Rezamos
juntos:
Espíritu Santo,
Tú que eres viento: llévame donde quieras;
Tú que eres brisa: déjame respirar lo nuevo;
Tú que eres fuerza: levántame del suelo;
Tú que eres vida: dame pasión por la vida;
Tú que eres luz: ilumíname con tus rayos;
Tú que eres libertad: hazme realmente libre;
Tú que eres agua viva: sacia mi sed;
Tú que eres Dios, regálame la gracia de saber
mirar más allá de las apariencias.
Tú que eres respuesta:
dame fuerza para decir sí
al Padre,
al Hijo
y a ti, Espíritu Santo.
San Agustín
5to. día de la novena:
Si ayer fuimos invitados a contemplar la
desesperación de la madre del niño sin
vida, hoy se nos invita a mirar a aquella
que lleva al Niño Dios. El rostro de
María, a diferencia del de la mamá del
niñito muerto, está rodeado de luz. Está
contemplando al Niño Dios, fuente de Vida.
La Virgen
nos
conduce
al
encuentro
del que es
la Vida.
Por María llegamos a Jesús. Por eso
Calasanz colocó su nombre y su título
de Madre de Dios en el escudo de la
Orden de los Padres Escolapios.
La Virgen es la que
nos indica el centro, la
Vida, la Luz.
Escuchamos su Palabra:
“Jesús dijo a Marta: “Yo soy la Resurrección
y la Vida. El que cree en mí, aunque
muera, vivirá; y todo el que vive y cree en
mí, no morirá jamás” Juan 11, 25-26
Es Palabra del Señor.
Respondemos todos: Gloria a Ti, Señor Jesús.
“Como un niño también
yo he soñado
…deseando que el
mundo sea mejor. Una
estrella me ayudó pero
luego desapareció...
hasta hoy.
No esperemos todo
del mañana ni que
otro lo logre por ti.
El futuro ya está
aquí y en nuestras
manos puede
brillar...
Esa luz en tus manos
está.
Esa luz …puede al
mundo curar.
El poder solo es dar
y esa luz crecerá ,y
cualquiera podrá …
ver sus manos brillar.
Cuando leo el diario a
la mañana algo en mi
interior quiere gritar
…pidiendo un mundo
mejor viendo la carita
de un bebe...
muriéndose.
luego la sonrisa de mi hija
me da fuerzas para
continuar.
entre tanta oscuridad
el sol no deja de iluminar.
Esa luz en tus manos está.
Esa luz puede al mundo curar.
El poder solo es dar,
y esa luz crecerá
y cualquiera podrá
ver…
Esa luz en tus manos está.
Esa luz puede al mundo
curar.
El poder solo es dar
y esa luz crecerá,
y cualquiera podrá
ver… ESA LUZ
ESTA LUZ…
María es madre de la Vida. María
es el escudo (protección) de las
Escuelas de Calasanz.
Oremos a María diciendo después de cada
invocación:
MARÍA, MADRE DE DIOS, ACUDIMOS A
TU AMPARO Y PROTECCIÓN.
En los peligros, en las angustias,
en las dudas…
MARÍA, MADRE DE
DIOS, ACUDIMOS
A TU AMPARO Y
PROTECCIÓN
En la enfermedad, en la tristeza, en
el dolor…
MARÍA, MADRE DE
DIOS, ACUDIMOS
A TU AMPARO Y
PROTECCIÓN
En la burla, en la falta de
confianza, en el maltrato…
MARÍA, MADRE DE
DIOS, ACUDIMOS
A TU AMPARO Y
PROTECCIÓN
En la esperanza, en la búsqueda,
en el anhelo de la santidad…
MARÍA, MADRE DE
DIOS, ACUDIMOS
A TU AMPARO Y
PROTECCIÓN
En el servicio, en la tarea cotidiana,
en la entrega a los pequeños…
MARÍA, MADRE DE
DIOS, ACUDIMOS
A TU AMPARO Y
PROTECCIÓN
En el camino por la vida,
aprendiendo a ser discípulos del
Maestro Crucificado.
MARÍA, MADRE DE
DIOS, ACUDIMOS
A TU AMPARO Y
PROTECCIÓN
En la hora de la cruz y también de
la alegría de la pascua …
MARÍA, MADRE
DE DIOS,
ACUDIMOS A
TU AMPARO Y
PROTECCIÓN
Con el corazón lleno de alegría, por sabernos protegidos y
acompañados por María, Madre de la Vida, digamos con fe (teniendo
en cuenta lo que queremos pedir en esta novena)
Padrenuestro. Avemaría. Gloria.
Oración final.
En este día, Señora, Madre nuestra,
llévanos al encuentro con tu Hijo Jesús.
En Él encontramos la Vida plena y abundante.
Acudimos hoy a tu intercesión de Madre
para que nos alcances a todos
el don de la Vida que viene de tu Hijo.
Confiamos en tu amor de Madre
y sabemos que no desprecias los ruegos
de los que te suplican con devoción y cariño.
Contigo ponemos nuestras intenciones en el
corazón de tu Hijo.
Que vive y reina por los siglos de los siglos.
Amén.
Concluimos este primer día de la novena
rezando juntos:
Padre Mío, Calasanz
Mi maestro, luz y guía.
Mírame desde la gloria y bendíceme
En este día.
Alcánzame del Eterno, inteligencia y piedad
Y un entero rendimiento a su santa
Voluntad.
Descargar

Diapositiva 1