TEMA 5
JESUS NOS ENVIA A
SER TESTIGOS DE
NUESTRA FE
Objetivo
Motivarnos para crecer en la fe y
transformarnos en verdaderos discípulos
de Cristo, y así evangelizar con nuestro
testimonio en cada momento de la vida.
Oración inicial
Señor mío, Jesucristo, creo firmemente que
estás aquí; en estos cuaresmales que hoy
concluyo, por eso quiero pedirte y agradecerte:
PEDIRTE que por medio del Espíritu Santo
ilumines mi entendimiento y abras mi corazón
para entender el maravilloso mensaje
que quieres regalarme esta tarde.
AGRADECERTE con obras lo mucho
que me amas: ¡Tuyo soy, para ti nací!
¿Qué quieres, Señor, de mí?
Amén.
El pecado nos
aleja de Dios,
pero siempre
tenemos la
oportunidad de
reconciliarnos,
seguros de que
Jesús con su
pasión, muerte y
resurrección,
nos asegura la
salvación y la
vida eterna y
ese es el valor
de nuestra fe.
El cuenco de leche
Había una vez un hombre que tenía la fama
de ser el más santo de su pueblo, pues se
pasaba el día leyendo la Biblia y rezando. . .
El otro hombre, era un pobre leñador...
Le reclamó a Dios: “¿Cómo puede ser, Señor, que
digas que ese hombre es más santo que yo?

Dios lo hizo
callar, y le
ordenó que
para probar
su fidelidad,
llenara un
plato con
leche, y
recorriera
las calles
del pueblo
sin
derramar
nada.
Al terminar su
recorrido, orgulloso
de no haber
derramado ni una sola
gota, esperó con
satisfacción un
reconocimiento
divino. . .
…Si de veras quieres ser santo,
debes aprender a cumplir con tus
obligaciones diarias, sin dejarte
absorber por ellas, dándote tiempo
para acordarte de mí y prestar
atención a los que te rodean y
necesitan de ti.”
Reflexionemos:
• ¿Por qué Dios consideraba que el
leñador era más santo?
• ¿Crees que para demostrar la fe es
suficiente con rezar mucho y asistir
diario a misa?
• ¿Qué puedes hacer para demostrarle a
Dios cuanto le amas?
Para quienes tienen fe en Cristo, no basta con “hacer
cosas”.
No tiene sentido:
• asistir a los cuaresmales,
• ir cada semana a la catequesis,
• asistir los domingos a Misa,
si no somos conscientes que lo hacemos por Cristo.
Vamos a escuchar cómo Jesús les
dice a sus apóstoles lo que deben
hacer con la fuerza que Él mismo les
da a través del Espíritu Santo:
Mt 28, 16-20
 Cristo
resucitado
envía a los
apóstoles para
anunciar el
Evangelio del
Reino de Dios
Les pide que a todos
los que quieran
escucharlos, los
bauticen en el
nombre del Padre,
del Hijo y del Espíritu
Santo a través del
Bautismo
están recibiendo
el regalo de la fe
que los acerca
a Dios.
Somos misioneros en nuestra familia,
en la escuela y con nuestros amigos
Jesús les mandó a sus discípulos compartir
lo que Él les había enseñado, gracias a su
fe, ellos pudieron hacer lo que les pidió;
transmitieron
todas sus
enseñanzas de
generación en
generación.
Los obispos y los sacerdotes son los que
siguen bautizando y enseñándonos todo lo
que Jesús quiere que sepamos para hacer
presente su Reino entre nosotros.
 No
sólo ellos son los que deben
transmitir las enseñanzas de Jesús,
también todos nosotros, como
bautizados y que somos parte de la
Iglesia, debemos poner nuestro
granito de arena.
En todos los lugares en donde nos encontremos
podemos dar a conocer a Dios a través de nuestra
actitud y cuando sea necesario a través de
nuestras palabras. Para esto debemos
prepararnos y conocer más a Dios.
Cada uno de ustedes también son
pequeños discípulos; desde el día de
su bautismo son parte de la Iglesia,
por lo tanto estamos invitados a ser
testigos de Cristo en todas partes.

No tenemos que recorrer grandes
distancias para anunciarlo, sino en
donde nos encontremos podemos
hacrlo a través de nuestras palabras
y acciones sin avergonzarnos de
nuestra fe y viviendo con alegría.
A ejemplo de María misionera llevamos
la alegría y la paz del resucitado
La Iglesia que Cristo fundó, sigue viva y actual,
gracias a todos los creyentes que cada día viven de
acuerdo a sus enseñanzas y así van ayudando a que
crezca la fe en los demás.
María Santísima
es un ejemplo
para todos
nosotros: niños,
adolescentes,
jóvenes,
sacerdotes,
padres de familia
y catequistas.
Ella llevó a
Jesús en su
seno y una vez
que nació, lo
compartió
primeramente
a los pastores,
quienes llenos
de alegría
fueron a
anunciarles a
los demás que
Él había nacido
Siendo la
Madre de Dios,
dice
humildemente
ser la esclava
del Señor.
Nos enseña el
servicio
discreto y
generoso

Después de la resurrección de Jesús,
María acompaña como una tierna madre a
los discípulos viviendo en la certeza de la
resurrección de su Hijo, que la llenaba,
junto con ellos, de alegría y de paz.
Algunas personas sienten vergüenza de que
los demás sepan que son católicos y que
aman a Dios porque podrían burlarse de
ellos. Esto es porque no han tenido la
oportunidad de sentirse orgullosos de su fe,
debido a que no la conocen, no saben cómo
hacerla crecer y fortalecerla.
Es importante que nos comprometamos a
ser los mejores testigos y discípulos de
Cristo, y que con nuestro comportamiento
las personas que nos rodean puedan ver
lo que la fe hace en nosotros.
Es necesario elaborar un plan de acción
SOY TU TESTIGO
(LETRA Y MISICA: ALDO BLANCO, CORO ANGELES DE DIOS)

Ah, ah, ah, ah, ah (6
veces)
He escuchado tu voz,
decidido estoy
No hay más dudas, no
hay temores, ya…
He escuchado tu voz
Dispuesto estoy a
echar, las redes mar
adentro
Llevo grabadas tus
palabras en mi
corazón
No vuelvo la vista atrás,
hay un camino que
recorrer.
Soy tu testigo, soy tu
amigo
Dispuesto a llevar tu luz
donde haya oscuridad.
Tu eres mi fuerza, tú mi
esperanza,
Señor Jesucristo, tu
nombre proclamare….
a las naciones.






He escuchado tu
voz
He tomado mi cruz
Con alegría tus
pasos seguiré…..
amén.
He escuchado tu
voz
La mesa espera ya
Dispuesto estoy
para seguir hasta el
final
Llevo grabadas
tus palabras en mi
corazón
 No vuelvo la vista
atrás, hay un
camino que
recorrer.
 Soy tu testigo, soy
tu amigo...

Descargar

Diapositiva 1