Hacia una nueva Troya
ENEAS
es un héroe de la mitología latina basado en el
héroe de la Odisea descrito por Homero. Era
hijo de Anquises, un príncipe troyano y de
Venus, la diosa del amor.
Eneas fue criado por unos pastores en la montaña hasta
que cumplidos los cinco años, su padre Anquises se lo llevó
a la ciudad a casa de su cuñado Alcátoo para que éste le
educase.
El padre de Eneas, Anquises, era rey de los
dárdanos, pueblo vecino de Troya y por lo tanto
aliado de los troyanos. La historia comienza con
Júpiter, que enojado con su hija Venus planeaba
darle un castigo haciendo que se enamorara de
un mortal. Anquises era un hombre muy guapo y
llamó la atención de la diosa. Cuando Anquises
dormía, Venus se le apareció transformada en
humana y conquistó al príncipe. De esa unión
nacería Eneas.
Guerra de Troya

Causada por el rapto de Helena, mujer de extraordinaria belleza y esposa del rey de
Esparta, Menelao, la guerra de Troya puso en escena a ilustres héroes troyanos, como
Héctor, y griegos como Ayax el Grande, Aquiles o el célebre Odiseo, hijo de Laertes y
rey de Ítaca.

Eneas se convirtió en el más valeroso de los héroes troyanos, después de Héctor. En
los combates que tuvieron lugar durante la Guerra de Troya, se vio auxiliado y
favorecido en varias ocasiones por algunos dioses, según cuenta la narración de
Homero: fue herido por Diomedes pero su madre Afrodita lo salvó. En la acción posterior
la propia Afrodita fue herida por Diomedes. Apolo envolvió a Eneas en una nube y lo
transportó a Pérgamo, donde fue curado por Artemisa y por Leto. Posteriormente Eneas
estuvo a punto de ser nuevamente herido por Aquiles y fue nuevamente salvado por un
dios, Poseidón.
Dido y Eneas
Las penalidades del héroe romano surgen de la
enemistad entre dos diosas, Venus, su madre, y
Juno, cuando una tempestad lo rechazó hacia la
costa de Cartago. Lo primero que hizo Eneas fue
reconocer el lugar desconocido al que había
llegado . Juno se convirtió en enemiga de la
estirpe troyana cuando Paris, secuestrador de
Helena, por quien se originó la guerra de Troya,
ante una consulta sobre quién de las dos era más
hermosa se decidió por Venus. la diosa Venus se
quejaba ante Júpiter de las desventuras de su
hijo humano; sus quejas tuvieron éxito, pues el
rey de los dioses envió a Dido a su mensajero
Mercurio para que le acogiera como huésped
ilustre y no como enemigo. Tras esta promesa,
Venus se le apareció y le hizo entrar en la ciudad
junto con sus compañeros bajo una espesa
niebla que les ocultaba.
El amor entre Dido y Eneas
La diosa Venus puso en marcha otro plan para que Eneas pudiera llegar a Italia y
simultáneamente descansar durante un tiempo: Ordenó a su hijo Cupido, dios del
amor, que lanzase sus flechas de amor sobre Dido; de esta manera, quedaría
prendada por Eneas y él, sin embargo, no sentiría mucho en su corazón el día de
la partida. Durante la cena el corazón de Dido se iba inflamando cada vez más de
amor por el héroe troyano.
A la mañana siguiente, Dido se dedicó a pasear por las murallas de la ciudad; su
corazón no pudo descansar hasta que le contó a su hermana Anna sus
sentimientos; esta le animó a hacer caso a su corazón.
A su regreso a la ciudad, todos los habitantes estaban al tanto de los
sucedido; la alegría en la ciudad era grande, incluso a la reina se le escapó
que había celebrado la boda con Eneas.
La muerte de Dido
La historia de este amor acaba con el suicidio de la reina. Ante la ausencia de Eneas,
preparó una pira con gruesas maderas y se colocó encima de ella. De nada
sirvieron las súplicas de su hermana y ciudadanos cartagineses. Tomó una tea, la
quemó y se suicidó. Toda la ciudad la lloró, los sacerdotes ofrecieron sacrificios
por su alma, mientras a lo lejos Eneas, entristecido, desde su nave contemplaba el
fuego físico que la hacía desaparecer.
No fue esta la última vez que Eneas vio a Dido. En su bajada al Infierno la
reconoció entre las almas que por allí vagaban. De nuevo le explicó las razones
que le llevaron a salir de Cartago, "no fue por mi voluntad, sino por la decisión del
padre de los dioses, Júpiter", pero ella ni lo miró ni le habló, a tanto llegaba su
odio hacia la persona a la que tanto había amado.
En Troya Eneas se casó con Creúsa, hija del rey priamo. De esa unión nació un hijo llamado
Julio Ascanio.
El día en que los griegos ingresaron a Troya mediante el ardid del caballo de madera, Eneas
se sobresaltó al oír los desgarradores gritos de dolor y el sonido de las armas. Eneas se
dispuso a luchar para proteger a su familia. En la lucha, vio a Helena que estaba
escondida esperando el fin de la batalla. Eneas tomó su espada con la intención de
matarla por ser la causa de tan terrible tragedia, pero inmediatamente apareció su
madre, la diosa Venus que le dijo:- Eneas, hijo mió, Helena no tiene la culpa de nada.
Eneas corrió a buscar a su padre y a su hijo, pero no podía encontrar a su querida
esposa Creúsa. se le apareció el fantasma de su esposa que había muerto en la batalla
y le dijo:-Eneas. No te entristezcas, ya que los dioses han dispuesto las cosas de esta
manera. Encontrarás una nueva vida en las tierras del poniente. Eneas tomó a su padre
y a su hijo y zarpó junto a otros fugitivos. Navegaron pero fueron mal recibidos, hasta
que Andrómana y heleno los recibieron con hospitalidad.
Batalla de Troya
Eneas saliendo de Troya
Eneas en Sicilia
Un suave viento norte empujó las naves hacia Sicilia. Allí se hallaban las cenizas de
Anquises, su padre. Allí los recibió el rey con toda clase de honores. Entre ellos se
disputaron unos grandiosos juegos deportivos en memoria de Anquises. Juno, siempre
alerta para molestar a Eneas, le dijo a Iris, su mensajera:- Ve a Sicilia y cuando los
troyanos se encuentren entretenidos con los juegos, convence a las mujeres para que
prendan fuego las naves troyanas. Eneas, que estaba siempre atento, se dio cuenta de
lo ocurrido y le suplicó a Júpiter su ayuda. Y este, envió una lluvia que logró apagar el
fuego. Anquises se le apreció en sueños y le dijo:- Eneas, Júpiter me ha enviado para
que te dé el siguiente mensaje: Elije a los hombres más valientes de tu tripulación y
llévalos contigo. Eneas siguió el consejo de Anquises y durante la travesía solo tuvo que
lamentar la muerte de Palinuro, su piloto, que se ahogó en alta mar.
Eneas en el país de los latinos
La diosa Juno, dispuesta a molestar a Eneas puso a los latinos en su contra.
El rey no hizo nada y se desató así una guerra (entre latinos y Troyanos).
En esta guerra lucharon a muerte Turno y Eneas, ya que ambos querían casarse con la hija
del rey. Al principio, Turno consigue vencer a Eneas dejándolo caer herido de gravedad.
Su madre, Venus, que había visto lo ocurrido, corrió a curarlo aplicándole hiervas en la herida y
Eneas no tardó en recobrar la salud.
Eneas volvió al combate y la balanza volvió a inclinarse a favor de los troyanos, que penetraron
en la fortaleza de los latinos produciendo una masacre. Al final de la batalla Eneas logró matar a
Turno el cuál le pidió compasión y eneas dudó darle el golpe final pero al verle puesto el
cinturón de su amigo Palante (al cual habían asesinado) le asestó el golpe mortal.
Eneas se casó con la hija del rey, Lavinia y Roma creció y prosperó.
Descargar

ENEAS - jardinhesperides