(…) Hay que privar a Alemania de la
capacidad de rearmarse y de emprender
otra guerra agresora. Pero una vez
hecho esto, como se hará, como se está
haciendo, deben acabar las represalias.
Se debe producir (…) la bendición del
olvido. Todos debemos mirar al futuro.
No podemos permitirnos arrastrar
durante los años venideros los odios ni
las venganzas que surjan de las heridas
del pasado. Si hay que salvar a Europa
de la miseria infinita, e incluso de la
muerte definitiva, la familia europea
debe hacer un acto de fe y un acto de
olvido de todos los crímenes y locuras
del pasado.”
CHURCHILL, Winston. La Segunda
Guerra Mundial. Tomo II. P 844
Entre finales de abril de 1945
(suicidio de Hitler) y la firma de la
paz en Europa (8/05/45) se
estableció un gobierno que actuó
desde la ciudad de Flensburg
durante unas casi tres semanas
que, básicamente se encargó de
retirarle su poder a Himmler (quien
había sido encargado por Hitler) y
de encargar al general Jodl de la
firma de la Rendición General, la
cual se hizo efectiva a partir del 8
de mayo en el cuartel de
Eisenhower en Reims y también en
una ceremonia paralela ante el
Ejército Rojo, en la cual firmó por
Alemania el militar Keitel.
Cuando cesaron los combates, países
como Alemania, Polonia, Austria, Francia
e Italia dejaron ver la amplia destrucción,
sólo por citar algunos datos entre un 15%
y un 20% de su sector industrial estaba
totalmente destruido y más grave aún,
más de la mitad de las viviendas no
existían “(…) sólo en Alemania habían 8
millones de viviendas disponibles para 14
millones de familias.” Estas realidades
implicaban el inicio de una reconstrucción
europea desde la división generada por el
holocausto sumada a la realidad de los
refugiados, expulsados y desplazados.
BURLEIGH, Michael. El Tercer
Reich. P 834.
En la misma ciudad en la que en el año
35 se habían legislado los primeros
tópicos de antisemitismo se realizaron
estos juicios que buscaban la aplicación
de justicia fundamentalmente sobre
militares nazis y/o altos funcionarios de
este gobierno (civiles). En estas
querellas surgen como elementos
jurídicos novedosos: los crímenes de
guerra, los de lesa humanidad y el
genocidio. Los cuales por su novismo
tuvieron que ser creados como delitos y
además establecerle sus condenas que
iban desde la prisión hasta la pena de
muerte.
Las voces de los aliados
con respecto a esta
aplicación de justicia
estaban divididas en dos
tonos, los primeros que
apoyaban la aplicación
directa de la pena de
muerte y los segundos
que alegaban la necesidad
de un juicio con distintos
niveles de condena según
el delito cometido como
proceso fundamental para
la estructuración de un
derecho de guerra y de un
precedente histórico en
cuanto a este tipo de
crímenes.
La división más marcada existió dentro del gobierno de los Estados
Unidos donde Henry Morgenthau Secretario del Tesoro planteó desde
1944 que las ejecuciones sumarias servirían para terminar de neutralizar
a Alemania.
En contraparte Henry L. Stimsom Secretario de Guerra “(…) advirtió con
acierto que el problema no era si había que ser duro o blandos con
Alemania, sino encontrar un método adecuado para ocuparse de los
criminales nazis.” Así propuso la formación de un Tribunal que debía
ser la base de toda acción contra los nazis.
GOLDENSOHN, Leon. Las
Entrevistas de Núremberg. P 12
A pesar de los esfuerzos por institucionalizar las condenas a los nazis,
fueron muchos los abusos cometidos en medio de este proceso. En el
génesis del establecimiento aliado, hubo fusilamientos a alemanes,
supuestos nazis (algunos no comprobados) por parte de los rusos, ocurrió
también que población civil no relacionada con los crímenes del período de
guerra terminó en los campos de concentración rusos de la postguerra.
Polonia cuando no se le cumplió con la promesa territorial en su frontera
con Alemania también tomó acciones directas contra la población allí
asentada que terminó en la condición de desplazados. En la suma total
entre expulsados y desplazados se calcula que en los primeros años de la
postguerra murieron unos tres millones de alemanes, gran parte miembros
de la población civil.
Dos de los debidamente juzgados:
Rudolf Hess (izquierda) y Herman
Göring (Derecha)
Luego de la rendición alemana, comienzan los
procesos de retorno de los líderes nativos a sus
países, algunos presos por el nazismo otros exiliados,
con el fin de la ocupación del tercer Reich debían
participar en el proceso de reactivación de los
gobiernos originales. Algunos de los países en esta
condición fueron:
1.- Suecia: por estar neutral dentro del conflicto no se
suspendió su vida parlamentaria.
2.- En el caso noruego, danés y de los Países Bajos
retornaron sus gobernantes exilados en Inglaterra.
3.- Inglaterra: con el envión producido por el triunfo
sus respectivos sistemas democráticos reanudaron
sus funciones sin mayores tropiezos.
Rey Leopoldo III
4.- Bélgica: aquí la situación fue más compleja ya que
el monarca Leopoldo III junto con su familia fueron
apresados por los nazis y aunque en 1994 ya las
tropas aliadas habían llegado al país, su rey seguía
cautivo y en imposibilidad de gobernar. En este
contexto es elegido como regente el príncipe Carlos
(hermano de Leopoldo) el 21 de septiembre de 1944.
Para el 7 de mayo de 1945 se anunció que las tropas
aliadas habían liberado al rey Leopoldo y a su familia.
4.- Bélgica:
Sin embargo existían opiniones encontradas algunos reclamaban al rey
el hecho de no haber abandonado a su ejército en 1940 y haberse dejado
apresar y Bélgica al igual que otros países se encontraba dividida, los
socialcristianos con intereses de proclamar la república y otro grupo a
favor de la monarquía. Finalmente el 12 de marzo de 1950 en unas
elecciones casi el 58% de la población se proclamaba a favor de las
prerrogativas del rey.
4.- Bélgica:
Leopoldo III en efecto regresó a Bélgica con sus
hijos, pero continuaron los motines entre ambos
bandos políticos, teniendo una muy buena visión de
la situación y temiendo la continuación de acciones
armadas incluso por parte de los defensores de su
causa, resignó a sus poderes el 31 de julio de 1950
en el príncipe Balduino quien recibió el título de
príncipe real el 1ero de agosto. El rey Leopoldo
terminó abdicando el 16 de julio de 1951 en
Bruselas al considerar que la reconciliación
nacional estaba entorno al futuro de la corona.
Príncipe
Balduino
5.- Italia: aquí La Cuestión Real tuvo un tinte
distinto, en un país donde la constitución del
fascismo había prácticamente eliminado a la
monarquía al menos por los últimos 15 años,
hubo división entre partidarios y contrarios a ella.
Pero directamente había una inclinación hacia la
declaración de la república.
5.- Italia:
En junio de 1945 se establece a Ferrucio Parri uno de los principales
líderes de la resistencia anti-fascista, sin embargo luego de la disolución
de su partido y pérdida de su apoyo los socialcristianos aprovechan para
colocar en el gobierno a Alcide de Gasperi quien organiza un referéndum
el 2 de junio de 1946 en el que 12.717.923 sufragantes se proclamaron a
favor de la república contra 10.719.184 que votaron por la monarquía. Así
se declara la república y Gasperi inicia el camino de expulsión de los
ministros comunistas del gabinete ejecutivo y de enderezamiento de
Italia dentro de una línea claramente democrática.
6.- Alemania: Entre los rusos, los
franceses, los ingleses y los
norteamericanos trataron de repartirse
a Alemania en las mismas zonas que
sus ejércitos habían conquistado
durante el avance aliado y lo
consiguieron. Sin embargo estas zonas
no coincidían con la sectorización de
este (Bezike) y oeste (Lander) en el que
ya estaban estos fundidos estados
alemanes.
6.- Alemania:
Los cuatro aliados asumen
el control de Alemania en
Berlín y la dividen en cuatro
zonas de ocupación a partir
del 5 de junio del 45 a
través de la Declaración de
Berlín. Así se profundiza la
división en este territorio.
6.- Alemania:
El poder central se estableció en el Consejo
de Control de las Cuatro Potencias con sede
en Berlín y en Comités de Control
Subordinados en las zonas antes descritas.
Las realidades del este y el oeste se fueron
haciendo cada vez más opuestas en tanto
empezaron las tensiones entre USA y la
URSS que llevarían a la Guerra Fría. La zona
este bajo control ruso quedó como
comunista versus la zona oeste democrática
y de control estadounidense.
6.- Alemania:
Esta pesadilla alemana se hizo más delicada a causa de los
constantes refugiados que procedían de las zonas fronterizas con
Polonia, esto hizo que americanos y británicos unieran
económicamente sus dos zonas, y crearon así la Bizona la cual
estuvo dirigida en lo político por un socialdemócrata (Schumacher) y
un cristiano-demócrata (Adenauer), creando un gobierno bipartito.
6.- Alemania:
Luego del 20 de junio de 1948 la mejora de esta zona fue significativa
tras la inyección de fondos provenientes del proyecto de Revalorización
del Marco Occidental, este proceso fue identificado por la prensa
sensacionalista como el Milagro Alemán. Esta mejora significativa
generó dos situaciones:
-Amplias críticas de parte de los aliados, como Francia por ejemplo que
no veían con buenos ojos las altas inyecciones de capital en la
recuperación alemana.
-El establecimiento de un Bloqueo por parte de los rusos que impedía el
paso de productos entre las zonas norteamericana y británica y que fue
resuelto por estos dos últimos con la creación de un pasillo aéreo. Esta
situación se mantuvo hasta el 21 de mayo de 1949 cuando se hizo
insostenible en coste para los rusos.
7.- Yugoslavia: es el primer país que opta por un gobierno
democrático. Desde el comienzo de 1944 el general Tito (de
tendencia comunista) había conseguido al frente de sus
guerrilleros reunir a su favor unos 300.000 hombres, para
cuando terminó la guerra no fue difícil quedarse con la
victoria por encima del general Draga Mihailovich (apoyado
por Churchill) pero con poca popularidad por mostrarse más
inclinado a los servios que a los propios yugoslavos durante
la guerra. Tito desde su gobierno se mostró abiertamente
comunista, pero no estaba dispuesto a someterse a la URSS
y en 1948 propuso la formación de una Federación Balcánica
basada en la independencia de sus pueblos y en los
principios enunciados de la Carta de las Naciones Unidas.
7.- Yugoslavia:
En junio del mismo año el Kremlin condenaba a Tito y
pedía abiertamente a los comunistas yugoslavos que lo
liquidaran y se sumaran a la URSS, Tito ganaba la
partida y su popularidad le permitía quedarse en
Yugoslavia de forma independiente sin doblegarse ante
la URSS.
8.- Europa Central y Oriental: en estos países se declinó en una
revolución al darse el hundimiento de los nazis. Estas revoluciones
automáticas fueron encausadas y en algunos casos financiadas por
la URSS. En estos países existían dos focos de tensión la
eliminación de los fascistas y colaboracionistas y el auge del
comunismo, además de la necesidad de adelantar reformas agrarias
que mejoraran la situación económica y que acabaran con el muy
presente fenómeno del latifundismo.
8.- Europa Central y Oriental:
En el caso polaco el partido
campesino apoyado por Churchill y
Roosevelt tenía grandes
predicamentos y al terminar la
guerra los rusos instalan un
gobierno comunista provisional en
Varsovia en 1945. Pese a las
promesas de Stalin en la Conferencia
de Yalta de organizar un gobierno de
unidad en Polonia, nada se cumplió
y dos años después Mikolajcsick
líder del partido campesino debido a
las presiones huye del país dejando
el poder total a los comunistas.
8.- Europa Central y Oriental:
La situación de Checoslovaquia fue aún más
paradójica. Con el apoyo de la URSS el presidente
Benes pudo retomar el poder luego de la guerra,
pero las fuerzas políticas se dividían en cuatro: los
comunistas-socialdemocrátas, los católicos, los
eslovacos y otros partidos pequeños.
Benes optó por un gobierno de coalición pero los estrechos contactos
de los socialistas checoslovacos con occidente hacían sentir en
peligro a los comunistas y estos decidieron romper la coalición y
adueñarse del poder haciéndole un golpe de Estado al parlamento de
Praga, ante esta situación Benes a los pocos días dejó la presidencia.
Así se forma un gobierno comunista protegido por los rusos dirigido
por Klement Gottwald.
8.- Europa Central y Oriental:
Para Hungría la implantación de un régimen
comunista también fue una realidad inminente de la
postguerra. En las elecciones de noviembre de 1945 el
partido campesino dirigido por Ferenc Nagy obtuvo
una gran mayoría parlamentaria. Pero los comunistas
le impidieron el ejercicio de primer ministro a Nagy.
Lo procesaron por crímenes de espionaje contra el ejército rojo y
antes de ser detenido este decide huir a Suiza desde donde dimite a
su cargo el 29 de mayo de 1947 (a pesar de tener cierto nivel de
popularidad) evitando así una posible situación de guerra civil entre
sus seguidores del partido campesino y los miembros del partido
comunista.
8.- Europa Central y Oriental:
En Rumania, Bulgaria y
Albania los respectivos
partidos comunistas logran
tomar el poder luego de 1945
con la ayuda directa de la
URSS.
Bandera de
Albania 1944
Descargar

Diapositiva 1