras del
león y de las garras del oso, Él también me librará de la
mano de este filisteo». David no tuvo temor del gigante, no
porque se sentía fuerte él mismo, sino que sabía que Dios
estaba cerca para ayudarlo.
El Gavilán
El Gavilán
o El gavilán es nombrado en el capítulo 11 de
Levítico, entre otras aves como la lechuza, la
gaviota y el cuervo, que los hijos de Israel no
estaban permitidos comer.
o Le gusta vivir en bosques oscuros y solitarios.
Cuando sale durante el crepúsculo para comer
insectos, casi no se puede escuchar sus alas porque
vuela tan suavemente.
o Animales inmundos no eran impuros solamente
por lo que comían sino a veces por su «estilo de
vida» que representaban.
La Abeja
La Abeja
o La miel se menciona varias veces en la Biblia. Cuando
Jacob quiso que sus hijos bajaran hacia Egipto por la
segunda vez para comprar comida, les dijo: «tomad de lo
mejor de la tierra en vuestros sacos, y … un poco de
miel, aromas y mirra, nueces y almendras.» Dios le dijo a
los hijos de Israel que les daría una «tierra que fluye
leche y miel», que quiere decir una tierra hermosa y
fértil.
o David dice en un salmo: «Cuán dulces son a mi paladar
Tus palabras! Más que la miel a mi boca.» Dice de nuevo
sobre el juicio de Dios: «Deseables son más que el oro, y
más que mucho oro afinado; Y dulces más que miel, y
que la que destila del panal.»
El Avestruz
El Avestruz
o La voz del avestruz es muy triste, especialmente cuando se
escucha durante la noche en un desierto solitario. Se ha dicho
que es como el llanto de un niño con la voz ronca. Es por esto
que el profeta Miqueas dice: «haré aullido como de chacales, y
lamento como de avestruces».
o El capítulo 39 de Job dice: «¿Diste tú hermosas alas al pavo real,
o alas y plumas al avestruz? El cual desampara en la tierra sus
huevos, y sobre el polvo los calienta, y olvida que el pie los
puede pisar, y que puede quebrarlos la bestia del campo. Se
endurece para con sus hijos, como si no fuesen suyos».
o Un viajero dice: «[El avestruz] empieza a todo galope; pero
después extiende sus alas como si para atrapar el viento, y va
rápidamente que parece que no toca el suelo.» Esto explica que
quiere decir el versículo que dice: «luego que se levanta en alto,
se burla del caballo y de su jinete.»
Otros Animales en la Biblia
o Camello
o Cabra
o León
o Pavo real
o Gacela
o Ratón
o Perro
o Corzo
o Paloma
o Pelícano
o Ciervo
o Milano
o Águila
o Escorpión
o Unicornio
o Codorniz
o Caballo
o Buitre
o Zorro
o Oveja
o Ballena
o Chacal
o Íbice
o Lobo
o Cuervo
o Cigüeña
Animales Domésticos
en la Biblia
o Oveja
o Caballo
o Cordero
o Ternero
o Buey
o Asno
o Carnero
o Cabra
o Camello
Nuestro Lugar en la Creación
Nuestro Lugar en la Creación
3Cuando
miro el cielo de noche y veo la obra de Tus
dedos—la luna y las estrellas que pusiste en su lugar—,
me pregunto: 4¿qué son los simples mortales para que
pienses en ellos, los seres humanos para que de ellos Te
ocupes?[c] 5Sin embargo, los hiciste un poco menor que
Dios[d] y los coronaste de gloria y honor. 6Los pusiste a
cargo de todo lo que creaste, y sometiste todas las cosas
bajo su autoridad: 7los rebaños y las manadas y todos los
animales salvajes, 8las aves del cielo, los peces del mar, y
todo lo que nada por las corrientes oceánicas.
-- Salmo 8:3-8 (Nueva Traducción Viviente [NTV])
8:4 En hebreo ¿qué es el hombre para que pienses en él, / el hijo del hombre
para que de él te ocupes?
8:5 en hebreo dice Sin embargo, lo hiciste a él [es decir, al hombre] un
poco menor que Elohim.
Dios Todopoderoso en la
Naturaleza
Dios Todopoderoso en la
Naturaleza
5 »Tiemblan
los muertos: los que habitan debajo de las aguas. 6El
averno[a] está desnudo en presencia de Dios; el lugar de destrucción
está descubierto. 7Dios extiende el cielo del norte sobre el espacio
vacío y cuelga a la tierra sobre la nada. 8Envuelve la lluvia con sus
densas nubes y las nubes no estallan con el peso. 9Él cubre el rostro
de la luna y la envuelve con las nubes. 10Él creó el horizonte cuando
separó las aguas; estableció los límites entre el día y la noche. 11Los
cimientos del cielo tiemblan; se estremecen ante Su reprensión. 12El
mar se calmó por Su poder; son Su destreza aplastó al gran monstruo
marino.[b] 13Su Espíritu hizo hermosos los cielos, y Su poder atravesó
a la serpiente deslizante. 14Eso es solo el comienzo de todo lo que Él
hace, apenas un susurro de Su poder. ¿Quién podrá, entonces,
comprender el trueno de Su poder?
- Job 26:5-14 (NTV)
26:6 En hebreo Seol.
26:12 En hebreo Rahab, nombre de un mítico monstruo marino que en la literatura
antigua representa el caos.
Pléyades y Orión
Pléyades y Orión
8Es
el SEÑOR quien creó las estrellas, las
Pléyades y el Orión. Él transforma la
oscuridad en luz y el día en noche. Él
levanta agua de los océanos y la vierte
como lluvia sobre la tierra. ¡El SEÑOR es
Su nombre!
Amós 5:8 (NTV)
La Creación = Amor Fiel
La Creación = Amor Fiel
4Den
gracias al único que puede hacer milagros poderosos.
Su fiel amor perdura para siempre.
5Den gracias al que hizo los cielos con tanta habilidad.
Su fiel amor perdura para siempre.
6Den gracias al que ubicó la tierra en medio de las aguas.
Su fiel amor perdura para siempre.
7Den gracias al que hizo las lumbreras celestiales:
Su fiel amor perdura para siempre.
8el sol para que gobierne de día,
Su fiel amor perdura para siempre.
9y la luna y las estrellas para que gobiernen de noche.
Su fiel amor perdura para siempre.
Salmo 136:4-9 (NTV)
La Resurrección en la
Naturaleza
La Resurrección en la
Naturaleza
35
Pero alguien podría preguntar: «¿Cómo resucitarán los muertos? ¿Qué clase
de cuerpos tendrán?». 36 ¡Qué pregunta tan tonta! Cuando pones una semilla
en la tierra, esta no crece y llega a ser una planta a menos que muera
primero; 37 y lo que pones en el suelo no es la planta que crecerá sino tan
sólo una simple semilla de trigo o de lo que estés sembrando. 38 Luego Dios
le da el cuerpo nuevo que él quiere que tenga. De cada clase de semilla
crece una planta diferente. 39 De modo parecido, hay diferentes clases de
carne: una para los humanos, otra para los animales, otra para las aves y otra
para los peces. 40 También hay cuerpos en los cielos y cuerpos sobre la
tierra. La gloria de los cuerpos celestiales es diferente de la gloria de los
cuerpos terrenales. 41 El sol tiene una clase de gloria, mientras que la luna
tiene otra y las estrellas tienen otra. Y hasta las estrellas se diferencian unas
de otras por la gloria de cada una. 42 Lo mismo sucede con la resurrección
de los muertos. Cuando morimos, nuestros cuerpos terrenales son plantados
en la tierra, pero serán resucitados para que vivan por siempre.
1 Corintios 15:35-42 (NTV)
No Adorar a la Creación
No Adorar a la Creación
»¡Pero tengan mucho cuidado! Ustedes no vieron una
figura del Señor el día que les habló desde en medio del
fuego, en el monte Sinaí. 16 Así que no se corrompan
haciendo ídolos de ninguna clase, sea con figura de
hombre o de mujer, 17 de animales de la tierra o de aves
del cielo, 18 de animales pequeños que corren por el
suelo o de peces de las profundidades del
mar. 19 Además, cuando miren hacia los cielos y vean el
sol, la luna y las estrellas —todas las fuerzas del cielo—,
no caigan en la tentación de rendirles culto. El Señor su
Dios se los dio a todos los pueblos de la tierra.
15
Deuteronomio 4:15-19 (NTV)
Israel Adoraba Cosas
Extrañas
Israel Adoraba Cosas
Extrañas
[Josías] Eliminó a los sacerdotes idólatras, … También
ofrecían sacrificios a Baal, al sol, a la luna, a las
constelaciones y a todos los poderes de los cielos …
10 Después el rey profanó el altar de Tofet en el valle de
Ben-Hinom, a fin de que nunca más nadie lo usara para
sacrificar a un hijo o una hija en el fuego, como ofrenda
a Moloc. 11 También quitó de la entrada del templo
del Señor las estatuas de caballos que los reyes
anteriores de Judá habían dedicado al sol, … El rey
también quemó los carros de guerra dedicados al sol.
5
2 Reyes 23:5-11 (NTV)
La Naturaleza como la Gente
sin Dios
La Naturaleza como la Gente
Sin Dios
12Cuando
estos individuos participan con ustedes en sus
comidas de compañerismo—las cuales conmemoran el
amor del Señor—, son como arrecifes peligrosos que
pueden hacerlos naufragar. Son como pastores que no
tienen vergüenza y que solo se preocupan por sí mismos.
Son como nubes que pasan sobre la tierra sin dar lluvia.
Son como árboles en el otoño, doblemente muertos,
porque no dan fruto y han sido arrancados de raíz. 13Son
como violentas olas del mar que arrojan la espuma de
sus actos vergonzosos. Son como estrellas que han
perdido su rumbo, condenadas para siempre a la más
negra oscuridad.
- Judas 12 y 13 (NTV)
Las Leyes de la Naturaleza
Las Leyes de la Naturaleza
Es el Señor quien provee el sol para alumbrar el
día y la luna y las estrellas para alumbrar la noche, y
agita el mar y hace olas rugientes. Su nombre es
el Señor de los Ejércitos Celestiales, y esto es lo que
dice: 36 «¡Igual de improbable es que anule las leyes
de la naturaleza como que rechace a mi pueblo
Israel!». 37 Esto dice el Señor: «Así como no se
pueden medir los cielos ni explorar los fundamentos
de la tierra, así tampoco consideraré echarlos fuera
por las maldades que han hecho. ¡Yo, el Señor, he
hablado!
35
Jeremías 31:35-37 (NTV)
La Naturaleza Ilustra la
Ayuda de Dios
La Naturaleza Ilustra la
Ayuda de Dios
1Levanto
la vista hacia las montañas, ¿viene de
allí mi ayuda? 2¡Mi ayuda viene del Señor,
quien hizo el cielo y la tierra! 3Él no permitirá
que tropieces; el que te cuida no se dormirá. 4En
efecto, el que cuida a Israel nunca duerme ni se
adormece. 5¡El Señor mismo te cuida! El Señor
está a tu lado como tu sombra protectora. 6El sol
no te hará daño durante el día, ni la luna
durante la noche. 7El Señor te libra de todo mal
y cuida tu vida.
Salmo 121:1-7 (NTV)
¿Qué Puede Enseñar la
Naturaleza Sobre la
Obediencia?
¿Qué Puede Enseñar la
Naturaleza Sobre la
Obediencia?
»¿Quién contuvo el mar dentro de sus límites
cuando brotó del vientre
9 y cuando lo vestí de nubes
y lo envolví en densa oscuridad?
10 Pues lo encerré detrás de portones con rejas
y puse límite a sus orillas.
11 Dije: “De aquí no pasarás.
¡Aquí se detendrán tus orgullosas olas!”
8
Job 38:8-11 (NTV)
¿Qué Puede Enseñar la
Naturaleza Sobre la
Obediencia?
¿Qué Puede Enseñar la
Naturaleza Sobre la
Obediencia?
6Vestiste
a la tierra con torrentes de agua,
agua que cubrió aun a las montañas. 7A Tu
orden, el agua huyó; al sonido de Tu trueno,
salió corriendo. 8Las montañas se elevaron y
los valles se hundieron hasta el nivel que Tú
decretaste. 9Después, fijaste un límite para
los mares, para que nunca más cubrieran la
tierra.
Salmo 104:6-9 (NTV)
¿Qué Puede Enseñar la
Naturaleza Sobre la
Obediencia?
¿Qué Puede Enseñar la
Naturaleza Sobre la
Obediencia?
24 Los
discípulos fueron a despertarlo: «¡Maestro!
¡Maestro! ¡Nos vamos a ahogar!», gritaron. Cuando
Jesús se despertó, reprendió al viento y a las
tempestuosas olas. De repente la tormenta se
detuvo, y todo quedó en calma. 25 Entonces les
preguntó: «¿Dónde está su fe?». Los discípulos
quedaron aterrados y asombrados. «¿Quién es este
hombre? —se preguntaban unos a otros—. Cuando
da una orden, ¡hasta el viento y las olas lo
obedecen!».
Lucas 8:24 y 25 (NTV)
¿Qué Dice la Naturaleza de
la Gloria de Dios?
¿Qué Dice la Naturaleza de
la Gloria de Dios?
Los cielos proclaman la gloria de Dios y el firmamento
despliega la destreza de sus manos. 2 Día tras día no
cesan de hablar; noche tras noche lo dan a conocer.
3 Hablan sin sonidos ni palabras; su voz jamás se oye.
4 Sin embargo, su mensaje se ha difundido por toda la
tierra y sus palabras, por todo el mundo. Dios preparó
un hogar para el sol en los cielos, 5 y éste irrumpe como
un novio radiante luego de su boda. Se alegra como un
gran atleta, ansioso por correr la carrera. 6 El sol sale de
un extremo de los cielos y sigue su curso hasta llegar al
otro extremo; nada puede ocultarse de su calor.
1
Salmo 19:1-6 (NTV)
El Caos en la Naturaleza
Predice el Fin
El Caos en la Naturaleza
Predice el Fin
19 La
tierra se ha hecho pedazos; se ha derrumbado por
completo; se sacude con violencia. 20 La tierra se tambalea
como un borracho; tiembla como una carpa en medio de una
tormenta. Cae para no volver a levantarse, porque es muy
pesada la culpa de su rebelión. 21 En aquel día, el SEÑOR
castigará a los dioses de los cielos y a los soberbios
gobernantes en las naciones de la tierra. 22 Serán corralados y
echados a la cárcel. Serán encerrados en prisión y por fin
serán castigados. 23 Entonces, la gloria de la luna menguará,
y el resplandor del sol se desvanecerá, porque el SEÑOR de
los Ejércitos Celestiales reinará en el monte Sión. Reinará
con gran gloria en Jerusalén, a los ojos de todos los líderes
de su pueblo.
Isaías 24:19-23 (NTV)
La Naturaleza Restaurada
La Naturaleza Restaurada
o Imagínese qué tan hermosa era la naturaleza cuando
vino directamente de su Creador.
o Las más bellas escenas de la naturaleza hoy en día
atenúan hacia la insignificancia en comparación.
Aún hoy se puede gozar y disfrutar de esa
magnificencia y ver Su gran bondad y gloria en las
cimas de las montañas, los océanos poderosos, en los
prados floridos y en los arroyos frescos.
o Aun en su estado plagado, se puede discernir los
rastros lindos del Diseñador Maestro.
o Si la naturaleza imperfecta puede traer tanta alegría
y tanto gozo e inspirar al corazón a glorificar a Dios,
¿cuánto más alabaremos a Dios cuando se restaure la
naturaleza?
Descargar

Estudio de la Naturaleza: Aplicaciones Espirituales