Tercer texto
estratégicamente clave:
El final de la
segunda parte de la Biblia Hebrea
Malaquías 3,22.23-24
Otro texto ubicado en un lugar
estratégico, en la medida en que
cierra todo el “corpus propheticum”
es el final del último de los
“profetas posteriores”
El texto pone a Moisés junto a Elías
–personajes que no por casualidad
aparecen junto a Jesús en la escena
de la “transfiguración”–
y contiene afirmaciones similares
Malaquías 3,22. 23-24 (4,4-6)
3,22
Acordaos de la Ley de Moisés,
mi siervo, a quien yo prescribí
en el Horeb
preceptos y normas
para todo Israel…
3,23
He aquí que yo os envío
al profeta Elías
antes que llegue
el Día de Yahveh,
grande y terrible
3,24
Él hará volver el corazón
de los padres a los hijos,
y el corazón de los hijos
a los padres;
no sea que venga yo a herir
la tierra de anatema
Este texto concluye
–a modo de inclusión con Josué 1–
todos los libros proféticos
En cuanto a la ley de Moisés,
Malaquías 3,22 contiene
–antes del oráculo que anuncia
el retorno de Elías–
algunas afirmaciones importantes
tr:ßAT
Wr§k.zI
yDI+b.[;
hv,ämo
ytiy“WIci
3,22
Acordaos de la Ley
de Moisés, mi siervo,
al que prescribí
a él en el Horeb
yji(P'v.miW
preceptos y normas
~yQIßxu
para todo Israel
laeêr"f.yI-lK'-l[;
1.
El versículo
manda “recordar”
la “ley de Moisés”
El ministerio de los profetas
debe estar al servicio
de “recordar” la Ley de Moisés
y reconducir al pueblo infiel
a su Dios
Varios textos entienden el
ministerio profético de este modo,
es decir, como
un instrumento de la Ley,
como un servicio tendiente a lograr la
fidelidad de Israel a la Ley de Moisés
…aunque no son tan explícitos
como Malaquías 3,22…
El Señor nunca ha dejado
de enviar profetas
para exhortar a su pueblo
a la conversión
Por ejemplo, leemos en Jeremías 26,4-6
26,4 Les dirás, pues: «Así dice Yahveh:
Si no me oís para andar según
mi Ley que os propuse
25,5
oyendo las palabras de mis siervos
los profetas que yo os envío
asiduamente (pero no habéis
hecho caso)…
Jeremías 26,4-6
25,6
…entonces haré con esta Casa
como con Silo,
y esta ciudad entregaré
a la maldición
de todas las gentes de la tierra»
Los profetas han de ser
la “memoria viviente”
de Israel
Su misión es no permitir que se pierda
de vista la herencia dejada por Moisés
Según esta interpretación
“canónica” de la Biblia,
la profecía actualiza la ley
y, en cuanto don sagrado,
la mantiene viva en la memoria de Israel
2.
La Ley de Moisés
es ley divina
Yahweh mismo
la ha mandado
(3,22b)
Su autoridad no es de origen
humano sino divino
Es fruto de una revelación
no de la razón humana
3.
Esta Ley se encuentra
sobre todo
en el Deuteronomio
(3,22c)
En este libro,
Yahweh aparece
en el monte Horeb,
no en el monte Sinaí
Comparar, por ejemplo,
Deuteronomio 5,2
con Éxodo 19,1
Deuteronomio 5,2
Exodo 19,1
Yahveh nuestro
Al tercer mes después
Dios ha concluido
de la salida de Egipto,
con nosotros una
ese mismo día,
alianza en el Horeb
llegaron los hijos de
Israel al desierto
de Sinaí
Además, la expresión
“decretos y normas”
es típicamente deuteronomista
(cf. Deuteronomio 5,1; 11,32;
12,1; 26,16)
Oráculo sobre la venida de Elías
‘ykinOa'(
He aquí que yo
hNEÜhi
os envío
~k,êl' x;leävo a Elías
hY"åliae taeÞ el profeta
3,23
Oráculo sobre la venida de Elías
aAB…
antes que llegue
ynE©p.li
el Día de Yahveh,
hw"ëhy> ~Ayæ
grande
ar")ANh;w>
y terrible
Oráculo sobre la venida de Elías
‘tAba'-ble
byviÛhew>
~ynIëB'-l[;
~ynIßB' bleîw>
~t'_Aba]-l[;
3,24 Él
hará volver
el corazón de los
padres a los hijos,
y el corazón de los
hijos a los padres
Oráculo sobre la venida de Elías
aAb§a'-!P,
ytiîyKehiw>
#r<a"ßh'-ta,
`~r<xE)
no sea que venga
a herir
la tierra
de anatema
4. Sólo Elías es mencionado
entre todos los profetas
porque es el más
parecido a Moisés
Como Moisés
marchó hacia el Horeb
(1 Reyes 19)
y “escuchó a Dios” en la caverna
Ambos pasaron en soledad
“cuarenta días y cuarenta noches”
en la montaña del Señor
(Éxodo 24,18; 34,28;
Deuteronomio 9,9 y 1 Reyes 19,8)
Como Moisés
tuvo que enfrentar
a un pueblo
completamente
alejado de Dios
Según la tradición de 2 Reyes 2,1-11,
no murió sino que fue arrebatado al
cielo, puede volver y hacer de Israel
definitivamente una comunidad de
familias que aprenden la Torá,
conforme al espíritu de Deuteronomio 6,4-9
Descargar

El Pentateuco