Año de la Fe:
Del 11 octubre 2012
al 24 noviembre 2013
Redescubrir la
alegría de creer
Catequesis del Papa
Audiencia General miércoles 12 de diciembre de 2012
Las etapas de la revelación
La revelación es la
comunicación que Dios hace
de sí mismo y de su plan
benévolo. Esta revelación de
Dios se inserta en el tiempo y
en la historia humana: la
historia se convierte en el
lugar donde podemos
constatar la acción de Dios
en favor de la humanidad.
¿Dónde podemos leer las
etapas de esta revelación de
Dios?
La Sagrada Escritura es el
lugar privilegiado para
descubrir los acontecimientos
de la revelación de Dios.
Leyendo el Antiguo
Testamento, vemos que la
intervención de Dios en la
historia no son hechos que
caen en el olvido, sino que se
convierten en "memoria“ y
constituyen la "historia de la
salvación”.
Para el pueblo de Israel,
recordar lo que Dios ha
hecho se convierte en un
imperativo permanente.
La fe es alimentada por el
descubrimiento y el recuerdo
del Dios que es siempre fiel,
que guía la historia y es el
fundamento seguro y estable
sobre el cual apoyar la propia
vida.
Para Israel, el Éxodo es el
acontecimiento histórico
central en el que Dios revela su
poderosa acción. Dios libera a
los israelitas de la esclavitud en
Egipto, para que puedan
regresar a la Tierra Prometida y
adorarlo.
Dios se revela entrando en
nuestra historia, en la historia
de un pequeño pueblo que no
era ni el más grande ni el más
fuerte.
El Catecismo resume las
etapas de la Revelación divina
mostrando su desarrollo.
Dios ha llamado al hombre
desde el principio a una
comunión íntima con Él, e
incluso cuando el hombre,
por su propia desobediencia,
perdió su amistad, Dios no lo
ha abandonado, sino que
ofreció muchas veces a los
hombres su alianza.
El camino de Dios con el
hombre va desde la alianza con
Noé después del diluvio, a la
llamada de Abraham a dejar su
tierra para hacerlo padre de
una multitud de naciones. Dios
constituyó a Israel como su
pueblo, a través del
acontecimiento del Éxodo, por
medio de Moisés.
Con los profetas, Dios conduce
a su pueblo en la esperanza de
la salvación.
Sabemos, por Isaías, del
segundo Éxodo y del retorno
del exilio de Babilonia. Al final
esperan un "Hijo del
hombre", salvación de todos
los pueblos. El camino de Dios
está cada vez más abierto al
misterio de Cristo.
En Cristo se realiza finalmente
la revelación en su plenitud,
el plan amoroso de Dios: Él
mismo se convierte en uno de
nosotros.
Año de la Fe:
Del 11 octubre 2012
al 24 noviembre 2013
Redescubrir la
alegría de creer
Descargar

Diapositiva 1