Producciones
A Gaiola
Presenta:
Puerta del Atlántico
Vigo antiguo :
fotos con historia
Vigo en 1.800
El Berbés en 1.886
El Berbés antes que se iniciase la construcción de
la dársena y el primer muelle.
Según el sacerdote Euquerio Vázquez, “Ber”, en
griego, significa "mansión de pescadores”, de ahí
podía derivar el nombre de Berbés, que era un barrio
de pescadores, extramuros de la cuidad, con casas con
los característicos soportales donde vivían la mayoría
de los pescadores de Vigo.
Hasta principio del siglo 20 el mar
llegaba al pié de las casas con las
mareas vivas.
La actividad de la lonja fue una gran
fuente de riqueza para la ciudad. Hay
quien supone que el Berbés, es una de
las más antiguas localizaciones
poblacionales de Vigo, después de que
los vecinos dejasen el barrio del
Roupeiro que, dicen, se despobló por
estar alejado del mar.
Siendo Vigo esencialmente un puerto
pesquero , con una importante industria
conservera, disponía en la 2ª mitad del
siglo 19 de los mercados al aire libre de
venta directa a los ciudadanos; el de la
Ribera del Berbés, bien al exterior sobre
la misma playa o bajo los soportales
los días de lluvia.
El primer teatro de Vigo
Edificio del teatro de Vigo en la actualidad
En la Puerta del Sol estuvo el primer
teatro de Vigo, en un edificio que da a la
plaza de la Princesa y en cuyo bajo hubo
hasta hace poco unos grandes almacenes y
en la actualidad un banco. Parte de sus
dependencias están ocupadas en la
actualidad por el museo Laxeiro.
Taboada Leal lo llamaba “bello teatro",
asegurando que se trataba del “mejor de Galicia
hasta la fecha". Fue construido por el
comerciante Velázquez Moreno en 1832 y al
parecer funcionó hasta 1889.
Por sus dimensiones y capacidad podía
considerarse un teatro mediano, el aforo total
seria de 500 personas.
Después de 44 años, el Concello de Vigo pidió en
1876 al arquitecto municipal un informe sobre la
seguridad del teatro, habida cuenta de que varios
concejales aseguraban que las maderas se
encontraban en mal estado y podía ocurrir una
desgracia. El informe señalaba que las
fachadas, las vigas y los pontones de madera de
castaño ofrecían seguridad, pero los pisos
estaban apolillados, lo mismo que el llamado
“gallinero”.
Algunos historiadores datan el cierre de este
teatro en 1880, pero Gerardo González Martín lo
fecha el 28 de marzo de 1881.
La Colegiata
La Colegiata en la actualidad
La Concatedral de Santa María de Vigo, antigua
Colegiata. Iniciada en 1816 y terminada de construir
en 1836, en sustitución del templo gótico anterior.
De estilo neoclásico, construida conforme al proyecto
del arquitecto Melchor de Prado Mariño, fechado en
1811. Alberga en su interior el célebre Cristo de la
Victoria que, según la tradición, favoreció a los
vigueses en las Guerras Napoleónicas. Cada primer
domingo de agosto sale en procesión dentro de la
mayor manifestación religiosa de la ciudad.
En su historia eclesiástica hay dos hitos de gran
importancia. Uno de ellos es la celebración del Sínodo
diocesano. El otro, la celebración de conferir Ordenes
Sagradas al Obispo López Ortiz. Conferir Ordenes
Sagradas fuera de la catedral del obispado es un caso
rarísimo, por lo que fue considerado como una especial
distinción hacía la cuidad de Vigo. Fue tal la cantidad
de gente que se congregó en el acto que en las crónicas
se dice que "nunca se ha visto una agrupación de
personas siguiendo la ceremonia en silencio total”.
Inauguración del alumbrado eléctrico
CUANDO SE INAGURÓ EL ALUMBRADO
ELECTRICO, LOS VIGUESES SE
CONCENTRARON EN LA PUERTA DEL SOL
La Puerta del Sol a
principios de siglo. (1.910)
El acontecimiento singular se produjo el 22 de
diciembre de 1896, este día el alcalde, Astray
Caneda, accionó el machete que inundó de luz la
Puerta del Sol, la plaza de la Constitución y el
propio edificio de la compañía suministradora.
Los vigueses, concentrados en el lugar estallaron
en vítores y aplausos para saludar al progreso,
progreso que había llegado a Pontevedra unos
años antes y que hacía que algunos vigueses se
desplazaran a la capital para admirar tal
maravilla. Las lámparas que se instalaban en
Vigo eran de 25 vatios de potencia y 128
amperios. La prensa de la época saludó el
acontecimiento llamándolo "Prodigio comparable
a la creación al convertir la noche en día, más
ansiado que el ferrocarril".
La Puerta del Sol se convierte en nudo
de comunicaciones
se convirtió en un autentico nudo de comunicaciones ya
que de ellas partía la carretera de Castilla que
comenzaba en la calle del Príncipe, la de
circunvalación, que es la actual Policarpo Sanz y
que enlazaba con la carretera de Pontevedra y la de
Bayona, que salía por lo que en la actualidad es
Elduayen y el paseo de Alfonso. Al principio del
siglo XIX la plaza no se parecía en nada a como es
en la actualidad y, aunque en el plano de Coello,
inserto en el diccionario geográfico de Pascual
Madoz se la denomina Puerta del Sol, este nombre se
refiere al de la puerta de la muralla de la ciudad
que mira al oriente.
A mediados de este mismo siglo, este paisaje que hoy
conocemos como Puerta del Sol que entre 1936 y
primeros años 80, se llamó Capitán Carreró era una
zona inmunda, llena de barro. Había un lavadero
que recogía las aguas de la fuente de Neptuno, donde
Coincidiendo con el desarrollo de la
ciudad y el trazado de las primeras calles en la actualidad está el edificio de Simeón y dicen que
fuera de las murallas, La puerta del Sol estaba lleno de basura.
Baños en el Berbés entre 1905 - 1910
En esta foto se muestra los baños en el Berbés y las
casetas en la parte superior derecha. La temporada
oficial de baños comenzaba en Vigo el 16 de julio,
festividad de la Virgen del Carmen, tras la
ceremonia de bendición de las aguas, porque ya ha
purgado el mar. La estampa de las playas de baño
entrando los años 20, sería inconcebible para la
juventud, pues una gruesa cuerda separaba la zona
de baño de las mujeres de la de los hombres.
Las bañistas se preparaban para bañarse
dentro de las casetas provistas de ruedas
que se deslizaban desde el lugar de su
emplazamiento hasta la orilla sobre unos
tablones a modo de raíles.
Prácticamente dentro del agua se abría la
puerta de la caseta y aparecía la bañista
cubierta con un amplio albornoz, que se
quitaba para introducirse en el agua y que
entregaba a la madre o hermana que
velaba la puerta.
El tiempo del baño era controlado por reloj
por la acompañante, que ordenaba la
salida del agua y el rápido paso al interior
de la caseta. Si la marea bajaba, allí
mismo quedaba la caseta hasta que la
bañista salía totalmente vestida y si subía
la marea, el bañero se encargaba de
empujarlas para sacarlas del agua.
En los años 40 se suprimió, con pocas
protestas, la cuerda que separaba los sexos.
Inauguración del tranvía en Vigo
La inauguración oficial del tranvía en 1914 fue
definida entonces, como un paso más, pero
gigantesco, que Vigo ha dado en el camino de su
incesante progreso. En la foto de abajo se muestra
la gente en la Puerta del Sol esperando al primer
tranvía, que había partido desde Cocheras (foto de
arriba) de Traviesas a las once de la mañana.
A las once y pocos minutos más, empezaron a salir
de las amplias cocheras los coches destinados a la
inauguración oficial y en los cuales habían tomado
asiento los invitados al acto.
Iban estos coches adornados con escudos de Vigo y
España, con guirnaldas de flores y follaje y con
banderas y gallardetes con los colores de España,
Galicia, Vigo y Argentina; esta última era como
testimonio de gratitud por la gran ayuda que
supusieron los capitales procedentes de aquél país.
La comitiva, integrada por siete coches, circuló por
la carretera de Bayona, Pi y Margall, Puerta del
Sol, Príncipe, Urzaiz, Calvario y carretera de
Orense hasta Cabral, donde se reunieron los coches.
La compañía de autobuses Vitrasa relevó
a los tranvías en julio de 1.968
En la foto primeros autobuses (azules)
de Vitrasa ascendiendo por la calle
Colón.
Aún se ven los raíles de los tranvías.
El 30 de Julio de 1968 supuso el principio y fin
de los tranvías en Vigo. Ese día salieron a la calle
30 autobuses y dos microbuses que cubrieron las
cuatro primeras líneas. La inauguración oficial
del servicio tuvo lugar en la explanada del
Náutico en un acto en el que estaba también
presente una Sección de la Policía Municipal,
sección Motorizada con sus vehículos, Cuerpo de
Bomberos con su material móvil y taxistas.
En una tribuna levantada ante la entrada del
Náutico se instaló el alcalde Rafael Portanet,
acompañado del obispo de la Diócesis, López
Ortiz, Presidente de la Diputación, Gobernador,
Comandante de Marina y otras personalidades.
Tras la bendición de los autobuses por parte del
Obispo, el alcalde se dirigió a los asistentes
diciendo: “Hoy se pone punto final a lo que si
todos, no lo viésemos con nuestro ojos parecería un
sueño, tenéis magníficos autobuses que harán más
llevaderas vuestra existencia diaria”.
El Castro a principio del siglo 20
Fortaleza militar
Campo de Granada
En el diccionario Geográfico Mazón se
indica que Vigo es, en general,
montañoso, con cordilleras por todas
las partes menos por el Oeste.
Entre los puntos culminantes están: el
monte Alba, la Guía, el Cereixo, el
monte de Grova y la sierra del
Galleiro o Galiñeiro. De ellos derivan
otros menos importantes que van a
terminar en colinas suaves y playas.
Se indica que la ciudad se encuentra en la
pendiente de una colina denominada Castelo que
es un estribo de otro cerro mayor llamado “El
Castro” que llegaba prácticamente hasta la
Ronda de Don Bosco y era la zona de juegos
preferida de los muchachos.
En lo que hoy es el inicio de la calle Venezuela,
casi en la confluencia con Camelias y Marques
de Alcedo estaba el llamado “Campo de
Granada” donde el 14 y 28 de cada mes se
celebraba la feria de ganado y los sábados el
chambo o mercadillo de ocasión donde había de
todo.
Fue finalmente en 1924, tras largos años de
reiteradas gestas, cuando se publicó en la Gaceta
un real Decreto cediendo al pueblo de Vigo los
terrenos del Castro, a excepción de la antigua
fortaleza militar, que pertenecía al ramo de la
guerra.
Castrelos fue cedido a Vigo en 1.925
Pazo Quiñones de León
Auditorio y Parque de Castrelos
El doce de diciembre de 1925 en la Embajada de
España en Paris, se firmó la escritura de cesión del
Pazo y parque de Castrelos al pueblo e Vigo,
propiedad del Marqués de Alcedo. A cambio de esta
cesión Vigo obtuvo para el Marques la concesión de la
Grandeza de España. No obstante, el disfrute pleno de
la propiedad no tendría lugar hasta seis años más
tarde, el 15 de diciembre de 1931, por ser usufructuaria
la Marquesa viuda de Mos y Valladares, doña
Mariana White, a quien se le compró dicho usufructo.
Desde ese momento Vigo ha contado con un parque sin
par, poblado de antañones y corpulentos árboles, un
magnifico palacio convertido en Museo de la ciudad y
escenario de recepciones. En él se instaló la biblioteca
legada de Policarpo Sanz y con fondos del museo del
Prado y el de Arte Moderno, además de adquisiciones
efectuadas por el propio ayuntamiento, se ha convertido
en la primera pinacoteca gallega.
En el auditorio al aire libre, se celebran todos los años
festivales con primeras figuras del espectáculo.
Inauguración del monumento a Luis
Camôens
Solar donde se construyó la Plaza.
La foto muestra el aspecto de la plaza de Portugal
el día de la Inauguración del monumento a Luis
Camôens, en junio de 1935. La fiesta duró casi hasta
el amanecer porque la gente pedía incesantemente
más intervenciones de los grupos folklóricos
portugueses que estuvieron presentes en el acto. Si la
celebración paró a esas horas, fue porque las
agrupaciones estaban cansadas de cantar y bailar.
Las reseñas de la época señalan que estuvo presente
el alcalde de Oporto y el alcalde de Vigo. En los
actos participó también el Orfeón Lusi que interpretó
un amplio repertorio de canciones clásicas y
tradicionales portuguesas haciendo la delicia de los
asistentes. La comitiva oficial hizo su entrada en la
plaza a las doce de la mañana en presencia de la
banda municipal de música y agrupaciones de Boy
Scouts y de los bomberos Voluntarios de Portugal
que fueron los encargados de rendir honores. Las
autoridades ofrendaron una corona de bronce, que
aún existe a los pies del monumento a Camôens.
Las conservas
Distribuidas por las proximidades de la
costa había "35 fabricas de conserva de
pescados y unas 20 de preparación del
mismo en salazón, escabeche, prensado, en
anchoa y ahumado, lo que presentaba un
valor de 34 millones de pesetas.
Toda esta actividad pesquera daba pie a la
existencia de tres fabricas de estampado de
hoja de lata y construcción de envases, una de
goma para el cierre de latas, una de
aprovechamiento de recortes de hoja de lata,
cuatro de cordelería, dos de patentes
submarinas, ocho almacenes de efectos
navales, nueve astilleros, diez carros
varaderos para reparar buques, seis fabricas
de hielo y seis depósitos de carbón. Las
fábricas de conserva tenían maquinaria
accesoria para la construcción de envases
metálicos y disponían de talleres para
construir los de madera. Muchas factorías
disponían también de talleres mecánicos
propios. Como industria auxiliar abundaban
las fabricas de madera y talleres para hacer
esos envases y otras que fabricaban llaves
para abrir las latas. En las fábricas de
conserva de Vigo trabajaban, a mediados de
los años 20, entre siete y ocho mil obreros.
La calle Urzaiz entre 1.925 – 1.930
La inauguración en 1874 de la estación de
ferrocarril motivó la construcción de la calle
del Ramal hoy Colón, y la llamada
Avenida de la Estación, que llegaba hasta el
cruce con Lepanto.
Lo que en un principio era desde su enlace
con la calle del Príncipe y hasta los
Llorones un tramo de carretera a Orense y
Castilla, se convirtió en poco tiempo en una
de las principales arterias de la ciudad,
generando un rápido desarrollo urbanístico
en todo su entorno.
1. Calle Urzaiz hacia arriba, desde la
confluencia con Colón y Príncipe.
2. Calle Urzaiz hacia abajo, desde
donde está hoy la calle Cervantes.
Mercado de La Piedra 1930-35
Este es el Mercado de La Piedra en los años
30 - 50, según se baja desde La Colegiata.
En la segunda casa a la derecha está el
famoso restaurante y marisquería “El
Mosquito” y al fondo se pueden ver los
almacenes y grúas del puerto. Esta parte de
arriba desapareció, igual que los árboles. A
esta plaza iba yo de pequeño con mi madre.
El mercado de La Piedra ofrecía en los años 50
todo tipo de mercancías de estraperlo a los
visitantes. Bajo la apariencia de un mercado
tradicional, con frutas, tejidos y otros productos
a la venta, se escondía un mundo de objetos de
contrabando que iban desde los últimos modelos
de radios a transistores o pilas, de relojes a
prendas de nylon, incluso harina y pasta
procedentes de Argentina y café de Portugal.
La gran carencia de productos de primera
calidad que había en España en aquellos años
era terreno abonado para la venta de este tipo de
productos, de los que se abastecían los
vendedores en los barcos que atracaban en Vigo.
El mercado de la Piedra llegó a tener fama
nacional y era, en muchas ocasiones, el primer
lugar de la ciudad que visitaban los forasteros.
En la superficie que quedó libre se instaló un
cruceiro y una fuente, obra del cantero Raúl
Comesaña.
La Plaza de la Constitución
MERCADO DE LAS FLORES EN LA
PLAZA DE LA CONSTITUCIÓN A
PRINCIPIO DE SIGLO
En la aún amurallada villa, había tres plazas
que eran utilizadas para mercados. Eran la de la
Constitución, la de la Pescadería, y la de la
Piedra. Había otras de menos entidad en las que
se celebran mercados específicos, como es el caso
de la Plaza de la Leña o la de las Cebollas. Al
amparo de estos mercados fue creciendo un
La Plaza de la Constitución centraba la
incipiente comercio, animado también por el hecho
vida social de la ciudad.
de que allí estuviese también el Ayuntamiento.
La Plaza de la Constitución, a no ser el
nombre, cambió muy poco con el paso de los Durante años, la plaza de la Constitución fue la
plaza Mayor de Vigo.
años. Salvo algunas obras en los edificios
Vázquez Gil, cronista oficial de la ciudad, hizo
existentes, bastante desafortunadas, la
plaza se mantiene casi igual que cuando se un detallado estudio de los comercios existentes en
celebraban los mercados los miércoles y los esa plaza que hoy nos parecerían muy curiosos.
Así se señala que era habitual comprar polvos
sábados. La farola que presidía el centro
matarratas o sulfato para las viñas en la
de la plaza se quitó durante un tiempo
para no restar espacio al mercado. Lo que droguería de Pardo, un sombrero en la de Ray o
encargarse un traje en la sastrería Los Amigos.
sin duda nos da idea de su importancia.
El Estadio de Balaidos
La foto muestra el campo de Balaidos durante
un partido de Celta a los pocos años de su
inauguración oficial, que tuvo lugar el 30 de
diciembre de 1928.
En 1923, el real Vigo Sporting y el real Fortuna,
dos equipos principales de futbol que había en
Vigo, se fusionaron y surgió el Celta de Vigo.
De manera simultánea a este proceso, se
abría un concurso con el objeto de ofrecer un
nombre al club resultante de la fusión.
A los pocos días se recibieron propuestas con
los nombres Club Galicia, Real Atlético F.
C., Real Club Olímpico y Real Club Celta.
La presentación oficial del Celta se efectuó
el 14 de septiembre de 1923, jugando los dos
equipos, denominados A y B.
Si el encuentro entre los dos equipos A y B
del Celta fueron los que en plan amigable
abrieron las puertas de Coya al Celta, el
Boavista de Lisboa era el que iniciaba las
lides internacionales del equipo vigués.
El partido se celebró el 23 de septiembre de
1923 y la victoria correspondió a los locales
que derrotaron a los portugueses por 8 a 2.
Tras este partido, el Celta recibió a los
campeones de Polonia, el Cracovia F.C.A.,
con una victoria de los locales por tres a
cero.
La Puerta del Sol hacia 1.920
En esta foto, se muestra una vista de la plaza
Puerta del Sol desde la zona más próxima a
Carral.
La Puerta del Sol era una de las puertas que
tenía la muralla de la ciudad, llamada así
porque daba al este; es decir, al Sol. Esta
puerta era conocida como “de los carneros o de
los cerdos” porque a la salida de ella se
celebraba una parte del mercado semanal
destinado a la venta de carneros y cerdos.
A mediados del siglo XIX lo que hoy se conoce
como Puerta del Sol era, “una porquería llena de
barro, tenía un lavadero que recogía aguas de
una fuente y estaba llena de basura. El rápido
crecimiento de la población en la década de 1870
obligó al ayuntamiento a urbanizarla,
construyendo un mercado cubierto en un espacio
sobrante de la plaza y que en la actualidad
ocupa el edificio Simeón.
En octubre de 1936 la corporación municipal
decidió cambiar el nombre de la Puerta del Sol y
denominarla del Capitán Carreró, fallecido en el
frente de Asturias un mes antes. La verdad es
que el nombre nunca llegó a cuajar demasiado
entre los vigueses. Antonio Carreró había nacido
en Vigo, fue comandante militar de Vigo en
ausencia del titular y con un grupo de soldados
proclamó la ley marcial y la iniciación del
Alzamiento el 20 de julio de 1936.
La zona del Náutico en 1.920
Del edificio original del muelle de la Laxe, señalar
que la entrada principal tenía un contravientos que
conducía a la sala de Pasajeros de algo menos de
140 metros cuadrados, que tenia a ambos lados
Zona de servicio.
La mitad posterior del pabellón con frente al mar y
cuya fachada se encontraba cubierta con una
antigua marquesina de embarque, estaba destinada
a Sanidad y a registro de equipajes con un
mostrador de 68 metros de longitud.
Vista de la zona de las Avenidas, con El edificio fue proyectado con placas y pilares de
hormigón armado y cierre de ladrillo. En vez de
el antiguo edificio de viajeros y el
cubierta inclinada, tenía una azotea, en previsión de
tinglado para equipajes, hoy día
una posible ampliación de otro piso.
desaparecidos.
El proyecto tiene fecha de 25 de julio de 1905 y se
El edificio de Viajeros fue abierto al
daba un plazo de ejecución de un año para el
público en 1909 y permaneció en servicio edificio y seis meses para la prolongación del
hasta 1944, fecha que entró en servicio la muelle. Fueron adjudicadas en pública subasta a J.
nueva estación marítima.
Manuel Lago por la cantidad de 231.000 pesetas y
se iniciaron en diciembre de 1907
La Ría desde el Castro
Castillo de S. Sebastián
En esta foto se observa la vista de la ría desde lo
que es actualmente el Monumento a los Galeones
de Rande. Este mirador es uno de los primeros que
se inauguraron en el monte del Castro y quedó
inmortalizado por George Barrow, en su libro “La
Biblia en España", una obra en la que describía su
recorrido por España en la segunda mitad del siglo
pasado, vendiendo biblias protestantes.
En su visita a Vigo subió al mirador del
Castro, que entonces se encontraba en
similares condiciones que las que ofrece la
foto, y escribió en el citado libro, que
jamás había visto una bahía tan bella y
de tal amplitud, longitud y hondura que
los buques de todas las escuadras del
mundo podían maniobrar en ella sin
molestarse unos a otros.
En la foto se aprecia, en la base del
mirador, el Castillo de San Sebastián,
cuyo solar ocupa en la actualidad el
Ayuntamiento.
El Castillo de San Sebastián, se llamaba
así por estar cerca de la capilla dedicada
a este Santo. Al ser derribada la batería
de A Laxe, los cañones que se empleaban
para las salvas como saludo a los navíos
de guerra que entraban en la ría .fueron
trasladados al Castro y años más tarde
a la Guía.
La Plaza de Urzaiz en 1.920
En esta plaza confluyen las calles
del Príncipe, Colón y Manuel
Núñez. Uno de los elementos más
característicos de este entorno fue
durante muchos años una farola de
fundición de Fernández Lema
realizada en el año 1932, que
constituía una especie de hito urbano
en su centro.
La plaza de Urzaiz a lo largo de los tiempos
recibió otros nombres como plaza de la
República y de José Antonio.
En ella destaca la unidad en la línea de
cornisa que sigue casi a la perfección la
pendiente de la calle Colón y un adoquinado
perfecto que es el complemento ideal a las
fachadas de piedra lejos de la agresión que
en la actualidad supone la capa de asfalto
que se ha tendido. Estamos ante una autentica
sinfonía en piedra en la que el pavimento
adquiere casi tanta importancia como la
fachada de piedra.
Como la primera calle que se trazó fue la del
Príncipe, el problema que se planteó fue el
enlace con la calle Ramal (hoy Colón),
adoptándose la solución de la edificación en
chaflán en la esquina Colón- Príncipe.
Este conjunto está formado en realidad por
dos edificaciones similares, construyéndose en
los años 1884-85.
Recibimiento al rey Alfonso XIII
El Primer día de estancia en Vigo, visitaron también
el pazo de Castrelos y el Casino, Sociedad que
residía en el antiguo Teatro García Barbón y les
entregó una lujosa carpeta de piel de Rusia con los
escudos de Vigo y España en oro y plata, conteniendo
un pergamino recordatorio de la visita real. A las dos
de la tarde, los reyes llegaron al Mercantil “en
medio de las ovaciones de la muchedumbre". Una
banda de música, interpretó la Marcha Real. El
presidente de la Entidad expresó a los monarcas el
agradecimiento de la sociedad por haber asistido al
En esta foto se muestra el recibimiento que citado acto. Finalmente los reyes se asomaron a los
hizo Vigo a los reyes Alfonso XIII y
balcones del edificio siendo de nuevo ovacionados por
Victoria Eugenia el 27 de septiembre de
los ciudadanos congregados en la calle, con
1927. Los reyes estuvieron en Vigo hasta el representaciones de las principales sociedades de la
día siguiente, en que partieron en
comarca, con sus respectivas banderas.
ferrocarril.
En la inauguración oficial había muchos sitios vacíos
Durante su visita, los reyes inauguraron el ya que los encargados de los protocolos, se olvidaron
edificio del Mercantil, en la calle del
de cursar la mitad de las invitaciones. El monarca
Príncipe y el monumento a José García
pidió a los asistentes que se acercaran más “porque
Barbón
no era cuestión de jugar a las cuatro esquinas“.
La calle del Príncipe
La calle del Príncipe fue desde su urbanización como
parte de la carretera de Villacastín, el centro de la
vida social de la ciudad. Prácticamente todos los
acontecimientos en el devenir de la ciudad, desde los
más solemnes a los festivos tenían como eje esa calle
en cierto modo insólita de la ciudad por sus
peculiaridades, ya que en ella se localizaban los
mejores establecimientos.
Aunque se construyó en 1840 la urbanización se
produjo 20 años más tarde.
Al constituirse como único acceso hacia los pueblos
del interior y poco después vial de comunicación con
la nueva estación de ferrocarril, polarizó el
crecimiento de la ciudad, en su entorno hacia el este.
A estas circunstancias hay que añadir que se trata de
una calle de superficie casi llana, en una ciudad de
abundantes cuestas. Se trata, de todos modos, de una
calle consolidada desde hace mucho tiempo y en la
La calle del Príncipe a finales del siglo que no se han producido grandes reformas.
XIX. Desde su urbanización en 1860, fue En 1879 le pusieron faroles de luz de gas, en 1897 se
adoquinó y en 1913 le dieron la capa de asfalto.
centro ciudadano.
La calle del Príncipe en los años 20
Esta es la calle del Príncipe en los años
20 vista desde el balcón del antiguo
Palacio de Justicia hoy el museo
Marco.
En ella se aprecia el gran número de
comercios que había ya en esa época por
la cantidad de toldos.
Los tranvías dejaron de circular por
esta calle a partir de los años 40, ya
que molestaban mucho en esta calle tan
comercial.
Yo, que recuerdo ir en los tranvías
(estuvieron hasta 1968), no recuerdo
verlos en esta calle y eso que vivía cerca.
La calle del Príncipe en los años 30
Uno de los edificios destacados de la calle del Príncipe de
los que le imprimen carácter es el del Mercantil, de Gómez
Román. El Mercantil fue inaugurado solemnemente en el
año 1927 por los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia, con
motivo de su visita a Vigo los días 27 y 28 de septiembre.
El cruce de Colón hacia 1.920
Esta vía espaciosa enlazaba con la
carretera a Orense que partía de la Puerta
del Sol y atravesando Príncipe llegaba a
Urzaiz.
La calle se cruzaba perpendicularmente
por el camino de Circunvalación, (hoy
Policarpo Sanz y García Barbón) que
enlazaba la Calzada de Teis con la Puerta
del Sol, formando el “Cruce de Colón”.
El edificio más importante era el edificio
Rovira, demolido en los años 60.
La foto nos muestra el cruce de Colón hacia 1920.
Los dos edificios que se ven, hoy día no existen, en su
lugar están las sedes centrales del Banco de Bilbao
y del Santander.
Hasta el año 1892 la calle se llamaba El Ramal,
pero con motivo del IV centenario del descubrimiento
de América se le cambió el nombre por Calle Colón.
Su urbanización fue uno de los logros para el
engrandecimiento de Vigo, ya que se necesitaba una
vía espaciosa que uniese la estación con el puerto.
La Plaza de América en los 40
Esta foto muestra la plaza de las Traviesas
en los años 40 con el edificio Pernas recién
construido y casi como el único elemento
arquitectónico de la zona.
En el otro extremo, un tranvía asoma como
elemento evocador, estaban las cocheras que
tenían la entrada por la avenida de la
Florida que formaba parte de la carretera de
Pontevedra a Camposancos, aunque para la
gente era el inicio de la carretera de Bayona.
De la plaza partía otra carretera, de Vigo a
Vincios, en lo que hoy es la Avda. de
Castrelos.
El ayuntamiento habría convenido con el Ramo
de Guerra la permuta del Castro por los
terrenos de la finca del Carmen. Esta finca
ocupaba una enorme extensión. Allí se
celebraban concursos de ganado antes de la
guerra del 36 y con posterioridad hubo unos
campos de futbol donde llegó a jugar el
Traviesas. Había también un lavadero cubierto
con cuatro bancadas en el que cabían 20
personas.
Instituto “Santa Irene”
Este instituto fue hecho a la
memoria de la mujer de Policarpo
Sanz, que donó toda su herencia a
Vigo y pidió que se tenía que hacer
un colegio público para la gente de
Vigo.
Aquí me examinaba en los años 60
cuando estaba haciendo el
bachillerato.
¡Cuantos recuerdos me trae esta
foto!
En las cláusulas del testamento de
Policarpo Sanz se fijaba que a los
seis meses se construyese el centro
de enseñanza media para 200 o
300 niños o más que debería ser
gratuito. Este centro seria el futuro
Instituto Santa Irene.
El edificio Rovira
Uno de los edificios más queridos por los vigueses fue el edificio Rovira que estaba en el cruce de
Colón haciendo esquina con García Barbón. Este edificio, desgraciadamente hoy no existe por
culpa de un alcalde que en 1963 concedió el permiso al Banco de Bilbao (hoy BBVA) para
construir su sede central de la ciudad. Solo hay que comparar los dos edificios para ver la
aberración cometida, que además rompió la estética de todo el conjunto, compuesta de edificios
con sillería labrada. Tal como señala el arquitecto Jaime Garrido en su libro “Vigo la ciudad que
se perdió”, el edificio de Lucas de la Riva, de 1904, llamado también de Rovira por la farmacia
que estaba instalada en uno de sus bajos, fue el más querido y llorado de los edificios que se
demolieron en Vigo. Este majestuoso edificio construido por canteros-escultores podía ser
considerado como un monumento a la cantería de granito.
La procesión del Cristo de la Victoria
Muchas son las historias que plantean el origen de
la figura del Cristo y ninguna de ellas se ha podido
demostrar. Por tradición oral, el Cristo también es
conocido como “Cristo de la Sal”, sin embargo, no
existe ningún papel que lo certifique.
Cuenta la leyenda que una embarcación que
transportaba un cargamento de sal recogió la
imagen de altamar y amenazados por el fuerte
oleaje, los marineros optaron por atracar en el
primer puerto para dejar allí la talla y prometieron
asistir descalzos a una misa. Sin embargo, pudieron
llegar a Vigo sin problemas y cuando esta
tempestad amainó, volvieron a la mar olvidando
cumplir su promesa. Las olas se elevaron de nuevo
en contra de la embarcación por lo que no tuvieron
más remedio que regresar a puerto. La operación se
volvió a repetir y viendo que la navegación se hacía
inviable, cayeron en la cuenta de que habían
olvidado cumplir su promesa, de modo que llevaron
la imagen a la Colegiata de la ciudad, tal vez por
su proximidad al Puerto, y escucharon allí la misa.
Para acabar una foto curiosa
Encontré esta foto en internet sobre Vigo antiguo y me
llamó la atención ver tanta gente junta a la altura del
edificio Simeón y ocupando las escaleras que dan al
Ayuntamiento, yo pensé que era un mitin o algo
importante; así que como no lo sabía, fui al…
museo donde tienen las
fotos del archivo Pacheco,
el archivo de fotos antiguas
más importante de Vigo y
allí la volví a ver. Pregunté
por ella y me dijeron, que
en la Puerta del Sol hubo
un hotel y había un
malabarista, que con un
alambre, pasaba del hotel
a otro edificio andando por
encima, por eso la gente
está viendo para arriba y
riéndose. ¿Verdad que es
curiosa?
Espero que te haya gustado y sobre
todo te haya ayudado a conocer
mejor la historia de Vigo.
Un saludo
José
Verano de 2.009
Vigo en 1856, reproducción aérea.
El Berbés era un barrio de pescadores, extramuros de la cuidad, con casas con los
característicos soportales donde vivían la mayoría de los pescadores de Vigo.
Representación
del Vigo
amurallado
Porta da Gamboa
Porta do Sol
En 1.778 la villa estaba completamente cerrada con una muralla, construida con
motivo de la Guerra de Restauración portuguesa ante el temor de una invasión.
Cerca del mar estaba el bastión de A Laxe. En el lado opuesto, el castillo de San
Sebastián. A lo largo de la muralla se abrían siete puertas: Falperra, Berbés, el
Mar, Laxe, Gamboa, Sol y la del Placer.
Descargar

Vigo: fotos con historia