Impacto de las
dificultades económicas
de la empresa en el Derecho
del Trabajo
Wilfredo Sanguineti Raymond
Catedrático de Derecho del Trabajo
Universidad de Salamanca
www.wilfredosanguineti.es
I. La progresiva construcción de
respuestas para una cuestión capital
•
El contrato de trabajo tiene como presupuesto el
mantenimiento de las necesidades que atiende
• Es decir, la viabilidad del proyecto empresarial
•
El DT ha ido construyendo diversas instituciones
• Dirigidas a contemplar la incidencia de las dificultades
económicas de la empresa en las relaciones de trabajo
•
Intentando atender equilibradamente dos principios
de carácter fundamental:
• El de eficacia económica y libertad de gestión empresarial
• Y el de estabilidad en el empleo y tutela del trabajo
asalariado
Una óptica necesariamente
equilibradora
•
Surgen instituciones nuevas que permiten
• Modificar, suspender o extinguir los contratos de trabajo
• Cuando se altere el equilibrio económico originario
(mayor onerosidad o pérdida de utilidad)
•
Siempre rodeadas de garantías para los trabajadores
• Causalidad de las medidas
• Participación de los representantes en su gestión
• Control administrativo
• Pago de indemnizaciones a los afectados
II. El impacto de la crisis económica y
la globalización de los mercados
•
Cambia el contexto de aplicación de las instituciones
clásicas:
• Se pasa a una situación de inestabilidad y variabilidad de
la demanda y apertura a la competencia global
• Que exige una adaptación permanente de la empresa a las
condiciones del entorno económico
•
Esto no ha determinado el surgimiento de nuevas
instituciones
• Pero sí una fuerte presión sobre las existentes
• Dirigida a transformarlas en herramientas de adaptación
permanente al cambio económico
Una doble transformación de las
instituciones
1. Reducción del garantismo legal e incremento de los
márgenes de decisión empresarial
• Con el fin de convertirlas en instrumentos de gestión
ordinaria antes que extraordinaria
•
Se produce por dos vías
• Reducción de la intervención administrativa y aumento de
los supuestos sujetos a decisión unilateral del empleador
• Flexibilización de la valoración de las causas, aportando
una visión “fisiológica” antes que “patológica” de ellas
2. Reforzamiento, como contrapeso, de la participación
• Para promover una “legitimación por el procedimiento”
La ductilidad del contrato de trabajo
como resultado final
•
Estos cambios convierten al contrato de trabajo en
un vínculo extremadamente dúctil
• Cuya estabilidad debe ceder siempre que así lo requieran
las necesidades económicas de la empresa
•
El catálogo incluye mecanismos de diverso tipo:
• Novatorios, dirigidos a modificar las condiciones laborales
ordinarias
• Supensivos, que permiten suspensiones temporales de
labores o reducciones de jornada
• Extintivos, que habilitan para dar por terminado el vínculo
III. La geometría variable del tratamiento
de las dificultades económicas
•
No existe una noción objetiva y unívoca de “causa”
o “dificultad” económica de la empresa
• Dada la diversidad de situaciones que puede comprender
• Y su carácter instrumental, vinculado con diversas
instituciones que prevén medidas de distinta intensidad
•
Además, lo decisivo no es la situación económica
• Sino su capacidad para justificar la medida empresarial
• Para lo que ha de valorarse también la razonabilidad de
ésta y su utilidad para superar la situación previa
•
Aún así, se trata de un concepto jurídico
• Susceptible de una valoración judicial de fondo
La posible incidencia de otros
instrumentos
1. Acuerdos colectivos de adaptación de condiciones
• Previendo su reformulación, congelación o reducción
2. Pactos individuales modificatorios o extintivos
• Son posibles si no hay renuncia o se afecta el derecho a la
negociación colectiva
3. Externalización de funciones
• Cabe si ataca problemas reales de eficiencia, aunque debe
afrontarse el problema del destino del personal “interno”
4. Extinción de contratos de duración determinada
• Puede tener gran impacto si el volumen de contratos no
causales es elevado
IV. Una visión de conjunto
•
Las dificultades económicas pueden tener una muy
variada incidencia sobre el contrato de trabajo
•
Pueden generar cambios en:
• Las funciones, el lugar de trabajo, la jornada laboral, el
salario y las demás condiciones laborales
• E incluso la persona del empleador, cuando se produce el
traspaso de la empresa
•
Dar lugar a la suspensión temporal de su ejecución
•
E incluso a su extinción
La deseable graduación de
las soluciones
•
Debería preferirse las medidas menos traumáticas a
las de mayor intensidad
• La reducción de salarios y condiciones laborales o la
suspensión de los contratos a su extinción
• La extinción de algunos contratos al cese total de la
actividad de la empresa
•
Aunque esta graduación no se encuentra recogida
expresamente por los ordenamientos
• Subyace al carácter causal de las diversas medidas
• Y es coherente con la tutela constitucional del derecho al
trabajo
Dos principios clave
•
Lo anterior conduce a afirmar dos principios de
alcance general
• Cuya aplicación debe guiar el tratamiento jurídico de las
dificultades económicas de la empresa
•
Estos principios son los siguientes:
1. Proporcionalidad entre la dificultad de la situación
económica y las medidas a aplicar para afrontarla
2. Última ratio de los despidos, con la consecuente
preferencia por las medidas menos traumáticas
¿Cómo promover la aplicación de
estos principios?
•
Estos principios no siempre son atendidos
• No sólo por razones de mentalidad y estructura productiva,
sino debido a un deficiente tratamiento jurídico
•
Si se dificulta las soluciones menos traumáticas se
aboca a las más radicales
• Petrificar los convenios, bloquear los descuelgues, las
modificaciones de condiciones y las suspensiones, en vez
de facilitarlos, favorece las extinciones
•
Facilitar las medidas radicales desalienta las ligeras
• Promover los contratos temporales sin causa, aligerar las
causas de despido o reducir los costos de los despidos sin
causa favorece el desplome del empleo
•
Debe procederse en sentido inverso en ambos casos
IV. Conclusión
•
La incidencia real de las dificultades económicas
depende de una diversidad de factores
• No todos controlables por el legislador
•
El legislador puede favorecer un “circulo virtuoso”
• En el que vayan de la mano la recuperación económica y
el mantenimiento del empleo
•
Este debería ser el objetivo último de cualquier
política pública de regulación de la materia
• Y también de la actuación de los sujetos (empleadores,
trabajadores, organizaciones sindicales) implicados
cotidianamente en la gestión de las relaciones laborales
Descargar

Diapositiva 1