Hurbilago
+
cerca 170
Reflexión acerca de temas que nos importan
Cuento de Navidad
En el tiempo de la primera Navidad, los animales
hablaban como descosidos, porque no sabían callar y
escuchar como las personas sabias, o tímidas.
¿Queréis saber porqué ahora sólo dicen:
miau miau, guau guau, beee beee, o hi-ha hi-ha…?
En aquel
tiempo, un
perro se
desgañitaba
diciendo:
Me huelo que algo grande está pasando, noto que caerá
una estrella, y llegarán unos magos, y algo tienen que ver
con un niño…
Pero nadie le hacía caso.
Las ovejas cuchicheaban entre ellas:
A mí me mordió en
Peor es lo tuyo
que
una
pata, por eso
andas siempreando coja.
queriendo hacer tu
santa voluntad,
Una corderita de menos
de un año, lo escuchaba
todo y temblaba de miedo
a que el perro le mordiera.
Que perro fantasioso. Es un
pelota no hace más que mirar
al pastor, menear el rabo e ir
de un lado para otro
haciendole monerías.
Bien que te lo
merecías por
salirte del
rebaño.
Pues anda que tú
siempre andas
metiendo cizaña.
El pastor dio instrucciones al perro.
El perro cotilla les contó a las ovejas
que había que hacer un viaje.
Vamos a visitar a
un niño que no
tiene cuna y le han
acostado en un
pesebre.
Igual tengo suerte y
puedo jugar con el
niño, que estos
mayores siempre
andan a la gresca.
Hay que chismoso,
mejor que nos pongan
un gato y no este
pesado de perro que
siempre anda con
dimes y diretes.
Por allí vivían una cuadrilla de gatos
La cordera se acercó a uno de los
gatos pequeños:
Sabes, vamos a
visitar a un niño
recién nacido, no
queréis venir a jugar
con él.
Mamá gato intervino:
Quita de aquí, cordera.
Yo soy la jefa y si alguno
de mis gatos se atreve a
desobedecerme probará
Vamos. A ver si
mis uñas y mis dientes.
en esa cuadra
hay algo de
comer, que aquí
no logramos
saciarnos de
ratones.
Al poco rato de sumarse a la comitiva, el gato segundo vino a
informar a la jefa:
Nos está
siguiendo un gato
rubio, que no es
de nuestra
camada.
Vete y espántalo
para que no
venga, no hay
comida para
El segundo se acercó sigilosamente al rubio y
extraños.
le atizó un zarpazo. El rubio salió pitando y les
seguía a la distancia.
Cuando llegaron a la ciudad se armó un alboroto mayúsculo.
Las ovejas organizaron una manifestación
Avisados por sus perros, habían llegado muchos pastores. Las
ovejas se unieron en un solo rebaño. Los pastores y los perros
estaban confusos.
Los perros formaron un coro para ladrar todos a la vez. Pero no se
ponían de acuerdo porque todos ladraban sus méritos:
Mi
rebaño
es el
mejor
Mis ovejas
son las más
obedientes
Los gatos permanecieron al margen de todos, relamiéndose en las
ramas de los árboles, preparando sus bigotes, imaginando la
panzada que se iban a dar.
Dejemos que se
cansen gritando y
cantando, que
nosotros nos
hartaremos de comer
en cuanto lleguemos.
Cuando llegaron al portal encontraron una pareja ella una mujer
muy jóven, les acompañaban una mula y un buey.
Y un niño recién nacido, con los ojitos cerrados, coloradito,
durmiendo. Ninguno podía apartar la mirada de su cara. Un bebé
como cualquier otro, pero tenía algo especial.
Había como una atmósfera,
una luz difusa, como una
niebla muy suave.
En la noche llena de
estrellas se respiraba paz.
Los perros se subieron a una pared y entonaron un villancico.
Las ovejas se maravillaron
porque sus voces sonaban
como las de los ángeles.
La
cordera
se puso a
lamer la
mano del
niño, y a
darle
calor con
su bellón
Los gatos, bajaron, olieron y no encontraron qué comer.
Entonces los gatos pequeños
se sumaron a los juegos del
niño y la cordera.
La jefa
consideró a
todos los
seres
gatunos
como de una
sola camada
e hizo las
paces con
los perros.
Las ovejas se
olvidaron de
sus
amarguras y
decidieron
seguir al niño.
Y entonces la mula, que no había dicho ni mu, habló
Señora mula ¿Qué le
parece esta fiesta?
Dios se ha hecho un
niño, como nosotros.
Todas las personas,
animales, plantas y
piedras somos criaturas
de Dios.
Trabajemos unidos para
que todos tengamos
dignidad, salud y
podamos vivir
trabajando. Demos a
este niño mucho apoyo
para que realice su
misión. Así que todos a
echar una mano. Cada
cual que piense en qué
puede servir.
Todos los animales se quedaron sin habla.Y así es como
los animales desde entonces se expresan:
Guau guau guau
Beee beee beee
Miau miau miau
Yo puedo hablar,
pero no quiero.
Hi haaa, hi haaa
Coquelicó
Lo importante es dar pasos y apoyar a personas que
están haciendo algo para mejorar la vida.
No importa la fe que tengas o que no tengas, sino
lo que hagas a favor de la justicia, la paz, la
convivencia, el diálogo, el respeto al medio
ambiente, la salud del planeta…
Dialoga con otras personas y
mejora tu actitud
Nos encontraremos en el camino
Esperamos tus comentarios y apreciaciones
En el blog
O en el correo electrónico
Descargar

Hurbilago + cerca