USANDO BIEN A EFESIOS 2:8,9
Se nos enseña usar bien las Escrituras
2 Tim. 2:15, Procura con diligencia presentarte a
Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué
avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.
El pasaje, Efes. 2:8,9, desde el tiempo de la Reforma Protestante ha sido pervtido para parecer como
declaración aislada (es decir, fuera de contexto) que
soporte o sostenga la falsa doctrina de la salvación
por la fe sola.
En esto se ignora el contexto por completo. Solamente juega la persona con las palabras del texto.
La cuestión es: ¿Qué está enseñando Pablo a los
efesios (Ciertamente no es que la persona no necesite obedecer al evangelio).
Esta carta recuerda a los efesios acerca de la buena voluntad de Dios al darnos a Cristo, al evangelio,
y a su iglesia.
V. 1, antes de su conversión
Muertos espiritualmente (Rom. 6:23, la paga del
pecado es la muerte).
¿Debido al pecado de Adán? ¿Nacidos depravados? ¿Habían heredado una “naturaleza pecaminosa” (NVI)?
¡Calvinismo! Todas las iglesias “evangélicas” manchadas a diferente grado de esa falsa doctrina.
¡No! sino muertos “en vuestros delitos y pecados”
(es decir, de ellos, no de Adán o de otros).
Dios les dio vida por perdonarles sus pecados.
Es después del bautismo que la persona comienza
a andar en novedad de vida (vida nueva).
Rom. 6:3,4, ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido
bautizados en su muerte? 4 Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.
Obviamente el bautismo es para perdón de los
pecados.
Hech. 2:38, Arrepentíos, y bautícese cada uno
de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón
de los pecados.
V. 2, condición habitual de vida
Andar = vivir (ver. 3). El pecado era su rutina y
regla de vida diaria. Era conforme a:
(a) “la corriente de este mundo” (gr., “la edad de
este cosmos,” = conforme a la edad a que pertenece
es mundo malo.
El vivir promovido en la tele, música, literatura,
cine, propaganda comercial, política, y leyes
gubernamentales modernos.
(b) “príncipe de la potestad del aire” = Satanás
reina en todas las agencias e influencias de maldad.
Su domino son las tinieblas de mundo malo. Nótese 6:12, Porque no tenemos lucha contra sangre y
carne, sino contra principados, contra potestades,…
contra los gobernadores de las tinieblas de este
siglo, contra huestes espirituales de maldad en las
regiones celestes.
Juan nos dice, 1 Juan 5:19, el mundo entero está
bajo el maligno.
¡Que triste es que tanto cristiano pase largo tiempo frente al televisor, bebiendo del espíritu de este
mundo de tinieblas!
(c) “los hijos de desobediencia” = hebraísmo, que
significa personas identificadas con la desobediencia respecto a Dios.
V. 3, la vida habitual del no cristiano.
-- vive en los deseos (desmesurados) de la carne.
-- hace lo que la mente piensa ser de placer carnal.
Por ej., 1 Tim. 5:6, Pero la que se entrega a …
los placeres, viviendo está muerta.
-- por naturaleza (gr., phusis = práctica establecida
desde hace mucho tiempo); no algo establecido en
la naturaleza del hombre (de otra manera, ¡Dios tendría la culpa!).
Rom. 2:14, Porque cuando los gentiles que no
tienen ley, hacen por naturaleza (phusis; ¿por depravidad?) lo que es de la ley, éstos, aunque no tengan ley, son ley para sí mismos, 15 mostrando la
obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos.
Los gentiles, guiados por su sentido natural de
bien y de mal, hacen las cosas de la Ley de Moisés
(excepto por supuesto las cosas ceremoniales).
-- eran por naturaleza; no, “somos por naturaleza.”
El hno. Eduardo Fudge (en sus escritos) cambió
el tiempo del verbo para defender la falsa doctrina
de neo-calvinismo.
Los sectarios calvinistas han estado haciendo
esto desde hace mucho tiempo.
Los hermanos efesios, antes de su conversión a
Cristo, se involucraban en la práctica establecida de
pecado de mucho tiempo (“siguiendo la corriente de
este mundo,” ver. 3), pero no ahora que habían sido
renacidos por la gracia de Dios.
Este versículo no enseña “pecado original,” “naturaleza caída,” “propensión o inclinación de pecar,” o
“naturaleza pecaminosa.”
El hombre no tiene que pecar; escoge pecar.
Recuérdese: Pablo dijo “éramos,” no, “somos.”
Los efesios eran algo, “pero” (ver. 4) ¡algo cambió
todo aquello!
-- lo mismo que los demás (del mundo no convertido, identificado como “hijos de ira”).
V. 4, PERO = un contraste entre los efesios de aquel
tiempo como mundanos y su estado ahora como
cristianos. ¡Dios hizo un gran cambio en ellos!
Dios es amor, y su amor se demostró en lo rico de
su misericordia (hacia pecadores perdidos, hechos
a su imagen, y esclavizados a Satanás).
Así que el hombre solo no puede salvarse. Ninguna justicia hecha por él puede expiar sus pecados
cometidos.
La causa de salvación es Dios (“Pero Dios”).
V. 5, aun estando nosotros muertos en pecados
Es enfatizado el grado del amor de Dios.
A pesar de estar muerto en sus pecados (ver. 1), y
por consiguiente incapaz de salvarse, la riqueza de
misericordia de Dios se mostró en el gran esquema
o plan de salvación = de muerte a vida.
Esto es la totalidad de amor, el amor por excelencia. (¿Amamos usted y yo así?)
¡Dios dio vida a gente muerta (así dice el ver. 1)!
Pero lo hizo “juntamente con Cristo.” Resucitó a
los efesios espiritualmente muertos para estar vivos
juntamente con Cristo, y lo hizo por medio de su
evangelio poderoso (Rom. 1:16).
“Pero gente muerta no puede hacer nada. Dios
tiene que operar en el corazón del hombre milagrosamente. La salvación depende totalmente …
de Dios.” ¡Esto es puro calvinismo!
Es cierto que el hombre pecador no puede proveer
un salvador. Por eso la base de salvación es Dios; él
proveyó al Salvador.
Pero el hombre escoge obedecer al evangelio, o
no.
V. 6, Los cristianos son resucitados para reinar con
Cristo en su reino celestial.
Col. 2:12, sepultados con él en el bautismo, en el
cual fuisteis también resucitados con él, mediante la
fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos.
-- “sentar con Cristo Jesus” = participar de su
honor. Nosotros que estamos en Cristo somos parte
de su iglesia que es un reino celestial. ¡Estamos
ahora en “los celestiales” (texto griego)!
Los cristianos participan ahora en la obra de
Cristo, en su reino, porque ahora están peleando por
la verdad y en contra del error. 1 Juan 3:8, Para esto
apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del
diablo.
Si el cristiano es vencedor en esa obra ahora,
está reinando con Cristo ahora, porque de esto se
trata el reino de Cristo.
-- “en los (lugares) celestiales.”
1:3, Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor
Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo.
La iglesia, las verdades que la gobiernan, y sus
servicios, se consideran asuntos de naturaleza espiritual.
La iglesia es el reino de Dios, el reino de los cielos.
Es compuesta de la única gente que voluntariamente se somete al reinado celestial del Rey Jesús.
Los cristianos reinan ahora con Cristo mientras
reina él.
Todas las bendiciones de Dios se hallan en la
iglesia de Dios.
V. 7, “para” introduce propósito.
Para toda la eternidad las abundantes riquezas de
su gracia en su bondad para los salvos (la iglesia,
los cristianos) serán mostradas al ser su gran
esquema o plan de redención contemplado, considerado, revisto y aplicado.
¡No hay como el evangelio (buenas nuevas) de Dios!
V. 8, “Porque.” Ahora se propone una razón o explicación.
¡Aquí no comienza un nuevo párrafo (o pensamiento)!
¡Aquí no se expone un pensamiento aislado y solitario!
Lo que aquí se declara refuerza lo que se acabó de
decir en el ver. 7.
Y ¿qué es lo que dice el ver. 7?
Que la maravillosa gracia de Dios siempre será
dada a conocer en lo que ha hecho por el hombre al
hacer posible su salvación eterna.
Y ¿en qué consiste la maravilla de su gracia? ¡Los
versículos 8 y 9 nos contestan!
“Porque por gracia sois salvos por medio de la
fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios, no
por obras, para que nadie se gloríe.”
1. La base de la salvación no fue proveída en ningún sentido por el hombre, ¡ni parcialmente!
2. Esta salvación por gracia por medio de la fe es
lo que Dios da; el hombre no lo merece ni gana.
3. Por esto el hombre no puede gloriarse en ningún
sentido respecto a su salvación.
-- “por medio de la fe.” Aunque la salvación es basada en la gracia de Dios, Dios ha hecho la salvación condicional. Hay algo que el hombre tiene que
hacer para ser salvo.
Considérense los pasajes de “hacer” en Hechos:
(2:37, ¿qué haremos?; 8:36,37, ¿qué impide que yo
sea bautizado?; 9:6, ¿qué quieres que yo haga?;
16:30, ¿qué debo hacer para ser salvo?; 22:10, ¿qué
haré, Señor?
No es maravilla, pues, que Pedro el día de Pentecostés dijera, Hech. 2:40, Sed salvos de esta perversa generación.
¿A qué se refiere el pronombre, “esto,” en Efes.
2:8?
El calvinismo contesta: “La fe; Dios da la fe incondicionalmente a los elegidos.” Si es cierto, entonces Dios hace acepción de personas.
Gramaticalmente hablando, “esto” no puede referirse a la fe. En el texto griego, la palabra fe es de
género femenino, y la palabra “esto” es de neutro.
“Esto,” pues, se refiere a la salvación por gracia
por medio de la fe. Esto es lo que no es de nosotros
los hombres, sino solamente de Dios.
Agencia: la gracia de Dios; condicionalidad: la fe
del hombre. Aquí “la fe” se emplea comprensivamente; incluye todo cuanto del hombre el evangelio
requiere por obediencia.
V.9, no de obras por propósito.
Tenemos que definir la palabra “obras” en este
versículo porque es empleada en diferentes sentidos en las Escrituras.
Pablo aquí se refiere a las obras de la propia voluntad del hombre aparte del evangelio de Dios, y en
las cuales el hombre podría gloriarse.
Rom. 3:27,28, ¿Dónde, pues, está la jactancia?
Queda excluida. ¿Por cuál ley? ¿Por la de las obras?
No, sino por la ley de la fe. 28 Concluimos, pues, …
que el hombre es justificado por fe sin las obras de
la ley.
El guardar el hombre la ley, aparte del evangelio,
no le puede salvar.
¡Pablo aquí no se refiere a la obediencia al evangelio!
No obstante, esto es lo que hace el sectario; aplica las palabras de Pablo a las condiciones del evangelio que el hombre tiene que obedecer para ser
salvo.
Pablo no decía que el hombre no tiene que obedecer al evangelio.
Heb. 5:9, y habiendo sido perfeccionado, vino a
ser autor de eterna salvación para todos los que le
obedecen.
El puro calvinista niega la condicionalidad en sentido absoluto; ¡no hay nada que hacer para ser salvo, ni creer! (La fe es dada al “elegido” por Dios)
Algunos denominacionalistas admiten que la salvación es condicional, pero limitan la condición a la
fe sola. ¡Entonces hay algo que el hombre tiene que
hacer para ser salvo; creer es una obra -- Jn. 6:29.
Si la salvación es condicional, la cuestión importante es ésta: ¿cuántas hay y qué son?
La fe sola no basta. El hombre tiene que obedecer
de corazón (fe), Rom. 6:17,18, Pero gracias a Dios,
que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la
cual fuisteis entregados; 18 y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia.
Cuando el hombre obedece al evangelio, en cuanto
a su salvación del pecado ¿de qué puede gloriarse?
Si un hombre está para perder su casa porque no
puede hacer los pagos mensuales, y alguien le ofrece pagar la deuda con tal que dicho hombre venga a
recoger el dinero, si él lo hace y paga la deuda, ¿de
qué puede gloriarse respecto a la redención de su
casa?
V. 10, Porque. Ahora se presente una explicación o
razón.
Hay una razón por qué la salvación no es por obras
del hombre, aparte del evangelio, y en que podría
gloriarse.
Esa razón es que lo que se ha hecho para la salvación del hombre es la hechura de Dios.
Dios obró (hacer), creó para que existiera la iglesia
de Cristo (el conjunto de los salvos), y no el hombre.
-- ¿Para qué propósito existe la iglesia de Cristo en
este mundo?
Pablo nos dice: para buenas obras, “las cuales
Dios preparó de antemano” para que los cristianos
anden el ellas.
Estas “buenas obras” han sido especificadas
por Dios en las Escrituras; no podemos inventar las
nuestras como substitutas.
CONCLUSIÓN
1. Efesios 2:8,9 no es una declaración eclesiástica
de la Gran Reforma Protestante para combatir las
obras de mérito impuestas por el clero católico romano.
2. Ignorando por completo el contexto de estas palabras de Pablo, los reformadores sacaron la palabra
“obras” y la aplicaron de otra manera para combatir
cierto error católico romano.
3. El ver. 8 comienza con la palabra “pues” (más
bien dicho, “porque”). Tal palabra indica la razón o
explicación de lo que se acabó de afirmar en el ver.7
4. Esa afirmación es que la salvación del hombre es
basada en las riquezas de gracia de parte de Dios.
5. Efes. 2:8,9 ¡no es una declaración aislada y solitaria del denominacionalismo!
6. Amigo, ¡quédese con el contexto!