EL CID CAMPEADOR (1043-1099)
NACIMIENTO
• Rodrigo Díaz nació en Vivar, pequeña aldea
situada a 7 kilómetros de la ciudad de Burgos
en 1043.
• A los 7 años quedó huérfano de padre y se crió en la
corte del rey Fernando I junto al hijo del monarca, el
príncipe Sancho. Ambos crecieron juntos y trabaron
buena amistad
• Al cumplir los 15 años tenían derecho a elegir un
caballo, el Cid eligió a Babieca, con el ganó un
importante torneo y lo conservó toda su vida.
• Al morir Fernando I, repartió el reino entre sus hijos.
Sancho fue nombrado nuevo Rey y nombró al Cid su
lugarteniente.
• El Rey Sancho quería unificar los reinos españoles
por lo que tuvo que luchar contra su hermano
Alfonso.
• Un día un caballero atravesó con una espada
el pecho de Sancho, al morir éste, Alfonso fue
nombrado Rey.
• Todos sospechaban que Alfonso había tomado parte
en la muerte de su hermano. Cuando el Cid fue a
jurarle fidelidad, le pidió que jurara sobre los
evangelios que no había tenido nada que ver en la
muerte de Sancho. Alfonso juró que era inocente.
• Alfonso no tenía confianza en el Cid y le
desterró de Castilla durante 6 años, alejándolo
de su mujer, Jimena y sus hijos.
• Durante este tiempo fue ayudando a reyes
amigos en su lucha contra los moros,
conquistando muchas tierras.
• Sus aventuras eran contadas por los juglares,
siendo el más poderoso de los guerreros.
• Todo el mundo le llamaba el Cid Campeador
que significaba: “Señor de las batallas”
• El avance de los almorávides obligó a Alfonso VI a
pedir ayuda y a perdonar a Rodrigo Díaz de Vivar.
Pronto surgen rencillas entre ellos y le destierra por
segunda vez.
• Valencia fue tomada por Ben Yehhaf. El Cid la asedió
durante 19 meses y finalmente consiguió
reconquistarla.
• Rodrigo se convirtió en el señor de Valencia y
restauró la religión cristiana.
MUERTE
• Quiso la mala suerte que una flecha alcanzara al Cid
cuando se asomaba entre las almenas y cayó herido
de muerte.
• Los enemigos querían entrar en la ciudad pues
estaban seguros de la muerte del Cid. En el interior
de la ciudad se preguntaban qué podían hacer sin su
Señor.
• Al amanecer salieron todos los caballeros con el Cid a
la cabeza, pues sus hombres habían vestido al
cadáver y montado sobre Babieca.
• Los árabes cuando le vieron huyeron despavoridos.
• Así es como el Cid aún muerto, ganó su última batalla
• Sus restos y los de Jimena, su esposa,
descansan en la catedral de Burgos
Descargar

EL CID CAMPEADOR (1043-