INTRODUCCION
¿Qué son?
PLANES PARA EL FUTURO
¿PUEDEN SER RECARGABLES?
Llego la hora de tirar a la basura esas viejas y roñosas
baterías de Ion de Litio, porque la tecnología de Zinc-Aire
llego para quedarse. Con una fabricación más barata y
capacidades de almacenamiento que pueden superar en 3 veces
a las populares Ion de Litio, que se encuentran presentes en la
mayoría de los notebooks, teléfonos y otros dispositivo
electrónicos.
Las nuevas baterías de Zinc-Aire funcionan utilizando el
oxigeno almacenado en un cuarto como electrodo, mientras la
batería contiene un electrolito y el electrodo de Zinc permite que
el aire circule dentro de una caja porosa, logrando el milagro
de la electricidad.
A diferencia de las baterías convencionales, que contienen todos
los reactivos necesarios para general electricidad, las baterías
de zinc-aire dependen del oxígeno de la atmósfera para generar
una corriente. A finales de la década de los 80, estaba
considerada una de las tecnologías de baterías más
prometedoras debido a su elevada capacidad de almacenamiento
teórica, señala Gary Henriksen, director del departamento de
almacenamiento de energía electroquímica del Argonne National
Laboratory de Illinois. La química de la batería también es
relativamente segura, porque no requiere materiales volátiles,
por lo que las baterías de zinc-aire no son propensas a
inflamarse como las de ion-litio.
Pero convertirlas en recargables ha sido todo un reto. En el
interior de la batería, un electrodo de aire poroso absorbe el
oxígeno y, con la ayuda de un catalizador en la interfaz entre el
aire y un electrolito basado en agua, lo reduce para formar
iones hidroxilo. Estos viajan a través de un electrolito hasta el
electrodo de zinc, en donde se oxida el zinc; una reacción que
libera electrones para generar una corriente. Para la recarga se
invierte el proceso: el óxido de zinc se vuelve a convertir en zinc y
se libera el oxígeno en el electrodo de aire.
El problema radica en que tras varios ciclos de carga y
descarga, el electrodo de aire se puede desactivar, ralentizando
o deteniendo las reacciones del oxígeno. La batería también
puede fallar si se seca o el zinc se acumula de forma desigual.
La compañía suiza ReVolt tiene grandes planes para implantar
la tecnología Zinc-Aire en el mercado durante el próximo año,
partiendo por introducir este tipo de baterías en un formato
pequeño, para luego presentarnos baterías en un formato más
estándar, destinado a teléfonos celulares.
ReVolt también se encuentra trabajando en llevar el Zinc-Aire a
vehículos eléctricos, para esto será necesario incrementar el numero
de ciclos de carga en 10.000, algo un poco lejano todavía para
los prototipos que sólo alcanzan los 300-500 cargas y
descargas.
Descargar

Diapositiva 1