¿Qué es la Misa?
Texto extraído de la Página http://www.conelpapa.com
La Santa Misa es tres cosas: Sacrificio,
Memorial y Banquete
1) Sacrificio
La Misa es, sobre todo, un Sacrificio, el sacrificio del Cuerpo y la
Sangre de Jesucristo, que se ofrece a Dios Padre en el altar de la Cruz,
para la redención (perdón) de todos los pecados de todos los hombres.
“Orad, hermanos, para que este sacrificio, mío y vuestro, sea agradable a
Dios, Padre todopoderoso - El Señor reciba de tus manos este sacrificio,
para alabanza y gloria de su Nombre, para nuestro bien y el de toda su
santa Iglesia” (Ordinario de la Misa)
2) Memorial
En la Última Cena dijo Jesús: “Haced esto en memoria mía”. Es
connatural al corazón humano desear conservar el recuerdo de
las personas a quienes hemos amado. Nuestro Señor Jesús nos
ha dejado también un memorial de sí mismo como sólo Dios
podía hacer: su presencia viva que diariamente viene a
nosotros en la Santa Misa.
En la Misa no sólo recordamos su Pasión y Muerte, sino también
la Resurrección y la Ascensión a los cielos.
“Así, pues, Padre, al celebrar ahora el memorial de la pasión
salvadora de tu Hijo, de su admirable resurrección y ascensión al
cielo, mientras esperamos su venida gloriosa, te ofrecemos, en
esta acción de gracias, el sacrificio vivo y santo” (de la Plegaria
Eucarística III)
3) Banquete
Además de ser un sacrificio y un memorial, es un banquete sagrado.
En ese banquete Jesús nos alimenta con su propio Cuerpo y
Sangre, como había prometido en Cafarnaún: “Yo soy el pan de vida: el
que viene a mí no tendrá hambre; y el que cree en mí no tendrá sed
jamás...
Yo soy el pan vivo, que he descendido del cielo, quien comiere de este
pan vivirá eternamente; y el pan que yo daré es mi carne, para la vida
del mundo...”(Jn. 6, 35 y 51)
“Tomad y comed todos de él, porque esto es mi Cuerpo, que será
entregado por vosotros” “Tomad y bebed todos de él, porque éste es el
cáliz de mi Sangre...”(Consagración de la Misa)
Fines de la Misa
El Sacrificio de la Misa tiene 4 finalidades principales:
1. Alabar (fin latréutico)
“Te alabamos, Padre Santo, porque eres grande, porque
hiciste todas las cosas con sabiduría y amor. A imagen tuya
creaste al hombre....Y, cuando por desobediencia perdió tu
amistad, no lo abandonaste al poder de la muerte...Y tanto
amaste al mundo, Padre Santo, que, al cumplirse la plenitud
de los tiempos, nos enviaste como salvador a tu único
Hijo...”(Plegaria Eucarística IV).
2. Dar gracias (fin eucarístico)
“En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y
salvación, darte gracias, Padre Santo, siempre y en todo
lugar, por Jesucristo, tu Hijo amado”. (del Prefacio de la
Plegaria Eucarística II)
Fieles en una iglesia, China
3. Pedir perdón (fin propiciatorio)
”Yo confieso ante Dios todopoderoso y ante vosotros,
hermanos, que he pecado mucho de pensamiento, palabra,
obra y omisión... Dios todopoderoso tenga misericordia de
nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida
eterna” (del Acto penitencial)
“...tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros;
tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica...”
(del Gloria de la Misa).
4. Pedir ayuda (fin impetratorio)
“Acuérdate, Señor, de tus hijos y de todos los aquí reunidos,
cuya fe y entrega bien conoces; por ellos y todos los suyos, por
el perdón de sus pecados y la salvación que esperan, te
ofrecemos, y ellos mismos te ofrecen, este sacrificio de
alabanza, a ti, eterno Dios, vivo y verdadero..
.Acuérdate también, Señor, de tus hijos, que nos han
precedido con el signo de la fe y duermen ya el sueño de la
paz...Y a nosotros, pecadores, siervos tuyos, que confiamos en
tu infinita misericordia, admítenos en la asamblea de los santos
apóstoles y mártires...” (Plegaria Eucarística I)
Presentación: Ana Arrese
Descargar

Diapositiva 1