No todo depende de la suerte
Adviento 2012
El Adviento en titulares (I)
• El juego del parchís supone fiar nuestro destino, el
éxito o el fracaso, al capricho del dado.
• Podemos llenar nuestra mesa de amuletos o
estampitas pero del azar depende el cinco para
empezar a jugar o el raquítico uno que nos puede dar
el triunfo.
• Sin embargo no todo depende de la suerte ni del azar.
• Durante el Adviento nos toca esperar sin dado ni
cubilete a que un año más nazca Dios, se haga uno de
los nuestros para que podamos acariciarlo y acunarlo.
• El Adviento es un tiempo de deseo, de nostalgia, de
nervios, de espera.
El Adviento en titulares (II)
• El adviento es un tiempo fuerte para darle a Dios
el derecho de hablar.
• El Adviento es un tiempo precioso para
prepararnos a re-encontrar a Dios en nuestra vida
y en la vida de todos aquellos que nos rodean.
• Es un tiempo para dejar que Dios nazca en
nosotros y encuentre un lugar para quedarse.
• En Adviento no hay que dormirse en los laureles
pero sobre todo, no hay que mirar para otro lado,
hay que estar despiertos porque algo muy
importante va a suceder.
El Adviento en titulares (III)
• Vivir en adviento no es fácil, porque hoy no es
fácil la esperanza.
• Somos lo que esperamos. Somos aquello que
queremos conquistar. Nos definimos más por
lo que deseamos con fuerza que por lo que
tenemos.
• Para tener esperanza es preciso tener fe, tener
confianza y viceversa.
El Adviento en titulares (y IV)
• Deja la rutina del cubilete y prepárate para el
encuentro con este Dios que quiere venir, con
una noticia nueva cargada de alegría.
• Un acontecimiento sin igual que se repite cada
año revestido de novedad.
• No te pierdas ni un detalle Dios quiere decirte
algo que te llene de alegría para todo el año.
Piensa qué puede decirte a ti.
Del azul al amarillo, de la oscuridad a
la luz
• Emprendemos un viaje por el tablero del parchís.
Cada semana la dedicaremos a un color desde el
más oscuro hasta el más claro. Este es el mismo
recorrido del Adviento. El pueblo de Israel viajó
desde la oscuridad solo rota por los mensajes de
los profetas, hasta la luz del encuentro con el
Mesías esperado. Este es el plan:
–
–
–
–
Primera semana: AZUL
Segunda semana: VERDE
Tercera semana: ROJO
Cuarta semana: AMARILLO
PRIMERA SEMANA
Lunes
Escuchamos por el altavoz de la Estación: “Llega inmediatamente por la vía 12” o “llega por la vía 4”. Pero no. No
llegaba Dios. Era una estrella o un estrello del cine, o un magnate de las finanzas, o un general de la OTAN, o un
gran político, o una gran figura eclesial, quizás hasta un visionario religioso…
Pero no era, no, no era Dios.
¡Tantos advientos!¡Tantas esperas ya…!
Y volvíamos a casa con el mal sabor de boca de la tomadura de pelo, o de nuestra ingenua candidez,
prometiéndonos que otra vez iban a engañar a su tía…
Pero, vamos a ver, hermanos:¿Dónde podemos encontrar a Dios?
Todo el Antiguo Testamento esperándole los reyes, los sabios, los importantes.
Quizás esperándole en la torre del templo, o en el palacio real, en la clase de los teólogos. Y luego les hace trampa. Se
esconde entre los analfabetos y los animales, que a tantos les parece casi lo mismo.
¡Dios tiene unas bromas!
¿Dónde esperas a Dios en este adviento, hermano? ¿No piensas que estará en tu barrio, en tu asociación de vecinos
con larga lista de problemas, en el dolor humilde y rutinario de tu vecino o en tu misma casa, en medio de tus
problemas, de tus luchas y de ti mismo?
Este adviento sería un buen momento para hacer de detectives de Dios. Veríamos entonces qué cerca está. Pero a su
manera. Esa manera que es la nuestra, porque lo chocante es que Dios nos “imita”, se hace vida nuestra en toda
su vulgaridad, y eso es lo que más desconcierta a los miserables, hambrientos de magia y milagrería.
Seamos capaces de descubrir a Dios en la rutina de todos los días en la enorme grandeza de nuestra vulgaridad.
Basado en un texto de Mons. Alberto Iniesta
Martes
• «Vive con humildad y sencillez y Dios te revelará
el secreto de la auténtica felicidad» (Lc 10, 21-24)
• Humilde es quien sabe que no todo lo hace bien,
quien sabe aceptar un consejo, quien sabe que
no todo depende de él
• De 0 a 10 mi humildad es…
• Sencillo es quien se siente contento y agradecido
con lo que es y tiene, conoce sus cualidades e
intenta mejorar sus defectos.
• De 0 a 10 mi sencillez es…
Miércoles
• «Presenta al Señor cada día tus panes y tus peces, Él se
encargará del resto» (Cf. Mt 15, 29-37)
• Hoy los Agustinos Recoletos cumplen 424 años. En
1588 unos cuantos frailes piden vivir con mayor
fidelidad a lo que San Agustín había pensado para sus
frailes. Así nace el movimiento recoleto hasta que en
1912 se independizó de los Agustinos dando lugar a la
Orden de Agustinos Recoletos.
• Su forma de vida de basa en la comunidad, en el
compartir “los panes y los peces”, lo que cada uno es y
puede aportar para el bien común (cualidades,
trabajo…)
Miércoles
• Vamos a rezar por ellos:
Padre y Señor de todo.
Hace más de cuatro siglos suscitaste el movimiento recoleto.
Haz que se mantengan fieles al espíritu de renovación que les hizo nacer;
que anuncien a los cuatro vientos que eres un Dios de vida y bondad;
que nos enseñen con su vida que la generosidad y la entrega no pueden
comprarse ni venderse;
que sepan denunciar la injusticia y luchar contra el sufrimiento;
que sigan creyendo en los jóvenes
que sigan apostando por las familias
que nos sigan enseñando a mejorar el mundo
que sigan abriendo caminos para que podamos llegar al Dios de la vida.
Amén.
Jueves
• «Edifica tu vida sobre la Palabra de Dios.
Cumple su voluntad y nada ni nadie podrán
contigo» (Cf. Mt 7, 21.24-27)
• La palabra de Dios es fuente y alimento para
quienes queremos seguir a Jesús.
• Este Adviento, elige un profeta el que más te
guste y métete en su mundo. Piensa que te lo
dice a ti, que te anuncia algo nuevo, que te
pide que estés despierto.
Viernes
• «Confía en Dios, pídele que abra tus ojos para que le
puedas ver en tus hermanos» (Cf. Mt 9, 27-31)
• Lo echamos a suertes (Ella baila sola):
• http://www.youtube.com/watch?v=ylgIQDay4gg
• A partir de la letra:
• ¿Qué cosas hacen que sientas un “gusano en la tripa”?
• ¿En qué cosas sientes que te gana la rutina?
• ¿Qué “echas a suertes”? ¿Las relaciones con los
amigos, la familia son “cuestión de suerte”?
Viernes
Porque ya no me baila un gusano en la tripa
Cuando suena el teléfono y escucho su voz
¿Por que no me arregle para la ultima cita?
Y no use su perfume ni me puse tacón
Será que la rutina ha sido más, más fuerte
se han ido la ilusión y las ganas de verte
pero me cuesta tanto decirlo a a la a cara
Aguanto un poco mas o lo echamos a suertes
Lo echamos a suertes...
Porque ya no es mi tipo, porque no es lo de
siempre
Cuando quedamos juntos y nos vamos a un bar
porque ahora necesito, estar con mucha gente
Y cuando estamos solos no le quiero besar
Será que nuestra vida ya no es diferente
Hacemos todo igual que el resto de la gente
pero me cuesta tanto decirlo a a la a cara
aguanto un poco mas y lo echamos a suertes
Lo echamos a suertes...
Será que la rutina ha sido más, más fuerte
se han ido la ilusión y las ganas de verte
pero me cuesta tanto decirlo a a la a cara
Aguanto un poco mas o lo echamos a suertes
Será que nuestra vida ya no es diferente
Hacemos todo igual que el resto de la gente
pero me cuesta tanto decirlo a a la a cara
aguanto un poco más y lo echamos a suertes
Lo echamos a suertes
Ella baila sola
Sábado
• «Ponte en las manos de Dios como María.
Recuerda que para Él no hay nada imposible»
(Cf. Lc 1, 26-38).
• Ponerse en las manos de Dios al principio da
miedo pero después da libertad.
• María se fió sin que le importase el qué dirán
• Dios busca nuestro “sí” sin condiciones,
nuestro “aquí estoy” sin reservas.
Sábado
¿Y cómo diría yo
lo que un ángel desbarata?
Fue como tener seguras
las paredes de la casa
y en un vendaval sin ruido
ver que el techo se levanta
y entra Dios hasta la alcoba, diciendo:
“Llena de gracia,
no me levantes paredes
ni pongas muro a tu casa
que por entrar en tu historia
me salto yo las murallas.
Si Virgen, vas a ser madre
Si esposa, mi enamorada.
Si libre, por libre quiero
que digas: “HE aquí la esclava”.
“He aquí la esclava”, le dije
y se quedó mi palabra sencilla
sencillamente arrodillada.
José Luis Blanco Venga, sj
Continuará…
Raquel Aguilar – Roberto Sayalero
Equipo pastoral
Colegio San Agustín (Valladolid)
Descargar

No todo depende de la suerte