LA VIDA
CONTEMPLATIVA
Y LA MISION
CONTINENTAL
Marta y María han de andar juntas para hospedar
al Señor y tenerle siempre consigo (VI M 4, 12)
A. LA GRAN MISIÓN CONTINENTAL
Un testimonio en Aparecida
El problema de desmotivación de los/as católicos
Aparecida: una llamada a remotivar la fe de los/as
católicos/as del continente
Como las Conferencias Latinoamericanas y la
invitación a una Nueva Evangelización
LO QUE ES LA GRAN MISIÓN CONTINENTAL
Un tiempo de gracia para tomar conciencia de nuestra
vocación cristiana
Los destinatarios somos los ya bautizados
Para revitalizar nuestro modo de ser católico y nuestras
opciones personales por el Señor
Para generar actitudes misioneras
LOS DESTINATARIOS
a. Los agentes de pastoral comenzando por los
obispos
b. Grupos prioritarios: ministerios y servidores
c. Los sectores sociales: trabajadores, afros,
indígenas,, jóvenes, profesionales…
d. La “misión territorial”: pequeñas
comunidades, parroquias, barrios…
EL MÉTODO DE LA GRAN MISIÓN
CONTINENTAL
La Iglesia debe cumplir su misión siguiendo los
pasos de Jesús y adoptando sus actitudes (cf. Mt
9, 35-36)
Pobreza
Pequeñez
Indefensión
LOS PROPÓSITOS DE LA GRAN MISIÓN
a. Crecer en el seguimiento y discipulado de Cristo
b. Descubrir la persona de Cristo
c. Fortalecer las raíces evangélicas y la conciencia
misionera
d. Organizar la Iglesia en red de pequeñas
comunidades
e. Pasar de una iglesia sacramentalista a una iglesia
formadora en la fe
f. Responder a la sed de Dios de muchos hombres y
mujeres
LA ESENCIA DE LA CONDICIÓN
MISIONERA
La espiritualidad es la vida según el ESPÍRITU
Existe una espiritualidad misionera
Viene de mittere o missum
Misionero/a es aquel que tiene una “tarea o
encomienda”
•La misión nace de las entrañas de Dios
•El Hijo y el Espíritu son misioneros del Padre
•Tareas que son encomiendas: la creación, la salvación
y la santificación
•La vida es misión
CONCIENCIA MISIONERA DE JESÚS
- Jesús crece en conciencia de
enviado del Padre (Lc 2, 40)
- Sabe que su palabra no es la
suya sino la del Padre (Jn 4, 24)
Dos himnos:
Jn 1, 1-18
Fp 2, 5-11
INJERTADOS EN CRISTO
Por el bautismo somos parte de
Cristo
La perfección cristiana está en
“hacer la voluntad del Padre”
Esa voluntad se expresa en el
amor verdadero
Tiene su expresión en el Reino o
Reinado de Dios
CUANDO LA MISIÓN NO ESTÁ EN EL
CENTRO DE LA VIDA CRISTIANA
La espiritualidad se pervierte
La Iglesia vive a la defensiva
Se vive de las modas del momento
Se pierde la perspectiva del Reino
La formación se vuelve narcisista
La reflexión teológica es ajena a la vida
CUANDO LA MISIÓN ESTA AL CENTRO DE LA
VIDA CRISTIANA
- La
espiritualidad se convierte en el alma del
compromiso
- La Iglesia está atenta a los signos de los tiempos y
los gemidos del Espíritu
- La jerarquía es dinamizadora de vida y compromiso
- La formación promueve personas que viven al
estilo de Jesús
- La teología es para la vida
TRES CLAVES
Abiertos a las nuevas necesidades de la
humanidad
Los pobres como criterio que ilumina
Jesús en el centro de la misión
CÓMO VIVIR EL
COMPROMISO DE
NUESTRA
CONDICIÓN
MISIONERA EN LA
VIDA
CONTEMPLATIVA
Tener la experiencia de Jesús
El cristiano del siglo XXI o
es místico o no es
cristiano
Desde una vida
contemplativa en lo
cotidiano
Vivir la misión
La misión y la propia
humanización van unidas
LA VIDA CONTEMPLATIVA EN MISIÓN
La Vida contemplativa une
mística y profecía,
contemplación y misión
como todo carisma cristiano
LA VIDA CONTEMPLATIVA EN MISIÓN
Lo único que le ruego que pida
para mi alma es la gracia de
amar a Jesús y de hacerle amar
todo lo que pueda. (Carta del 27
de Enero de 1897)
MIRADA CONTEMPLATIVA
Con los ojos iluminados por la luz de Jesucristo
resucitado, podemos y queremos contemplar al
mundo, a la historia, a nuestros pueblos de América
Latina y de El Caribe, y a cada una de sus personas.
(DA 18)
CONTEMPLAR A DIOS CON LOS OJOS DE
LA FE
Este método implica contemplar a Dios con los ojos
de la fe a través de su Palabra revelada y el contacto
vivificante de los Sacramentos, a fin de que, en la
vida cotidiana, veamos la realidad que nos circunda
a la luz de su providencia, la juzguemos según
Jesucristo, Camino, Verdad y Vida
(DA 19)
CONTEMPLAR PARA SER DISCÍPULOS/AS
Por ello, los cristianos necesitamos recomenzar
desde Cristo, desde la contemplación de quien nos
ha revelado en su misterio la plenitud del
cumplimiento de la vocación humana y de su
sentido. Necesitamos hacernos discípulos dóciles,
para aprender de Él, en su seguimiento, la dignidad
y plenitud de la vida.
(DA 41)
CONTEMPLAR A DIOS EN LOS
PEQUEÑITOS
Esto nos debería llevar a contemplar los rostros de
quienes sufren. Entre ellos, están las comunidades
indígenas y afroamericanas, muchas mujeres,
jóvenes, muchos pobres, desempleados, migrantes,
desplazados, campesinos sin tierra, quienes buscan
sobrevivir en la economía informal; niños y niñas,
también los niños víctimas del aborto.
(DA 65)
CONTEMPLAR A DIOS EN LA CREACIÓN
El discípulo misionero, a quien Dios le encargó la
creación, debe contemplarla, cuidarla y utilizarla,
respetando siempre el orden que le dio el Creador.
(DA 125)
CONTEMPLAR A CRISTO PARA
IDENTIFICARNOS CON ÉL
Hoy contemplamos a Jesucristo tal como nos lo
transmiten los Evangelios para conocer lo que Él hizo y
para discernir lo que nosotros debemos hacer en las
actuales circunstancias (para identificarnos con Él).
(DA 139)
CONCLUSIÓN
1. No habrá verdadera misión si no crecemos en
experiencia espiritual con Cristo
2. Todo ser humano está llamado por vocación a la
contemplación y experiencia de Dios
3. La Iglesia espera precisamente eso de hombres y
mujeres contemplativos/as: acompañar a quienes
buscan tener una profunda experiencia de Cristo
SER TESTIMONIO VIVIENTE
De manera especial, América Latina y El Caribe
necesitan de la vida contemplativa, testigo de que sólo
Dios basta para llenar la vida de sentido y de gozo. “En
un mundo que va perdiendo el sentido de lo divino,
ante la supervaloración de lo material, ustedes
queridas religiosas, comprometidas desde sus
claustros en ser testigos de unos valores por los que
viven, sean testigos del Señor para el mundo de hoy,
infundan con su oración un nuevo soplo de vida en la
Iglesia y en el hombre actual”
(DA 221)
MOSTRAR EL ROSTRO MATERNO DE LA
IGLESIA
Los pueblos latinoamericanos y caribeños esperan
mucho de la vida consagrada, especialmente del
testimonio y aporte de las religiosas contemplativas y
de vida apostólica que muestran el rostro materno de
la Iglesia. Su anhelo de escucha, acogida y servicio, y su
testimonio de los valores alternativos del Reino,
muestran que una nueva sociedad latinoamericana y
caribeña, fundada en Cristo, es posible
(DA 224)
SER TESTIGOS DEL ENCUENTRO
En el encuentro de fe con el inaudito realismo de su
Encarnación, hemos podido oír, ver con nuestros ojos,
contemplar y palpar con nuestras manos la Palabra de
vida (cf. 1Jn 1, 1)
(DA 242)
MAESTROS/AS EN LA LECTURA ORANTE
DE LA PALABRA
Entre las muchas formas de acercarse a la Sagrada
Escritura, hay una privilegiada a la que todos estamos
invitados: la Lectio divina o ejercicio de lectura orante de
la Sagrada Escritura. Esta lectura orante, bien practicada,
conduce al encuentro con Jesús-Maestro, al
conocimiento del misterio de Jesús-Mesías, a la
comunión con Jesús-Hijo de Dios, y al testimonio de
Jesús-Señor del universo. Con sus cuatro momentos
(lectura, meditación, oración, contemplación), la lectura
orante favorece el encuentro personal con Jesucristo
(DA 249)
PREGUNTAS PARA LA VIDA PRÁCTICA
1. ¿Cuáles son nuestras necesidades más urgentes hoy
como vida contemplativa del Ecuador?
2. ¿Qué nos ayudaría más a cumplir mejor la misión
que tenemos encomendada?
3. ¿En qué nos puede ayudar la Conferencia Episcopal y
la CER para este propósito?
Descargar

LOS TRES PILARES DE LA ESPIRITUALIDAD CRISTIANA