Don_Quijote_1º

En un pueblo de la Mancha vivía D. Quijote, un hombre alto, seco y delgado. D. Quijote vivía con una criada y con una sobrina, a el le
encantaban los libros de caballerías, le gustaban tanto que llego a vender partes de sus tierras para comprase mas y mas libros. D. Quijote no
paraba, de día y noche, de día y noche, hasta que lego a dormirse y se le seco el cerebro, se volvió loco. D. Quijote se creyó que lo de los
libros era verdad y así D. Quijote decidió hacerse caballero andante y echarse a los caminos en busca de aventuras. Entonces en un
amanecer D. Quijote se marcho por la puerta de atrás con la armadura de su bisabuelo y con la lanza y con una espada que estaban en un
rincón que hicieron polvo de tantos años de estar quietos. Cuando se marcho cogió a su caballo, y D. Quijote pensando en la mujer que
amaba, Dulcinea del Toboso. D. Quijote y su caballo no se cruzaron con nadie en el camino cuando al atardecer vieron una venta junto al
camino. D. Quijote le dijo amablemente al ventero, que era gordo y pacifico le pidió si podría acogerlo, el ventero casi se echa a reír cuando
vio aquel hombre viejo, feo y descompuesto pero fue prudente y con toda responsabilidad le dijo que podía entrar. Entonces D. Quijote se
comió lo peor que había aunque el se pensaba que estaba comiendo como un príncipe. D. Quijote le dijo que no se iba a levantar hasta que le
formase caballero, el ventero no supo que decir y entonces D. Quijote siguió diciéndole para que cuando luchase pueda alzar con mis armas,
pero como el ventero era muy burlón vio que podía divertirse un rato. Entonces el ventero le dio la palabra de que lo formaría un gran
caballero andante, pero D. Quijote se tuvo que pasar toda la noche vigilando su armadura que estaba enfrente de un pozo muy serio se quedo
vigilando. D. Quijote con el escudo pegado al pecho, con la laza en la mano y la luz de la luna iluminándole en la frente, parecía un
fantasma recién salido del infierno. Los huéspedes de la venta no paraban de reírse de el a carcajadas, pensando que no había hombre mas
loco en toda la Mancha. Cuando se hizo la mañana salió al patio un arriero que tenia que dar de beber a sus bestias, cuando fue a el pozo a
sacar agua, la armadura de D. Quijote le molesto y la tiro lo mas lejos que pudo. Cuando D. Quijote lo vio cogió la lanza y le pego un
estacazo que le dejo medio muerto, los compañeros del arriero salieron al patio hechos una furia, y empezaron a tirarle piedras y cada vez
mas fuertes, menos mal que salió el ventero por una puerta gritando. Cuando el ventero logro calmar la situación salió al patio y le dijo a D.
Quijote arrodillaos que voy a armaros caballeros, entonces saco el ventero el libro que tenia de gastos de sus clientes hacia como que leía
una oración. Entonces le puso la espada en el hombro y le dijo : ¡yo os nombro, caballero andante!. D. Quijote le pidió que le abrieran las
puertas y marchar pero el ventero le pidió que le pagara la cena y la paja del caballo, -¿pagaros? -¿es que no lleváis dinero?. No, nunca he
leído que los caballeros andantes lleven dinero. El ventero le dijo que los caballeros siempre llevan dinero y camisas limpias. Entonces a D.
Quijote se le ocurrió de ir a la aldea a por dinero y camisas limpias y tomar un escudero que lo acompañara en sus aventuras. Entonces
venían unos viajeros y D. Quijote se puso en medio por si querían acompañarlo pero se le burlaron y le hablaron mal de Dulcinea y le ataco
con su lanza pero su caballo tropezó y los viajeros le pegaron una paliza. D. Quijote no se podía ni mover, menos mal que paso un labrador
por el camino que era de su misma aldea y lo recogió y se lo llevo a los lomos de su asno. Cuando llegaron la aldea la criada y su sobrina no
supieron nada de el en 3 días, hasta el barbero y el cura fueron a su casa a preguntar por el. En ese momento, se oyeron unos grandes
suspiros de dolor, entonces corrieron todos a ver quien era, en esto cuando se asomo la criada por la ventana grito muy contenta de alegría
¡D. Alonso!¡D. Alonso! D. Quijote les dijo que le subieran a la cama. Entonces D. Quijote les contó que iba a combatir contra diez o doce
hombres gigantes, el cura dijo: ¡mañana, quemo todos los libros de D. Quijote para que no se vuelva mas majareta. La sobrina le pregunto
que el que le iba a pasar y el cura le dijo que tendrían que tapiar la puerta para que D. Alonso vuelva a su estado de siempre. En ese instante
la criada y su sobrina tapiaron la puerta y le contaron que un encantador la había cerrado y el cura que ya estaba quemando oscureció todo el
cielo de la aldea con el humo que salía de quemarlos.
Gigantes_con_aspas_2º

A los 2 días de volver a su casa D. Quijote se levanto de la cama para ver sus libros, pero al no
encontrar donde los guardaba , entonces le dijo su sobrina que un caballero montado en un dragón se
los había llevado. D. Quijote se que do dislocado, la sobrina le dijo que había sido el mago Fresón.
Quince días había estado D. Quijote estado en su casa y cada vez se le hacían mas largos pero la criada
y su sobrina le calmaban y le decían que dejara de ser caballero andante. D. Quijote empezó a preparar
la 2ª salida. Un día le pregunto a un campesino, que era su vecino, que si quería ser su escudero, el
labrador le pregunto que hacia un escudero, D. Quijote le dijo que solo le tenia que acompañar en sus
aventuras, con vendas, con yodo, con bastantes provisiones y le dijo que si le acompañaba llegaría a ser
gobernador. Entonces Sancho Panza que así se llamaba el campesino sin pensárselo 2 veces le dijo que
si. A los 2 o 3 días se fueron D. Quijote y Sancho salieron en plena noche sin despedirse de nadie. En
esto de que estuvieron hablando todo el viaje se encontraron en un campo de maíz y había unos
molinos de trigo dijo D. Quijote, mira que gigantes con aspas pero Sancho le dijo que eran molinos
pero le dijo que eran gigantes con aspas y entonces fue a toda velocidad y con su laza le dio al molino,
pobre de D. Quijote, se quedo echo un trapo cuando le dio se le partió la lanza, pero lo que mas le
importaba era la pobre de su lanza que el dolor del estacazo que se había dado. Aquella noche la
pasaron entre unos árboles y D. Quijote arreglo su laza como pudo, Sancho durmió como un tronco y
se bebió mas de media botella de vino mientras que D. Quijote no probo bocado por que estaba
molido, entonces D. Quijote le dijo que le preparara un bálsamo del gigante Fierabrás, entones como
no sabia Sancho hacerlo se lo dijo pero no estaban los ingredientes necesarios para hacerlo. Entonces
cenaron bien y la mañana siguiente Rocinante se encariño de unas yeguas y ellas no tenían ganas de
amores y le pegaron una paliza todos y poco mas adelante vieron una venta y D. Quijote dijo que era
un castillo. El ventero les preparo 2 camas en un pajar que dejaba ver el cielo y las estrellas de los
agujeros que tenia. D. Quijote se durmió pronto pero no llego a cerrar los ojos, por que en el castillo
que vio a una princesa y se enamoro de el, entonces dijo que esa misma noche iría a verle. Pero D.
Quijote se dio cuenta de que su amor verdadero era Dulcinea del Toboso. Aquella noche iba a ser muy
agitada, por que en le habitación de al lado estaba un arriero muy bruto que había quedado con una
moza que trabajaba en la venta. La tal moza que se llamaba Maritornes, era una mujer menuda. Al rato
entro la moza que había quedado con el arriero y entonces la cogió D. Quijote del brazo y le dijo: se
que me amáis pero mi corazón corresponde a Dulcinea del Toboso. Cuando el arriero oyó aquello,
salto de la cama muerto de celos, cogió a D. Quijote y de soto tal puñetazo que le dejo la boca en
sangre y en eso, empezó a dar saltos en cima de D. Quijote y su camisa no pudo aguantar mas y hizo
tal estruendo que no quedo nadie despierto. Entonces el ventero abrió los ojos y grito ¡Maritornes!,
todo esto abra sido por su culpa. La pobre Maritornes mas asustada que nunca se metió en la cama de
Sancho y como en ese momento estaba soñando con un ejercito de moros y empezó a sentir el cuerpo
al lado empezó a darle puñetazos. Maritones como es natural, respondió con sus buenas puñadas, el
caso es que acabaron los 2 enzarzados. Entonces el arriero fue corriendo a socorrerla y Sancho a
pegarle, se monto una pelea de todos contra todos, no quedo ni un hueso sano. Entonces Sancho se
despertó, D. Quijote le dijo a Sancho que este castillo esta encantado, le dijo que le diera aceite, vino,
sal y romero para hacer el bálsamo, Sancho salió de la cama gimiendo de dolor y volvió con todo lo
que le había dicho D. Quijote, después de hacer el bálsamo, le dio un trago D. Quijote y se metió en la
cama, le empezaron a temblar todo el cuerpo, también a vomitar y a sudar. A las pocas horas de que se
echase a la cama, salió disparado de energía. Entonces se iba sin pagar y unos fortachones le sacaron a
Sancho como un pañuelo y le quitaron todo el dinero y D. Quijote dijo con alegría que por lo menos
había salido sin pagar
El_yelmo_del_barbero_y_las_aventuras_de_los_galeot
es_3º

¡Malditas aventuras que no son mas que desventuras! dijo Sancho cuando llego junto a su amo.
Llevaban muchos días recibiendo palizas y aunque la ínsula de sus sueños no asomaba por ninguna
parte decidió seguir a D. Quijote, en la misma mañana confundió D. Quijote un rebaño de ovejas
con el ejercito de un emperador moro llamado Alifanfaron, Sancho le dijo que era un rebaño de
ovejas pero el a lo suyo. Entonces cogió D. Quijote su lanza y arremetió contra las ovejas y mato a
mas de 6 y malhirió a otras tantas entonces le empezaron a tirarles piedras para que se fuera de allí,
entonces D. Quijote le dijo que le diera el bálsamo. Cuando se curo empezó a llover y un barbero se
acercaba por allí y le parecía que era el yelmo de Mambrino cuando solamente era el de un barbero
que era donde afeitaba a sus clientes. Al andar unos Km. encontraron una enorme hilera de hombres
encadenados, esos hombres eran galeotes que los guardias acometieron contra D. Quijote que le
cogio el rifle a un guardia y les apunto y huyeron corriendo hasta perderles de vista. Entonces D.
Quijote fue rompiendo poco a poco las cadenas y D. Quijote todo satisfecho mientras que Sancho
pensaba en que lo iban a encerrar como les había pasado a otros, pero D. Quijote le dijo a Ginés de
Pasamonte que por liberarles tenían que ir a la Santa Hermandad pero Ginés de Pasamonte y le
insulto D. Quijote y Ginés se volvió y les guiño el ojo y todos cogieron una piedra del suelo y todos
las lanzaron contra D. Quijote, se intento refugiar con el escudo pero aun así recibió tantas pedradas
que cayo Rocinante al suelo. Un galeote le robo le chaquetilla que llevaba y otro la bacía e intento
hacerle pedazos contra el suelo y a Sancho le quitaron toda la ropa menos la camisa. Así que de
haber liberado a los prisioneros les dieron una paliza y les quitaron la ropa y encima la Santa
Hermandad les perseguía para matarlo y D. Quijote hizo caso a lo que le Sancho y Se irían
escondiendo para que no les cogieran.
Don azote en Sierra Morena 4º

Aunque iba molido por las praderas, D. Quijote entro en Sierra Morena con el
corazón alegre, allí pensó que tendría mas aventuras que nunca. D. Quijote le
dijo que se iba a quedar por las montañas para hacer penitencia y a Sancho le
dijo que se fuera al Toboso para llevarle una carta a Dulcinea. Sancho se puso
en marcha llevaba muchos días comiendo fiambre y tenia mucha hambre, que
se encontró con la venta que lo habían manteado, Sancho no se atrevía a
entrar y desde lejos 2 hombres dijeron ¿ese es Sancho Panza? Y es que eran el
cura y el barbero, le preguntaron que donde estaba D. Quijote y no lo dijo por
que era un secreto pero a Sancho no le creyeron y le dijeron que les enseñase
la carta y así se quedarían conforme y no la pudo sacar por que se la quedo D.
Quijote. Entonces Sancho se la dicto y Nicolás la iba escribiendo y el
dictando. Entonces se le ocurrió una idea ir vestidos de chicas y, no les
pareció muy adecuado, así que tiraron para Sierra Morena donde estaba D.
Quijote. Cuando iban por el camino Sancho se adelanto un poco para decirle a
su amo que se vistiera y el cura y el barbero se quedaron descansando. Oyeron
a una chica cantar y se quedaron mirándola y la chica se sintió como si
estuviera espiada, entonces el cura y el barbero le preguntaron que a quien
buscaba y ella dijo que a un chico joven que se llama D. Fernando, ella era la
Princesa Micomicona, siguieron mas adelante y encontraron a D. Quijote
amarillo por que se había dado mas cabezazos y solo comiendo hierba.
Dorotea que así se llamaba fueron al reino de Micomion que había un gigante
que le quería quitar el trono a Dorotea. En el camino hablaron de que con un
conjuro le devolvían las barbas que había perdido y D. Qu9jote dijo, entonces
me tendréis que decir ese secreto para cerrar las heridas que los caballeros
recibimos. D. Quijote le pregunto a Sancho que hacia la princesa cuando la
vio, le dijo que estaba echando sal a unos lomos de puerco. D. Quijote iba
preguntando y Sancho iba contestando embustes.
D. Quijote y sus demonios 5º

Tras pasar la noche al raso, la princesa y su séquito se recogieron en la venta. D. Quijote pidió acostarse pronto por
que iba muy cansado, el ventero le dijo que pagase como era debido. Hablaron de D. Quijote de sus locuras que no
eran de verdad que esos hombres existieran y Sancho entro y dijo en voz alta que D. Quijote estaba luchando contra
Pandafilando y el ventero se temió lo peor, que estaba dando aspadazos a los cueros de vino tinto. El ventero se
enfureció tanto que empezó a darle puñetazos a D. Quijote y porque estaban el cura y Sancho que sino le abre la
cabeza en 2, el ventero le dijo que esos cueros se los iban a pagar. Por la noche se oyeron como cascos de caballeros.
El ventero se puso muy contento y vio que ese hombre iba a hacer que los cueros rotos fuesen arreglados. Dulcinea al
oír aquella voz, respiro muy profundamente y es que ese caballero no era mas que don Fernando el caballero que
Dorotea buscaba por todos los pueblos. Don Fernando le dijo a Dorotea que el también la había buscado y le pidió
que se casase con el, hubo tanto sentimiento que nadie en la venta derramara alguna lagrima. D. Quijote no lloró pero
le dijo a Dorotea que ya había matado a Pandafilando. D. Quijote cogió la lanza y se puso el casco y D. Quijote
atravesó la puerta de la venta y le dijo a Dorotea que ya había matado a el gigantillo y la princesa Dorotea le dijo que
le habían prometido acompañarla hasta su castillo, al oír aquello D. Quijote empezó a decirle a su escudero cosas muy
feas. D. Fernando le dijo que se desahogara y le pidiera disculpas a sus escudero. Aquella noche todos durmieron
excepto D. Quijote que se quedo haciendo guardia por si algún amigo de Pandafilando quería hacer vengaza. Sancho a
la mañana siguiente fue a la cuadra a ver a su borrico y empezó a decirle cosas bonitas y sintió como que alguien
estaba atrás de el, era el barbero que le había quitado la alforja y D. Quijote la bacía. Los 2 combatientes los lograron
se parar y claro el barbero dijo que Sancho y D.- Quijote le habían robado, D. Quijote le dijo que era el yelmo de
Mambrino y le dijo a Sancho que lo sacara y Sancho le dijo al oído que era mejor que no lo sacase, pero D. Quijote le
dijo que lo hiciera y dijo que lo que llevaba entre las manos, si que era un yelmo y el barbero le siguió la corriente a
D. Quijote y después el cura. Entonces el pobre barbero se fue como vino, el diablo que siempre lo enreda todo le dijo
a la Santa Hermandad y lo describió muy bien. El coronel dijo ahí esta el criminal que buscamos y todos pelearon
como nunca. Solo D. Quijote supo poner orden con voz de trueno y dijo que lo escuchasen, todos pararon y el cura le
dijo a el capitán que si lo prendían el juez lo iba a dejar y el capitán se rindió. El cura con Sancho le pagaron su alforja
y su bacía y a el ventero también se le pago. Esa noche durmieron en la venta y todos estaban muy cansados por la
lucha. A la mañana siguiente D. Quijote cuando se despertó no podía mover ni las manos ni los pies y el se creía que
lo habían encantado por que vio cuatro fantasmas con túnicas negras y lo metieron en una gran jaula montado sobre
un carro de bueyes, uno de los diablo dijo con voz profunda que iba a ir en un santiamén a Micomicon y que no se
olvidase, de levarse a su escudero. Y es que a D. Quijote lo iban a llevar a su aldea que fue idea de el cura, que con
ayuda de maese Nicolás y unos cuantos cuadrilleros hicieron y después le convencieron a un pobre hombre de un
carro de bueyes para que llevara a D. Quijote a su aldea a cambio de un buen salario. Los cuatro diablos eran el cura y
3 ayudantes mas que habían atado a D. Quijote los pies y las manos para que no los moviese. A Sancho le olía que era
una trampa y lo que mas le hizo sospechar es que los diablos se despidieran de D. Fernando y de la princesa, y siguió
a el carro y como no pudo esperar se acerco y le dijo a su amo que eran el barbero y el cura, pero el creía que estaba
encantado y Sancho le dijo que no, que se lo habían dicho para que se lo creyese. El cura le dijo a Sancho
que era momento de soltarlo para que hiciera sus cosas. Pero sucedió que en ese momento sonó una
trompeta y D. Quijote creyó que había llegado la hora de una nueva aventura. Así que monto en
Rocinante y corrió por el camino y no hizo caso a los gritos que le decía el cura y el barbero, eran unos
campesinos que iban en procesión con una foto de una virgen que le pedían que lloviera para los campos
y D. Quijote confundió la virgen por una princesa a la que acababa de raptar y fue corriendo con su
lanza y uno del grupo era mas atrevido y saco un bastón que le metió tal bastonazo que lo dejo tumbado
en el suelo y fue corriendo Sancho para ayudarlo a que se levantara y como no se movía lloro a moco
tendido. Entonces entre tanto gemido de Sancho D. Quijote abrió los ojos y le dijo que le ayudase a subir
en el carro encantado porque no podía montar en Rocinante, entonces volvieron a la aldea. Después de 6
días llegaron y era domingo y claro todos los vecinos estaban en la calle y no hubo persona que no viera
a D. Quijote. La mujer de Sancho acudió a recibir a su escuderil esposo y también le pregunto por el
asno. Y dime marido, siguió Teresa Panza - ¿Qué has sacado de tus escuderías?¿Me has comprado algún
vestido?¿Tres zapatitos para sus hijos? Mientras que D. Quijote entro en el patio que la criada y la
sobrina se tiraban de el pelo. El cura le dijo que lo echaran en la cama y si se despertaba que le diesen
cosas apropiadas para su corazón, y que tengan cuidado de que no se les escape.
Dulcinea en su borrica 6º

Cuando Teresa Panza vio los 100 escuderos que traía su marido de Sierra Morena empezó a dar saltos de alegría. La esposa de Sancho le dijo que se
iba a casar Mari Sancha y los 2 empezaron a discutir con quien la querían casar. Teresa acabo bañada en llantos por que ya veía a su hija encerrada en
un palacio, mientras que D. Quijote estuvo mes y medio en la cama, un día fue Sancho a verlo con estudiante de bachiller que se llamaba Sansón, y le
entrego el joven un libro dedicado a el, y D. Quijote dijo en voz alta el titulo: Historia de D. Quijote de la Mancha, escrita por el historiador árabe Cide
Hamete Benengeli y traducida a la lengua castellana por Miguel de Cervantes Saavedra. Sancho estaba muy orgulloso tanto como su amo. D. Quijote
quiso saber si había una segunda parte, Sansón le dijo que si y siempre que tuviera algo que contar en ella. Entonces D. Quijote dijo que habría que
salir cuando antes, aunque solo sea para darle a ese sabio moro una historia que escribir. La criada como estaba escuchando a través de la puerta se
entero y ella vio que D. Alonso quería volver a caballero. Esa misma tarde fue la criada a la casa de Sansón y le dijo que no permitiese que D. Alonso
fuera a andar con su caballo por esos andurriales pero el mozo le dijo que ya habían pensado un plan y el cura y el barbero estaban muy contentos. D.
Quijote se marcho de noche y sin despedirse de nadie, monto en Rocinante y con el animo alegre, y Sancho, pensando en que en un santiamén iba a
nombrase gobernador. Iremos a Zaragoza dijo D. Quijote al salir de la aldea, pero antes dijo que quería ir al Toboso a ver a su señora. Sancho no abrió
la boca por que como no le entrego la carta y fue todo el camino apenado. En tres días llegaron y era de noche y D. Quijote quiso ser lo mas discreta
posible. Vamos, Sancho guíame asta el palacio de Dulcinea dijo D. Quijote. Sancho le dijo que no se acordaba. Sancho le dijo que solo la había visto
de oídos pero D. Quijote le dijo que cuando le entregaste la carta la tenias que ir a ver, a Sancho no se le ocurrían mas mentiras que contarle y que
inventarse. Pero como no lo encontraron a Sancho le dijo a su amo que seria mejor venir de día a sí la encontraríamos antes. A D. Quijote le pareció
bien y se quedaron a dormir en un bosquecillo a que se hiciera de día. A eso del amanecer D. Quijote dijo: vamos Sancho, vuelve al Toboso y ve a
decirle a Dulcinea que estoy preso de su amor. Allá voy dijo, y cuando lo perdió de vista se bajo de su borrico y se sentó a pues de un árbol y dijo:
¡puto diablo! Y ahora como voy a encontrar con Dulcinea, pero Sancho le hizo creer a D. Quijote a la primera mujer que encuentre, es la señora del
Toboso. Cuando se i8ba a levantar que era el atardecer para que se pensara su amo que estaba con ella, vio que venían 3 labradoras montadas en sus
borricos, cuando llego asta su amo y le pregunto si traía buenas noticias, Sancho le respondió con mucha alegría: tan buenas que ahora vas a ver a
Dulcinea. Loco de alegría D. Quijote alzo la vista hacia el Toboso, pero cuando las vio se quedo mas blanco que un muerto, pero Sancho le dijo que se
arrodillase cuando vengan. Reina de la hermosura, dijo con toda cortesía, a loa mujer que llamaba reina Sancho. Así que esa trabajadora les dijo que
les dejaran pasar y si tenían ganas de risas ¡que se burlaran de se hideputa de su abuelo! Le dio tan fuerte con el palo al burro que se cayo al suelo,
pero D. Quijote la fue a levantar y le dijo que no necesitaba ayuda y con carrerilla se subió al burro con mucha ligereza. D. Quijote le dijo que llevara
buen camino por delante. Y así era verdad por que Dulcinea y sus doncellas se marchaban mas rápido que el viento. ¡OH acanallas encantadores! Dijo
Sancho para contenerse la risa. Así, con eso, fueron hacia Zaragoza, por el que iba D. Quijote triste, y al día siguiente se encontraron a un caballero
que iba también a Zaragoza. Por la tarde vieron un carretillero y D. Quijote se pensaba que era un enemigo y el caballero le dijo que no era enemigo
por que llevaba la bandera de Rey, D. Quijote le pregunto que llevaba y el carretillero le dijo que 2 leones furiosos para el rey. D. Quijote le ordeno
que soltara los leones que iba a batallar contra ellos. Entonces salió el león y se dio la vuelta y volvió a entrar en la jaula para dormir un rato. D.
Quijote le dijo al carretillero que sacara a el león pero el carretillero le dijo que con el valor que tenia ya bastaba. Cuando vieron que D. Quijote estaba
entero fueron los 2 y el caballero le dijo que se fueran a su casa que buena falta les hacia. Cuatro días pasaron D. Quijote y sancho en la casa de el
caballero, y el caso que el caballero no logro sacar algo en conclusión de D. Quijote y dijo: Este D. Quijote es un loco que a ratos se vuelve cuerdo, y
su caso es tan extraño que no parodian curarlo los mejores médicos del mundo.
El desafío, la cueva y el retablo 7º

El día en que dejaron la casa del caballero, D. Quijote y Sancho se encontraron en el camino a unos cómicos que iban disfrazados de pueblo
en pueblo. Cuando D. Quijote vio el rey y la muerte le dijo a Sancho que se parecía mucho la vida en el teatro, pero Sancho le dijo que era
como si uno nace rey y otro esclavo. Aquella noche se refugiaron en un bosque, donde había 2 hombres de su mismo oficio, mientras los 2
caballeros empezaron a hablar de sus aventuras y Sancho y el otro escudero se apartaron y hablaron escuderilmente. El caballero le dijo que
había derrotado a mas de 30 caballeros y le dijo que uno de ellos había sido D. Quijote pero D. Quijote le dijo que no era verdad por que el
era el verdadero D. Quijote. Pero decidieron Hacer una pelea entre los 2 a el amanecer. Al amanecer el sol, D. Quijote se subió en Rocinante
y se preparo para combatir. Cuando los 2 caballeros estaban preparados, los empezaron a galopar y el caballo del caballero se paro y quería
dar un paso mas y a D. Quijote le parecía el blanco perfecto para ganar y le dio tal lanzazo que voló por los aires. Cuando fue D. Quijote a
verle la cara le levanto el casco y D. Quijote se quedo de piedra cuando lo vio le dijo a Sancho que fuese y se que do cuando lo vio y es que
era el de bachiller. Cuando Sancho ya hablo dijo que seguro que tenia que haber sido un encantador y Sancho le dijo que tenia que meterle la
espada por la boca para matar a el encantador, pero cuando se la fue a meter la espada su escudero le dijo que era amigo suyo el de bachiller,
cuando Sancho se fijo en la cara, vio que era su vecino Tomé Cecial, pero el caballero en ese momento logro venir en si y D. Quijote le puso
la espada en la frente y le dijo: yo ya os e derrotado y ahora estáis a mi merced y le pidió que fuera al Toboso a rendir homenaje a la altísima
Dulcinea, el pobre del bachiller dijo: así, lo are. D. Quijote envaino su espada y ayudo al mozo a levantarse. Sancho le dijo que era hora de
marcharse y se fue convencido de que un encantador le había cambiado la cara pero era verdad que había combatido contra el verdadero
Sansón Carrasco. Aquel enredo formaba parte del plan del bachiller para devolverle la cordura a el señor Quijano. Pero la jugada les salió
mal por que tenían que haber ganado para así decirle a D. Quijote que no saliera de la aldea nunca mas. Mientras que D. Quijote y Sancho se
iban para Zaragoza, pero Sancho se temía que con el que había luchado su amo era el verdadero Sansón, D. Quijote le dijo que dejara de
pensar en eso, a Sancho se le paso enseguida y cuando caminaban pasaron por una alameda que un hombre rico estaba celebrando una boda
y todo el que pasaba por allí le invitaba a comer o a tomar algo. Sancho se comió 3 gallinas y 2 gansos mientras que D. Quijote no probo
bocado y estuvo hablando con un estudiante que era un invitado. El estudiante le explico a D. Quijote que tenia muchas ganas de visitar la
cueva de Montesinos que quedaba muy cerca. El estudiante les dijo que les llevaría mañana mismo. A la mañana D. Quijote, estaba delante
de la boca de la cueva, el mozo dijo que en lo mas profundo de la cueva estaban los caballeros que bajaron y no subieron, el creía que era el
infierno pero D. Quijote dijo que le ataran una cuerda a la cintura pero Sancho le dijo que no bajara pero como no lo iban a cambiar lo
ataron y lo fueron bajando y a la madia hora lo subieron y estaba dormido, tuvieron que estar mucho rato para despertarlo pero a las horas
no pudo ni hablar, y después bajo un cielo nublado y triste y dijo: escuchadme por que oiréis maravillas.... Y estuvo mas de una hora
contando. Aquel día se encontraron una venta y les dijo el ventero que hoy era su día de suerte por que había llegado un tal maese Pedro,
que era un titiritero muy chistoso y llevaba un mono que cualquier pregunta que le hiciesen la contestaba. D. Quijote no se lo creyó muy
bien pero Sancho se preocupo por su mujer y pregunto al mono que estaba haciendo Teresa Panza, el mono se subió a hombros de su dueño
y movía la boca, entonces maese se puso de rodillas agarrándole la pierna a D. Quijote y diciéndole que era el caballero mas honrado y
después a Sancho que era el mejor escudero con el mejor caballero y también que su mujer estaba pelando una cabeza de ajo y echándose un
trago de vino. Aquella noche les presento una actuación de la princesa Melisendra con la que dejo encandilados a todos los de la venta.
Aquel maese Pedro era Pasamonte que se había hecho titiritero para que no le pillasen.
El barco encantado y el caballo volador 8º

A los 3 días de salir de la venta, se encontraron con casi 200 aldeanos, todos armados asta el cuello y D. Quiote pregunto que adonde
iban, le dijeron que a matar a su alcalde, por que siempre se les reía con un rebuzno y que siempre se les estaba riéndose de ellos. D.
Quijote les dijo que la guerra es muy mala y Sancho dijo siguiéndole la corriente: pues si por que yo también se rebuznar, y empezó a
rebuznar y un hombre levanto un palo bien grande y le dio a Sancho lo tumbo en el suelo. Entonces D. Quijote apaleo con su lanza al
del palo. Entonces todos fueron todos a por ellos y Sancho le dijo que si su caballero salida de la batalla ya no era tal caballero. D.
Quijote dijo que solo se había apartado, y Sancho le dijo que el se quería ir a su casa y su amo le dijo que cuanto le debía para poder
regresar a su casa con su mujer y sus hijos. En cuanto hablo mal de su escudero se puso muy triste y le pidió mil veces perdón y así que
le dio todo el dinero y así pasaron 2 días y al 3º llegaron a las riberas del rió Ebro, entonces vieron una barca y se montaron en ella. D.
Quijote decía que estaba encantada pero Sancho le dijo que seria de algún pescador. A los 4 metros dijo D. Quijote que ya estarían en el
mar pero Sancho le dijo que estaban en el rió y que a un veía a Rocinante y a su borrico. A los pocos metros vieron unos molinos y a D.
Quijote le parecía un castillo, una corriente les giro y les envió para ellos y los molineros cogieron unos palos largos y lograron parar la
barca y claro volcó y como llevaba la armadura y la espada los hundió 2 veces y menos mal que se tiraron los molineros que sino allí
mueren los 2. D. Quijote dijo que soltaran al caballero y en ese instante llegaron los dueños de la barca, que encontraron rota. Los
dueños se la hicieron pagar, pero D. Quijote les dijo que se las pagaría cuando soltaran al preso, pero al ver que no había nadie se tuvo
que sacar del bolsillo unas cuantas monedas para pagarle. Al día siguiente, al atardecer, e cruzaron con unos duques que les acogieron
en su palacio por que habían leído las primeras aventuras. Durante la comida, los duques no dejaron de hacer preguntas y que se
enteraron que Dulcinea se había convertido en una cebolluda labradora. D. Quijote y Sancho hablaban con los duque i el duque le dijo a
Sancho que le iba a dar la mejor ínsula de sus tierras. D. Quijote le dijo que se arrodillase y le besase el pie, y le dijo: quien se humilla
Dios le ensalza y al buen pagador no le duelen prendas. D. Quijote le dijo que dejara de decir siempre con refranes, y la duquesa le dijo
que si se quería ir a una sala que tenia mucha fresca para charlar por que le gustan los refranes mucho. Más de 3 y de 4 horas
estuvieron hablando de todo. Por la noche se lo contó a su marido todo, que D. Quijote era un loco, que había bajado por la cueva de
Montesinos,….El duque dijo que le iba a preparar una burla en que aparezcan Dulcinea y el mago Merlín. Y así lo hicieron. Un día de
cacería invitaron a D. Quijote y a Sancho a una cacería. Al atardecer, cuando ya era la hora de ir al palacio, comenzó a sonar un
estruendo muy malo, que venia de un carro de 6 mulas tirando y un demonio que dijo que llevaba a Dulcinea, a la que el mago Merlín
había desencantado por un rato y que venia a decirles como desencantarla para siempre. Y, cuando el carro se detuvo bajo un hombre
muy flaco vestido de negro y dijo con voz fantasmal: Yo soy Merlín el mago, y he venido desde el temible infierno a revelaros que
Dulcinea seguirá hechizada hasta que Sancho Panza, el escudero, se suelte los calzones pierna abajo y de sin piedad ni disimulo tres
mil buenos azotes en el cubo. Sancho les prometió calentarse el trasero pero con una condición: que se pudiera azotarse cuando el
quisiera y sin plazo fijo. Después el carro se marcho y desapareció entre los árboles. Pero aquello era una farsa por que los que hacían
de Merlín y de Dulcinea eran criados del duque. Los duques ya le tenían a D. Quijote otra burla preparada para el día siguiente, era que
una condesa que a D. Quijote le pedía un don. La condesa se presento en el jardín con sus 12 doncellas donde los duques comían con
sus huéspedes, y lo que mas les sorprendía, fue que las 13 mujeres fueran con un velo muy oscuro con la cara tapada. La condesa
Trifaldi, que así se llamaba, le dijo a D. Quijote que venia del reino de Candaya, que allí vivía el malvado gigante Malambruno. Y, ¿que
os a hecho?, y las condesas se quitaron el velo y se quedaron todos pasmados, las condesas llevaban la cara cubierta de pelos. La
condesa les dijo que tenían que luchar contra Malambruno y tenían que ir a Candaya con Clavileño que era un caballo que volaba. De
modo que sacaron el caballo de madera y los 2 se montaron y les taparon los ojos para que no vieran la altura que volaba el caballo de
madera., y les dijeron que cuando relinchara el caballo es que ya habían llegado. Los duques les hacían aire con unos grandes fuelles,
luego les acercaron unos yerbajos ardiendo para que les hiciesen creer que estaban más cerca del sol y ya después pegaron fuego a
Claverito. Cuando cayeron al suelo se quitaron las vendas vieron que estaban en el jardín de donde habían salido y los duques y los
criados estaban medio desmayados, las 13 condesas ya se les había ido las barbas y lo mas intrigante era que había una lanza clavada
en la tierra que decía: El ilustre caballero D. Quijote de la Mancha acabo la aventura de la condesa Trifaldi con solo intentarla.
Malambruno se da por contento y las barbas de las dueñas quedan ya lisas y mondas. Menos mal que nadie salió herido.
La ínsula Barataria 9º

Al día siguiente del vuelo de Clavileño, el duque le dijo a Sancho que ya podía ir recogiendo sus maletas por que ya le había preparado
una ínsula y que los insúflanos ya le esperaba. Cuando se entero D. Quijote le dijo y le aconsejo de algunos consejos. Después de 30 o
40 consejos Sancho le beso la mano al duque y se despidió de su amo con lágrimas en los ojos. Luego se puso en camino con un
mayordomo y muchos criados. Sancho no sabía lo que era una ínsula y los criados lo llevaron a una villa de unos mil vecinos, a la que
llamaron “ínsula Barataria”. Todo el mundo del pueblo tenia orden de tratarlo como a un marques y nada mas que llegaron les entregaron
las llaves y fueron al juzgado. El duque se iba a partirse de risa en el juzgado pero los dejo a todos con la boca abierta, después lo
llevaron al palacio donde iba el a vivir, donde corrió un mensajero con una carta del duque que decía: Señor don Sancho Panza, he
tenido noticia de que unos enemigos míos van a asaltar vuestra ínsula una noche de estas, así que andad con cuidado. Y se también por
espías dignos de confianza que en la ínsula han entrado 4 hombres disfrazados que tienen intención de mataros, por lo que os aconsejo
que estéis alerta. Después de esto Sancho se quedo muy inquietos pero al rato el mayordomo lo llevo a una mesa llena de manjares. En
la comida se le presento un hombre llamado Pedro Recio natural de Tirteafuera que le decía a la hora de comer que nada era sano pero
en la carta del duque se acordó de que iría a morir de hambre y Sancho le dijo que se marchase. Sancho se quedo en su ínsula
encuentra de ir detrás de ciervos y jabalís y lo hizo también que el mismo dicto unas leyes que le dio nombre a “Las constituciones del
gran gobernador Sancho Panza” A la duquesa se le ocurrió otra burla. Fue el mensajero que le dijo que le llevara la carta de Sancho y
una de ella otra y un regalo. A los días llegó a la aldea de D. Quijote y pregunto por Teresa Panza y le entrego la carta pero ella no se lo
creyó y le dijo que se había equivocado de nombre por que ella vivía con un escudero. Entonces el paje un collar de corales y con 2
bolsas de oro puro. Ella le mando a un estudiante que le escribiese 2 cartas y se las entrego a paje y el monto en el caballo y se fue
hacia el castillo. Cuando las leyeron casi se mueren de la risa. Pero Teresa Panza no sabia que siu marido duraría poco allí. En la
séptima noche sonó un estruendo y Sancho se levanto de la cama y vio por los pasillos muchos soldados correr y uno le dijo que tenia
que ser armado pero Sancho no quería pero le insistieron tanto que se dejo y cuando ya estaba echaron todos a correr y lo dejaron.
Después lo cogieron y lo metieron al castillo. Sancho se fue a su habitación sin decir nada y luego se fue a la cuadra que estaba allí su
asno. Sancho cogió su asno y les dijo a los soldados que se quitasen por que el iba a salir que ya sabia que no había nacido para
gobernar. Al amanecer Sancho partió y se le hizo de noche muy pronto, al llegar al castillo de los duques, Sancho buscaba un lugar
donde dormir pero como no se veía nada, cayeron a un pozo hondo y allí Sancho gritaba para ver si le oían. a D. Quijote aquellos días se
le hacían muy raros y sin Sancho no era igual, pero un día le metieron una legión de gatos furiosos y le pusieron a D. Quijote que lo
tuvieron que vendar hasta la cabeza. Ya cuando se curo montaba en Rocinante como antes y uno de esos días, Rocinante cabalgo a
toda pastilla, y menos mal que D. Quijote tubo reflejos que si no estuvieron a punto de caer en el mismo pozo que se había caído su
escudero. D. Quijote miro hacia abajo y oyó una voz descorro, en ese instante D. Quijote vio que era Sancho, su escudero y fue al
castillo de los duques a pedir ayuda para que sacaran a Sancho de aquel pozo. Ya cuando lo sacaron les confeso todo lo que hizo en la
ínsula que el duque le había dado. Por la noche Sancho miro la carta de Teresa Panza y le entristeció bastante al ver que no podría
montar en el coche que ella quiere tanto pasear. Al día siguiente el duque le ofreció otro trabajo menos duro pero Sancho decidió irse
con su amo porque el le permitía hacer todo lo que él quería y no lo cambiaria por nada en el mundo, y así siguieron rumbo a Zaragoza.
El retorno del caballero 10º


Cuando D. Quijote vio que estaba libre y pudiera ir donde quisiera, y contento le dijo a Sancho que le libertades el
don mas preciado. Aquella noche amo y criado durmieron en una venta, donde don Jerónimo hablo con D. Quijote
que le contó de las maravillas de la cueva de Montesinos y le explico que iba camino de Zaragoza para luchar
contra otros caballeros. Don Jerónimo les dijo que podría demostrar su valor en Barcelona porque así podría
demostrar que Avellaneda mentía. A los 6 días de viaje por la noche durmieron en una arboleda y Sancho se dio
cuenta de que allí estaban los presos ahorcados por la justicia y D. Quijote pensó que estarían cerca de
Barcelona. A D. Quijote y a Sancho les cogieron unos bandoleros que les perseguía la justicia y cuando le iban a
sacar a Sancho los 100 escudos de oro que le había dado el duche fue el jefe de la banda que se llamaba Roque,
D. Quijote le dijo que iban hacia Barcelona y les dijo que les acompañaría. Después de tres días, por atajos y
senderos llegaron y vieron que en Barcelona ofrecían hospitalidad y amistadas a todos forasteros. Allí fueron a
visitar a un amigo de Roque que era rico y los acogió en su casa. Una mañana D. Quijote paseaba a orillas del
mar y se le acerco un caballero diciéndole que su dama era la más hermosa de todas incluso de Dulcinea y
lucharía contra él para demostrárselo. El caballero de Blanca Luna que así se llamaba lucho contra D. Quijote y
los tiro al suelo a él y Rocinante y les dijo que no saldría de casa en un año ni a tomar las armas. D. Quijote
respondió al caballero que si que cumpliría su promesa, pues el caballero de la Blanca Luna no era más que
Sansón Carrasco que ya había intentado derrotarlo otra vez. Mientras D. Quijote tuvo que pasar 6 días en cama
pero no dejo de pensar en la derrota. Llego así la hora de emprender camino de regreso en el que cabalgo muy
apenado por su desgracia. El regreso fue muy triste y D. Quijote no podía dormir por aquellos malos
pensamientos de la lucha. D. Quijote le dijo a Sancho que podía azotarle el mismo y que le pagaría. Sancho esa
noche cogió las riendas de su asno y empezó a darse con muchas ganas de terminar y D. Quijote le dijo que no
se diera todos los azotes en una noche. Los dos acudieron a un bosque donde Sancho se daba tantos azotes y
Sancho con las riendas daba en el árbol y suspiraba para que su amo se pensara que se estaba dando él y al día
siguiente lo mismo. Entonces al atardecer llegaron a la aldea donde estaban el cura y Sansón y donde los vieron
unos chicos que lo fueron diciendo por todas las calles. Cuando Teresa Panza lo oyó fue corriendo a ver a su
marido mientras que D. Quijote se quedo hablando con el cura y Sansón de las hazañas que habían pasado. D.
Quijote cuando llego a casa se sentía muy mal y la criada y su sobrina la subieron a la cama, estuvo 6 días
enfermo y Sancho no se aparto de él ni un momento, D. Quijote dijo que llamaran a un medico. Cuando el medico
llego dijo que estaba muy mal y que esos sentimientos se los tenia que ir olvidando. D. Quijote sentía que se
estaba muriendo y todos los que estaban en el cuarto lloraron de sentimiento. Pues era cierto que don Alonso
había muerto y el cura le dio el testamento y la criada y la sobrina se quedaron con las tierras y la casa. Sancho
sintió mucho la muerte de su amo y el cura le pidió al escribano que dejase constancia de que don Alonso Quijano
el Bueno conocido como D. Quijote había muerto de muerte natural.
Y con esto acaban todas las hazañas de D. Quijote de la Mancha que se dejo engañar por sus libros.-
Don Quijote estando loco, fue hacia los molinos,
pensando que eran gigantes y las aspas los brazos.
Descargar

El _ Quijote