Texto base para
nuestro tema:
Proverbios 20:29.
La gloria de los
jóvenes es su
fuerza,
Y la hermosura de
los ancianos es su
vejez
El Comentario Bíblico
Adventista dice sobre este
texto: “Un joven que ha
conservado todo el vigor de su
virilidad mediante una vida
limpia y trabajo arduo, tiene
una gloria de la cual no puede
jactarse ningún anciano.
Por otra parte, el anciano que a
través de una vida larga y útil
ha estado aprendiendo las
lecciones enseñadas por el
camino de justicia, tiene una
belleza y una gloria propias”.
Note que estas cualidades, la
“gloria” y la “fuerza” las
menciona el texto como que
las tienen los jóvenes.
Las personas mayores ya
pasaron por esta etapa de su
vida, y solamente les queda
añorar los años pasados,
cuantas cosas quisieran
realizar pero ya no tienen las
posibilidades físicas para
realizarlas.
El texto que hemos elegido
para este tema, tiene dos
palabras claves: “gloria” y
“fuerza”.
La “gloria” de cada joven
equivaldría a obtener el
triunfo que se ha propuesto
alcanzar.
Si consiste en graduarse,
esforzarse estudiando hasta
obtener el diploma.
Si es en conquistar la muchacha
más bonita del barrio, la gloria
para él sería, hacerla su novia.
Si es en obtener la moto ultimo
modelo, lucha por conseguirla,
y cuando la consigue, se siente
orgulloso exhibiéndola delante
de sus amigos.
Si es en comprar su propia casa,
que gozo siente cuando se
realiza el trasteo y pasar su
primer día sin pagar arriendo,
esa es su gloria etc.etc.
Esto nos dice que la juventud
siempre busca la gloria,
sobresalir en todo, siempre
desea ser el primero, obtener
la gloria.
Naturaleza del vigor del joven
Luc.2:52.
Y Jesús crecía en sabiduría y
en estatura, y en gracia para
con Dios y los hombres.
La palabra "naturaleza"
proviene de la palabra
germánica naturist,
que significa "el curso
de los animales,
carácter natural”-la
forma innata en la que
crecen
espontáneamente
plantas y animales.
• La naturaleza en sí, como el
agua, los animales, los
árboles, el sol y los planetas,
no tiene poder de decisión,
actúan bajo una ley
establecida por Dios para
ellos.
• Pero el ser humano si puede
decidir el rumbo de su vida,
tu, joven, señorita, decides:
¿qué seré yo en la vida?
Un árbol no hace fuerza ni
para crecer ni para dar
fruto.
El hombre no hace fuerza para
crecer, pero si puede decidir
que fruto quiere dar y cuando.
El texto dice que Jesús crecía en cuatro
dimensiones: (1), “sabiduría” (2), “estatura”
(3), en “gracia”, para con Dios y los hombres.
¿Qué es sabiduría?
El Diccionario dice que: La sabiduría es una habilidad
que se desarrolla con la aplicación de la inteligencia en
la experiencia, obteniendo conclusiones que nos dan un
mayor entendimiento, que a su vez nos capacitan para
reflexionar, sacando conclusiones que nos dan
discernimiento de la verdad, lo bueno y lo malo.
Leyendo este texto, a la luz del Diccionario,
descubrimos que Jesús era muy “inteligente”.
Cuando Jesús crecía en “sabiduría, estatura y
gracía” tenía doce años (Luc.2:42).
Generalmente, ¿Qué hace un niño de doce
años?
Investigando sobre: ¿Qué hace un niño a los doce años?
encontré lo siguiente:
Niño de 12 años trabaja en su propia teoría de la
relatividad.
Jacob Barnett es un niño de 12 años que está a punto de
terminar sus estudios en la Universidad de Indiana y ya
está desarrollando su propia versión ampliada de la teoría
de la relatividad de Einstein.
Jacob fue diagnosticado con el síndrome de Asperger
desde una edad temprana, sin embargo posee un IQ
(coeficiente intelectual), de 170 – más alto que el de
Albert Einstein. El niño prodigio aprendió por sí mismo
cálculo, álgebra, geometría y trigonometría en dos
semanas. A los 8 años había dejado la secundaría para
tomar clases de astrofísica avanzada en la Universidad de
Indiana, donde actualmente ayuda a sus compañeros de
clase y esta postulado para un doctorado en investigación.
• De acuerdo con sus padres, su hijo tiene problemas para
dormir dado a que constantemente ve números en su
cabeza. Pero lejos de quejarse, Jacob utiliza su inteligencia
y las noches en vela para tratar de desacreditar la teoría
del Big Bang.
• En algún momento su madre no estaba segura si su hijo
estaba diciendo tonterías o de verdad era un genio, así
que envió un video al Instituto de Estudios Avanzados de
Princeton para su evaluación. El mismo Scott Tremaine
confirmó la autenticidad de la teoría y en un correo
electrónico a la familia, escribió: “Estoy impresionado por
su interés en la física y las cosas que ha aprendido hasta
ahora. La teoría en la que está trabajando involucra
varios de los problemas más difíciles de astrofísica y
física teórica. Cualquier persona que los resuelva estará
en línea para un Premio Nobel”.
Cuando Jesús tenía doce años, sus padres se
extraviaron de él, y después de tres días de ardua
búsqueda donde “parientes y conocidos”, lo “hallaron
en el templo, sentado en medio de los maestros,
oyéndolos y preguntándoles” (Luc.2:43-46).
Cuando “su madre de dijo: “Hijo. ¿porqué nos has
hecho esto?” Él les respondió: ¿no sabíais que en los
asuntos de mi Padre tenía que estar? Jesús sobresalía
por su fuerza intelectual.
El mismo Diccionario dice: La sabiduría y la moral se
interrelacionan dando como resultado un individuo
que actúa con buen juicio
Jesús siempre había sido leal al
deber, siempre había cumplido
fielmente todas las tareas que se
le habían asignado.
Aún siendo niño, Jesús ya
comprendía que no debía hacer
su propia voluntad, sino la
voluntad de su Padre celestial.
¿Qué es la “estatura” o fuerza física?
La estatura tiene intima relación con la fuerza física, la
alimentación y la juventud.
Un joven tiene más capacidad
de resistencia para el deporte o
para el trabajo que un adulto
mayor de sesenta años.
El joven tiene más fuerza física, más
resistencia física.
Recuerda el texto: “La gloria de los jóvenes es
su fuerza”
Ejemplo, David. 1 Sam.17:34-36 pp.
Y David respondió á Saúl: Tu siervo era
pastor en las ovejas de su padre, y venía
un león, ó un oso, y tomaba algún
cordero de la manada, 35 Y salía yo tras
él, y he ríalo, y librábale de su boca: y si
se levantaba contra mí, yo le echaba
mano de la quijada, y lo hería y mataba. La gloria de David,
su fuerza.
36 Fuese león, fuese oso, tu siervo lo
mataba
¿Cuál era el secreto de la fuerza de David?
“Jehová que me ha librado de las garras
del león y de las garras del oso, él
también me librará de la mano de este
Filisteo” (1 Sam.17:37).
Por la confianza que
David tenía en Dios, Dio
le dio la victoria sobre
el gigante Goliat.
El texto sagrado dice que Jesús crecía en
“sabiduría” , “estatura”, y en “gracia” para
con Dios y los hombres.
La cuarta dimensión en la que crecía Jesús era
en su relación para con Dios y los hombres:
La Biblia nos dice que cuando Adán pecó, su
relación con Dios y su prójimo, que era su
esposa, quedó rota.
¿Cómo lo sabemos?
Su relación con Dios se
interrumpío.Gén.3:8.
Y oyeron la voz de Jehová Dios que se
paseaba en el huerto, al aire del día; y el
hombre y su mujer se escondieron de la
presencia de Jehová Dios entre los árboles
del huerto.
Su relación con el prójimo
quedó resquebrajada.
La mujer que me diste por
compañera me dio del árbol.
Esto nos habla nada menos que de relaciones
humanas.
Las relaciones humanas se basan principalmente
en los vínculos existentes entre los miembros de
la sociedad, gracias a la comunicación, que puede
ser de diversos tipos:
Las relaciones humanas son básicas para el
desarrollo intelectual e individual de los seres
humanos, pues gracias a ella se constituyen las
sociedades tanto pequeñas (simples, como las
aldeas) como grandes (complejas, como las
megalópolis).
Jesús a sus doce años nos da la
solución para esta situación:
1). Para derribar esta barrera que
ocasionó el pecado, la única
formula consiste en seguir el
ejemplo de Jesús; dedicar la vida a
los “asuntos de nuestro Padre
celestial”.
2). Para derribar la barrera que nos
separa de nuestro prójimo, consiste
en perdonar como Dios nos
perdona y dar los seis pasos
siguientes.
La gloria de los jóvenes está en las cuatro
habilidades que tenía Jesús:
“Sabiduría” - la aplicación de la inteligencia a cosas
útiles.
“Estatura” - aprovechar la fuerza física, no
desperdiciarla dedicándola a cosas baladíes.
En “gracia” para con Dios -dedicarse a los “asuntos de Dios”
que son los que realmente reportan buenos dividendos.
Y los hombres” - o sea, perdonar y tratarlos como
nosotros queremos ser tratados por ellos.
Isaías 55:2. “¿Por qué gastáis
el dinero en lo que no es pan,
y vuestro trabajo en lo que no
sacia? Oídme atentamente, y
comed del bien, y se deleitará
vuestra alma con grosura”.
Con estas palabras se reprende
a los hombres por gastar
tiempo, esfuerzo y dinero en
cosas de poco o de ningún
valor, al paso que descuidan las
cosas más importantes de la
vida
Para comprobar lo que dice
ese párrafo del Espíritu de
Profecía, basta con visitar un
internet, la cantidad de
jóvenes que pasan el tiempo
en cosas que no les reportan
ningún beneficio, Como
juegos, películas etc.etc.
Y que decir de los deportes
en exceso, y la televisión que
es una fuente de información
para el bien y el mal .
La pregunta es: ¿En que estas
gastando el tiempo?
La solución sería ¿cerrar el
internet o romper el televisor?
No la solución esta en encausar
la mente hacia cosas positivas.
Fil.4:8 dice: Por lo demás, hermanos,
todo lo que es verdadero, todo lo
honesto, todo lo justo, todo lo puro,
todo lo amable, todo lo que es de
buen nombre; si hay virtud alguna, si
algo digno de alabanza, en esto
pensad”.
El tiempo invertido en cosas que no
reportan beneficio alguno debe invertirse en
lo que dice el apóstol Pablo: , “En todo lo
que es verdadero, todo lo honesto, todo lo
justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo
que es de buen nombre” en eso se debe
pensar.
Prov.13:20 dice: “El que anda con sabios,
sabio será; Mas el que se junta con necios será
quebrantado”.
Cuantos jóvenes buenos,
sanos, son inducidos al
mal por las compañías
que eligen, y por ello,
algunos van a parar a la
cárcel y otros al
cementerio.
Hay un dicho popular que dice que el tiempo
es oro, ¿ustedes creen eso?
Yo les digo que el tiempo no es oro, es
vida, porque el tiempo desperdiciado
no se puede recuperar, o ¿acaso
podemos comprar el tiempo con oro?,
¿lo venden por libras, por kilos, por
arrobas?
Ciertamente que no, ¿sabiendo que por causa del tiempo
desperdiciado, usted se va a perder, cuanto estaría dispuesto a pagar?
Recuerda, cada minuto que tu, joven, desperdicias, no lo puedes
recuperar, ni aunque pagues todo el dinero del mundo.
Por tanto, el sabio Salomón
dice: “Acuérdate de tu
Creador en los días de tu
juventud, antes que vengan
los días malos, y lleguen los
años de los cuales digas: No
tengo en ellos
contentamiento
(Eclec.12:1).
Recordar al Creador antes de que llegue la vejez, y
dedicar la vida a propósitos que conduzcan hacia
un concepto tal del deber y del destino. Este es,
por supuesto, el tema de todo el libro de
Eclesiastés.
En los comienzos de la edad viril, una
persona llega a su máximo vigor; es
entonces, pues, cuando las fuerzas vitales
debieran consagrarse a Dios y usarse para
su gloria.
En contraste, “días malos” es la vejez
achacosa en contraste con los días llenos de
vigor y esperanza de la flor de la vida. La
vejez trae debilidades e incapacidades, y
sus días son “malos”, pues están llenos de
limitaciones y molestias.
Cuando desaparecen los deseos, incentivos
y esperanzas de la juventud plena,
entonces hay poco entusiasmo en la vida.
1 Cor.10:31 dice: Si, pues,
coméis o bebéis, o hacéis
otra cosa, hacedlo todo
para la gloria de Dios.
El cristiano debe hacer todo con pleno conocimiento
de causa y con determinación inmutable, aun los
asuntos rutinarios de la vida diaria, en forma tal que
Dios sea honrado y no el hombre.
Un proceder tal demanda una dedicación constante a
Dios de todas las Facultades de la mente y del
cuerpo, y una entrega diaria de todo el ser al Espíritu
del Señor.
Mi oración es que Dios te bendiga
y te guarde hoy y siempre, que
sientas la necesidad y el deseo
de seguir el ejemplo de Jesús
Nuestro Salvador, Amen.
Y recuerda que: “La gloria de los jóvenes es su
fuerza” , pero para que estas perduren en ti,
debes consagrarte al servicio de Dios. Yo lo hice
con mi esposa hace cincuenta años, y cada día
nos sentimos más felices, sabiendo que Cristo ya
viene por nosotros, nos veremos en el cielo.
Amen.
Descargar

Diapositiva 1