Hacia el Domingo 5º de Pascua
HACIA EL DOMINGO 4º DE PASCUA
Para Orar Cada Día
el Evangelio del Domingo Próximo
Del Lunes 12 al Domingo 18 de mayo de 2014
Hacia el Domingo 5º de Pascua
Orar en el Corazón del Mundo: Por los medios de comunicación
 Una manera de contemplar para amar: 4/7
Orar en la Casa: Buscar caminos…
Centro de Espiritualidad Apostólica San Pablo
[email protected]
Traducción y Adaptación de Vers le Dimanche
editado por Christ Source de Vie, Toulouse
1
Evangelio de Jesucristo según san Juan
Capítulo 14, versículos 1 al 12
“Cuando Jesús pasaba de este mundo a su Padre, dijo a sus
discípulos: «No se inquieten. Crean en Dios y crean también en mí.
En la Casa de mi Padre hay muchas habitaciones; si no fuera así, se
lo habría dicho a ustedes. Yo voy a prepararles un lugar. Y cuando
haya ido y les haya preparado un lugar, volveré otra vez para
llevarlos conmigo, a fin de que donde yo esté, estén también
ustedes. Ya conocen el camino del lugar adonde voy». Tomás le dijo:
«Señor, no sabemos adónde vas. ¿Cómo vamos a conocer el
camino?». Jesús le respondió: «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida.
Nadie va al Padre, sino por mí. Si ustedes me conocen, conocerán
también a mi Padre.
2
Ya desde ahora lo conocen y lo han visto». Felipe le dijo: «Señor,
muéstranos al Padre y eso nos basta». Jesús le respondió: «Felipe,
hace tanto tiempo que estoy con ustedes, ¿y todavía no me
conocen? El que me ha visto, ha visto al Padre. ¿Cómo dices:
«Muéstranos al Padre»? ¿No crees que yo estoy en el Padre y que
el Padre está en mí? Las palabras que digo no son mías: el Padre
que habita en mí es el que hace las obras. Créanme: yo estoy en el
Padre y el Padre está en mí. Créanlo, al menos, por las obras. Les
aseguro que el que cree en mí hará también las obras que yo
hago, y aún mayores, porque yo me voy al Padre”.
3
LUN 12
MAR 13
En este tiempo pascual, recordamos la hora para la que
vino Jesús, este pasaje que le hace atravesar la muerte y
reunirse con el Padre. Al hablar de su partida, Jesús no
parece preocupado. Siente que aumenta la inquietud de
sus amigos y los invita a la paz: “No se inquieten”. Quizá
nosotros mismos tenemos motivos de inquietud. Los
confío al Señor y escucho estas palabras,
pronunciándolas en voz alta. Esto es ya un signo de
resurrección.
Estar con Jesús
Qué alegría oír a un amigo decir: “Te preparo un lugar,
estaremos juntos” para alguna ocasión. Son las palabras
mismas de Jesús a sus discípulos, para tranquilizarlos
cuando va a dejarlos. Dejo que resuenen estas palabras
en mi corazón y la perspectiva de saber que él quiere
llevarme consigo. Puedo hablarle de mi alegría o, por el
contrario, de mi angustia ante mi propia muerte o ante
la ruptura con mis seres queridos. La resurrección nunca
es evidente.
4
MIÉ 14
Apóstoles
5
JUE 15
Veamos a los apóstoles Tomás y Felipe en esta escena.
Parecen muy lejanos de lo que dice su Maestro. Jesús
trata de introducirlos en la relación de intimidad con el
Padre, pero será necesario que reciban al Espíritu Santo
para comprenderlo. En esta fiesta de san Matías, que se
unió al grupo de los once luego de la Resurrección, pido la
gracia de convertirme en apóstol, a través de la oración y
de mis acciones, con la ayuda del Espíritu.
6
Camino, Verdad, Vida
Nos gustaría tener recetas para saber lo que debemos
hacer o no hacer como cristianos. Pero el camino que se
traza para nosotros no es un programa: es una persona
que hay que seguir en toda libertad. Jesús, enséñame a
poner mis pasos en los tuyos, sin saber hasta dónde me
conducirá tu camino, a aventurarme al fuego de tu palabra
de Verdad y a vivir tu Vida de Resucitado.
7
VIE 16
SÁB 17
Conocer al Padre
En toda la vida de Jesús, sus palabras y sus obras
muestran al Padre. Es uno solo con él y arde por dárnoslo a
conocer, como un enamorado a su amada. Después de
haber leído su conversación con Felipe, pongo atención en
lo que dice Jesús de su Padre. Puedo también plantearle
alguna pregunta que exprese mi deseo de entrar en un
mejor conocimiento de aquel que es mi Padre. Al plantear
mis preguntas, quizá rezaré de otra manera el “Padre
Nuestro”.
Creer
Cuántas veces se utiliza el verbo “creer” en este pasaje
del evangelio. Es como si la fe, y por lo tanto la confianza,
fueran el secreto de nuestra relación con Jesús y con el
Padre. Una fe que hay que pedir en todo momento para
creer que con Jesús puedo hacer grandes obras pues él es
quien obra en mí. Señor, aumenta en mí la fe.
9
8
DOM 18
Para hacer las obras del Padre
Jesús nos lo dice en el evangelio de este domingo, podemos hacer
las mismas obras que él, e incluso obras más grandes de las que él
mismo realizó. Además, decía: “Si ustedes tuvieran fe del tamaño de
un grano de mostaza, y dijeran a esa morera que está ahí: "Arráncate
de raíz y plántate en el mar", ella les obedecería” (Lc 17,6). ¿Pero en
verdad lo creemos? Y sin embargo, nada es imposible para quien
quiere actuar en el mundo por la justicia del Reino. Basta con ver a
nuestro alrededor cómo hombres y mujeres de convicción han
podido mover montañas, como Mandela, Aung San Suu Kyi, la Madre
Teresa y muchos otros. La fe es ese regalo que el Resucitado nos
quiere dar para que hagamos las obras del Padre.
10
Orar en el Corazón del Mundo
con el Papa Francisco
Oremos:
para que los medios de
comunicación sean instrumentos al servicio
de la verdad y de la paz.
11
Una manera de
contemplar para
llegar al amor (4/7)
ORAR EN LA CASA
Se trata de que yo recuerde los bienes y los dones
recibidos, valorando con mucha emoción lo que Dios ha
hecho por mí, todo lo que me ha dado de lo que tiene, y
finalmente que el Señor mismo desea darse a mí, tanto
como puede.
Esta semana, podríamos buscar una bella imagen o una
foto de un camino. Pero no la primera que encontremos.
Imaginemos primero por qué camino nos gustaría andar y
en qué camino estamos ya en marcha: camino de la costa,
de bosque, a través del campo… Camino de ciudad o de
desierto, camino de montaña, o camino de peregrinaje.
12
13
ORAR EN LA CASA
Hay tantos caminos. El nuestro se nos parece. Después de
este pequeño ejercicio que nos dirá dónde nos
encontramos hoy día, pongamos esta ilustración en un
buen lugar pues con ella podremos orar esta semana.
Podemos también decirnos unos a otros lo que nos llevó a
elegir ese camino, y cómo avanzamos por él y con quién.
14
“Ya conocen el camino del lugar
adonde voy”
San Juan 14, 4
15
Sí, con certeza sabemos el camino para ir hacia el Padre.
Lo conocemos, lo reafirmamos en Pascua y, sin embargo,
con tanta frecuencia somos como Tomás o Felipe,
pidiendo siempre: “muéstranos, explícanos”. Como si lo
que nos anunciara Jesús fuera tan enorme que no
pudiéramos conformarnos… Por otra parte Él no se cansa
de tenernos confianza – “Ya conocen el camino” – y de
guiarnos –“Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”. No solo
nos muestra el camino, sino que nos invita a la verdad y
nos promete la vida.
Entonces, ¿es tan sencillo como eso? ¿Tan solo tenemos
que seguirlo, ponernos nuestros pasos tras sus pasos y
dejarnos guiar? Así es. Quizá nos sorprenda, pero Jesús
nos tranquiliza: “No se inquieten”. Y bien, esta es la buena
Noticia de este domingo, y ¡qué buena noticia!
Avanzando pues por su camino, poco importa cómo
vayamos. Sencillamente tenemos que avanzar y dejarnos
guiar.
¡Buen camino pascual a todos nosotros!
16
17
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
18
________________________________
________________________________
________________________________
________________________________
19
Descargar

Diapositiva 1