DEFINICIÓN DE LAS BOMBAS
TABASQUEÑAS
En su obra El provincialismo tabasqueño, el lexicógrafo Lic.
Francisco J. Santamaría, dice: “ La bomba es el cantar popular
que encierra el donaire, el saber, la gracia y el alma de nuestro
pueblo, sobre todo campesino. Es la más fiel expresión del
folklorismo tabasqueño”.
“De todo esto, se viene a comprender que la palabra bomba no es
más que una aplicación
extensiva o traslaticia en forma
metamórfica de la acepción castiza en el sentido de explosivo,
puesto que lo que caracteriza al verso es la improvisación o
creación instantánea y oportuna de acuerdo con el motivo que la
produce, en lo cual se diferencia de la gala hecha en alabanza de
la bailadora por verdadera galantería.
Hombre: Vente mi choca preciosa,
ven a sembrar arbolitos,
que hay que asegurar la dicha,
de los futuros chiquitos.
Mujer: Con gusto voy choco mío,
a apoyarte en este día,
porque labor es de todos,
proteger la ecología.
Hombre: Aquí me tienes parado,
como garza en la laguna,
¿cómo quieres que me vaya,
sin esperanza ninguna?
Mujer: En Jalapa tienes novia,
en Tacotalpa quince hijos,
y todavía me preguntas,
por qué es que en ti no me
fijo.
Hombre: ¡Ay morena salerosa,
con olor a pachulí!,
dime nena primorosa,
¿cuándo me darás el sí?
Mujer: No me pidas que te quiera,
cara de anona podrida,
que tengo un novio muy guapo,
a quien le daré mi vida.
Hombre: Esta tarde he comprendido,
que sí te quiero morena,
y puedo ser buen marido,
si administro tus quincenas.
Mujer: Mejor te vas a bañar,
chiquito de los infiernos,
si no quieres trabajar,
que te mantenga el gobierno.
Hombre: Soy como el chile amashito,
picante y de buen sabor,
y aunque me veas muy chiquito,
soy bueno para el amor.
Hombre: Si como bailas cocinas,
lavas y sabes planchar,
serás, chamaca divina,
una reina en nuestro hogar.
Mujer: Se me hacen puras habladas,
todo lo que estas diciendo,
pues pueden ser las “echadas”,
más de las que estas poniendo.
Mujer: Tal vez choco no sabrás,
que las esposas de ahora,
tienen criadas, lavadoras,
tele, plancha y licuadora.
Hombre: Tienes razón mi choquita,
que en Tabasco hay calorcito,
pero vamos al jacal,
que ya me hallo calientito.
Hombre: Del talco más perfumao,
usabas cuando eras rica,
ahora apestas a guao,
y a mojarra castarrica.
Hombre: Las mujeres hoy en día,
son como el agua del queso,
pintaditas de la cara,
y chorreadas del pescuezo.
Mujer: Tabasco es tierra caliente,
del edén somos benditos,
aquí nadie pasa frío,
todos duermen calientitos.
Mujer: los olores de mi tierra,
son para mí algo grandioso,
vete a ladrar a tu tierra,
cochino puerco sarnoso.
Mujer: En la puerta de mi casa,
tengo sembrado tabaco,
pa´ los puercos sinvergüenzas ,
que les apesta el sobaco.
Olinda García Payró
Villahermosa, Tabasco, 2009
Descargar

bombas tabasqueñas - Telesecundaria