Conociendo Nuestra Salud Dental
Dr. Ismael Bastida
Los dientes y la historia
Ya en épocas tan tempranas de la civilización más o menos hace 3500 años antes de Cristo, una
de las más avanzadas civilizaciones de esa época como los Sumerios, relacionaban la salud
dental con la salud en general, escribían en tablas de barro los diagnósticos y tratamientos que
en esa época se realizaban .
El rechinado de dientes era para ellos, un signo de debilidad y de una salud muy pobre, este
problema era tan serio que se creía que Ishtar la diosa de la vida y de la muerte estaba
involucrada. Y uno de los remedios que proponían era poner una cabeza human en una silla y
hacerle sacrificios por tres días de día, y de noche.
Mas tarde alrededor de 1000 años antes de Cristo, los hebreos grababan en el viejo testamento
el alto valor de la salud dental, aseverando también, al igual que los sumerios, que los dientes
eran símbolo de fortaleza. Decían que la perdida de dientes era sinónimo de debilidad y
enfermedades. Y tener la dentadura completa era el primer requisito para ser un alto
sacerdote.
La Biblia, el libro de mayor venta en el mundo año con año, nos habla de una relación muy
estrecha entre el stress y el rechinado de dientes, y, relata que el rechinado de los dientes es “el
llorar y quejarse” de los dientes por culpa del stress.
Creen ustedes que haya relación entre el ayer y el hoy?
Pues, la historia nos enseña que lo antiguo no siempre es malo y sin uso y que lo nuevo o
actual no siempre es bueno y útil.
En 1951, La Academia Americana de historia dental, estableció que, “la única guía para el futuro
estudio de la medicina dental estaba en el estudio de su pasado”
Señoras, Señores
Por cientos de años ha habido muchas investigaciones sobre las verdaderas causas de muchos
padecimientos o desordenes físicos, como orinarse en la cama, enfermedades de los oídos,
hipertensión (presión arterial alta) o enfermedades del corazón entre otros. Curiosamente la
causa primaria de muchos de estos padecimientos o desordenes, puede estar directamente
debajo de sus narices.
“Cada diente en la cabeza del hombre es mas valioso para el
que un diamante.”
Cervantes - 1605
Descargar

Diapositiva 1