Los pedidos de la frutería II
Marta trabaja en una frutería.
Hace un tiempo que está preocupada por la
falta de monedas. Ella no siempre tiene
exactamente las monedas para dar el
cambio justo. A veces le faltan monedas
pequeñas y a veces faltan directamente
todas las monedas.
Un día, los clientes empezaron a enfadarse
por el tiempo que Marta tardaba buscando
las monedas para cada uno.
“Oye, niña, ¿por qué no te organizas mejor?
“Es cierto, no puedes tenernos tanto tiempo
esperando aquí...”
“Por favor, dejad tranquila a la niña. Lo que
ella debe hacer es redondear.”
“¿Y cómo hago para redondear? ¿Para qué
sirve?”
“A ver... si tienes que dar de vuelta 0,09
euros, directamente das 0,10 euros y listo.
Con una sola moneda ya resuelves el
problema.”
“¡Qué buena idea!”
“A ver... a la señora debo darle 0,23 euros...
¿puedo redondearlo?”
“Pues sí, dame 0,20 y me voy contenta...
¡tengo prisa!”
“A usted, señor, debo darle 0,96 euros...”
“Pues dame un euro, que quiero irme a mi
casa a ver el partido de fútbol.”
“¡Pero esto sí que es rápido!”
“A ver, tengo que darte 1,22 euros...”
“A ti tengo que darte 3,46 euros.”
“A vosotros tengo que daros 4,01 euros.”
“A ti te debo 1,33 euros.”
“Al señor debo entregarle 5,55”.
¿Podemos ayudar a Marta a redondear
todos esos cambios?
Los pedidos de la frutería II
Descargar

Diapositiva 1