El honor de trabajar por los
pobres
Una meditación necesaria
La pobreza es un mal de este mundo
• Este mundo tiene mucha riqueza acumulada
en unos pocos, mientras grandes porciones
de gente, no tiene qué comer
• Hay tanta riqueza en este mundo,
que si se distribuyese
equitativamente, no habría pobres,
y tampoco habría necesidad
alguna.
La pobreza es un mal de este mundo
• Es además, una señal del tiempo del fin:
“"Esto también sepas, que en los postreros
días vendrán tiempos peligrosos; que habrá
hombres amadores de sí mismos, avaros,
vanagloriosos, soberbios… amadores de los
deleites más que de Dios; teniendo
apariencia de piedad, mas habiendo negado
la eficacia de ella: y A ESTOS EVITA” (2
Timoteo 3:1-5)
El Ministerio de Cristo entre los
pobres
• Cristo era Dios, es decir, el dueño de todas
las riquezas del Universo, sin embargo,
escogió vivir entre los pobres, como pobre y
morir como pobre.
“Jesús le dijo: Las zorras tienen cuevas, y
las aves del cielo tienen nidos; pero el Hijo
del Hombre no tiene Dónde recostar la
cabeza” (Mateo 8:20)
El Ministerio de Cristo entre los
pobres
• Y a pesar de eso fue capaz de construir el
imperio más grande del mundo. En vida
logró formar una religión con miles de
adherentes que fueron capaces de dar sus
vidas por él.
• Cristo nunca descuidó a los ricos ni a
los pobres. Para él ambos grupos de
personas eran exactamente iguales,
ambos grupos necesitaban conocer el
amor de Dios por la raza humana
El Ministerio de Cristo entre los
pobres
• Porque para Dios no hay acepción de
personas:
“Y vosotros, amos, haced con ellos lo
mismo, dejando las amenazas, sabiendo que
el Señor de ellos y vuestro está en los cielos,
y que para él no hay acepción de personas”
(Efesios 6:9)
• Si Dios mismo no hace diferencia entre las
personas, ¿por qué las hacemos nosotros?
Para Dios la pobreza material no es
un problema
• El ser humano es egoísta en razón de su naturaleza
pecaminosa
• Cristo demostró con su vida que la pobreza
verdadera es la pobreza espiritual, de ahí la
acertada frase:
“Hay gente tan pero tan pobre, que sólo tiene
dinero”
El problema del dinero
• La pobreza o la riqueza material son situaciones
que llevan a la gente a tener un concepto
equivocado de la riqueza material
• Se puede ser pobre, pero no todos los pobres
asumen su pobreza material de la forma en que
Dios quiere. Algunos sólo desean salir de la
pobreza material, no de su pobreza espiritual
El problema del dinero
UN PAR DE FRASES MUY CIERTAS…
• “Pobre no es el que tiene poco, sino el que
desea mucho”
• “Cuando se tiene dinero, siempre se piensa en
él, cuando no se tiene… siempre se piensa en
él” (no hay que ser pobre ni rico para tener
un problema con el dinero
El problema del dinero
• Por su parte, los “ricos” materialmente, tienden a
la autosuficiencia, la prepotencia y el orgullo. Sin
embargo, la seguridad material nada tiene que ver
con su seguridad espiritual.
• Los bienes de este planeta son demasiado efímeros
como para hacerlos la base de nuestra seguridad.
La riqueza material es un don
• Así como cualquiera de los dones
que Dios da, la riqueza material es
un don que se debe usar para
beneficio de la iglesia y del
prójimo
• Esto no significa vivir en la
pobreza material, sino saber
administrar los recursos de manera
que no se degenere en la
ostentación vana y sin sentido
La riqueza material es un don
• La razón es fácil: ESTE MUNDO ES
PASAJERO, es temporal.
“Porque el mundo y sus deseos pasa, pero
el que hace la voluntad de Dios permanece
para siempre” (1 Juan 2:15-17)
• Acumular riquezas en este mundo
verdaderamente NO TIENE SENTIDO
La riqueza material es un
don
• Por lo tanto...
“No hagáis tesoros en la tierra, donde la
polilla corrompe y donde los ladrones
minan y hurtan , si no haceos tesoros en el
cielo (mundo espiritual) donde ni la polilla
ni el orin corrompen, ni los ladrones hurtan
y minan: porque donde esté vuestro tesoro,
allí estará vuestro corazón” (Mateo 6:1921)
Ayudar a los pobres es un privilegio
• No hay mayor cumplimiento de la ley del
amor que el servicio de ayuda al prójimo
“A Jehová presta el que da al pobre, Y el
bien que ha hecho, se lo volverá a pagar”
(Proverbios 19:17)
• ¿Puede haber mejor inversión que ésta?
Cómo ayudar a un pobre
Para enfrentar de mejor manera su pobreza
Un día un padre de familia adinerado llevó a su hijo a
un viaje con el firme propósito de mostrarle cuantas
personas vivían de forma diferente a ellos, y que
pobres eran algunas familias.
Al llegar, pasaron todo un día y una noche en una
humilde casa de una familia muy pobre.
Cuando regresaron de esta experiencia, el padre
preguntó a su hijo::
-- ¿Qué te pareció el viaje?- Muy bueno Papá!.
¿-- Viste como viven los pobres?- Sí.
-- ¿Y que aprendiste?, le preguntó
Su hijo, entonces, le respondió
Yo ví que nosotros tenemos un cachorro en casa, ellos
tenían cuatro. Nosotros tenemos una piscina que ocupa
medio jardín, ellos tienen un rio que no tiene fin.
Nosotros tenemos un solarium iluminado con luz, ellos
tenían el cielo, con todas las estrellas y la luna..
Nosotros tenemos un jardín con portón de entrada, ellos
tenían el bosque entero. Mientras que el pequeño
respondía, el padre, del asombro, no podía articular
palabra alguna. Su hijo agregó:
-- Gracias papá, por mostrarme lo pobre que somos...
MORALEJA DE LA HISTÓRIA
Cuando medimos lo que tenemos, el
resultado de la medición solo depende
de cómo miremos las cosas.. Si
tenemos amor, amigos, salud, buen
humor y actitudes positivas para con
la vida, tenemos todo! Si somos
"pobres de espíritu", no tenemos nada
“Bienaventurados los pobres…
“Bienaventurados los pobres en espíritu,
porque de ellos es el reino de los cielos.
Bienaventurados los que lloran, porque
ellos recibirán consolación.
Bienaventurados los mansos, porque ellos
recibirán la tierra por heredad” (Mateo 5:
3-5)
Cómo ayudar a un rico
Para enfrentar de mejor manera su riqueza
Un día un padre caminaba con su hijo por una amplia
avenida. Un hombre muy pobre se les acercó vendiendo
un par de calcetas artesanales, de una hechura muy
sencilla. El padre sacó de su bolsillo y le pagó el precio
al hombre
-- Pero padre – preguntó el hijo- ¿Por qué compraste
estas calcetas si nosotros no las necesitamos?- Hijo mío, no compré estas calcetas porque las
necesitáramos, sino porque este hombre necesitaba que
las compraran para poder comer.
-- Ah! Padre, ya entendí
Descargar

El honor de trabajar por los pobres