Hacia el Domingo 6º de Pascua
HACIA EL DOMINGO 6º DE PASCUA
Para Orar Cada Día
el Evangelio del Domingo Próximo
Del Lunes 19 al Domingo 26 de mayo de 2014
Hacia el Domingo 6º de Pascua
Orar en el Corazón del Mundo: Por la intercesión de María
 Una manera de contemplar para amar: 5/7
Orar en la Casa: No olvidar a quien se siente huérfano.
Centro de Espiritualidad Apostólica San Pablo
[email protected]
Traducción y Adaptación de Vers le Dimanche
editado por Christ Source de Vie, Toulouse
1
Evangelio de Jesucristo según san Juan
Capítulo 14, versículos 15 al 21
“Al momento en que Jesús pasaba de este mundo a su
Padre, dijo a sus discípulos: “Si ustedes me aman,
cumplirán mis mandamientos. Y yo rogaré al Padre, y él
les dará otro Paráclito para que esté siempre con ustedes:
el Espíritu de la Verdad, a quien el mundo no puede recibir,
porque no lo ve ni lo conoce. Ustedes, en cambio, lo
conocen, porque él permanece con ustedes y estará en
ustedes.
2
No los dejaré huérfanos, volveré a ustedes. Dentro de
poco el mundo ya no me verá, pero ustedes sí me verán,
porque yo vivo y también ustedes vivirán. Aquel día
comprenderán que yo estoy en mi Padre, y que ustedes
están en mí y yo en ustedes. El que recibe mis
mandamientos y los cumple, ese es el que me ama; y el
que me ama será amado por mi Padre, y yo lo amaré y
me manifestaré a él”.
3
LUN 19
MAR 20
La hora es grave
En este Evangelio, Jesús habla a sus discípulos por última
vez antes de la Pasión… Toma tiempo para entregarnos su
testamento, no para que vivamos sin él, sino para que
aprendamos a vivir con él de otra manera. Para sentir el
peso de las palabras de esta semana, tomo tiempo para
imaginarme el ambiente en el que Jesús habla a sus
amigos pues los introduce ya en el misterio de su
resurrección.
Él ruega por nosotros
Las primeras palabras que dice Jesús nos dejan la
iniciativa: “Si ustedes me aman…”: no quiere forzarnos.
Pero esta libertad que nos ofrece no es el signo de un
abandono. Inmediatamente después, nos asegura: “Yo
rogaré al Padre” y no hay condición: lo amemos o no,
Jesús rogará. El día de hoy, Jesús ruega al Padre que
envíe a su Espíritu para mí y para cada uno de nosotros.
Seguro de esta oración, puedo regresar a la primera
frase de Jesús “si ustedes me aman…” y estar atento a lo
que suscita en mí.
4
MIÉ 21
Un Defensor
5
JUE 22
Jesús nos anuncia un “Defensor”, un abogado,
sugiriéndonos que, sumergidos en el mundo, estamos
llamados a afrontar a un adversario. Pero no precisa si
este viene del exterior o del interior de nosotros mismos.
En este extraño proceso, con la finalidad de caminar hacia
la verdad, no podemos contar solamente con nuestras
propias fuerzas: necesitamos del Espíritu. Entonces, me
vuelvo hacia este Defensor diciéndole: “Ven, Espíritu de
Dios, defiéndeme contra el adversario”.
6
Los ojos de la fe
El Espíritu no se concede solo a algunos porque lo
merezcan, sino que se propone a todos. Pero algunos, nos
dice Jesús, no pueden recibirlo porque no lo ven. Es una
gran responsabilidad para nosotros: ¿cómo abrir
suficientemente los ojos de la fe para recibir al Espíritu?
¿Cómo deshacernos de las anteojeras que nos impiden
ver? El día de hoy, puedo entrenarme en ver al Espíritu
que trabaja al centro del mundo. Reconociendo
primeramente que trabaja en el otro, incluso en aquel a
quien no comprendo, me volveré más capaz de recibirlo.
7
VIE 23
SÁB 24
¡Resucitado, presente!
Jesús nos anuncia que regresa a nosotros, que lo veremos
vivo. Y esta vida es contagiosa pues nos hace esta
promesa: “ustedes vivirán también”. Para que vivamos, es
necesario que conservemos la experiencia del Resucitado:
él se revela a través de las Escrituras, a través de los
movimientos de nuestros corazones, a través de los
sacramentos, a través de los demás… Con el poeta jesuita
Didier Rimaud, pidamos al Señor que lo acechemos por
todos los frentes: “Dirige mis sentidos hacia el interior.
Fuerza mis pasos a la aventura”. Entonces, viviré.
Abierto a la Trinidad
Jesús ruega al Padre que envíe al Espíritu. Él regresa hacia
nosotros. Él está en su Padre y en nosotros… ¡Cuántas relaciones
cruzadas! Y en las últimas frases de este evangelio, todas estas
relaciones se rencuentran bajo la palabra “amor”. Jesús está
comprendido en el juego de relaciones que nosotros llamamos con
una palabra y que, sin embargo, puede parecer muy abstracta: la
Trinidad. El misterio trinitario no es una manera complicada de
hablar de Dios: es su invitación a entrar en la danza para ser yo en
él y él en mí. El día de hoy, puedo retomar lentamente la invitación
cristiana por excelencia “en el nombre del Padre, del Hijo y del
Espíritu Santo” y entrar en los lazos que unen a las personas de la
Trinidad entre sí y conmigo. El amor abre. Es la huella de la
resurrección en mi vida.
9
8
DOM 25
Amar – Mandamientos - Amar
El evangelio comienza y se termina con palabras que no
parecería fueran juntas: mandamientos y amar. “Si ustedes
me aman, cumplirán mis mandamientos”. Sabemos que no
podemos contentarnos con decir: “te amo”, pero también
sabemos qué difícil es permanecer fieles. La última frase
insiste: “El que recibe mis mandamientos y los cumple, ese
es el que me ama”. Pero permanece la pregunta: ¿cómo
hacerlo? No nos preocupemos si no somos grandes
místicos. Una fidelidad tranquila, un sencillo deseo de
servir a nuestros hermanos y de seguir a Cristo, ¿acaso no
es recibir sus mandamientos y entrar en su amor? Es ya un
camino que lleva de manera segura a la resurrección.
.
10
Orar en el Corazón del Mundo
con el Papa Francisco
Oremos: para que María, Estrella de la
evangelización, guíe la misión de la Iglesia en
el anuncio de Cristo al mundo entero.
11
Una manera de
contemplar para
llegar al amor (5/7)
ORAR EN LA CASA
En respuesta al amor de Dios, puedo hacer mi ofrenda
diciendo: “Toma, Señor, y recibe toda mi libertad, mi
memoria, mi inteligencia y toda mi voluntad, todo lo que
tengo y todo lo que poseo. Tú me lo has dado, Señor, te lo
devuelvo. Todo es tuyo, dispón de ello según tu entera
voluntad. Concédeme amarte; concédeme esta gracia, con
eso me basta”.
Jesús no nos deja huérfanos, sino que regresa a nosotros.
Es fácil de decir, pero más delicado de creer para las
personas que experimentan el sentimiento de ser
abandonados por el Señor.
Si conocemos algunas, no dudemos en pedir al Señor por
ellas, ir a visitarlas o hablarles por teléfono. Si al leer el
periódico o escuchar la radio oímos hablar de hombres y
mujeres que de alguna manera se sienten huérfanos,
12
13
ORAR EN LA CASA
hagamos lo mismo incluyéndolos en nuestra intercesión,
por ejemplo, en la noche antes de ir a dormir. Y si en
nuestra familia, entre nuestros vecinos, o incluso entre
nuestros amigos, somos testigos de un sentimiento de
abandono o de una situación de aislamiento, hagamos lo
mismo. Los nombres de estas personas pueden
enriquecer nuestro rincón de oración pues Dios no quiere
dejar a nadie huérfano de amor.
14
“Volveré a ustedes”
San Juan 14, 18
15
Hace apenas un mes festejamos el domingo de Pascua, el
primero de una serie que da ritmo al tiempo pascual. En
su sabiduría, la liturgia de la Iglesia sabe tomar su tiempo.
Conoce nuestra poca memoria y atención y, en efecto,
necesitamos varios domingos para darnos cuenta
concretamente de cómo el Resucitado viene a
conmocionar nuestras vidas. Sin este tiempo de
asimilación personal, corremos el riesgo de que la
resurrección sea para nosotros una idea hermosa y
generosa, pero nunca una persona viviente. Ahora bien,
nos dice Jesús en el evangelio que se eligió para este
sexto domingo de Pascua: “Volveré a ustedes”.
Sorprendente, ¿no? Como si la resurrección de Jesús nos
invitara no a recordar un acontecimiento pasado sino a
imaginar el futuro de nueva manera. No a un futuro
marcado por el horizonte de la muerte – que, sin
embargo, nos espera a todos- sino un futuro que se abre
hacia algo, o más exactamente hacia alguien, vivo y con
una vida que ya ha atravesado la muerte. Démonos cinco
minutos y abramos los ojos. Miremos lo que va a venir en
nuestras vidas y que, a priori, será una prueba. Si el
Resucitado viene a nosotros, ¿esto en verdad no
cambiará nada?
16
17
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
18
________________________________
________________________________
________________________________
________________________________
19
Descargar

Diapositiva 1