LA PROPUESTA DE JESÚS:
LAS BIENAVENTURANZAS
Música:“ Al morir el día”, de Enya, luchadora irlandesa.
(En las bienaventuranzas: la muerte es vida)
Cuando vio las multitudes, subió al monte; y después de sentarse,
sus discípulos se acercaron a Él. Y tomando la palabra, les
enseñaba, diciendo:
En el
sermón del
Monte
Jesús nos
explica lo
esencial
de su
mensaje
del Reino
Vista desde la iglesia del Sermón del Monte, junto al lago de Galilea
Bienaventurados los pobres en espíritu,
pues de ellos es el reino de los cielos.
Bienaventurados
los POBRES,
los que saben
valorar lo que
tienen,
sin ambicionar
más dinero,
más placer,
más..
más...
Pues encontrarán el
Reino dentro de
ustedes.
Bienaventurados los que lloran, pues ellos serán consolados.
Bienaventurados los que lloran, soportando las contradicciones
la vida con dignidad. Pues sentirán que hay Alguien que es
Consuelo.
de
Bienaventurados los humildes, pues ellos heredarán la tierra.
Bienaventurados
los que con
humildad,
con sencillez,
se ponen al lado
de los demás,
pues poseerán
toda la tierra.
Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia,
pues ellos serán saciados.
Bienaventurados
los que tienen
hambre y sed de
justicia, de evitar
el escándalo de la
desigualdad entre
ricos y pobres.
Felices, porque
Dios les llenará de
su TERNURA
bondadosa.
Bienaventurados los misericordiosos,
pues ellos recibirán misericordia.
Bienaventurados los que han hecho de la compasión
vuestra opción de vida, Dios les tiene en sus manos.
Bienaventurados los de limpio corazón, pues ellos verán a Dios.
Bienaventurados los que no habéis dejado entrar la hiel en
vuestro corazón, pues verán a Dios en TODO.
Bienaventurados los que construyen la paz,
pues ellos serán llamados hijos de Dios.
Felices los
que creen
que la PAZ
es posible,
pues vuestra
confianza es
la única cosa
que puede
conseguir de
Dios el
milagro.
Bienaventurados aquellos que han sido perseguidos por causa de
la justicia, pues de ellos es el reino de los cielos.
Y a todos los obligados a sufrir sin culpa,
Yo les digo que un día tendrán la recompensa
Bienaventurados serán cuando les insulten y persigan, y digan
todo género de mal contra ustedes falsamente, por mi causa.
Regocíjense y alégrense, porque vuestra recompensa en los
cielos es grande.
Esta es la
cima que
les
propongo,
y que les
anticipará,
ya ahora,
la
posesión
del Reino.
Gracias, Señor,
por habernos
dejado tu Reino
tan cerca.
Descargar

Diu4Acas