LA
LACUEVA
CUEVADE
DELOS
LOSCUENTOS
CUENTOS
Hace mucho, mucho, pero muchísimo tiempo
en un país no muy lejano, existía una ciudad
donde reinaba un hombre, llamado Reinaldo,
al que todos sus súbditos querían. Era justo y
bueno con su pueblo, pero sobre todo le
querían porque cuando se dirigía a los
ciudadanos desde su balcón de palacio, para
informarles de algo acontecido en el reino,
siempre terminaba con un maravilloso cuento
que dejaba fascinados a todos aquellos que le
escuchaban.
El Rey trabajaba para mejorar el bienestar de sus
habitantes, y en sus ratos libres, escribía esas
historias de caballeros valientes, con bellas
princesas que tenían que salvar, aunque otras
veces era la princesa la mujer más valiente del
mundo que podía llegar incluso a enfrentarse a
un gran dragón de dos cabezas y salir
victoriosa… el caso, es que estos cuentos
alegraban a niños, niñas, padres, madres,
abuelos, abuelas, tías, tíos… y a todos aquellos
que os podáis imaginar, les hacía trabajar con
entusiasmo, por ello el pueblo era envidiado por
todos los de los alrededores, pues tenían unas
cosechas estupendas, unas calles relucientes
donde las gentes se llevaban bien, y se ayudaban
todo lo que podían los unos a los otros, y en sus
ratos libres asistían a la biblioteca donde se
podían leer un montón de libros que estaban
ordenados en unas grandes estanterías. Además
cuando la economía lo permitía, que era muy a
menudo el rey encargaba libros de aventuras
para niños y adultos.
No hace falta deciros que tanto el rey como su pueblo
eran unos fans de los libros, y les encantaba leer, de ahí
que la ciudad se llamase: “Érase una vez…”
El rey tenía dos hijos, eran tan distintos, que a penas
parecían hermanos. El mayor, Nerón, odiaba la forma de
gobernar de su padre, y pensaba que debería invertir
mejor el dinero de su ciudad, en construir carreteras,
grandes edificios, o simplemente guardarlo en palacio
para ser más ricos. Sin embargo el hijo pequeño, Arturo,
estaba totalmente entregado, al igual que su padre a la
lectura y escuchaba fascinado sus relatos, que a veces le
ayudaba a escribir.
La ciudad y sus gentes veían pasar
los días con alegría. Cada uno en
su oficio, el carpintero, el zapatero,
el médico, el maestro, el frutero, los
estudiantes, el veterinario… eran
felices y tenían sus propias
historias que contar. Se imaginaban
a Cenicienta con el príncipe en el
baile, a Blancanieves con los siete
enanitos paseando por sus calles,
al Patito Feo nadando en el
estanque de la plaza, al Soldadito
de Plomo junto con el resto del
ejercito defendiéndoles, a Pinocho
en el taller del carpintero, que por
cierto, se llamaba Gepetto,… Era
como vivir en el País de los
Cuentos, junto con todos los
personajes de cuentos que os
podáis imaginar y leer.
Y ocurrió un día, como ocurre también
en los cuentos, pasó algo horrible,
¿qué creéis que pasó...?
Nerón, el hijo mayor del rey,
aprovechándose de que su padre
estaba de viaje, decidió reunir al pueblo
para decirle que su padre estaba
enfermo, y que a partir de ese momento
él se encargaría del reinado y gobierno
de la ciudad. No hace falta que os diga,
que este discurso no acabo con un
cuento o una historia fantástica... ya os
lo imaginabais ¿no?
Los
ciudadanos
estaban
muy
disgustados, pues todos sabían que
Nerón no era como su padre y todo
cambiaría.
Nerón empezó a cobrar altos impuestos a sus
súbditos, con lo cual tenían que trabajar
mucho más y no tenían tiempo de leer. La
ciudad estaba triste, sus gentes ya no soñaban
con ser príncipes o princesas, los niños y
niñas ya podían leer, pues la biblioteca fue una
de las primeras cosas que Nerón cerró. Todo
estaba gris, sin color; había dejado de ser un
pueblo con encanto.
El único que estaba contento con su obra era
Nerón, que como sabía que su padre volvería
de viaje y le castigaría duramente por haber
obrado así, contrato a un mago que tenía fama
de ser maligno, para que le hiciese a su padre
un conjuro, y así él poder seguir gobernando.
Cuando se entero Arturo, escribió un mensaje a su padre y lo
envió por una paloma mensajera.
El rey Reinaldo al recibir la misiva de su hijo pequeño se
disgusto muchísimo, y se puso de camino a “Érase una vez”.
Por el camino no podía dejar de pensar en las gentes de su
pueblo: cómo estarían sufriendo la maldad y avaricia de su
hijo. De repente, mientras iba ensimismado con sus
pensamientos, noto como una fuerza extraña le atraía hacía
una cueva oscura y lugubre, donde un anciano con una gran
verruga en la frente y cara de pocos amigos pronunció el
siguiente hechizo:
“En esta cueva estarás,
uno y mil años más.
Hasta que de historias
y cuentos se llene
con la lectura de los demás”
El rey Reinaldo se quedo muy triste y desolado en la cueva,
pues aunque lo intento, lo intento, y lo volvió a intentar era
imposible salir. Sólo le quedaba confiar en que su pueblo, y
niños, niñas, abuelos, padres, madres… de todo el mundo
leyesen.
Lo que no sabía el rey es que “Érase una vez” estaba tan
ocupado trabajando para pagar los impuestos a Nerón que no
tenían tiempo de leer y que cada día que pasaba leían menos,
de hecho, podéis ver en la gráfica como cada día que pasaba
descendía el número de lecturas y lectores, ya no era lo
mismo sin el rey, y se estaban empezando a resignar de vivir
sin el rey y sus historias, aunque fuese triste.
“Érase una vez...”
Arturo se encerró en su habitación del
castillo y empezó a leer, y leer,… pero
leyendo él sólo no era suficiente para liberar
al rey.
Esta historia puede tener un final feliz si tú
Marta, tú Maria, y tú Naomí, y como no, tú,
Marcos, y todos los demás que vosotros
sabéis quienes sois disfrutáis leyendo las
historias junto al príncipe Arturo y llenamos
toda la CUEVA DE CUENTOS, así liberaremos
al Rey y “Érase una vez…” volverá a ser el
pueblo que era…
VOCABULARIO

Súbditos - Ciudadanos de un país que están sujetos a las autoridades políticas de este.

Acontecido (acontecer) – Algo que ha sucedido.

Bienestar - Estado de una persona cuando se siente en buenas condiciones físicas y psíquicas.

Victoriosa - Que ha conseguido vencer a un rival.

Entusiasmo - Exaltación y emoción del ánimo, producidas por algo que se admira.

Economía - Ahorro de dinero o de otros recursos.

Fans - Admirador entusiasta e incondicional de una persona o de una cosa.

Relatos - Cuento o narración de carácter literario y generalmente breve.

Gobierno - Conjunto de personas y organismos que dirigen un Estado.

Disgustados (disgustar) - Causar tristeza, inquietud o mal humor.

Obrado (obrar) - Ejecutar una acción o comportarse de un modo determinado.

Maligno - Inclinado a pensar u obrar mal.

Conjuro - Fórmula mágica que se dice para conseguir un deseo.

Misiva - Carta que se envía.

Maldad - Inclinación natural a hacer el mal.

Avaricia - Afán excesivo de poseer y de adquirir riquezas para atesorarlas.

Suficiente - Bastante o adecuado para lo que se necesita.
WEB de CUENTOS
Ficha de lectura
Lectores semanales
Mª Teresa Alvarado Turiel
C.R.A. “Alto Tiétar”
Santa María del Tiétar (Avila)
Esta presentación esta dirigida a los niños/as de 1er
ciclo de Ed. Primaria, para el Fomento de la Lectura
Descargar

Diapositiva 1