Miguel-A.
“El vagabundo”
134 seg.
(María Ostiz)
El Director de la famosa compañía petrolera “Quepasada.com” había
sido llamado al Banco “Nicontigonisinti” para firmar unos
documentos que quedaban pendientes desde hacía un mes respecto
a la importación de mil millones de barriles de crudo procedentes de
Arabia Saudí. Estacionó su vehículo, por supuesto en doble fila, a
unos 10 metros del Banco... y se disponía a entrar, cuando un
“impertinente” mendigo, flaco y harapiento, le salió al paso, pidiendo
limosna.
¿¿¿...???
Por el amor de Dios,
¿me podría usted
dar diez euros?.
¡¡Hummm! ¿Diez
euros? ¿Acaso
piensa
emborracharse?.
¡No, señor! ¡Le
juro que yo soy
abstemio!.
¿Acaso piensa
usar los diez
euros para
comprar tabaco?.
¡No, señor!.
Tampoco.
¡Jamás he sido
fumador!.
¿Los quiere para
jugarlos?.
¡No, señor! ¡No
hago apuestas
de dinero!.
Ya sé. ¡Entonces
es que piensa
gastárselos en
irse de putas!.
¡¡¡No, señor!!!
¡Dios me libre! ¡Yo
nunca hago esas
cosas!.
¿Me va usted a
decir que nunca
tiene relaciones
sexuales?.
Bueno... ¡no
desde que me
abandonó mi
esposa!.
¡Está bien! No le
daré diez euros, sino
500, a condición de
que venga conmigo
a comer a mi casa.
¡Pero, señor... no
cree que se
ofenderá su esposa
por verse
compartiendo mesa
con un harapiento
mendigo!.
Sí, probablemente se
sienta molesta. ¡Pero
quiero ver la cara que
pone al ver en que se
convierte un hombre que
ni bebe, ni fuma, ni juega
dinero, ni sale de putas, y
ni siquiera folla!
¡¡Humm!!
Descargar

Presentación de PowerPoint