REFLEXIÓN SOBRE LA VIDA CONSAGRADA
La vida religiosa
necesita
purificarse,
santificarse,
porque esa es su
vocación original
que la conduce
al seguimiento
radical de Cristo
1.- EL HORIZONTE QUE QUEREMOS CONQUISTAR
1.1.- ESTAR ABIERTOS A LO INESPERADO DE DIOS
• A Dios le encanta llamar. Siempre lo
ha hecho y no tenemos motivos para
pensar que ahora no lo hace.
• Hay que dejarle actuar. En medio de
nuestras preocupaciones, reflexiones
y programaciones no podemos olvidar
que es Él quien llama.
• Pero hay que estar atentos;
no sea que llame y estemos
ocupados; no sea que nos
convoque y no tengamos
tiempo para oírle.
• Necesitamos ponernos a la
escucha y estar dispuestos
a aceptar lo nuevo, lo
sorprendente, lo que Dios
quiere de nosotros
1.2.- NECESIDAD DE CAMBIOS ESTRUCTURALES PROFUNDOS
• Nuestro estilo de vivir
la vida religiosa tiene
que ir más allá de un
maquillaje de urgencia.
• Necesitamos una
conversión profunda
del corazón; un ciclón
purificador que
arrastre tantos lodos y
ramas secas como
vamos acumulando con
el paso del tiempo.
• Hay religiosos que no
están dispuestos a
cambiar; están
conformes y resignados
con los que les ha tocado
vivir.
• Rezan, trabajan bien y se
lamentan de los tiempos
que vivimos, pero no se
cuestionan un cambio
radical y estructural del
estilo de vida religiosa
que tenemos entre
manos.
• Hay religiosos que están
descubriendo la urgencia de
una renovación profunda
que afecte a todas las
instancias personales y
comunitarias que forman la
vida religiosa.
• Se plantea una vivencia más
radical y auténtica de los
votos que nos hagan
superar esta sensación de
aburguesamiento que
vivimos y de falta de
disponibilidad que están
carcomiendo la vida
religiosa
1.3.- SÓLO LOS GRUPOS LLENOS DE ESPERANZA SERÁN REFERENTES
• Los jóvenes saben captar
donde hay esperanza, dónde
hay retos, dónde hay vida.
• Ellos no están dispuestos a
malgastar su vida en cualquier
empresa intranscendente.
• Esto nos exige un
replanteamiento de nuestros
pasos, de nuestro modo de
vivir y actuar.
1.4.- NUESTRO JUEGO MÁS SIGNIFICATIVO ES LO QUE “SOMOS”
• Ha llegado el momento de
regalar a la Iglesia el verdadero
don que supone la vida religiosa:
“ lo que somos”:
• nuestro estilo de vivir la fe.
• nuestra apuesta radical por
el Reino.
• nuestro deseo de ser
paradigma del Reino.
1.5.- ALGUNAS DEMANDAS QUE LOS JÓVENES HACEN HOY A LA VIDA
RELIGIOSAS
• La comunidad como lugar de
encuentro de los hermanos.
• La figura de María como
modelo de fe auténtica y
sencilla.
• La eucaristía como ámbito
celebrativo de la fe; lugar de
encuentro con Dios; experiencia
privilegiada de Dios.
1.6.- MISIÓN COMPARTIDA
• No hay espacio para
caminar solos.
• No somos competidores o
jornaleros de haciendas
diferentes.
• Nuestro campo es el Reino
de Dios, la Iglesia, y hemos
sido convocados por el
Señor a una misión común
pero que pertenece a todos.
• Todos nos necesitamos
como el árbol y el agua.
2.- CONVOCADOS A SER SIGNOS
• Todo signo para serlo, necesita albergar el
significante y un significado.
• El significado de la V R aparece perfilado y
cimentado teológicamente (Doc. Vat. II,
Catecismo, Vita Consacrata..).
• Donde no está hoy día muy claro es en el
significante (quizás por la crisis actual de la
vida religiosa).
• Sin significante no existe signo eficaz. El
significante es la mediación que posibilita
hacer cercano y creíble el signo.
Vita Consacrata nos invita a ser signo:
• de comunión eclesial ( n.42).
• desde los consejos evangélicos ( n. 15).
• del Reino de Dios (n. 7).
• de la Trinidad (n.21).
• de la presencia salvífica de Cristo (n. 24).
• de la escatología que anuncia la resurrección (n. 26)
• del Espíritu santo para un futuro nuevo (n. 27).
• para el mundo como fuerza que conduce a Cristo( n.46).
• de la ternura de Dios para el género humano ( n. 57).
• del diálogo capaz de poner en armonía la diversidad (n.51).
• de la primacía de Dios y el Reino ( n.82).
2.1.- SIGNOS DE DIOS
2.1.1.- LA DIMENSIÓN CONTEMPLATIVA
• Las personas vienen a nuestras
comunidades buscando:
• el impacto de lo trascendente.
• la experiencia religiosa.
• el ansia de trascendencia.
2.1.2 HACER CLARO EL SIGNIFICANTE
• Buscando cauces y recursos para
hacernos ver por quien quiera
vernos.
• Nuestros signos de vida y los
signos que la acompañan tienen
que ser visibles e impactantes; es
como decirles “ vengan y vean”.
• La VR, sin renunciar a su
intimidad y sus estilo propio,
tiene que salir a las calles y
dejarse ver y oír.
2.2.- SIGNOS DE FRATERNIDAD
2.2.1 NUESTRO CARNET DE IDENTIDAD
• Una apuesta por la
fraternidad evangélica de una
forma radical y permanente,
siguiendo el ideal de Jesús con
sus discípulos y la experiencia
pascual de las primitivas
comunidades donde todo era
de todos y vivían
perseverantes en la oración
con María.
• Frente a la obsesión de riqueza, la VR apuesta por la POBREZA
• Frente a la búsqueda incansable u obsesiva de placer, la VR
apuesta por la GRATUIDAD DE LA ENTREGA Y LA
GENEROSIDAD VITAL
• Frente a las personas que convierten la vida en una escala de
poder y de conquista de puestos de decisión, la VR descubre que
es MEJOR UNIR FUERZAS EN TORNO A UN PROYECTO
COMÚN
2.2.2 TALANTE CARISMÁTICO
• El Espíritu Santo ha no ha suscitado
la VR como un carisma global. Cada
Orden es un carisma en sí misma.
• Cada grupo carismático tiene que
encarnar con nitidez su propio
carisma.
2.2.3 AFECTIVIDAD Y CORRECCIÓN FRATERNA
• El dimensión afectiva
de la vida es hoy una
necesidad vital e
imprescindible para la
propia realización
personal.
• La apuesta por un amor humano
sólido, cimentado y fortalecido por la
acción del Espíritu Santo tiene que
convertirse en motor de la VR.
• Y con él la necesidad de cultivar con
caridad, pero con seriedad, la
corrección comunitaria, como único
mecanismo:
• de atajar incongruencias,
• orientar voluntades
• y permanecer comunitariamente
firmes en el ideal propuesto.
2.2.4 COMUNICACIÓN INTERPERSONAL
• La riqueza y la cimentación de la
VR en la actualidad está sin duda
en la calidad de las relaciones
interpersonales que se
establezcan entre aquellos que
comparten y mismo ideal y optan
por vivir como consagrados al
calor de un mismo carisma.
2.2.5 CONCIENCIA DE FAMILIA
• Toda familia comparte por el
hecho de serlo, un aserie de
valores y bienes que le son
propios: consaguinidad,
tradición, bienes patrimoniales…
• La VR, que aspira a ser familia
desde la dimensión trascendente,
necesita también vivir
conscientemente esta realidad
desde:
• de ser distinta.
• de compartir valores propios
que acentúan la sensación de
pertenencia y de orgullo
familiar.
• La VR particular no tiene
como misión ser como los
otros sino ser distinta a los
otros para aportar lo propio
al servicio de lo común.
• La clonación en la VR es la
antítesis de lo que el
Espíritu quiere para su
Iglesia.
2.3 SIGNOS DE CARIDAD
• 2.3.1 ACTIVIDAD Y ACTIVISMO
• No sirve más a la Iglesia
el que más hace, sino el
que más es.
• El tiempo de los
maestros de la palabra se
han acabado, ahora es el
tiempo de los testigos.
• Para no “quemarnos” en el
puro activismo,
necesitamos como
consagrados oír con fuerza
las palabras de Jesús; “
María a escogido la mejor
parte”.
• Por consiguiente,
necesitamos el cultivo de la
oración y la espiritualidad
para dar verdadero sentido
a nuestra vida de religiosos.
2.3.2 INDIVIDUALIDAD E INDIVIDUALISMO
• Durante mucho tiempo la
uniformidad en la VR ha estado muy
marcada.
• El C. Vaticano II nos invitó a :
• la autenticidad
• la renovación del corazón
• buscar apasionadamente la
verdad desde la experiencia
del corazón de cada uno
• La sana individualidad, llevada al extremo,
nos lanza al vacío del individualismo.
• El proyecto común, que recoge la voluntad de
Dios a través de la voluntad de los hermanos,
termina siendo dinamitado por el proyecto
personal, paralelo, cuando no enfrentado al
proyecto comunitario.
2.3.3 DISPONIBILIDAD Y REALIZACIÓN
• La radicalidad de la VR y su
dinamismo se debe en gran
medida al voto de obediencia
que trae consigo la posibilidad
de disponibilidad y movilidad.
• La disponibilidad ha hecho posible:
• La fuerza y el dinamismo para
llevar a cabo el compromiso
misionero.
• No echar raíces.
• Estar dispuesto a afrontar
nuevos retos.
• Acudir allí donde la Iglesia nos
necesita.
• Hoy día, tal vez por el acomodo que
supone el llamado estado de
bienestar y el individualismo, la
disponibilidad de la VR está en
horas bajas.
• Hay religiosos disponibles; pero en
conjunto hay:
• excesivos acomodos.
• disponibilidades condicionadas
• y estabilidades programadas.
2.3.4 MEDIOS Y ABURGUESAMIENTO
• Los medios en sí mismos son
siempre buenos.
• Si los medios económicos,
culturales, profesionales se
convierten en instrumentos
de poder, de manipulación,
de opresión, de egoísmo…, en
lugar de servir para la vida se
convierten en semillas de
corrupción y de muerte.
• Los medios han de estar al
servicio de la evangelización,
de la justicia, de los pobres.
• Esta es la verdadera pobreza: “la
disponibilidad de bienes
para servicio del Reino”
CONVOCADOS A SER PROFECÍA
DE TRANSCENDENCIA
frente a una sociedad que
busca seguridades
materiales para calmar su
ansia de felicidad.
DEL REINO
El Reino de la voluntad de Dios
de hacerse cercano a nosotros y
de conducirnos a su encuentro.
DE DENUNCIA, frente
a todo lo que se opone
a la vida.
El propio estilo de vida
de la VR no es huida
sino alternativa en
medio de nuestro
mundo.
DE ESPERANZA en medio de un
mundo herido y fragmentado por
la fuerza del poder y del dinero…
la VR apuesta por los valortes del
Evangelio capaz de cambiar el
corazón y las estructuras.
1.- CONTEPLATIVO
2.- FAMILIAR, COMUNITARIO, AFECTIVO
11.- SIN DEJARSE DOMESTICAR
3.- RELACIONES FRATERNAS
10.- ENTUSIASTA DE LA IGLESIA
RADIOGRAFRÍA DEL RELIGIOSO DEL FUTURO
4.-ENCARNADO
9.- ESPECIALISTA SIN NÓMINA
5.-PISANDO LA FRONTERA
8.- SIN FALSA HUMILDAD
7.- SIN AGENDA
6.- LIBRE, ALEGRE Y GRATUITO
Descargar

Diapositiva 1 - Agustinos Recoletos