Sustentación de optar por proyectos de mujeres
Mario López Espinosa
1
En la metodología se incorpora la equidad de género
como
principio
fundamental,
sin
embargo,
se
recomienda que el primer proyecto que se promueva
en un municipio esté orientado básicamente, aunque
no exclusivamente, a impulsar y respaldar la
participación de mujeres; no solo porque de esta
manera se obtiene seguramente una mayor impacto
en el bienestar familiar y en la transformación de la
realidad social de las comunidades, y tampoco sólo
porque en los estratos de menores ingresos, las
mujeres
se
han
venido
demostrando
como
administradoras más efectivas y más responsables que
los varones. Se sugiere la activación de un primer
proyecto de mujeres básicamente por el principio
mismo de equidad de género, ya que así se podrá
contribuir a fortalecer un proceso de autoestima y
seguridad en las mujeres y de reconocimiento en los
Primero un proyecto de mujeres
hombres
del
municipio,
generándose
así
un
precedente que creará, sin duda, las condiciones
propicias que facilitarán la posterior participación
igualitaria de las mujeres en proyectos productivos de
participación mixta.
2
Efectivamente,
el
propósito
primordial
en
la
metodología es que las mujeres fortalezcan sus
capacidades para participar más activamente en las
decisiones fundamentales que inciden en su realidad
económica y social, y que puedan contribuir, a través
de un esfuerzo productivo directo, eficiente y
sustentable, al desarrollo local integral de sus propias
comunidades.
El planteamiento estratégico tiene dos vertientes que
interactúan entre sí y que se complementan. En
primer término, se pretende contribuir a que en el
ámbito de las propias comunidades que se fortalezca
la perspectiva de género en su quehacer regular y
cotidiano, aceptando que el desarrollo humano implica
reconocer a todos los integrantes de una comunidad
como agentes activos y responsables del cambio
social, y aceptar que para potenciar las opciones y las
capacidades que tienen de elegir, deben crearse las
condiciones propicias para que todos sus integrantes
puedan superar las limitaciones que impiden su
desarrollo. Se trata de multiplicar las oportunidades y
La equidad de género
fomentar las iniciativas personales, para crear
márgenes cada vez más amplios de libertad y de
capacidad de elección, mediante la corrección de las
inequidades
que,
de
manera
diferente
pero
igualmente grave, sujetan a hombres y mujeres a una
condición de minusvalía social que termina por
producir y reproducir su condición de pobreza
3
Se promueve pues el diseño e instrumentación de un
Complejo Productivo básicamente para mujeres que
no sólo les abra oportunidades adecuadas a su
realidad para participar activamente en la vida
económica de sus comunidades, sino que además
fortalezca sus niveles de autoestima, confianza en sí
mismas, seguridad y de todos aquellos elementos que
incluye el concepto de fortalecimiento integral
(empowerment) y que deberán incrementar su
El fortalecimiento integral “Empowerment”
capacidad de participar de manera activa y propositiva
en las decisiones fundamentales que inciden en su
desarrollo personal, familiar y comunitario, proceso
que en ningún caso será breve y mucho menos
sencillo.
4
Incorporar la perspectiva de género significa, tomar en
cuenta las diferencias entre hombres y mujeres que
adopta el proceso de desarrollo y analizar, en cada
circunstancia,
las
causas
institucionales
o
culturales
y
los
que
mecanismos
estructuran
la
desigualdad de oportunidades entre ambos sexos;
representa trasladar el acento puesto hasta ahora en
las mujeres como grupo particular, hacia una visión
que permite ver cómo las diferencias entre ellas y los
hombres constituyen un eje generador de la
desigualdad social que penetra en el conjunto de las
relaciones sociales y jerarquiza, en detrimento de
ambos, oportunidades, habilidades, capacidades, roles
y funciones, méritos y recompensas. Significa aceptar
la igualdad entre hombres y mujeres como una
La igualdad y el desarrollo sustentable
dimensión ineludible del desarrollo humano y como un
condicionante
estratégico
para
un
desarrollo
verdaderamente sustentable.
5
La perspectiva de género que pretende impulsarse en
la metodología del esquema funcional del Proyecto
induce a identificar, con una actitud crítica y un
sentido constructivo, las diferencias de origen y de
formación que existen entre hombres y mujeres, tanto
en materia de oportunidades como en cuanto a
desarrollo de habilidades, para avanzar hacia la
búsqueda de instrumentos, mecanismos y acciones
institucionalizadas y compartidas por las comunidades,
que favorezcan un equilibrio más equitativo y
armonioso entre los esfuerzos y los beneficios del
desarrollo de unos y otras. Se pretende fomentar la
incorporación de las mujeres en una dinámica
Las expectativas para las mujeres
participativa y co-responsable con el fin de solucionar
sus necesidades cotidianas y abrir sus expectativas de
desarrollo humano.
6
El enfoque de género en esta metodología promueve y
respalda con particular énfasis las acciones que
pretenden corregir los desequilibrios que afectan
negativamente a las mujeres, pero también a los
hombros, en sus familias, en los espacios educativos,
en el mercado laboral y en las organizaciones del
ámbito económico o político, reconociendo a ambos
como agentes activos de su propio cambio y como
igualmente responsables de las transformaciones
sociales que habrán de impulsar el desarrollo integral
de sus comunidades. Con el mismo sustento del
derecho que se invoca, puede afirmarse que resulta
igualmente importante que tanto las experiencias,
La igualdad de oportunidades para ambos
aspiraciones y preocupaciones de las mujeres, como
las de los hombres, sean tomadas en particular
consideración cuando se toman decisiones que afectan
sus expectativas de desarrollo.
7
El componente de género en la metodología reconoce,
en paralelo, que si bien es cierto que la situación de
inequidad que afronta hombres y mujeres en México,
deberá encontrar una solución definitiva en la
descategorización de los géneros y en el predominio
de criterios naturales de equidad e igualdad de
oportunidades, que eliminen en esencia la distinción
de hembras y varones en el ejercicio de la actividad
económica y social, no es menos cierto que este
cambio estructural irá surgiendo como resultado de un
prolongado proceso de transformación y evolución
cultural. Se acepta, por lo tanto que, mientras esto
ocurre, es conveniente diseñar e instrumentar
acciones de fomento de corto plazo que corrijan y
compensen las distorsiones y los tratamientos
discriminatorios que aún prevalecen y que afectan
sobre todo a las mujeres, y que aceleren y fortalezcan
La realidad de una transición
los
procesos
de
fortalecimiento
integral.
Esta
consideración cobra la mayor importancia cuando se
considera que en las comunidades más pobres, las
mujeres son precisamente las más pobres de los
pobres.
8
También se reconoce que, sobre todo en las
comunidades marginadas en pobreza extrema y quizás
aún más en comunidades indígenas, la posibilidad de
que las mujeres participen de una manera más activa y
protagónica en las decisiones fundamentales que
afectan el desarrollo de sus comunidades, puede verse
acrecentada
y
acelerada,
si
ellas
participan
previamente en iniciativas de carácter productivo en
que mayoritariamente participan mujeres. Es claro que
la incidencia que tal participación puede tener en sus
niveles de autoestima y de confianza en sí mismas,
habrá de fortalecer su capacidad crítica y ampliar sus
conocimientos para intervenir con una actitud más
dinámica y trascendente en proyectos productivos de
La participación equitativba en el fomento del desarrollo local
participación
mixta,
así
como
en
el
diálogo
comunitario para decidir acciones que impulsan el
desarrollo local comunitario.
9
También es cierto que conforme las mujeres son
capaces de generar directamente sus propios ingresos,
como resultado directo de sus propias acciones y
decisiones, y de contribuir al gasto familiar, en similar
medida van adquiriendo mayor fuerza social sus
argumentos y sus propuestas y se van reflejando en la
disminución de los índices de discriminación y de
violencia familiar.
Es por ello, que de manera simultánea se promueve la
incorporación de la perspectiva de género y se
fomenta la participación de las mujeres en el diseño,
instrumentación y operación de sus propio Complejos
Productivo. Alternativa que no es excluyentes para los
hombres, pero que estará diseñada, desde su origen,
considerando fundamentalmente las limitaciones y
obstáculos estructurales que afrontan las mujeres en
comunidades de bajos ingresos y de costumbres
arraigadas, para participar en la actividad económica,
Las limitaciones estructurales
buscando capitalizar, por otra parte, las ventajas
competitivas
que
se
desprenden
de
ciertas
habilidades, capacidades y actitudes que, a su vez, se
derivan de los roles sociales particulares que durante
generaciones han sido asignados a las mujeres
10
El Complejo Productivo pretenden contribuir, por otra
parte, al arraigo comunitario y a que las mujeres
participantes
puedan
preocupaciones
atender
fundamentales
una
que
de
es
la
sus
de
incrementar los niveles mínimos de bienestar familiar
y
comunitario,
en
términos
específicos
de
alimentación, vestido, salud, vivienda y educación.
Es manifiesto que este enfoque conjugado y
simultaneo de promoción de la perspectiva de género
y de impulso a un proyecto productivo para las
mujeres, no sólo facilitará instrumentar un esfuerzo
El combate de la pobreza
conjunto de fomento al desarrollo humano, sino que
además podrá constituir un valor agregado de la
iniciativa en su propósito fundamental de contribuir al
combate de la pobreza en el Estado de Chiapas.
11
El
enfoque
de
género
debiera
permitir,
adicionalmente, identificar y desarrollarlas ventajas
competitivas que en el caso de la mujer se derivan de
su condición de género, y que, de acuerdo a la
experiencia mundial, la confirman cada vez más como
una
emprendedora
administradora
eficiente,
responsable y competitiva. Debe aclararse que estas
ventajas se manifiestan en las mujeres de los estratos
medios hacia abajo, acrecentándose en la medida en
que descienden a niveles de mayor pobreza y
tendiendo a desaparecer conforme se asciende a los
de mayor riqueza. En el Complejo Productivo habrá de
incorporarse por lo tanto, como una de las prioridades
de la acción de fomento, el impulso de las ventajas
Las ventajas comparativas…
potenciales que se atribuyen con mayor frecuencia a la
mujer que participa en la actividad productivaempresarial, como las siguientes:
12
Mayor capacidad de sustentar socialmente el
desarrollo empresarial
En México se ha confirmado fehacientemente que
cuando los recursos ingresan al hogar por conducto de
la mujer emprendedora o productora, el porcentaje
que se destina a atender las necesidades esenciales en
materia de alimentación, salud, vestido, educación y
vivienda, es significativamente más elevado, que el
caso de los varones. Esta ventaja de orden social se
traduce por lo general en una mayor permanencia y
estabilidad de la unidad productiva, y es en tal virtud
que el impulso y respaldo especializado a las mujeres
emprendedoras y productoras de bajos ingresos ha
Las ventajas comparativas…
venido
adquiriendo
una
relevancia
de
orden
estratégico en las políticas de combate a la pobreza y
de desarrollo empresarial en el mundo.
13
Mayor formalidad en el cumplimiento de
compromisos
También la experiencia destaca que la mujer
empresaria
o
productora
asume
con
mayor
responsabilidad, sus compromisos contractuales y sus
obligaciones de pago. Estudios e indicadores de
diversos organismos internacionales, fundaciones y
agencias bilaterales de cooperación para el desarrollo,
coinciden en señalar que los niveles de cartera vencida
para el caso de las mujeres acreditadas, son invariable
y significativamente inferiores al nivel promedio. Este
diferencial se acrecienta todavía más en las épocas de
dificultades o crisis económicas generalizadas.
La mujer, como emprendedora o productora, no sólo
se ha caracterizado como formal en el cumplimiento
de sus obligaciones de pago crediticio, sino que
además, esta seriedad en el respeto de compromisos
se ha venido manifestando también en la relación
comercial
interempresarial,
cuando
su
unidad
productiva actúa como proveedora o cliente de otras
unidades.
Esta
actitud
responsable
tiende
a
convertirse en una ventaja competitiva determinante.
La certidumbre en el cumplimiento de compromisos
de suministro
Las ventajas comparativas…
que proporcionan
las pequeñas
unidades productivas administradas por mujeres,
puede y debe ser un factor estratégico en este
contexto de creciente interdependencia productiva.
14
Decisión empresarial con perspectiva de largo plazo
En México las mujeres han demostrado poseer una
ventaja singularmente importante al incorporar al
mediano y largo plazos entre las consideraciones de
sus principales decisiones. En la administración de una
empresa y en el ejercicio de una actividad productiva,
esta previsión tiene la mayor relevancia y, de hecho,
puede convertirse en una ventaja competitiva
determinante. La mujer emprendedora que puede
Las ventajas comparativas…
imaginar y precisar el largo plazo puede planear y
programar su avance a través de diversas fases de su
propia evolución.
15
Mayor prudencia en la Asunción de Riesgos
La mujer mexicana se ha caracterizado por otorgarle
un importante valor al patrimonio familiar y, en el caso
de las comunidades más pobres la unidad productiva
suele formar parte del patrimonio familiar. Parece
evidente que la mujer empresaria o productora está
siempre dispuesta a realizar un esfuerzo adicional y a
mantener una estricta disciplina para lograr construir y
proteger su patrimonio. También es cierto que para
poner el patrimonio en posición de riesgo, la mujer
actúa, por lo general, con una particular y en ocasiones
hasta exagerada prudencia.
Las mujeres emprendedoras y productoras son, en
efecto, extremadamente cautelosas para asumir
riesgos. Esta es una conclusión que comparten la
mayoría de las instituciones financieras y organismos
no gubernamentales que atienden a las mujeres
productoras y empresarias en México y podría decirse
que en el mundo. Es igualmente cierto que el riesgo de
excesiva cautela tiende a eliminarse en la medida en
que la mujer avanza en un proceso de capacitación
Las ventajas comparativas…
empresarial, aun cuando la prudencia se mantiene
siempre, como una ventaja competitiva para acceder
al financiamiento.
16
Experiencia y capacidad en la administración de
recursos
La tradicional encomienda que se ha hecho a la mujer
mexicana de administrar el hogar, y en particular la
educación y el gasto familiar, le ha otorgado una
formación sólida para administrar recursos, tanto
humanos,
como
financieros
y
materiales,
con
particular eficacia y con una apreciable dosis de
austeridad. Cuando esta capacidad y experiencia se
manifiesta en la actividad productiva, se traduce en
una administración cuidadosa y eficaz de personal,
inventarios y recursos financieros; una gestión en la
que los gastos superfluos e innecesarios tienden a
disminuirse e incluso llegan a no presentarse, con lo
que se amplían considerablemente las perspectivas de
permanencia y evolución de la unidad productiva. Esta
ventaja se torna estratégica cuando las mujeres
participan
Las ventajas comparativas…
directamente
en
las
tareas
de
administración y control de líneas de financiamiento
comunitario.
17
Mayor
capacidad
de
concretar
iniciativas
de
colaboración.
La experiencia tiende a confirmar que las mujeres
emprendedoras y productoras manifiestan una actitud
favorable y una buena disposición para organizarse
con otras mujeres, incluso con aquellas que compiten,
para participar en iniciativas conjuntas de interés
común. Las mujeres aceptan con mayor facilidad que
sobre el interés individual prevalezca el beneficio
colectivo. Esta ventaja puede convertirse en decisiva
ante una perspectiva en que el principal problema de
las unidades productivas más pequeñas no se deriva
de su condición de pequeñas, sino de que actúan
solas.
Actuando en estas vertientes de manera simultánea
podrá avanzarse con solidez en este y muchos otros
escenarios de la vida social, ya que los factores de
pauperización de las mujeres dependen no sólo de los
mecanismos discriminatorios, de las pautas culturales
y las costumbres, o de las reglas e incentivos del
mercado de trabajo, sino también de la relación
desigual que éstas tienen con los mecanismos y
recursos que fortalecen las oportunidades económicas
Las ventajas comparativas…
y la toma de decisiones comunitarias. Es manifiesto
que este enfoque conjugado y simultáneo de
promoción de la perspectiva de género y de impulso
de complejos productivos, permitirá contribuir con
mayor eficacia al desarrollo local igualitario.
18
Mayor capacidad de eficiencia para efectuar
adquisiciones
Las mujeres de bajos ingresos hacen por lo general un
uso más racional de su poder de compra. Tienden a
identificar las cualidades de cada producto y a realizar
comparaciones objetivas. Cuando esta capacidad se
aplica en la actividad productiva empresarial, se
incrementan las posibilidades de que la oferta
productiva tenga mayor capacidad de competencia, se
aumentan en consecuencia las expectativas de
sobrevivencia y desarrollo para la unidad productiva.
Mayor capacidad de persuasión
En términos generales las mujeres manifiestan una
capacidad natural para persuadir, para convencer. En
los estratos de menores ingresos su credibilidad suele
ser muy superior a la de los varones. Esta capacidad
Las ventajas comparativas…
resulta de la mayor utilidad en los diversos procesos
de negociación que se presentan en la administración
empresarial.
19
Mayor capacidad para administrar inventarios
Al hacerse cargo del gasto familiar, las mujeres van
adquiriendo una capacidad especial para administrar
los inventarios de consumo familiar. Al extender sus
prácticas cotidianas a la administración empresarial se
obtienen ventajas significativas.
Mayor capacidad de efectuar diversas acciones de
manera simultánea
Cuando las mujeres transfieren esta cualidad innata de
realizar simultáneamente acciones diversas a la
práctica
productiva,
logran
obtener
resultados
excepcionalmente favorables.
Mayor cumplimiento de obligaciones laborales
Cuando las mujeres administran pequeños negocios
muestran mayor disposición a cumplir con sus
obligaciones laborales, quizás porque comprenden
mejor las implicaciones de la seguridad social en la
tranquilidad familiar. El hecho es que tal actitud tiende
Las ventajas comparativas…
a reducir en las unidades productivas administradas
por mujeres los niveles de rotación de personal, con lo
que a fin de cuentas se obtiene una operación con
mayores índices de productividad.
20
Mayor honestidad
Las mujeres en los estratos de menores ingresos
muestran por lo general una mayor honestidad cuando
se ocupan de un negocio productivo o comercial.
Cuando su oferta es rechazada por no cumplir con
ciertos requerimientos, trata de realizar los ajustes y
modificaciones conducentes para incrementar sus
niveles de competencia. Sólo en muy raras ocasiones
recurre a la práctica varonil de corromper para lograr
sus propósitos de venta. La corrupción permite
algunas veces concretar la operación de compra-venta
pero jamás incide en los índices de productividad.
Mayor perseverancia
La mujer administradora de un pequeño negocio
muestra generalmente mayor perseverancia. No se
Las ventajas comparativas…
desespera, como sucede con muchos hombres,
cuando no se avanza con la velocidad esperada. La
mujer persiste y logra alcanzar los propósitos que
algunos varones suelen abandonar.
21
Mayor sentido del diseño
El diseño como factor transversal de competitividad
adquiere cada vez más mayor significación en la
actividad productiva-empresarial. Las mujeres suelen
mostrar mayor gusto y sentido por el diseño.
Lo
aceptan más fácilmente como factor de competencia.
Solidaridad de género
Las mujeres compradoras sí otorgan importancia a que
la oferta productiva provenga fundamentalmente de
mujeres. Probablemente porque están convencidas
que los recursos que ingresan a las mujeres muy
probablemente
racionalidad.
serán
La
gastados
solidaridad
de
con
mayor
género
puede
convertirse en un elemento determinante en la
decisión de compra, lo que definitivamente no ocurre
con los varones.
Mayor disposición al cambio
Ante la creciente importancia de la innovación y ante
una realidad que se transforma vertiginosamente, la
Las ventajas comparativas…
mayor
disposición
al
cambio
que
muestran
generalmente las mujeres puede convertirse n un
factor decisivo de competencia productiva-empresarial
22
Descargar

Diapositiva 1